Comité de Ética de la UCV concluye que hubo plagio de artículo científico publicado en EE.UU.

OjoPúblico tuvo acceso a documentos del Comité de Ética de la Facultad de Ingeniería de la Universidad César Vallejo (UCV) que identifican un “plagio premeditado” en el trabajo presentado por dos de sus alumnos para obtener el título de ingenieros ambientales. La tesis utiliza información traducida del inglés de un artículo publicado el año pasado en una revista científica. Las sanciones a adoptar aún deben ser decididas por el Tribunal de Honor de la universidad. Esta nueva denuncia se suma a las acusaciones contra la tesis del presidente Pedro Castillo y la primera dama, Lilia Paredes; así como más de 1.700 investigaciones de posgrado de la UCV —detectadas por este medio— que repitieron patrones de análisis y solo cambiaron el objeto de estudio.

FALTAS ÉTICAS. Comité concluye que hubo plagio y que más del 60% de la tesis cuestionada tiene similitudes con otros textos.

FALTAS ÉTICAS. Comité concluye que hubo plagio y que más del 60% de la tesis cuestionada tiene similitudes con otros textos.

Foto: Andina.

El pasado 3 de setiembre, Gavi Jones, un científico de la Estación de Investigación de las Montañas Rocosas del Servicio Forestal de Estados Unidos, denunció en su cuenta de Twitter que un artículo suyo, publicado originalmente en Diversity and Distributions, fue plagiado íntegramente en una tesis de la Universidad César Vallejo (UCV).

Hace poco más de tres meses, una investigación de OjoPúblico evidenció la producción en masa de tesis en dicha universidad e importantes indicios sobre la escasa generación de nuevo conocimiento en su producción científica: más de 1.700 investigaciones de los nueve programas de posgrado de Educación de la UCV utilizaron los mismos criterios de análisis de tesis anteriores de forma sistemática.

El nuevo trabajo cuestionado fue presentado un año después de la publicación original —un artículo científico, realizado de manera conjunta por Gavi Jones y Morgan Tingley— e incluye párrafos idénticos, traducidos al español, del resumen, el desarrollo del texto e, incluso, las gráficas elaboradas por los investigadores estadounidenses.

La tesis local —aprobada este año por la UCV— fue presentada por los estudiantes de ingeniería ambiental Rosalinda Altamirando Achahui y Yuder Baca Podesta, de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura. El asesor del trabajo fue el ingeniero civil César Francisco Honores Balcazar.

El mismo 3 de setiembre, poco después de conocerse la denuncia, la UCV informó, vía Twitter, que realizaría una investigación para verificar la originalidad del trabajo cuestionado. Beatriz Merino, presidenta ejecutiva de la casa de estudios, también se manifestó: “No permitiremos prácticas inaceptables en el mundo académico”, sostuvo a través de las redes sociales, a pesar de la amplia evidencia sobre irregularidades en los trabajos avalados por la UCV.

Por la evidencias se presume un plagio premeditado”, se lee en un documento del Comité de Ética de la Facultad de Ingeniería.

A poco más de una semana del anuncio oficial, OjoPúblico tuvo acceso a documentos e información de la investigación a cargo del Comité de Ética de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la UCV, que comprobó la “mala conducta científica” de los tesistas peruanos a través de actos como la “fabricación de datos”, la “falsificación de datos” y el “plagio”.

El informe elaborado por este grupo de trabajo detalla que, durante la investigación, se encontró que, debido a que el asesor de la tesis y la Dirección del Centro de Información de la UCV no utilizaron la herramienta de coincidencia traducida de Turnitin —un software que permite detectar los plagios—, el porcentaje de similitud encontrado originalmente en la tesis de Altamirano Achahui y Baca Podesta fue de 22%, una cifra menor al 30% permitido.

Sin embargo, luego de una nueva revisión —realizada por el Comité de Ética— que contempló la herramienta de coincidencia traducida se encontró que el índice de similitud de toda la tesis es de 67%. De dicho porcentaje, el 55% corresponde al artículo de los investigadores estadounidenses Jones y Tingley, según el reporte obtenido en Turnitin. “Por la evidencias se presume un plagio premeditado”, se lee en el documento que debe ser ratificado por la universidad y cuyas sanciones deben ser decididas por el Tribunal de Honor.

El informe al que tuvo acceso OjoPúblico también recoge parte de los descargos del asesor de la tesis. En los mismos, Honores Balcazar sostuvo que “se omitió, entiendo involuntariamente, de citar a los autores originales en los gráficos y algunos conceptos”. Teniendo en cuenta el “error involuntario de todos los participantes de este proceso”, añadió, se “debería corregir al más breve plazo la citada tesis”.

Para el comité de la universidad, la evidencia recolectada contradice esta versión. En esta línea, su informe señala que hay elementos suficientes para determinar la existencia de plagio por parte de los tesistas. De igual modo, el documento atribuye indicios de responsabilidad en el asesor Honores Balcazar por faltar a su declaración de autenticidad y, omisión en el caso de la Dirección del Centro de Información de la UCV, por no haber utilizado la herramienta de coincidencia traducida al pasar el trabajo por Turnitin.

De acuerdo con una fuente de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la UCV que pidió mantener su identidad en reserva, las medidas a adoptarse consistirán en cancelar la titulación de los autores de la tesis y sancionar al asesor. Sin embargo, otro docente que trabaja en la universidad confirmó a este medio que Honores Balcazar no trabaja en la institución desde el ciclo pasado.

El índice de similitud de toda la tesis de la UCV cuestionada es de 67%".

El docente que conversó con este medio explicó que la universidad, como institución, aún no ha tomado una decisión final sobre el caso, pero están evaluando la posibilidad de denunciar penalmente a los responsables. De acuerdo con el Código Penal, el delito de plagio podría ser sancionado con entre cuatro y ocho años de prisión privativa de la libertad.

La práctica de incorporar traducciones de investigaciones previas sin citar debidamente a sus autores no es un hecho aislado dentro de la universidad fundada por César Acuña. El investigador y docente de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Pedro Romero, también encontró similitudes en otra tesis de la UCV asesorada por Honores Balcazar.

En ese caso, el trabajo que presentó Lucy Flores Yunca en 2021, para obtener el título de ingeniera ambiental, contiene extractos de artículos científicos publicados originalmente en inglés en 2016, 2019 y 2020. En el documento de la UCV se presentan partes idénticas a las de las publicaciones científicas, pero sin comillas. Además, las referencias utilizadas en el texto no corresponden a los autores de los artículos.

En paralelo, como se mencionó previamente, un análisis realizado por OjoPúblico en mayo pasado reveló que el 11,7% de 15.077 tesis de nueve programas de posgrado en Educación repitieron 16 temas de forma sistemática —como “acompañamiento pedagógico” y “desempeño docente”— y solo cambiaron el objeto de estudio. Por ejemplo, las locaciones en las que se realizó el trabajo de campo—“Instituciones Educativas del Nivel Primaria distrito de Barranca, 2014” por “Los colegios del distrito de Canta, Lima, 2020”, por citar un caso—.

Estas irregularidades se suman, además, a las denuncias públicas de plagio realizadas contra las tesis de funcionarios del Estado. Una de las más conocidas es la de la tesis del presidente Pedro Castillo y la primera dama, Lilia Paredes.

El negocio de venta de tesis ha encontrado múltiples formas para burlar el Turnitin", dijo Marcel Velázquez.

En esa ocasión, el Comité de Ética de la Escuela de Posgrado de la UCV concluyó que, a pesar de que dicho trabajo tenía más de 80% de similitudes con otras investigaciones, contenía un aporte de originalidad. Aún así, el caso es investigado por el Ministerio Público por el presunto delito de plagio, falsedad genérica y cobro indebido en agravio del Estado y de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu).

Otro caso que evidencia las inconsistencias en los trabajos de la universidad es el de la congresista Tania Ramírez, de la bancada de Fuerza Popular. En mayo pasado, Cuarto Poder denunció que la tesis presentada por la parlamentaria para obtener el título de contadora pública tenía similitudes en los principios éticos, conclusiones e, incluso, errores ortográficos repetidos en comparación con otro trabajo de investigación elaborado el mismo año por el tesista Joel Valle.

El docente e investigador Marcel Velázquez sostuvo, en conversación con este medio, que las irregularidades denunciadas en la elaboración de tesis en la UCV han ido en incremento. “Las evidencias son abundantes. Lo primero es que el número de tesis que se produce en la UCV es descomunal y no hay manera de que, con ese número, funcionen controles de validación académica exigentes. Por otro lado, el extendido y lucrativo negocio de venta de tesis ha encontrado múltiples formas para burlar el Turnitin, y una de estas es la modalidad de plagios a través de la traducción”, explicó.

OjoPúblico se contactó con los tesistas, el asesor y los jurados que participaron en la aprobación de la tesis cuestionada para solicitar mayores precisiones. También pidió información a la UCV sobre el tema. Sin embargo, solo uno de los jurados respondió al requerimiento hasta el cierre de este artículo.

En dicha comunicación, Fernando Sernanque reconoció que, luego de la denuncia pública, la universidad inició una investigación, para la cual brindó su descargo. Pero indicó que, por respeto al proceso, no podía declarar sobre el caso.

Noticias Relacionadas