Territorio Amazonas02 Dic 2018

Imágenes satelitales identifican tráfico de madera, pero fiscalías no intervienen

Las Fiscalías Especializadas en Materia Ambiental no intervienen los campamentos y carreteras ilegales reportadas en la Amazonía por equipos de teledetección porque dicen que no tienen recursos.
ILEGAL. Campamento instalado en áreas no autorizadas asociado a tala ilegal identificado con satélites de muy alta resolución.
Imagen: DigitalGlobe / Conservación Amazónica (ACCA)

Durante los últimos meses las Fiscalías Especializadas en Materia Ambiental (FEMA) de Loreto y Madre de Dios identificaron con el uso de satélites áreas de tráfico de madera, pero no han intervenido los campamentos ilegales porque sostienen que tienen problemas logísticos y que existe una falta de coordinación con otras instituciones como la Policía Nacional del Perú.

Las imágenes obtenidas con el uso de satélites de muy alta resolución han sido consideradas como prueba en investigaciones que se vienen llevando a cabo, informaron fuentes de la Procuraduría del Medio Ambiente a Ojo-Publico.com.

Autoridades de las FEMA de Nauta y Maynas en Loreto señalaron a este medio que las imágenes satelitales recopiladas son útiles para obtener evidencia de actividades ilegales, pero necesitan recursos para realizar los operativos. “Siempre tenemos que estar tocando las puertas a otras instituciones para recibir apoyo, contar con resguardo policial y presupuesto para lo que se requiera en el desplazamiento a las zonas denunciadas”, sostuvo Paola Mendoza, fiscal de la FEMA de Nauta.

Debido a este problema, las intervenciones realizadas por las fiscalías de Loreto representan un porcentaje mínimo respecto al número de casos que tienen en investigación. En comunicación con Ojo-Publico.com, Américo Bautista, fiscal de la FEMA de Madre de Dios, indicó: “tenemos una unidad de monitoreo desde hace dos años, pero la logística de la que disponemos no nos permite realizar salidas a campo para verificar las denuncias recibidas”.

Satélites de muy alta resolución identifican caminos forestales, campamentos y embarcaciones empleadas en actividades ilegales

En el Perú, 4 de 32 fiscalías ambientales tienen unidades de monitoreo satelital: Ucayali, Loreto, Madre de Dios y Lima. Sin embargo,  las fiscalías de estas regiones no han logrado intervenir determinadas áreas aduciendo sobrecarga procesal, problemas logísticos y falta de coordinación con otras instituciones.

El uso satélites de alta resolución se viene desarrollando en el Perú -de manera limitada y a un costo aproximado de 500 dólares por cada imagen, según expertos en tecnología espacial- para supervisar y monitorear el avance de actividades ilegales como la tala, la minería y el sembrío de hojas de coca. Estas imágenes permiten identificar desde el espacio caminos forestales, campamentos, zonas de acopio, camiones, embarcaciones empleadas para transportar la madera extraída y actividad minera.

INVESTIGACIÓN. Miembros de las unidades de monitoreo emplean tecnología satelital que permiten la identificación áreas en las que se realizan actividades ilegales.
Foto: Conida

Para determinar ilegalidad de alguna de estas acciones, las fiscalías de Ambiente obtienen información de programas como GEOBOSQUES, plataforma de monitoreo del Ministerio del Ambiente, o de la asociación Conservación Amazónica (ACCA). Los datos recibidos incluyen imágenes de satélites que recorren el espacio de la Amazonía peruana y que son verificados con información de autorizaciones de extracción forestal que emiten las autoridades regionales y que son fiscalizadas por el Organismo de Supervisión de los Recursos Forestales (Osinfor).

Satélites de muy alta resolución en Perú

Aunque el Perú cuenta desde el 2016 con el satélite de muy alta resolución PerúSAT-1, gestionado por la Agencia Espacial del Perú (CONIDA), los satélites más empleados para identificar pérdida de bosques y actividades ilegales son de menor calidad porque las entidades involucradas en el tema no han logrado establecer hasta la fecha protocolos de colaboración y uso. 

Por su parte, el Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Peruana (MAAP, por su siglas en inglés), programa de Amazon Conservation y ACCA, resalta la importancia del uso de los satélites de muy alta resolución.

TRÁFICO. Satélites de muy alta resolución identificaron áreas de tala ilegal selectiva en áreas no autorizadas de la Amazonía peruana.
Imagen: DigitalGlobe / Conservación Amazónica (ACCA)

En comunicación con Ojo-Publico.com, Lucio Villa, especialista en sistema de información geográfica (SIG) y teledetección de ACCA, señaló que “identificar la tala es más difícil para los satélites ópticos por la nubosidad. Sin embargo, los satélites de muy alta resolución como los de DigitalGlobe -proveedor comercial de imágenes espacial de Estados Unidos- permiten ver detalles a 30 centímetros de resolución espacial en zonas de tala”.

La tala ilegal se ha convertido en una de las principales actividades ilegales a nivel mundial, ubicada solo detrás de la falsificación y el narcotráfico, de acuerdo al informe del 2017 del Global Financial Integrity. Además, un informe del Programa de las Naciones Unidas señala que el 30% de la madera que se comercializa en el mundo es de origen ilegal o desconocido, y su comercialización supera los 50 mil millones de dólares.

En octubre Ojo-Publico.com y siete medios aliados de Perú, Colombia, Bolivia, Ecuador y Brasil publicaron la investigación Madera Sucia, que revela cómo opera el tráfico ilegal de madera en la Amazonía. En esta serie de reportajes se advirtien los riesgos que enfrentan especies forestales y comunidades indígenas por parte del circuito comercial del contrabando de madera.

Autor: