UIF publicará el primer informe de riesgo de lavado en casinos y salas tragamonedas

En entrevista con OjoPúblico, el jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera, Sergio Espinosa, adelantó que este informe contiene hallazgos vinculados al uso de efectivo, a la compra de fichas y el cobro de premios en casinos y salas de máquinas tragamonedas. Los resultados serán publicados a inicios de febrero, en el contexto de una iniciativa de la Comisión Ejecutiva Multisectorial contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo.

RIESGO. La Contralaft encargó el estudio para conocer los "problemas concretos" del sector de casinos y tragamonedas, una actividad "en sí riesgosa".

RIESGO. La Contralaft encargó el estudio para conocer los "problemas concretos" del sector de casinos y tragamonedas, una actividad "en sí riesgosa".

Foto: Pixabay

En el marco de las pesquisas del Equipo Especial ‘Lava Jato’ a dueños de casinos y tragamonedas, y luego de que el Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (Gafilat) advirtiera sobre los riesgos de estos negocios en el Perú, el jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Sergio Espinosa, anunció la próxima publicación del primer informe de riesgos de lavado de activos en este sector, en entrevista con OjoPúblico.  

El estudio tiene como objetivo “identificar problemas concretos” sobre el sector de juegos de azar, según explicó Espinosa acerca del informe elaborado a pedido de la Comisión Ejecutiva Multisectorial contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo (Contralaft). “Hay hallazgos vinculados al uso de efectivo, a la compra de fichas o el cobro de premios”, agregó Espinosa.

En su última evaluación del Perú, Gafilat ya había detectado deficiencias en la debida diligencia para conocer a sus clientes, sobre todo en zonas de difícil acceso; y en los manuales de prevención del lavado, porque no reflejan la realidad de los casinos y salas de juegos. Los operadores de estos negocios “aún no han comprendido de forma integral los riesgos”, concluye el ente regional.

Foto de Sergio Espinosa, jefe de la UIF
ANÁLISIS. El jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Sergio Espinosa, explicó que el informe de evaluación de riesgo de lavado en casinos y tragamonedas tiene hallazgos vinculados al uso de efectivo y cobro de premios.
Foto: Andina

La publicación del estudio de Contralaft coincide además con las sospechas del Ministerio Público sobre empresarios de casinos y tragamonedas. OjoPúblico informó sobre los vínculos de la familia que administra las salas de juego Wan Wha y Bingo Palace con Fuerza Popular, sus operaciones en paraísos fiscales y características de la estructura empresarial que son consideradas como riesgosas por la administración tributaria.

El Equipo Especial ‘Lava Jato’ investiga a dueños de casinos, y Gafilat ya ha alertado sobre este sector en el Perú. ¿Por qué la UIF considera de riesgo a este rubro?

El informe de evaluación de Gafilat reflejó algunas deficiencias en diversos sectores, uno de estos fueron los juegos de azar y casinos. El informe dice que no hay claridad de cuáles son los riesgos del sector, y cómo combatirlos. Una de las medidas adoptadas desde Contralaft es un estudio de los riesgos de lavado en este sector, para lo cuál contratamos un experto, que no fue fácil de conseguir. A principios de febrero publicaremos el documento con los hallazgos específicos. 

¿El informe será público?

Sí. Nosotros hemos publicado informes sectoriales en temas de minería, pesca y tala de madera. Este el cuarto informe y será sobre el sector juegos.

El sector de juegos de azar y casinos es per se de riesgo.

¿El uso de dinero en efectivo, por ejemplo, aumenta el riesgo de lavado en este sector?

El sector de juegos de azar y casinos es per se de riesgo. Es uno de los sectores que el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) establece como actividad sujeta a reportar a la UIF de un país. Identifican que ahí hay un potencial riesgo. Los evaluadores [de Gafilat] concluyeron que los operadores [de casinos y tragamonedas en Perú] no están asumiendo los riesgos; es decir, ellos sienten que el sector tiene poco riesgo. Además, hay circunstancias específicas como el uso de efectivo. El Perú es un país donde, en general, se puede usar efectivo y moneda extranjera.

¿El informe de Contralaft ha reafirmado las conclusiones de Gafilat?

El estudio intenta aterrizar [el informe de Gafilat] e identificar problemas concretos. El estudio hace un diagnóstico de los riesgos específicos y, por lo tanto, de cuáles son las medidas que se necesitan.

¿Cuál es el principal hallazgo del informe?

No lo puedo adelantar porque estamos en proceso de edición. Hay hallazgos vinculados al uso de efectivo, a la compra de fichas o el cobro de premios. Han resaltado temas del procedimiento diario que utilizan estas empresas, que podrían dar lugar a mejoras en la regulación y en la interiorización de los riesgos por parte de los operadores [de casinos y tragamonedas].

Fotografía donde aparece el presidente Martín Vizcarra saludando a Alejandra Quevedo, quien lideró el equipo de evaluación de Gafilat que visitó al Perú
EVALUACIÓN. El presidente Martín Vizcarra saludando a la abogada Alejandra Quevedo, quien lideró el equipo del Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica que visitó al Perú en mayo de 2018, en el marco de una evaluación al país. 
Foto: Andina

¿La UIF tiene una aproximación diferente para las pequeñas salas de juego en zonas geográficas de riesgo y las grandes cadenas de casinos respaldadas por grupos económicos?

En todo mercado no hay una situación homogénea del riesgo: hay empresas que invierten más en sistemas de prevención y otras informales. Eso puede ser un punto de partida para el análisis, [pero] que una empresa grande opere en Lima y sea supervisada por el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), no quiere decir que no sea riesgosa. La actividad en sí es riesgosa. El informe [de Contralaft] también abarca la actividad más formal, grande y controlada.

Sobre todo si estos esquemas incluyen empresas offshore

Los mecanismos offshore tienen una incidencia importante en la dificultad del Mincetur y de cualquier otro supervisor para identificar al beneficiario final de un negocio. En el Perú se ha avanzado con la ley del beneficiario final: un registro que administrará la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat), y que entiendo que este año empezará a recolectar información.

La supervisión de las salas de juego en materia de lavado de activos corresponde al Mincetur. ¿Esto limita la labor de la UIF?

No, porque hay que distinguir la labor de supervisión y de análisis. A la UIF le interesa recibir los reportes de operaciones sospechosas (ROS), porque son el insumo de los informes que luego son enviados al Ministerio Público. El rol del supervisor es asegurarse que el sistema funcione de tal manera que, al final del día, produzca estos reportes. Lo importante es que el supervisor tenga las herramientas legales y técnicas para hacer bien su trabajo.

Fotografía de la fachada del Mincetur
SUPERVISOR. El Ministerio de Comercio Exterior y Turismo es el encargado de supervisar y sancionar a los casinos y salas de máquinas tragamonedas en materia de prevención de lavado de dinero. 
Foto: Andina

En los últimos 10 años, el sector de juegos ha emitido 181 reportes de operaciones sospechosas, de los cuáles la UIF solo ha utilizado cinco. Gafilat considera que las cifras no son suficientes. 

Hay un problema de número [de reportes de operaciones sospechosas emitidos] que no solamente afecta a este sector. En el caso de los juegos de azar y casinos llama la atención porque están obligados a reportar desde hace buen tiempo y, sin embargo, no han producido mucho. Espero que la reacción al informe [de Contralaft] sea una mayor y mejor producción de reportes del sector.

Los informes de la UIF detectaron US$200 millones en operaciones sospechosas en este sector. ¿Esta cifra representa adecuadamente el riesgo de los negocios de casinos y tragamonedas?

Por el número de reportes [emitidos por el sector], claramente hay evidencia de que la cifra puede crecer mucho. El tamaño del sector no es pequeño en el Perú y, por lo tanto, debería generar mayor información para nosotros. Eso está identificado en el informe de evaluación.

Los casinos deben reportar desde hace bueno tiempo, pero no han producido mucho.

A nivel policial y fiscal son pocas las investigaciones de casos emblemáticos vinculados a casinos. 

Sobre los riesgos, Gafilat se refiere a que el operador [de un casino o tragamonedas] sea utilizado por terceros; es decir, gente que intente limpiar dinero sucio. Hay que mejorar los mecanismos para que eso se detecte, pero el sistema no está diseñado para el auto reporte en los juegos de azar, los bancos y en cualquier otro caso. Ahí la investigación no es de análisis, sino de inteligencia de campo, que es lo que hace el Ministerio Público. Es una respuesta distinta a un problema distinto. Cualquier casino o sala de juego, por más que tenga el mejor sistema de prevención, no se va a reportar a sí mismo. 

¿Qué medidas son necesarias para reducir el riesgo de lavado en casinos y salas de juego?

En Contralaft aún no hemos evaluado los resultados del informe para generar propuestas. Sí hay aspectos evidentes que mejorar, como el registro de información cuando una persona compra fichas, juega en un tragamonedas o cobra un premio. El otro tema es la idoneidad de los operadores [de casinos y salas de juego]. Deberíamos discutir hasta donde tengo que averiguar sobre la persona que está detrás [de un negocio], qué información tengo que pedir para estar tranquilo que el beneficiario final de la empresa tiene, por lo menos, indicios de idoneidad.

Noticias Relacionadas