El riesgo de ser detenido incorrectamente o encarcelado debido a acusaciones inventadas es un concepto dinámico que cambia con el tiempo y con las variaciones de la naturaleza de las amenazas, vulnerabilidades y capacidades.

Enfrentando el riesgo de acusaciones falsas y detenciones o arrestos arbitrarios  

Enfrentando el riesgo de acusaciones falsas y detenciones o arrestos arbitrarios  

El riesgo de ser detenido incorrectamente o encarcelado debido a acusaciones inventadas es un concepto dinámico que cambia con el tiempo y con las variaciones de la naturaleza de las amenazas, vulnerabilidades y capacidades.

Ilustración: Omar Siancas.

Algunos periodistas son encarcelados de manera ilegal debido a acusaciones arbitrarias y falsas. Muchos son detenidos, a veces, durante largos periodos sin que se les acuse formalmente o puestos en prisión preventiva.

11 Mayo, 2022

Los periodistas pueden ser acusados de actividades ilegales con base en acusaciones falsas, lo cual podría llevar a una condena criminal. Según señala la Guía de Seguridad para Periodistas de la OSCE, esta táctica se utiliza para acallar reportajes sobre temas de interés público, en especial cuando estos perjudican al Estado, figuras públicas o a grupos organizados muy influyentes. Algunos periodistas son encarcelados de manera ilegal debido a acusaciones arbitrarias y falsas. Muchos son detenidos, a veces, durante largos periodos sin que se les acuse formalmente o puestos en prisión preventiva. 

Consejos para minimizar o evitar los riesgos de ser acusado falsamente o arrestado

El riesgo de ser detenido incorrectamente o encarcelado debido a acusaciones inventadas es un concepto dinámico que cambia con el tiempo y con las variaciones de la naturaleza de las amenazas, vulnerabilidades y capacidades. Esto significa que el riesgo debe ser analizado periódicamente, en especial si tu ambiente de trabajo o situación de seguridad cambia. Para reducir el riesgo a niveles aceptables, la Guía de Seguridad de Reporteros Sin Fronteras recomienda que los periodistas: 

  • Reduzcan los factores que los hacen vulnerables. La vulnerabilidad puede deberse a tu ubicación o falta de acceso a un teléfono; también puede estar relacionada con la falta de redes o respuestas conjuntas. 
  • Aumenten sus capacidades de protección: fortalezas y recursos que un grupo o defensor puede acceder para conseguir un nivel razonable de seguridad. Algunos ejemplos de capacidades podrían ser: estar entrenado en temas legales o de seguridad, tener un grupo que colabore como equipo, poder asegurar el acceso a un teléfono y transporte seguro, contar con una buena red de defensores, una estrategia adecuada para lidiar con el miedo, etcétera.

Además, el Manual de red de seguridad de SEEMO resalta: 

  • Si te encuentras bajo presión o estás enfrentando amenazas externas pero no puedes probarlo en público, asegúrate de correr la voz en círculos periodísticos. 
  • Guarda cualquier prueba de la presión —mensajes de texto o correos electrónicos, documentos y audio o videos— en un lugar seguro y compártelos con gente de confianza. 
  • En casos de presión directa o cualquier tipo de peligro que sea posible probar, un periodista debería informar a la prensa o asociaciones mediáticas, además de decírselo al público. 
  • Cada amenaza y ataque físico contra un periodista o familiar suyo debe ser denunciado ante la policía y publicado. 
  • La solidaridad periodística es importante en casos como este. Cada amenaza seria o ataque físico debe darse a conocer internacionalmente. 

Asimismo, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) ha preparado una Paquete de seguridad física y digital para los periodistas que se enfrentan a arrestos y detenciones: 

Recomendaciones de seguridad digital: 

  • Toma medidas para proteger tus dispositivos y tu información antes de cualquier posible detención o arresto. Esto reduce la posibilidad de que otros accedan a tus datos o los de tus fuentes. Ten presente qué información, incluyendo documentos y fotografías, está guardada en tus dispositivos y dónde se encuentra.
  • Elimina la información que te ponga en riesgo. Sé consciente de que las autoridades o grupos criminales con capacidades tecnológicas sofisticadas podrían recuperar el contenido eliminado. Borra tu historial de navegación con frecuencia y siempre cierra sesión en todas tus cuentas. 
  • Limita el acceso que la gente tiene a tu contenido en redes sociales. Revisa el contenido en tus cuentas, en especial tu correo y redes sociales. Conoce qué información podría ponerte a ti y a otros en riesgo. 

Recomendaciones de seguridad física: 

  • Investiga y comprende cuáles son tus derechos legales como periodista en la región o país en los que estás reportando. Intenta encontrar: por qué te podrían arrestar y por qué no; detalles sobre arrestos anteriores a periodistas y cómo fueron tratados; cuáles son las unidades del gobierno o del orden público que realizarían tu arresto; dónde es posible que te detengan y qué tan posible te sería acceder a abogados. 

Para mayor información, por favor revisa estos modelos de Evaluación de riesgos de CPJ, divididos por lenguajes. 

Si te detienen/arrestan: 

  • Antes de arrestarte, la policía debería avisarte que estás siendo detenido y decirte por qué razón. Presta atención al lugar, hora y circunstancias que llevan a tu arresto. 
  • Es recomendable no fotografiar o filmar el arresto, podría provocar a la policía y hacer que dañen o confisquen tu equipo o que te dañen físicamente. 
  • Documenta toda la información posible sobre los policías involucrados, incluyendo sus nombres, número de placa, departamentos y rasgos particulares que los identifiquen. 
  • Pon atención a la gente que está alrededor y que podrían ser testigos de tu arresto. 
  • Si eres atacado por un policía, intenta llevar un registro de tus heridas, el tratamiento médico que recibes y cualquier visita al hospital. Procura anotar los nombres y descriptores visuales de los responsables. 

Para más información, consulta esta Evaluación de seguridad previa a la asignación de CPJ y este artículo de GIJN sobre cómo lidiar con una redada gubernamental en tu casa (enfocada en Rusia). 

Lee aquí la versión en quechua.

Lee aquí la versión en asháninka.