El lado más vulnerable del Perú en las regiones no acata la cuarentena por la pandemia

Muchas personas no cumplen el aislamiento domiciliario impuesto por el gobierno como medida de prevención ante la expansión del Covid-19, porque sus ingresos dependen de trabajos eventuales o informales. Familias entrevistadas en diferentes regiones por OjoPúblico sostuvieron que los 380 soles de subsidio económico que los más pobres recibirán son insuficientes para garantizar la alimentación de sus hogares.

SACRIFICIO. Los vendedores de los exteriores del mercado de Piura dijeron que seguirán trabajando en los próximos días, pues es su manera de subsistir

SACRIFICIO. Los vendedores de los exteriores del mercado de Piura dijeron que seguirán trabajando en los próximos días, pues es su manera de subsistir

Foto Ralph Zapata

Con la colaboración de Clarys Cárdenas (Cusco), Alba Rivas (Apurímac), Vidal Merma (Espinar), Jorge Carrillo (Loreto) y Gustavo Callapiña (Arequipa).

 

El gobierno anunció, como parte de las medidas de emergencia ante la cuarentena por la pandemia, un decreto que contempla un subsidio de 380 soles para que las familias más pobres puedan recibir este apoyo por los 15 días de aislamiento decretado ante la expansión del coronavirus; sin embargo, Jhony Castillo, vendedor informal del mercado de Piura, dijo a OjoPúblico que con ese monto no podrá sobrevivir los días que dure el aislamiento. “Somos ocho personas en mi familia, y con 25 soles diarios es difícil desayunar, comer y cenar. Igual tendré que salir a trabajar mañana, porque diariamente consigo ganar entre 40 y 45 soles vendiendo ropa. El gobierno debe darnos facilidades, otras alternativas”, dijo.

En Arequipa, la vendedora ambulante Juana Villa dijo que trabaja, pese al estado de emergencia, porque tiene una familia que mantener. “Saludó el gesto del presidente, pero lo más importante es que ese dinero llegue a la gente que realmente lo necesita, que llegue, que no se quede en el camino. Yo seguiré trabajando, pero hay personas que sí necesitan esa ayuda”, comentó. En las diferentes regiones del Perú, ayer, el primer día de la cuarentena, fue acatada parcialmente.

La Red Investigativa Regional de OjoPúblico reportó que en la mayoría de ciudades las personas se trasladaron con normalidad a sus centros de trabajo. Solo cerraron algunas tiendas y centros comerciales. En el norte del Perú, en Lambayeque, Piura y La Libertad, el transporte público, los choferes de taxis colectivos, mototaxis y motociclistas desempeñaron sus labores sin inconvenientes. Las entidades estatales en todas las regiones del país suspendieron sus labores, al igual que los locales al interior de los centros comerciales, salvo los supermercados, bancos y farmacias.  

Fuerzas armadas exhortan a población a volver a sus casas

VIGILANCIA. En Iquitos las Fuerzas Armadas salieron a las calles para exhortar a la población a que cumplan con el mandato de aislamiento.
Foto: Jorge Carrillo

 

Los sectores más débiles

El incumplimiento de la cuarentena aprobada vía Decreto Supremo 044-2020-PCM expone la vulnerabilidad del sector más pobre del país: familias que subsisten diariamente vendiendo productos en los mercados, ambulantes en las calles, conduciendo autos colectivos, buses y mototaxis. La mayoría de los ciudadanos entrevistados por OjoPúblico dijeron que esos empleos eran su única manera de generar ingresos y que mañana (hoy) volverán a las calles para tener con qué comprar alimentos en sus hogares. 

En algunas localidades como Iquitos y Tumbes los militares salieron a las calles para exhortar a la población a que regrese a su domicilio. Sin embargo, no lo lograron e incluso se registraron enfrentamientos en Aguas Verdes (Tumbes) entre las fuerzas del orden y los vendedores informales del mercado. 

Vendedores del mercado de Arequipa continuaron en las calles, pese a emergencia nacional
ORDEN. Aunque las fuerzas armadas intentaron disuadir a los vendedores del mercado de Arequipa para que regresen a sus domicilios, no lo lograron
Foto: Gustavo Callapiña

Debido al estado de emergencia, Machu Picchu, Ollantaytambo y otros sitios turísticos fueron cerrados al público. Aunque la medida sanitaria es necesaria, afecta económicamente a las comunidades indígenas que trabajan en este sector. Así lo dijo Juana Tito Polonia, presidenta de la Asociación de Turismo Vivencial Inka Choque, comunidad de Choquecancha, en el distrito de Lares, provincia de Calca. 

“El cierre de fronteras y de los lugares turísticos nos afecta porque trabajamos en turismo vivencial, vivimos de esto. Está bien prevenir y mantenernos aislados de los turistas, pero ahora cómo subsistimos. Hoy era la feria comunal y no nos hemos abastecido de productos de primera necesidad, porque no hay, y con 25 soles al día no nos alcanza porque la mayoría de familias tenemos hijos pequeños, solo en la leche se va este dinero”, comentó. 

Con ella coincidió Luz Marina Quispe, presidenta de la Asociación Kusi Kausay, de la comunidad de Pongobamba, distrito de Chinchero, provincia de Urubamba. “Como trabajamos en turismo, nos hemos hecho de créditos para brindar un mejor servicio a los turistas y debemos pagar nuestras cuotas. Ahora estamos buscando otro rubro para trabajar, pues este año teníamos la meta de mejorar nuestras viviendas pero ahora no tendremos turistas”, comentó. 

Por su parte, Norma García Ventura, del área de turismo rural del Centro Bartolomé de las Casas del Cusco, dijo que el cierre de fronteras afecta al turismo comunitario. “Los grupos que teníamos programados, con un año de anticipación, para mayo y julio han sido cancelados, y eso afecta a las familias que se dedican al turismo. Sabemos del bono de 380 soles, pero no creemos que llegará a todas las familias”, precisó. 

Turistas se regresan porque Machu Picchu ha sido cerrado

APENADOS. Decenas de turistas volvieron el último lunes desde Aguas Calientes a Cusco debido a que las autoridades cerraron Machu Picchu y otros atractivos turísticos
Foto: Álvaro Franco

 

Operaciones mineras en el país

Aunque no fue precisado en el Decreto Supremo 044-2020-PCM, algunas operaciones mineras paralizaron sus actividades y otras lo hicieron de forma parcial. En el caso de Miski Mayo, que explota los fosfatos de Bayóvar, en Sechura (Piura), informó mediante un comunicado que suspendió sus operaciones y otorgó licencia con goce de haber a sus trabajadores. 

En el sur, Southern Copper, que opera proyectos mineros de cobre en Tacna y Moquegua, informó que solo el personal administrativo realizará trabajo remoto, y que estan a la espera de las medidas especiales que emitirá el gobierno central. En Apurímac, MMG Las Bambas informó que este lunes retornó a sus casas a 2 mil trabajadores, mientras que otro grupo permanece en el campamento minero. La empresa añadió que esperarán las decisiones que adopte la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía para paralizar o no sus operaciones. 

Sin embargo, mediante un comunicado los dirigentes del distrito de Challhuahuacho, en Apurímac, solicitaron a la minera acatar lo dispuesto por el presidente Vizcarra y suspender sus operaciones, para evitar la propagación del virus. “Responsabilizamos directamente a la compañía si se presenta algún caso de Covid-19, pues cuenta con más de 7 mil trabajadores del país y del extranjero”, afirmaron.

El presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zevallos, precisó anoche que los proyectos mineros también deberían presentar planes para sus operaciones, aunque luego precisó que cada sector tiene una "casuística especial que debería analizarse en concreto".
 

Miski Mayo suspendió sus operaciones en Piura

PARALIZADO. La minera Miski Mayo detuvo sus operaciones en los fosfatos de Bayóvar (Piura) el último lunes, para acatar el estado de emergencia nacional
Foto: Rodrigo Rodrich

 

En Cusco, la compañía suiza Glencore, a cargo del proyecto Antapaccay, en la provincia de Espinar, y la minera canadiense Hudbay, que explota el proyecto Constancia en Chumbivilcas, no detuvieron las operaciones en sus campamentos, según confirmó OjoPúblico. Antapaccay informó mediante un comunicado que solo cerró sus oficinas administrativas en Lima, Cusco y Espinar. Durante el día, la presidenta de la Confiep, María Isabel León, dijo que “uno no puede pensar que los campamentos mineros se van a detener 15 días porque paralizarían la actividad minera”

Consultado sobre cómo el Covid-19 podría afectar a las comunidades indígenas, Juan Astuvilca, decano del Colegio Médico de Lima y epidemiólogo, explicó que si la pandemia no se controla ahora, podría alcanzar a las comunidades indígenas o nativas. "Esperemos que todavía no hayan sido afectados, porque no sabemos el detalle de los últimos casos. Pero estamos a tiempo de parar la epidemia, acatando la cuarentena para que este virus no llegue a las comunidades más vulnerables".

La noche de ayer, las autoridades regionales de Salud de Lambayeque y de Piura informaron del incremento de un caso nuevo en Piura, y tres más en Lambayeque, que se suman a los 86 reportados por el  Ministerio de Salud durante el día. El presidente Vizcarra anunció que este martes las medidas se endurecerán.

Noticias Relacionadas