Backus pide reactivar elaboración de cervezas y Arca Continental continúa produciendo gaseosas

Backus, filial peruana de la multinacional belga AB InBev, que concentra el 98% del mercado de venta de cerveza, pidió al Ejecutivo reactivar la producción de esta bebida. En tanto, Arca Continental Lindley, dueña de Inca Kola y subsidiaria de la segunda embotelladora más grande de Coca Cola en América Latina, continúa la elaboración de gaseosas porque norma no precisa qué bebidas no alcohólicas son esenciales durante el Estado de Emergencia. Ambas empresas tienen trabajadores con Covid-19.

SIN COMPETENCIA. Backus, filial local de la multinacional belga AB InBev, concentra el mercado de la cerveza en Perú.

SIN COMPETENCIA. Backus, filial local de la multinacional belga AB InBev, concentra el mercado de la cerveza en Perú.

Foto: Andina.

El asma de Julián estaba fuera de control. Desde inicios de abril el trabajador –cuya identidad mantenemos en reserva– tuvo que usar su inhalador hasta seis veces al día para sobrellevar su malestar. No creyó necesario pedir un descanso laboral y continuó acudiendo a la fábrica de Pucusana, al sur de Lima, donde brinda servicio mecánico a los equipos de Arca Continental Lindley. Una semana después, la compañía, dueña de la marca Inca Kola y subsidiaria de la segunda embotelladora más grande de Coca Cola en América Latina, sumaría con él a su cuarto empleado enfermo con Covid-19.

Al este de la capital, otra embotelladora también oficializó el contagio de dos trabajadores. Se trata de Backus, filial local de la multinacional belga AB InBev, que concentra el mercado de la cerveza en Perú con las marcas Cristal, Pilsen y Cusqueña, y que también produce bebidas no alcohólicas como Guaraná, Maltin Power, Viva Backus y Agua Tónica en su sede de Ate. La planta nunca duerme: funciona las 24 horas del día, de lunes a domingo, y comunicó los casos a fines de marzo, pero desde entonces guarda silencio.

Los trabajadores de estas dos empresas enfrentan la incertidumbre por el Covid-19, temen la propagación del virus y piden pruebas de descarte para los que se encuentran en cuarentena preventiva. Sin embargo, desde abril ambas embotelladoras –que continuaron produciendo casi todas su línea de bebidas desde que inició el Estado de Emergencia– han ampliado su capacidad para ofrecer el servicio de delivery de gaseosas, néctares, agua y energizantes por mayor.

 

Delivery
A CASA. Las embotelladoras Arca Continental Lindley y Backus han abierto canales de distribución delivery de gaseosas y agua.
Foto: Captura web.

OjoPúblico confirmó que, además, Backus está buscando ser incluido en una lista de excepción para lograr reactivar su producción de cervezas durante la pandemia. A través de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) y de la Sociedad de Comercio Exterior (Comex Perú) hicieron llegar el Gobierno un plan detallado de cómo sería su reingreso al mercado.

 

Cuarentena y silencio en Lindley

El 6 de abril, Julián llegó a la sede principal de Arca Continental Lindley, en Pucusana, para cumplir su turno nocturno. En esta planta, que produce hasta 1.000 millones de litros de gaseosas al año, se toma la temperatura al personal en la puerta de ingreso, como medida de prevención ante el coronavirus. El trabajador no presentó problemas, pero horas después un persistente dolor de cabeza le hizo acudir al tópico de la embotelladora donde le dieron paracetamol.

Al día siguiente, cuando pudo ir a la clínica que le correspondía por su seguro de salud, tenía una fiebre que alcanzaba los 37.5. Allí le practicaron la prueba de hisopado para descartar que se trate de Covid-19 y Julián regresó a su casa con una orden de descanso médico, pero confiado en que su resultado saldría negativo. 

“Esa semana estuve en casa haciendo mi vida normal, ya no tenía malestar, pero el viernes 10 en la noche me llamaron para decirme que la prueba dio positivo. Ahora estoy en un cuarto aparte, aunque preocupado por mi familia. Llamé a la empresa y les pedí que hagan las pruebas a mis compañeros, pero no responden (...) ¿Dónde me contagié? Creo que en los buses que nos trasladan a la planta, porque antes íbamos más apretados. Después han puesto más unidades para viajar en filas individuales”, contó a OjoPúblico desde su aislamiento.

"Estoy en casa, en un cuarto aparte, preocupado por mi familia. Llamé a la empresa y les pedí que les hagan la prueba a mis compañeros", dijo empleado de Arca Continental Lindley.

Julián tiene menos de 30 años y hoy no tiene síntomas, pero está preocupado por sus compañeros que siguen en las líneas de producción, en Pucusana, ya que cuando recibió su diagnóstico tres de ellos ya estaban infectados. Los casos fueron confirmados por dicha embotelladora en comunicados internos dirigidos a su personal –y donde se afirma que los pacientes permanecen en sus domicilios desde el 21 de marzo–, pero desde que Julián se sumó a la lista de infectados la empresa no emitió más reportes.

Javier Huayamares, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Corporación Lindley (Sitracorlinsa), que agrupa a 400 empleados, dijo que Arca Continental Lindley puso en cuarentena preventiva a todos los empleados que pudieran tener contacto con los infectados.

“Tememos por nuestras familias porque no sabemos cuanto más se pudo propagar el virus. Debe quedar claro que nos hemos expuesto [al contagio] por producir bebidas que no son de primera necesidad. Las líneas de embotellado de agua se redujeron este mes y lo que más sacamos son gaseosas: unas 900 botellas medianas de Coca Cola salen de la planta por minuto”, dice Huayamares, quien también se encuentra en confinamiento.

Coca Cola
GASEOSAS. Arca Continental Lindley logra su mayor facturación con sus marcas bandera: Coca Cola e Inca Kola. En la planta de Pucusana, en Lima, donde embotellan estas bebidas, hay cuatro infectados con Covid-19.
Foto: Arca Continental.

Por su parte, Raúl Rengifo, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de Embotelladora Latinoamericana (Sinatrel), que agrupa a otros 646 empleados de la misma compañía, refiere que ha pedido a la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) que supervise la planta de Pucusana para que garantice la salud de sus empleados, y no ha tenido respuesta hasta ahora.

Ambos líderes sindicales pidieron a Arca Continental Lindley que tramiten ante el Ministerio de Salud las pruebas de descarte respectivas para los trabajadores que están en cuarentena preventiva porque temen haber contagiado a sus familias. Según ellos, la compañía les dijo que esto no era posible.

En comunicados enviados a su personal, la embotelladora de gaseosas asegura haber adoptado medidas de seguridad en sus plantas para evitar más contagios por Covid-19, como la desinfección de sus ambientes, la toma de temperatura al personal y la inmovilización de los grupos en riesgo por edad o condición médica, entre otros. OjoPúblico envió un cuestionario de preguntas a la compañía, pero su equipo de prensa dijo que no se pronunciaran para este reportaje.

En tanto, esta empresa –que cuenta con más de 4.600 colaboradores en el Perú y opera en Lima, Trujillo, Arequipa, Cusco e Iquitos– ha respondido a los cuatro trabajadores infectados con la entrega de una docena de mascarillas, guantes, una botella de alcohol y una bolsa de víveres. Su oficina de Recursos Humanos mantiene comunicación telefónica esporádica con ellos y el tratamiento médico ha quedado bajo monitoreo del Ministerio de Salud.

 

Inca Kola

 

NO PARAN. Las líneas de producción de gaseosas, néctares y agua en la empresa Arca Continental Lindley continuaron durante la inmovilización social. Sus marcas de bandera son Coca Cola e Inca Kola.
Foto: Arca Continental

Backus versus su sindicato

Backus opera seis plantas en el país: San Mateo, en Huarochirí, en donde se produce agua embotellada; la Maltería, en Ñaña, para macerar sus insumos base; y las cervecerías de Motupe (Lambayeque), San Juan (Iquitos), Cusco, Arequipa y la de Ate, en Lima. Esta última es la que produce más del 50% de todas las botellas que se comercializan en el país: al menos medio millón de cervezas y gaseosas salen de esta sede en cada turno de trabajo. 

Los dos trabajadores diagnosticados con Covid-19 en esta empresa provienen de la cervecera ubicada en Lima. Uno de ellos es un hombre de 53 años que trabaja desde hace tres décadas como operario de las máquinas de envasado, y que hoy está aislado en su propia casa, temeroso de contagiar a su esposa y a sus padres que son adultos mayores. Él empezó a tener dificultades para respirar desde el 15 de marzo y recibió su diagnóstico el 22 de ese mes. 

"Trabajadores denunciaron que Backus mantuvo el embotellamiento de cervezas desde el 16 de marzo, cuando empezó la emergencia, hasta la madrugada del 18"

A Luis Samán, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Backus le preocupa que el número de infectados sea mayor a los dos empleados ya identificados, pues luego de reportar ambos casos la empresa optó por el silencio.

“La compañía [Backus] no mostró responsabilidad con el personal, pues algunos de ellos denunciaron que se les pidió acudir a laborar y exponerse para fabricar bebidas no esenciales, como cerveza, al principio del Estado de Emergencia [vigentes desde el 16 de marzo]. Ahora no tenemos más información sobre la salud de nuestros compañeros y necesitamos pruebas de descarte para los que pudieran haber estado en contacto con ellos”, dijo Samán.

OjoPúblico conversó con operarios, empacadores y embotelladores que recibieron una “Constancia de trabajo en servicios esenciales”, firmada por el director de la cervecería, Enrique Cuba, para que los usen como una suerte de salvoconducto si es que las fuerzas del orden les impedían su tránsito durante el primer día de la cuarentena, el 16 de marzo. Incluso uno de ellos fue intervenido ese día por desacatar la orden gubernamental por dirigirse a la planta cervecera y fue llevado a la comisaría de La Huayrona (San Juan de Lurigancho).

 

Sunafil
SUNAFIL. Los inspectores del Ministerio de Trabajo y del Ministerio Público llegaron a la planta de Backus en Ate el jueves 19 de marzo. El sindicato de esta empresa denunció que la producción de cerveza continuaba después del anuncio de la emergencia.
Foto: Sunafil.

Los trabajadores de Backus entrevistados dijeron que la empresa mantuvo el embotellamiento de cervezas desde la noche del domingo 15 de marzo [en la víspera del Estado de Emergencia] hasta la madrugada del miércoles 18, por lo que pidieron la presencia de la Sunafil. Sin embargo, el jefe de dicha entidad, Edilberto Terry, visitó la planta de Ate el jueves 19 de marzo y encontró que la única zona activa era la de embotellamiento de agua, por lo que no levantaron ningún acta de sanción.

Enviamos un amplio cuestionario a la cervecera para conocer su versión sobre estos hechos, pero solo respondieron algunas preguntas. Dijeron que paralizaron la producción de cerveza y gaseosas desde que el gobierno dictó las medidas de emergencia, el 16 de marzo, y que restringieron al mínimo su personal solo para producir agua y darle mantenimiento a sus equipos. Respecto a sus dos empleados infectados con Covid-19 indicaron que fueron puestos en cuarentena apenas tuvieron síntomas, aún sin tener un diagnóstico certero.

El Poder Ejecutivo no fue claro respecto a qué bebidas deben ser consideradas indispensables durante el Estado de Emergencia. El Decreto Supremo 044-2020 permite la continuidad de empresas que se dediquen a la producción y abastecimiento de “servicios y bienes esenciales”, como los alimentos. Pero el Ministerio de la Producción (Produce) emitió luego un comunicado para precisar que ello incluye a las “bebidas no alcohólicas (agua, jugos, néctares, etc) para venta en público”.

Esto fue finalmente utilizado por Backus y Arca Continental Lindley. Las plantas de la cervecera que –como ellos mismos indicaron a OjoPúblico– estaban operativas para envasar agua y procesar alcohol desinfectante para donarlas a instituciones públicas, ha reiniciado la producción de gaseosas a mediados de abril. Dicha actividad ya era realizada por Arca Continental Lindley, y ahora ambas han expandido su oferta al habilitar su servicios delivery.

 

 

 

Agua
PUBLICIDAD. La cervecera Backus ha realizado donaciones de agua a instituciones públicas resaltando su contribución en sus empaques.
Foto: Hospital de Ate Vitarte

Comex y SNI piden que se habilite venta de cervezas

¿Son esenciales las bebidas azucaradas en el Estado de Emergencia? Un solo vaso de esta bebida equivale a consumir seis cucharaditas de azúcar, mientras que sus versiones light o zero tienen el doble o triple de sodio. La Organización Mundial de Salud (OMS) advierte que el consumo de gaseosas contribuye al sobrepeso y obesidad, un hecho en el que Perú lleva la delantera a muchos otros países, pues ocupa el tercer lugar de América Latina con mayor número de casos, solo detrás de México y Chile.

La presión económica de Backus para que toda su línea de embotellamiento de vuelva a operar es alta, pues el grueso de sus ingresos dependen de la cerveza: solo en el primer trimestre del 2019 esta compañía vendió 318 mil millones de litros de cerveza en todo el país, según reportes de la Superintendencia de Mercado de Valores (SMV).

Jessica Luna Cárdenas, gerenta general de Comex Perú, dijo a OjoPúblico que una de las intenciones de su gremio es que se reactive la producción de esta bebida alcohólica, como ocurre en otros países que están bajo medidas de aislamiento social obligatorio. “Solo en el Perú tenemos esta restricción, y hay una serie de productos que estamos solicitando se puedan habilitar, como cervezas y suplementos alimenticios”, añadió.

Fuentes del Ministerio de la Producción, que pidieron no ser identificadas, dijeron que a fines de marzo ingresó a la sede de dicha cartera un estudio de Comex Perú denominado "Programa de apoyo Bodegas-Cerveza", en donde se destaca la cadena logística y de transporte que tiene Backus con 150 mil pequeños comercios en el país, negocios en los cuales la venta de bebida alcohólica representa el 35% de su utilidad mensual.

Cerveza
PRESIÓN. Backus ha presentado dos proyectos al Ejecutivo, a través de la Comex y la Sociedad Nacional de Industrias, para que les permitan seguir produciendo cerveza. Esta compañía tiene el control del 98% del mercado.
Foto: Backus

Dicho programa tiene como objetivo permitir que Backus ponga el 30% de su flota de camiones al servicio de las bodegas y comercios mayoristas para distribuir alimentos de primera necesidad. A cambio de ello, piden que se reactive la producción de cerveza “con personal mínimo y altos estándares de seguridad y protección”, indica el texto..

A ello se suma una campaña lanzada esta semana a través del Comité de Fabricantes de Cerveza de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI). Esta entidad hizo público un documento de 58 páginas llamado “Protocolo de reingreso a labores terminada la restricción de la jornada laboral”, que detallan los controles y medidas de desinfección que implementarían las fábricas cerveceras para evitar más contagios por Covid-19 apenas el gobierno decida darles luz verde. "Es evidente que una decisión gubernamental que visibilice la reactivación deberá incluir la facultad del sector para obtener los salvoconductos necesarios", se lee en el documento.

“El sector cervecero es un actor fundamental para mantener la cadena de pagos debido al gran número de proveedores, distribuidores y comercios (...) En un esfuerzo sin precedentes, hoy todas las empresas de la actividad cervecera nos unimos para dar a conocer nuestro protocolo de estricta seguridad para la operación”, anunció Backus en un comunicado difundido por sus redes sociales.

El pronunciamiento fue firmado por dicha compañía, que controla el 98% de la comercialización de esta bebida, y por un grupo de cerveceras locales y regionales de menor tamaño. La decisión final está en manos del Ejecutivo.

 

Noticias Relacionadas