Hospitales del norte enfrentan la pandemia aún golpeados por el fenómeno El Niño

La situación en regiones expone la precariedad del sistema de salud pública en el Perú. En Piura, la segunda región con más casos de Covid-19, los nosocomios están saturados y se han improvisado áreas de aislamiento en carpas. En Tumbes, el 63% de los establecimientos no tiene acceso a agua potable las 24 horas. Ambas regiones todavía no se recuperan del desastre que dejó el evento climático del 2017 y deben enfrentar en estas condiciones la pandemia. Si la curva de contagio no frena su infraestructura colapsará.

SATURADO. El hospital Santa Rosa de Piura recibe una sobredemanda de pacientes, por lo cual las atenciones se realizan hasta en los pasillos.

SATURADO. El hospital Santa Rosa de Piura recibe una sobredemanda de pacientes, por lo cual las atenciones se realizan hasta en los pasillos.

Foto: Ralph Zapata

Dos de las regiones más golpeadas por el fenómeno El Niño costero del 2017 en Perú fueron Piura y Tumbes, cuyos hospitales y centros de salud -ya deteriorados por su antigüedad y deficientes servicios básicos- sufrieron severos daños a causa de las intensas lluvias. Ahora, tres años después y sin haber recibido mejoras por la reconstrucción, estos nosocomios enfrentan la pandemia del Covid-19 en precarias condiciones, mientras los casos crecen a diario.

El Niño costero dejó en Piura y Tumbes más de 90 mil damnificados, 20 mil viviendas dañadas, 18 muertos, 40 heridos, 3 desaparecidos y 270 establecimientos de salud dañados.

Piura es hoy una de las regiones con más personas con Covid-19 después de Lima y Loreto. Una de las víctimas mortales fue un adulto mayor procedente de la provincia de Sullana. Cuando se le detectó la enfermedad lo internaron en una carpa, porque el hospital de Apoyo no tiene una área exclusiva de aislamiento. Luego, tuvieron que trasladarlo al hospital regional de Essalud Cayetano Heredia de la ciudad de Piura, donde falleció el último sábado debido a insuficiencia respiratoria y neumonía.

“En el hospital (de Sullana) lo aislamos en una carpa porque en ese momento no teníamos una zona de aislamiento y no podía estar con el resto de pacientes por el riesgo de contagio (...) Estuvo en el patio de la zona de emergencia, que ya hemos usado antes en la época del dengue o de la influenza debido a que ya no caben en emergencia ni en hospitalización”, explicó a OjoPúblico el director del hospital, Iván Calderón.

El hospital más grande de Piura tiene un presupuesto de S/ 34’163.761, es decir S/ 19 por persona al año

En la región Piura hay 6 hospitales y 400 centros y puestos de salud. Para esta emergencia, las autoridades regionales designaron tres nosocomios para atender los casos de Covid-19: el hospital regional Cayetano Heredia, de EsSalud (que albergará a las personas críticas y que requieran respirador artificial); otra zona ubicada al frente del hospital Santa Rosa (donde han acondicionado carpas y cuartos con drywall; aquí llegarán los pacientes moderados); y el hospital Señor Cautivo, recientemente inaugurado y que cuenta con 100 camas para los pacientes de Covid-19 con signos leves.

En el caso del hospital regional de Piura, se ha preparado un área especial en la parte posterior de dicho nosocomio, con el fin de evitar el contagio del resto de pacientes. Cuenta con cinco camas en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) e igual número de respiradores artificiales para personas con Covid-19. “La pregunta es cómo harán cuando tengan más de 5 pacientes que requieran UCI, o cuando necesiten otros estudios de laboratorio general, rayos X, tomografìas, etc. ¿Se les llevará a la zona donde está el resto de pacientes?”, cuestionó el excongresista piurano del Frente Amplio y médico, Hernando Cevallos. 

El Niño costero del 2017 dejó en Piura y Tumbes más de 270 establecimientos de salud dañados.

La segunda zona para pacientes con Covid-19 se ubica frente al hospital Santa Rosa, y es la misma que se usó el 2017 para atender la alta demanda de casos de dengue. Consta de una carpa donde a los pacientes se les realiza triaje diferenciado y luego se les interna en cuartos construidos con drywall. Aquí hay 20 camas instaladas, pero no cuentan con respiradores artificiales. “Han improvisado, han colocado una carpa, sin las mínimas medidas de bioseguridad, sin baño ni almacenamiento adecuado”, dijo a OjoPúblico el presidente de la Federación Médica de Piura, Arnaldo Vite Quiroga.

El hospital popular Señor Cautivo es otro de los lugares que recibirá a pacientes Covid-19. El último viernes el gobernador regional de Piura, Servando García, entregó 100 camas  para los pacientes con Covid-19. No obstante, voceros de la Dirección Regional de Salud de Piura dijeron que aún este hospital no cuenta con personal de salud para atender posibles casos.

Camas para atender casos Covid en el hospital Santa Rosa Piura

AISLAMIENTO. Así son las camas que se instalaron en la zona de aislamiento para pacientes de Covid-19 frente al hospital Santa Rosa de Piura, en cuartos construidos con drywall. 
Foto: Dirección Regional de Piura

 

Viejas infraestructuras y sin servicios

 

El hospital de Apoyo II-2 de Sullana, ubicado en la frontera con Ecuador, forma parte de los 400 establecimientos de salud del Ministerio de Salud en la región Piura. Fue inaugurado en 1963 con una capacidad para atender a 50 mil personas, pero ahora presta servicio a más de un millón al año, incluso a pacientes del Ecuador y de las provincias piuranas de Ayabaca y Huancabamba, en la sierra de Piura.  

Tiene 192 camas de hospitalización y solo 6 en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). “Es una infraestructura que ya colapsó, y necesita ser intervenida con urgencia, a veces tenemos que atender a los pacientes en los pasillos porque ya no tenemos espacio”, dijo Calderón.

Como parte de las obras del plan de la Reconstrucción con Cambios (impulsado por el gobierno central), las áreas críticas del hospital de Sullana van a ser mejoradas con una inversión de S/ 27 millones. El proceso está a cargo del Programa Nacional de Inversiones en Salud (Pronis) y, según conoció OjoPúblico, recíén se está diseñando el expediente técnico. Mientras tanto, Calderón ha improvisado en el auditorio del hospital una zona de aislamiento con triplays. 

Los hospitales de Sullana y el Santa Rosa sufren desabastecimiento constante de agua potable.

Desde hace unas semanas los gremios del hospital de Sullana y Santa Rosa de Piura le han solicitado al gobernador regional de Piura, Servando García, implementos (guantes, mascarillas, mandiles) e insumos para enfrentar la emergencia. “No contamos con el material adecuado para la toma de muestras de los sospechosos (...) Tampoco tenemos un espacio adecuado y equipado para atender a los pacientes con insuficiencia respiratoria grave y que necesiten estar en UCI”, cuestionaron los médicos.

En respuesta, el gobernador regional dijo que el Ministerio de Salud les ha enviado implementos para protección personal para los médicos, pero que, son insuficientes. Por ese motivo, anunció la inversión con recursos propios de casi S/ 12 millones, en la compra de 12 ventiladores mecánicos, equipos de anestesia y rayos X, e indumentaria para el personal de salud tanto de Piura como de Sullana.

El 2018 la Defensoría del Pueblo de Piura inspeccionó los hospitales de Sullana, el Cayetano Heredia de Essalud y el hospital Santa Rosa y concluyó que tenían deficiencias en su infraestructura, falta de equipos médicos y especialistas. A fines de ese año, en su informe anual esta institución reveló que “siendo el segundo departamento más poblado del país, con alrededor de 1,8 millones de habitantes, Piura no cuenta con capacidad de atención para su población. Su nosocomio de mayor capacidad es el Hospital Santa Rosa de nivel II–2, con un presupuesto de S/ 34’163.761, es decir, 19 soles por persona al año, de acuerdo a información del MEF”. 

Pese a ser la segunda región más poblada del Perú, Piura no cuenta con un hospital de alta complejidad.

Pese a ser la segunda región más poblada del Perú, Piura no cuenta con un hospital de alta complejidad y actualmente el hospital regional de Essalud ya rebasó su capacidad y los pacientes son atendidos en los pasillos, al igual que en el hospital Santa Rosa. La situación de la infraestructura de salud se agravó luego de El Niño costero del 2017. “Como no se han rehabilitado ni reconstruido los establecimientos estos continúan sin agua potable, con tanques percoladores colapsados. En Castilla por ejemplo tenemos un centro de salud deteriorado”, comentó Vite Quiroga. 

Según reportes de la Federación Médica de Piura, los hospitales de Sullana y el Santa Rosa sufren desabastecimiento constante de agua potable, al igual que los establecimientos de salud de Cieneguillo Sur, Los Algarrobos, Sechura, Monte Redondo, La Unión, Tablazo, Catacaos, San Pedro, Cura Mori, Simbilá, La Arena, Pedregal Grande, Lágrimas de Curumuy, Parachique, entre otros.   

Hospital de Sullana, Piura

INTERVENCIÓN. Actualmente el hospital de Sullana tiene una improvisada área de aislamiento para casos de Covid-19 con triplays en el auditorio.
 

 

Una realidad similar en Tumbes

 

A diferencia de los hospitales fronterizos de Ecuador, en Loja y Zamora Chinchipe, que están bien implementados, los nosocomios del lado peruano, en Tumbes, tienen severas deficiencias de las que son conscientes las autoridades de esta región. El director regional de Salud de Tumbes, Harold Burgos, le dijo a OjoPúblico que con ayuda del Ejército recién están implementando un área de aislamiento para pacientes con Covid-19, en una plataforma dentro del hospital regional. “Instalaremos 20 camas en esta zona de aislamiento, y tendremos cinco respiradores artificiales, pero solo 1 funciona, los otros cuatro necesitan mantenimiento”, dijo. 

Añadió que el gobierno central les ha transferido S/ 2.4 millones por la emergencia nacional, que serán invertidos en la compra de equipos de protección (guantes, mandiles y mascarillas) e insumos y en la contratación de personal para el hospital regional, los centros de salud y los puestos de vigilancia de Carpitas y del Centro Binacional de Atención Fronteriza (Cebaf).

En Zarumilla un grupo de personas se opuso a la instalación de una zona de aislamiento para Covid-19, tomaron las calles, y las autoridades desistieron.

La semana pasada intentaron instalar un área de aislamiento con 6 camas en el centro de salud de Campoamor, en la provincia de Zarumilla (una de las zonas más violentas del norte del país), pero los pobladores se opusieron, tomaron las calles, y las autoridades desistieron por temor. “A mí me raptaron por una hora, pues la gente pensaba que si llevábamos para allá a los pacientes con Covid-19 ellos también se contagiarían. Es un problema social de inseguridad ciudadana. Por eso al final desistimos”, dijo Burgos. 

En la región Tumbes hay 43 centros de salud, incluido el hospital regional que cuenta con apenas 5 camas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Sin embargo, más de la mitad de los establecimientos del Ministerio de Salud en esta región tiene restricciones de agua potable, sobre todo los puestos de frontera, en  Zarumilla, Papayal y Matapalo y aquellos ubicados cerca de las playas, como Zorritos. 

“Hemos pedido a los municipios y a OTASS (organismo Técnico de la Administración de los Servicios de Saneamiento) que provean de agua potable a los centros de salud que carecen de este servicio. Pero no es el único problema: los centros de salud de Zarumilla y de Cañaveral se inundan en época de lluvias”, dijo Burgos. 

El 63% de la infraestructura sanitaria de Tumbes no tiene acceso a agua permanente

En setiembre del año pasado, la Defensoría del Pueblo de Tumbes inspeccionó 12 centros y 21 puestos de salud en Tumbes. En el informe 008-2019, la institución advirtió que 17 puestos de salud y 4 centros no contaban con el servicio de agua potable las 24 horas, es decir el 63% de la infraestructura sanitaria sin acceso a agua permanente. “A eso se suma que la mayoría de establecimientos no tienen sistema de desagüe y usan pozos percoladores que no reciben mantenimiento, otros carecen de certificado de seguridad de Defensa Civil. Ya le hemos informado al gobierno regional y a SuSalud (Superintendencia Nacional de Salud)”, dijo a OjoPúblico el defensor del pueblo de Tumbes, Abel Chiroque. 

Centro de salud de Tumbes

OBSERVADOS. El año pasado la Defensoría del Pueblo de Tumbes recorrió varios centros de salud de Tumbes  y comprobó que la mayoría de ellos carecían del servicio de agua potable durante las 24 horas del día. 
Foto: Defensoría del Pueblo de Tumbes 

 

Lenta mejora

 

Para el excongresista Cevallos esta región necesita con urgencia un plan regional de salud, que contenga el diagnóstico del sector y las estrategias sanitarias a mediano y largo plazo. “Los hospitales estratégicos de la sierra de Piura fueron incluidos en el plan de reconstrucción, pero no el hospital de alta complejidad que era muy necesario”, dijo. 

Añadió que una de las prioridades del sector salud en Piura debería ser el fortalecimiento de los centros de primer nivel, para que contengan la alta demanda de pacientes y no se saturen los hospitales de mayor categoría, como el Santa Rosa o el hospital de Sullana. 

Muchos de estos centros de salud de primer nivel fueron muy afectados por las lluvias de El Niño Costero en 2017, y figuran en el plan de la reconstrucción con cambios para ser mejorados. Exactamente, se ha planificado darle manteniminero y reconstruir alrededor de 40 establecimientos. Sin embargo, los avances no son significativos. Hoy se cumplen tres años de la inundación que originó miles de pérdidas económicas en el norte y devastó zonas enteras. 

Muchos de estos centros de salud de primer nivel fueron muy afectados por las lluvias de El Niño Costero en 2017.

De acuerdo con el Pronis, en Piura se están ejecutando 10 intervenciones de rehabilitación en centros de salud y en el hospital Santa Rosa. Sin embargo, voceros de este último nosocomio dijeron que la inversión de S/ 10 millones en el mejoramiento de sus áreas críticas todavía no se realiza. Asimismo, el Pronis dice que ejecutará dos proyectos de reconstrucción total: en el hospital de apoyo I Chulucanas II-1  y en el puesto de salud San Pedro de Piura; y una intervención de reconstrucción parcial en el centro de salud de La Unión I-4. 

Hospital Santa Rosa de Piura

INVERSIÓN.Pese a que el Pronis lo anuncia como una intervención en ejecución, voceros del  hospital Santa Rosa dijeron que aún no empiezan las obras de mejoramiento por S/10 millones para repotenciar su área de emergencia y de cuidados intensivos. 
Foto: Ralph Zapata 

En cuanto al hospital de Alta Complejidad de Piura, el Pronis informa que su perfil técnico aún está en elaboración. Mientras tanto, los tres hospitales estratégicos para Ayabaca, Huancabamba y Huarmaca, que se licitaron en 2015 en la gestión del exgobernador Reynaldo Hilbck incluido en la investigación Lava Jato, aún no terminan de construirse y presentan retrasos, como OjoPúblico y Radio Cutivalú han reportado.  

En Tumbes, mientras tanto, el Pronis ejecuta actualmente la rehabilitación del puesto de salud de Barrancos I-1, como parte de las obras de reconstrucción con cambios. En esta región fronteriza se construyó en 2014 el hospital regional II-2 José Alfredo Mendoza Olavarría (JAMO), cuyo costo fue de S/ 130 millones, pero fue clausurado en junio de 2018 debido a que no prestaba las condiciones de seguridad para continuar funcionando.

“Fue declarado en estado ruinoso y en alto riesgo por Defensa Civil, y tuvo observaciones de Contraloría. Esto es una consecuencia de la corrupción que pone a Tumbes en una situación de alarma, pero hay que  buscar salidas. Los sistemas de salud no responden, el tema es preocupante, pero debemos afrontar con esperanza lo que se nos viene”, dijo el defensor del pueblo Abel Chiroque. 

Actualización el 05-04-20 a las 17:25

El Ministerio de Salud instaló un hospital móvil en Piura para la atención de pacientes Covid-19 en la zona ubicada al frente del hospital Santa Rosa. Dicho nosocomio itinerante permitirá atender a 16 pacientes más que requieran Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), además cuenta con un área de laboratorio, agua potable y paneles eléctricos. 

Asimismo, la Dirección Regional de Salud (Diresa) Piura informó que han conseguido más ventiladores mecánicos para los pacientes con Covid-19: cuatro de Essalud reparados por la Universidad de Piura y cuatro del hospital Santa Rosa, dos de ellos también arreglados por dicha casa de estudios superiores. En total, ahora esta región, que tiene 29 casos de Covid y dos fallecidos por esta enfermedad, cuenta con 13 ventiladores mecánicos.

 

Noticias Relacionadas