Edición Regional03 Jun 2019

Aguas residuales y basura en ribera de afluente del lago Titicaca amenazan a comunidades de Puno

Cinco distritos declarados en emergencia por contaminación de las aguas del río anuncian medida de protesta para el día de mañana. Solicitan que proyectos de saneamiento se ejecuten con más celeridad.
URGENTE. Los ciudadanos puneños reclaman una solución inmediata a la contaminación del río Coata, el cual recibe los desagües de Juliaca.
Foto: Municipalidad Distrital de Coata.

Puno. Desde hace una década los desagües de la ciudad de Juliaca desembocan en el río Coata, uno de los principales afluentes del Lago Titicaca. Los dirigentes de las 13 comunidades que en su mayoría no cuentan con un sistema de abastecimiento de agua potable, han denunciado en más de una oportunidad, ante las autoridades y fiscales, los altos niveles de contaminación del río. Sin embargo, no han obtenido soluciones concretas.

El pasado 26 de mayo el presidente del Frente de Defensa del Río Coata, Félix Suasaca Suasaca, denunció nuevamente el caso ante el Fiscal Adjunto Provincial Especializado en Materia Ambiental Federico Chávarry Cuneo. La autoridad realizó una diligencia en el centro poblado de Llachón, ubicado en el distrito de Capachica para constatar el impacto de esta contaminación en el afluente del Lago Titicaca.

Ojo-Publico.com acompañó a la diligencia fiscal y recogió las declaraciones del dirigente Félix Suasaca: "Paulatinamente la flora y fauna desaparecieron, los peces y aves. El color del agua cambió producto del vertimiento de las aguas residuales y la basura comenzó a acumularse, desparramada a orillas del río”.  

EMERGENCIA. Los bordes del río Coata, uno de los mayores afluentes del Lago Titicaca, acumulan basura.
Foto: Municipalidad Distrital de Coata.

El último 9 de mayo, mediante Decreto Supremo 092, la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) declaró el estado de emergencia de cinco distritos de las provincias de Puno y San Román “por peligro inminente ante contaminación de agua para consumo humano, que podría afectar la vida, salud y medios de vida de la población”.

La alerta fue clasificada de muy alto riesgo y ordena al Gobierno Regional de Puno, a los gobiernos locales y a los ministerios con injerencia en el tema, que adopten medidas inmediatas para proteger a la población los próximos dos meses. Han transcurrido más de tres semanas y, según el dirigente Suasaca, ni siquiera han enviado cisternas con agua potable para las poblaciones afectadas.

El alcalde de la municipalidad de Coata, Elmer Pelinco Quispe, informó que han destinado un presupuesto de S/ 15 mil para la compra de depósitos de almacenamiento de agua y combustible que abastecerá a más camiones cisternas. En la actualidad solo cuentan con un vehículo para abastecer al 1% de sus 17 mil habitantes.

“Solo tenemos dos comunidades que tienen agua potable: Santa Cruz de Capará y Collana, con casi 2.000 habitantes. El resto está a la espera de proyectos de saneamiento. Necesitamos por lo menos cuatro cisternas de manera urgente”, comentó Pelinco Quispe a Ojo-Publico.com.

DILIGENCIA. La fiscalía especializada en medio ambiente visitó el centro poblado de Llachón para constatar el impacto de la contaminación del río Coata.
Foto: Karin Chacón / Ojo-Publico.com

Los monitoreos de calidad de agua realizados entre octubre de 2017 y junio de 2018 por la ONG Codenet (Red Andina de Desarrollo y Corresponsabilidad) confirman el estado de contaminación del río Torococha, afluente del Coata. Los resultados revelaron la presencia de arsénico, boro, hierro, manganeso, aluminio, plomo, zinc y coliformes fecales con valores por encima de los estándares de salubridad establecidos en el Miniterio del Ambiente.

Según el jefe de epidemiología de la Dirección Regional de Salud, Percy Casaperalta Calcina, beber agua con estos niveles de contaminación puede generar problemas digestivos como diarreas y gastroenteritis, además de complicaciones respiratorias, dermatológicas y conjuntivitis.

“Respecto a la presencia de metales pesados, estamos coordinando con el Instituto Nacional de Salud (INS) para detectar el arsénico en la sangre de los habitantes. La toma de muestras es costosa, pero en el marco de la declaratoria de emergencia se debe concretar dicha acción”, agregó Casaperalta.

Paro y protesta

Los habitantes de los cinco distritos declarados en emergencia conviven con los malos olores que genera la basura acumulada en el río y consumen agua sin tratar que extraen de pozos. Los animales, vacunos y ovinos, beben directamente de las aguas contaminadas.

El Frente de Defensa del río Coata informó que los ciudadanos de estos cinco distritos han acordado sumarse a un paro de 48 horas para los días 4 y 5 de junio, en protesta por la lentitud con que se está ejecutando esta declaratoria de emergencia. En este sentido han anunciado que bloquearán las principales vías de comunicación, como la carretera Puno - Juliaca, y exigen que el Estado, a través de sus ministerios, aceleren proyectos de inversión en las zonas contaminadas.

DENUNCIA. El presidente del Frente de Defensa del Río Coata, Félix Suasaca, confirmó la paralización de 48 horas para exigir medidas de remediación ambiental.
Foto: Karin Chacón / Ojo-Publico.com

El 2018 el Frente de Defensa presentó una denuncia penal contra del exalcalde de la Municipalidad Provincial de San Román, Oswaldo Marín Quiro, y contra los responsables de la empresa pública de saneamiento Seda Juliaca, por no tratar las aguas residuales. El caso está pendiente en la Fiscalía Penal Corporativa de San Román.

Las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales, proyectadas en las ciudades de Juliaca y San Román a través de una asociación público privada, siguen a la espera debido a problemas con la legalidad de los terrenos donde serán construidos. En tanto, la Municipalidad de Juliaca no logra definir la ubicación que tendrá la planta de residuos sólidos de la ciudad -obra a cargo del Ministerio del Ambiente- pues la población teme que ello genere mayor contaminación.

Autor: