Expertos advierten riesgos en diseño para nueva sede del Archivo de la Nación

Dos historiadores y un arquitecto señalan que existen al menos treinta fallos técnicos en proyecto del edificio que se construirá en Pueblo Libre. Esas deficiencias, que contravienen la normativa internacional sobre infraestructura de archivos, expondrían los documentos históricos a riesgos de pérdidas o desastres.

ALERTA. El arquitecto Jaime Iván Negri junto a los historiadores Blanca Alva y Carlos Villanueva revisan los planos de la nueva sede del AGN. Esperan que el Gobierno atienda sus observaciones y la nueva propuesta.

ALERTA. El arquitecto Jaime Iván Negri junto a los historiadores Blanca Alva y Carlos Villanueva revisan los planos de la nueva sede del AGN. Esperan que el Gobierno atienda sus observaciones y la nueva propuesta.

Ojo-Publico.com

Lo que debería ser una de las principales obras públicas con miras al Bicentenario de la Independencia ha empezado a generar cuestionamientos antes de que se ponga la primera piedra. El diseño para la nueva Sede del Archivo General de la Nación, que ganó un reciente concurso público del Ministerio de Cultura, tiene la apariencia de un edificio moderno, pero ojos expertos estiman que el resultado hará retroceder en más de un siglo las condiciones para el cuidado del patrimonio documental del país. El tema fue discutido semanas atrás en una reciente sesión de la Comisión de Cultura del Congreso, pero pasó desapercibido en medio de los escándalos recientes por el robo de papeles históricos en el segundo repositorio del país. Los historiadores Carlos Villanueva y Blanca Alva, junto con el arquitecto Jaime Iván Negri, explican por qué, en medio de la urgencia de una nueva sede con mejores condiciones de seguridad y almacenamiento, este edificio, tal como aparece en los planos oficiales, no es una buena noticia. 

VIDEO. Dos historiadores y un arquitecto detectan más de 30 fallas en la nueva sede del Archivo General de la Nación, uno de los repositorios históricos más importantes de Perú.

Hace varios años que se reclama la construcción de una nueva sede para el AGN, tanto por la falta de espacio como por seguridad, para combatir el problema de los robos. ¿Qué problemas le encuentran?

Carlos Villanueva (CV): Los fallos se fundamentan, primero, en las condiciones del terreno. Hay dos trasgresiones principales a las normas internacionales. En primer lugar, el edificio colinda con viviendas. Eso no lo vas a ver en ningún archivo del siglo XXI, ni siquiera del siglo XX, porque hay normas que no se pueden trasgredir sin poner en peligro el patrimonio. Inicialmente el proyecto no tenía construcciones externas adosadas y ya estaba contraviniendo la regla internacional. Pero ahora el edificio está adosado, o sea que está pegado a las casas. En segundo lugar, en los planos oficiales se ve en detalle que está completamente cercado, no hay posibilidad que crezca. Este sería el único archivo del mundo en el siglo XXI que no reúne las condiciones técnicas y eso no lo podemos permitir. Hay formas de corregir ese error y eso es a lo que queremos contribuir, a que el gobierno se rectifique, para que se hagan las cosas bien. Veamos lo que se ha hecho en otros países. En Argentina, por ejemplo, han escogido un área de 10 mil metros cuadrados, y no tiene ninguna vivienda que colinde, ni menos que esté adosada al edificio. Para cuando dentro de treinta años necesiten más capacidad de repositorios, tendrán tres lugares para ampliar. Es decir, tienen espacio para crecer durante todo el siglo XXI. En el de nosotros, eso no se puede. Es decir, este proyecto trasgrede abiertamente las normas internacionales. Y lo dice abiertamente: en el perfil han puesto literalmente que el edificio colinda con viviendas.

¿Y eso está señalado allí como un problema?

CV: No, no. Como una virtud será, por eso lo han puesto.

Jaime Iván Negri (JIN): En la memoria descriptiva del estudio de factibilidad mencionan inclusive que debe tener las condiciones correctas, pero el proyecto las trasgrede.

Riesgos. La distribución de repositorios expone los documentos históricos en un área pública, lo cual incrementa el riesgo de desapariciones y robos de las piezas.
Foto: Cheng Franco Arquitectos.

CV: La propuesta nuestra es la siguiente: el terreno ideal es el que ocupa el actual cuartel Simón Bolívar, propiedad del Estado Peruano. ¿Qué hacemos? Lo zonificamos en dos: una parte para el Archivo General de la Nación y otra parte para el Museo Nacional de Bellas Artes que el Perú no tiene. El Perú tiene uno de los patrimonios artísticos más importantes de América, junto con México, pero no tiene un Museo Artístico Nacional. Chile sí lo tiene. Por eso decimos: señores, esta es la ocasión, hagamos bien las cosas. En el mismo parque, donde ahora hay un helicóptero, pondríamos la escultura original de la Victoria del 2 de mayo, que pensamos recuperar. Cerca habrá una pileta. Y toda la ornamentación tendría un profundo simbolismo nacional. Desde las plantas que se pongan, que no van a ser de cualquier tipo, sino flores de Cantuta, por los Incas; flores de Amancaes, por la Lima Milenaria; y otras que representen la selva también. Vamos a diseñar un parque donde esté la Peruanidad, frente a su memoria histórica. En una carta que escribí al presidente de la República le decía que, con el mismo dinero que está presupuestado y en el mismo tiempo que se ha proyectado, se puede hacer algo mejor, encuadrado en lo que es una verdadera propuesta de política de Estado.

¿Eso es lo que usted explicó recientemente en el Congreso?

CV: Así es.

¿Y qué resultado tuvo?

CV: Muy bueno, lo aprobaron y fruto de eso se organizó la mesa de trabajo en la que participamos los tres. Se invitó al viceministro Cortés; a la Jefa Institucional del AGN, la magister Olinda Graciela Rengifo García. Y también a su equipo de trabajo, porque nosotros no tenemos ningún inconveniente con ellos. Al contrario, queremos conversar y debatir, y decirles: aquí están los fallos y hay que rectificar. Pero no fueron, no acudieron. 

Concurso. El diseño de Cheng Franco Arquitectos fue el proyecto ganador del Concurso de Ideas de Arquitectura para la nueva sede institucional del Archivo General de la Nación, promovido por el Ministerio de Cultura.
Foto: Cheng Franco Arquitectos

¿Lo que plantean es una iniciativa civil o de qué tipo?

CV: Es una feliz coincidencia. Blanca Alva es una autoridad en recuperación de patrimonio cultural, sabe lo que hay que hacer. Jaime es una persona que desde el año 92 estudia estos temas de archivos. Ha ido a Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, ha estado en archivos de Europa. Es una persona que hay que escuchar.  Yo tengo 34 años investigando en archivos nacionales y extranjeros. Conozco y estudio estos temas. Lo único que nosotros queremos es decirle al gobierno: tenemos unas observaciones técnicas y queremos que nos escuchen, porque podría cometerse un error gravísimo. Cuando se hizo lo del Edificio de Correos, había hasta cuatro informes internos que se oponían a que ese fuera el nuevo local. Y no era transitorio. Hubo declaraciones de la jefa institucional de entonces en que decía que era para toda la vida, sin darse cuenta que contravenía todas las normas internacionales

JIN: por ejemplo, que está cerca de un río.

CV: Y yo lo hice notar, pero no hicieron caso. Hicieron lo que ellos quisieron. Allí están los resultados: pésimo lugar, filtraciones, humedad.

JIN: Es una zona vulnerable, y una zona bélica, porque tiene el Palacio de Gobierno al costado. Y además tiene muy cerca las cocinas de los restaurantes de la zona.

CV: Solo para mencionar la humedad: Pusieron el archivo allí, sin ninguna climatización de los fondos. En ciertas temporadas, pones la mano en el documento y sientes que está húmedo. Es decir: haberlo pasado allí está acelerando el proceso de su destrucción. No me escucharon. Ni siquiera el Protocolo Ambulante -el documento histórico más importante del AGN- está climatizado.

Una de las últimas directoras anunció públicamente que el Protocolo Ambulante estaba guardado en una caja fuerte.

CV: Pero es que esos documentos no se ponen en una caja fuerte. Se ponen en ambientes climatizados. Cualquiera que haya ido a un archivo lo sabe. Eso no es garantía, al contrario, estamos haciendo que se destruya el patrimonio. Ahora, no porque hay que hacer un archivo, se va a hacer de cualquier manera, porque no nos va a servir. De hecho, este proyecto pone en peligro la integridad del patrimonio cultural archivístico de la Nación. Eso está clarísimo y no nos podrán decir lo contrario.

 

IRREGULAR. Los expertos señalan que se ha planteado la instalación de cocinas cercanas a los repositorios coloniales y republicanos en el piso 11 de la sede del Archivo de la Nación. 
Foto: Cheng Franco Arquitectos.

¿Cuáles son las observaciones más graves?

JIN: En la presentación que hicimos ante el Congreso expuse 30 fallos, en principio. Esta obra consta de más de 200 planos de distintos aspectos. Tan solo de infraestructura hay 45. El gran personaje de la archivística nacional, César Gutiérrez Muñoz, me dijo que escribiera una carta con esta información y le pusiera por título: 'El edificio del Archivo Nacional que no se debe hacer'. Y precisamente, este edificio, por donde lo ves, tiene todo lo que no debe tener un archivo. La principal falla es que tenga estacionamientos debajo de los repositorios. En la investigación que hice para el perfil que fue aprobado en su momento para la PCM, y a partir del cual arman las bases, se dice que los estacionamientos deben estar fuera del edificio, pero como el terreno era lo mínimo que había, se tuvo que resolver en ese momento. Otra falla es que la zona de los documentos está junto a la zona de atención al público. Eso nunca puede ser, tiene que haber una transición. La circulación por todo el edificio es libre y eso nunca sucede en un archivo nacional. Una de las pautas principales de la norma internacional es que no haya instalaciones sanitarias dentro de los repositorios, para que no haya ningún riesgo de inundación, pero han puesto un baño dentro de los repositorios, y también hay unos ductos de extracción del monóxido del estacionamiento, que tampoco deben estar dentro. Su data center, que es el centro de cómputo de todo el edificio, está en el sótano 1 y debajo del mismo está el almacén de petróleo del grupo electrógeno. Eso está en los planos. Otra gran falla es poner equipos de aire acondicionado dentro de los repositorios. Eso implica instalaciones eléctricas, motores dentro de los repositorios, todo un peligro de incendio.

CV: La norma te dice que un archivo puede controlar casi eficientemente o reducir al máximo los peligros de desastres, inundaciones, cualquier tipo de catástrofe. Sobre todo, los incendios. Por eso te dice que no puede colindar [con viviendas] y menos estar adosado. Porque puedes controlar la cocina que tienes en el edificio, pero cómo controlas las cocinas que hay en las casas. no hay forma.

JIN: En el concurso tuvieron un defecto por la poca capacidad de los repositorios. Seguramente con las observaciones cambiaron. Lo que en el diseño parecía un edificio muy bonito, a la hora de la factibilidad aparece como un edificio metido a la fuerza. como que han venido y lo han querido acomodar, pero en la intención de acomodar lo han empeorado.

OBSERVACIÓN. El diseño del Archivo de la Nación incluye fallas como la incorporación de un estacionamiento debajo de los repositorios. Según los especialistas, el estudio de factibilidad exige que no se debe incluir.
Foto: Cheng Franco Arquitectos.

CV: Tan solo con las primeras observaciones, en otra parte este proyecto no pasaba. Los archivos que se están construyendo actualmente, que son religiosamente cumplidores de la normativa, son diferentes a esto.

JIN: Otras de las fallas es el ingreso por tres calles, vulnerable a la seguridad. Un archivo tiene un solo acceso y un solo control. No es un centro comercial al que le das entrada por todo lado. Eso está mal. El sótano también es abierto, vienes, entras y nadie te controla. No hay una garita. La circulación cruzada de tres zonas, que son los repositorios, de un lado, y la zona de oficinas, laboratorios ydirecciones técnicas, del otro; cuando hay un documento que venga para atención de los investigadores va a cruzar la zona central de acceso público, y eso no puede ser. Siempre debe haber una exclusa, una antesala, un repositorio transitorio donde llega el documento, pasa al counter de atención y mediante un registro se entrega en consulta dentro de una sala protegida. Otro detalle: en el piso 11 hay una cocina a pesar de que en ese mismo piso está el archivo colonial. Una de las preguntas que queríamos hacer era por qué estaba ese archivo a ese nivel, si la sala de investigaciones, por lo que se deduce de los planos, está en el tercer piso. ¿ y cómo llevas un documento importante de un piso a otro? ¿Caminas? ¿Bajas por el ascensor? No sabemos qué puede pasar por allí, que es un área de acceso público. Ese tipo de circulación de repite en todo el edificio, no hay una separación de lo restringido con lo controlado.

CV: Lo que tiene que quedar claro es que no nos pueden dar la respuesta de: vamos a reformular el proyecto en el mismo lugar, porque en ese lugar no se puede hacer el archivo, y peor si es esto. Con todo el respeto que nos merece las personas que lo hicieron.

¿Ustedes han pedido explicaciones sobre esto?

CV: Yo le dirigí una carta al presidente de la República y le pedía una entrevista para hablar del tema, porque él debe tomar decisiones importantes cuando hay afectación de bienes públicos, y el cuartel Bolívar es un bien público. No es terreno de los vecinos, es un terreno de la Nación para fines públicos nacionales. El presidente derivó esto al Ministerio de Cultura, pero el anterior ministro, Rogers Valencia, tomó la decisión de hacerlo. Y lo entiendo en parte. No porque esté bien esto, sino porque las noticias de los robos enel AGN, que son un escándalo, lo presionó. Él no conocía el proyecto y lo ha pasado. El problema es qu ahora no escuchan, porque la comisión de Cultura los invitó el día que fuimos a explicar esto, y no fueron.

Especialistas. De izquierda a derecha: el arquitecto Jaime Negri, la experta en patrimonio cultural Blanca Alva y el historiador Carlos Villanueva exponen las fallas del proyecto del AGN en una mesa de trabajo en el Congreso de la República.
Ojo-Publico.com

JIN: Están haciendo un elefante blanco que no va a servir para nada. Acá todos han pecado de desconocimiento, a pesar de que ellos ponen esos los criterios de la memoria descriptiva del estudio de factibilidad. Entonces, dice que los estacionamientos deben estar fuera del edificio, y los ponen dentro; dice que no debe haber sistemas de drenaje o de agua dentro de los repositorios, y ponen un baño dentro de los repositorios.

Su propuesta incluye la recuperación de patrimonio. ¿En qué sentido es una alternativa?

Blanca Alva: El propósito es hacer un proyecto símbolo del Bicentenario y por eso estamos proponiendo recuperaciones simbólicas. Se ha perdido mucho patrimonio documental, entonces la idea es buscar alguna propuesta viable. Está el caso de una parte de los documentos saqueados durante la guerra con Chile. En 1996, el historiador Teodoro Hampe hizo un estudio y determinó que había 514 volúmenes de la Inquisición que estaban en el Archivo General de Chile. Y dado que hay un inventario detallado, pensamos que sería fácil hacer una propuesta para su recuperación. El otro caso es la escultura de la Victoria del Dos de Mayo. La escultura que está ahora en la plaza es una réplica. Aparentemente la original fue saqueada por un soldado chileno que la regaló luego a la ciudad de Talca. También hay un estudio histórico de esto. Entonces, la idea era impulsar esto en forma simbólica para darle importancia al Archivo, hacia su contenido. Necesitamos un Machu Picchu de los documentos, para que se le dé la verdadera importancia.

CV: Recuperar documentos que han sido sustraídos del Archivo General de la Nación no ha sido exitoso. De los 525 documentos que se robó hace años un sujeto apellidado Mexicano, solo que recuperaron dos. Lo que el AGN necesita es hacer una investigación exhaustiva de parte de su personal y emprender la recuperación. Si los ladrones que operan allí perciben que no hay una intención seria de sancionar y de hacerlo público, nos van a seguir robando. Muchas veces ocultan estos casos, pero hay una cosa importante: están contraviniendo la convención de 1970 de Unesco, porque una de las condiciones que el país ha asumido, como firmante, es que tiene que dar información obligatoria y suficiente de su patrimonio sustraído. El Perú está obligado a hacerlo y no se cumple.

¿Este proyecto, con sus riesgos aparentes, abona a esa crisis?

CV: Usted lo ha dicho. Es un proyecto muy mal concebido. Se nota que no ha habido experiencia, que no tienen el conocimiento necesario. En ninguna parte del mundo se hace un archivo por la emergencia de tenerlo ya. Hay que planificarlo como ha hecho Argentina, como ha hecho Colombia, México, Costa Rica. En el mundo moderno se están haciendo los archivos muy rigurosamente. No podemos hacer el papelón de construir algo que nos está regresando hasta antes de 1843. Hasta por eso, deben pensarlo bien.

Noticias Relacionadas