Edición Regional10 Mayo 2019

Enfermedades atacan a altos mandos y personas en cautiverio de Sendero Luminoso en el Vraem

Reportes de inteligencia obtenidos por Ojo-Publico.com revelan que subversivos, dirigidos por los hermanos Víctor y Raúl Quispe Palomino, “están desmoralizados, cansados y enfermos”. A pesar de ello mantienen su capacidad de fuego y su presencia en el negocio de la protección de las firmas del narcotráfico.
EJÉRCITO. Imágenes de archivo de operativo en el Vraem, Santo Domingo de Acobamba, en Junín.
Foto: Junior Meza / Ojo-Publico.com

Las columnas armadas de Sendero Luminoso (SL), que operan en el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), y los grupos de personas que tienen en cautiverio en esta región (entre niños y ancianos), evidencian un estado de salud resquebrajado por la falta de alimentos, enfermedades endémicas y las duras condiciones climáticas del lugar, revelan informes de inteligencia militar obtenidos por Ojo-Publico.com.

Los documentos fechados a principios del 2019 revelan que entre los afectados en la organización, dirigida por Víctor Quispe Palomino ‘José’, hay personas de avanzada edad y menores –llamados ‘pioneritos’ por recibir adoctrinamiento y entrenamiento en el uso de armas–, los mismos que fueron reclutados en los últimos años por las columnas que están al mando de su hermano Jorge Quispe Palomino ‘Raúl’.

“[Los subversivos] están desmoralizados cansados, enfermos, sucios, mojados y con hambre”, dice el informe militar que además evidencia que los ‘pioneritos’, debido a las condiciones del clima (lluvias y bajas temperaturas), presentaban infecciones respiratorias; mientras que las personas de avanzada edad en el grupo subversivo necesitaban de medicinas y prendas en general para soportar la pasada temporada invernal.

Los documentos de inteligencia elaborados por agentes del Ejército que se desplazan por las provincias de Satipo y Huancayo (Junín), Tayacaja (Huancavelica) y La Mar (Ayacucho), también advierten de la capacidad de fuego que tienen las columnas de los senderistas identificados como ‘David’, ‘Laura’ y ‘Olga’. Los miembros de estos grupos tienen fusiles de guerra como lanzacohetes (RPG) y ametralladoras de tipo MAG, AKM y Galíl.

Cada grupo de senderistas, integrado por equipos de 15 y 25 personas de diferentes edades, además se dedica a brindar seguridad a las diferentes firmas del narcotráfico en el Vraem, el valle cocalero de mayor producción en el Perú.

Las columnas armadas de Sendero Luminoso brindan seguridad a grupos del narcotráfico en el valle cocalero de mayor producción en el Perú.
Foto: Andina.

A finales de enero, según el reporte militar, los miembros de estos grupos armados fueron vistos en las alturas del anexo de La Libertad de Huancamayo, en el distrito de Santo Domingo de Acobamba (Huancayo). En tanto, otra columna estuvo alrededor de los distritos de Roble y Tintay Puncu (Huancavelica) en busca de abastecimiento de medicinas y alimentos.

El informe no descarta que “la presencia de esta columna en [el distrito de Roble y Tintay Puncu] se deba a que estarían buscando abastecimiento [de medicinas] para su OT [organización terrorista] (…) principalmente [para las] masas cautivas (niños, personas de la tercera edad y mujeres)”.

Los mismos comuneros de la zona, según la descripción del reporte, también reconocieron a los subversivos identificados con los apelativos de ‘David’, ‘Beto’ y ‘Roger’, vestidos con prendas de color azul y negro, botas de jebe cortadas a la altura del tobillo para acelerar el paso y cargando radios portátiles sobre sus mochilas artesanales.

INFORMES. Extracto de uno de los reportes sobre el estado de salud de los grupos narcoterroristas.

 

Reunión de emergencia

Consultado sobre el estado de los subversivos en el valle, el general (r) del Ejército, Leonardo Longa López –comandante general del Vraem en 2014– dijo que los subversivos, tanto ‘pioneritos’ como los mandos adultos, suelen tener su peor momento en la época de frío y lluvia, y que en esas condiciones acuden a establecimientos de salud con identificaciones falsas o a comprar medicinas en grandes cantidades.

El estado de salud de los subversivos y la muerte de ‘Leonidas’, integrante del cuerpo de seguridad de Jorge Quispe Palomino, abatido por el Ejército el 23 de febrero, generaron que los mandos de SL convoquen a una reunión de “emergencia” para realizar un balance de sus acciones del 2018 y los acontecimientos que vienen atravesando.

Fuentes militares de Ojo-Publico.com han confirmado que la reunión se realizó en la zona conocida como Bidón en el distrito de Vizcatán del Ene, provincia de Satipo (Junín), duró cuatro días y en ella estuvieron Víctor Quispe Palomino y su hermano Jorge, así como los identificados como ‘Olga’, ‘Julio Pucañahui’, ‘Óscar’, ‘David’, ‘Chato Mendoza’ ‘Vilma’ y ‘Elisa’.

La convocatoria –realizada de manera estrictamente secreta– contó con la asistencia de entre cinco o siete subversivos por cabecilla, dedicados a brindar la seguridad del caso frente a cualquier presencia del Ejército en la zona.