Memoria RobadaActualidad10 Abr 2019

Desaparecen más documentos del Archivo General de la Nación

Esta vez son papeles notariales sobre la antigua compra-venta de una propiedad que perteneció a una congregación religiosa y fue transferida en confusas circunstancias. Mientras, el AGN sigue sin jefe institucional definitivo, bajo encargatura del viceministro de Patrimonio Cultural.
RASTRO. Copia de los folios 801 al 806 del protocolo notarial Ramírez Susaníbar, ahora perdidos.
OjoPúblico

Una nueva pérdida de documentos ha impactado al Archivo General de la Nación y revela que las últimas gestiones no hicieron lo suficiente para detener los robos y desapariciones en el segundo repositorio más importante del país. Esta vez se trata de seis papeles notariales relacionados a la compra-venta de un inmueble que fue propiedad de una congregación religiosa, y que un año antes de la pérdida habían sido puestos en una situación de paralización preventiva.

La desaparición de estos papeles, que fue mantenida en reserva durante meses por el AGN, se hizo pública el viernes último tras una visita inopinada del parlamentario Dalmiro F. Palomino Ortíz, Presidente de la Comisión de Cultura y Patrimonio Cultural del Congreso de la República, con motivo de una denuncia llegada a ese grupo de trabajo.

"Hemos ido para verificar el archivo de la notaría. Pedimos la caja 33, [de] la cual no existen los folios que hemos mencionado", confirmó el parlamentario a una consulta de OjoPúblico sobre el episodio anunciado en la cuenta de Twiter de la propia Comisión de Cultura. "Nos dieron [la] explicación de que existía una denuncia sobre la no existencia [de estos papeles notariales]. Hemos pedido todos los actuados y vamos a hacer el seguimiento pidiendo al Ministerio Público [información acerca de] en qué estado se encuentra el documento".

OjoPúblico conoció que los documentos desaparecidos corresponden a una escritura pública emitida en diciembre de 1974 por Cristóbal Ramírez Susaníbar, un notario de Yauyos que ejerció sus funciones entre 1953 y 1978. Las páginas perdidas, folios numerados del 801 al 806, daban cuenta de la venta de una propiedad de más de ochocientos metros cuadrados en la cuadra diez del Jirón Paruro, en el Centro de Lima.

Según esa escritura, la propiedad fue vendida por la Congregación de Seglares de Nuestra Señora de la O en favor del ciudadano Alfredo Buleje Espinoza.

 

ANTECEDENTE. El congresista Dalmiro Palomino recibe explicaciones de la exdirectora del AGN, la arqueóloga Luisa Vetter, tras desaparición del manuscrito del Libertador San Martín.
Twt: Congresista @KonDalmiro

Según fuentes del AGN, la desaparición de estos documentos cobró notoriedad entre las áreas especializadas en diciembre del 2018, poco después de que se hiciera pública la pérdida de un manuscrito del Libertador José de San Martín -una pieza destacada entre la documentación a exhibirse para el Bicentenario de la Independencia- durante la gestión de la arqueóloga Luisa Vetter como jefa institucional del Archivo General de la Nación.

En medio del escándalo mediático por la pérdida de ese documento histórico, la gestión de Vetter no hizo pública la nueva pérdida, y poco después dispuso la inesperada suspensión de los servicios por veinte días, con el argumento de que la institución realizaría el inventario anual de sus fondos. 

 

IMPACTO. El sorpresivo cierre de diciembre pasado coincidió con el descubrimiento de la pérdida. Algunas fuentes internas del AGN indican que fue la verdadera causa.

El episodio está vinculado a una confusa situación relacionada con los documentos emitidos por el notario Ramírez Sansíbar, que habían sido objeto de algunas controversias, incluyendo una denuncia de parte presentada por la Sociedad de Beneficencia de Lima Metropolitana  (SBLM). Esta institución reclama que la compra-venta de la propiedad en diciembre de 1974 y una posterior ocurrida en diciembre del 2016 habían sido irregulares, pues el predio del Jirón Paruro y otros de la Congregación estaban bajo su administración y nunca había sido informada de estas transferencias, hasta que se produjo la segunda. 

De acuerdo informes del AGN revisados por OjoPúblico, debido a esta situación, la Beneficencia solicitó en su momento la paralización de todos los documentos del mencionado notario.

En atención a ese requerimiento, en julio del 2017 el entonces Director de Archivos Notariales y Judiciales, Raúl Valdivia Hurtado, emitió el informe N°0104-2017-AGN/DNDAAI-DANJ, para comunicar a sus superiores la conveniencia de paralizar de manera preventiva y parcial el fondo “con la exclusiva finalidad de evitar ser inducidos a algún hecho anómalo”.

La medida suponía la prohibición de expedir cualquier documentación oficial sobre los papeles del archivo notarial Ramírez Sansíbar relacionados específicamente con las propiedades de la Congregación de Seglares de Nuestra Señora de la O, “salvo que sean requeridos por la autoridad policial, fiscal o judicial si se diera el caso”.

PROTOCOLO. Caja 33 de los archivos del notario Cristóbal Ramírez Sansíbar, donde estaban los folios ahora desaparecidos. 
Twt: @CulturaPE2019

Sin embargo, el 22 de mayo del 2018, el funcionario Luis Guillermo Agurto Villegas, nuevo encargado de la Dirección de Archivos Notariales y Judiciales, emitió un testimonio de la escritura pública de compra-venta del predio del Jirón Paruro. Con ese escrito, Agurto certificó página por página que las copias concordaban con los documentos existentes en el fondo notarial del AGN y señaló de manera literal que correspondían a los folios del 801 al 806 de la caja 33: justamente los papeles que el congresista Dalmiro Palomino fue a verificar el viernes pasado y que ahora han sido declarados perdidos. 

ENCARGADO. Pese a la grave situación del AGN, el gobierno no ha designado a un jefe institucional definitivo, y mantiene la encargatura del  viceministro de Patrimonio Cultural, Luis Guillermo Cortés.
Foto: Mincul.

Agurto Villegas llegó a esa dirección en la gestión de Luisa Vetter, quien incluso lo designó de manera oficial en diciembre del 2018, cuando apenas habían pasado unos días desde que se hiciera pública la pérdida del manuscrito del Libertador José de San Martín. El inesperado cierre temporal del archivo, a las dos semanas de esta designación, coincidió con la búsqueda de los documentos que el propio Agurto había certificado meses atrás. El funcionario renunció al AGN el pasado 21 de marzo.

OjoPúblico solicitó precisiones sobre el caso al Ministerio de Cultura, pero al cierre de esta edición no hubo respuesta.

La ministra de Cultura, Ulla Holmquist se presentó ayer en la Comisión de Cultura del Congreso y declaró que: "Otra de las metas del Ministerio de Cultura es lograr la digitalización al 100 % del patrimonio documental histórico del Archivo General de la Nación, así como mejorar la implementación de protocolos de seguridad para el acceso y manipulación". Al final de la sesión, evitó responder las preguntas de los periodistas sobre el caso del AGN.

La pérdida de estos documentos notariales podría revelar nuevas dimensiones del tráfico en el Archivo General de la Nación, cuya jefatura sigue sin un titular estable y recae como encargatura del viceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales, Luis Guillermo Temístocles Cortés Carcelén.

Autor: