Actualidad

La estrategia secreta del indulto: Los últimos días de Fujimori en la cárcel

28 Dic 2017
Ojo-Publico.com relata los hechos ocurridos durante los 13 días en los que se tramitó el pedido de indulto de Alberto Fujimori y revela las coordinaciones secretas en el penal Barbadillo mientras Kuczynski se jugaba la vacancia en el Congreso. Existen irregularidades en la junta penitenciaria por la presencia del médico de Fujimori recomendando el indulto, celeridad inusual en la Comisión de Gracias Presidenciales y opacidad extrema en el Ministerio de Justicia.

Los hechos ocurridos durante el proceso de otorgamiento del indulto y el derecho de gracia al expresidente Alberto Fujimori, condenado a 25 años de cárcel por asesinato y secuestro, relatan la celeridad extrema y las irregularidades en torno a la decisión más polémica del actual mandatario Pedro Pablo Kuczynski.

Ojo-Publico.com logró establecer –luego de acceder a los reportes de visitas de dos dependencias del Ministerio de Justicia (Minjus)– que la resolución firmada por Kuczynski se redactó en un contexto de reuniones entre congresistas de Fuerza Popular y miembros de la familia Fujimori dentro del penal Barbadillo y en pleno proceso de vacancia; y una cita en el despacho de Juan Falconi Gálvez, viceministro de Justicia y titular de la Comisión de Gracias Presidenciales.

El indulto otorgado por Kuczynski a Alberto Fujimori, tres días después de salvarse de la vacancia por incapacidad moral en el Congreso, y que ha generado múltiples protestas en el país, ha sido el más rápido de los entregados durante este gobierno. Con dicha resolución de indulto, Fujimori se libró de cumplir la sentencia que lo obligaba a permanecer preso hasta el 2032 y de afrontar el juicio pendiente por la masacre de seis campesinos en Pativilca a manos del grupo Colina.

La medida decidida en última instancia por Kuczynski estuvo acompañada de conflictos de interés en los médicos que evaluaron al exmandatario, celeridad en la Comisión de Gracias Presidenciales y desinformación desde los canales oficiales del Estado. La crónica de los últimos días de Fujimori en la cárcel de Barbadillo, administrado por el Instituto Nacional Penitenciario (INPE), comenzó a escribirse a mediados de diciembre.

ALLANAMIENTO, VACANCIA Y PEDIDO DE INDULTO

Cuatro días después de que el fiscal José Domingo Pérez allanara dos locales del partido fujimorista con el fin de recaudar documentos contables para la investigación de presuntos aportes de Odebrecht a la campaña electoral del 2011, el pasado 11 de diciembre, el interno Alberto Fujimori presentaba un pedido de indulto al director del penal Barbadillo, Keneth Mora Landeo. A diferencia de otras ocasiones en las que las solicitudes de este tipo era anunciadas por sus hijos o informadas por el Minjus, esta vez el caso permaneció en las sombras.

Dos días después del pedido, el 13 de diciembre la presidenta de la Comisión Lava Jato, Rosa María Bartra, de Fuerza Popular, hizo pública la comunicación de Odebrecht que revelaba los pagos por consultorías que hicieron a las compañías vinculadas al Presidente. El hecho desató un revuelo político que al día siguiente se concretaría en un pedido formal de vacancia presidencial por incapacidad moral presentado por el Frente Amplio, y apoyado por Fuerza Popular y el APRA.

El día que fue presentada la moción de vacancia, Kenji Fujimori visitó a su padre durante una hora y media en el penal Barbadillo.

Aquella turbulenta semana obligó al Presidente de la República a emitir un Mensaje a la Nación tratando de explicar sus vínculos con Odebrecht, sin lograr su objetivo. La votación de la admisión a trámite del pedido de la vacancia, mientras tanto, había sido programada para el viernes 15.

Ese día, Kenji Fujimori visitó a su padre durante una hora y media en el penal Barbadillo. El menor de los Fujimori ingresó a las 10:13 a.m. y salió a las 11:24 a.m. de aquel viernes. Por la tarde, Kenji acudió al hemiciclo para la sesión que definiría si admitían o no el pedido de vacancia. Marcó su asistencia a la 1:31 p.m. y luego marcó otra vez a las 9:54 p.m., justo antes de la votación en la que él se opuso a la vacancia.

La moción para sacar a Kuczynski del cargo fue admitida con 93 votos a favor y 17 en contra. Ese mismo día se fijó la fecha del debate y de defensa del Presidente: el 21 de diciembre.

Kenji fue el único fujimorista que se opuso a la vacancia de Kuczynski desde el inicio. Su buena relación con el oficialismo, a contraposición del resto de su bancada, nació con su colaboración a la campaña “Una Sola Fuerza”, tras los desastres dejados por el fenómeno del Niño Costero a principios de este año. Kenji es el hijo que más visita a Fujimori en prisión.

DÍA D. En la víspera del debate de la vacancia contra PPK, Alberto Fujimori se reunió con Kenji Fujimori y otros cuatro congresistas disidentes hasta altas horas de la noche.

EVALUACIÓN MÉDICA Y VISITAS EN BARBADILLO

La solicitud del indulto había activado un mecanismo que resultaría sumarísimo: se programó la revisión médica a Alberto Fujimori para el domingo 17, apenas seis días después de presentado el pedido.

Los reportes de visita a los que Ojo-Publico.com tuvo acceso dan cuenta de que dos días después de que el Congreso admitiera a trámite el pedido de vacancia, en el penal de Barbadillo empezó un movimiento poco usual. Ese domingo, día en el que se iba a llevar a cabo la revisión médica en el marco de la solicitud de la gracia, la celda de Fujimori se llenó de notorios visitantes.

Aquel día, el equipo médico evaluador integrado por Juan Postigo Díaz –doctor de Fujimori desde 1997, que en el 2012 adelantó opinión a favor de su liberación y que fue impedido de ocupar este cargo en 2013 por la Comisión de Gracias Presidenciales–, y los galenos Guido Hernández Montenegro y Víctor Sánchez Anticona, ingresó al penal a las 09:48 a.m. y se retiró al mediodía. Pero no estaban solos.

Durante las más de dos horas de aquella jornada, los médicos estuvieron acompañados del excongresista Alejandro Aguinaga, los hijos del fallecido exfinancista fujimorista Germán Krüger Espantoso, Sergio y Germán Krüger Peschiera, los excandidatos a cargos locales Jaime Soberto Taira, Efer Muñoz Delgado, y sus partidarios Natividad Pérez Tuesta y Aldo Romero Pérez.

Dos días después de que el Congreso admitiera a trámite el pedido de vacancia, en el penal de Barbadillo empezó un movimiento poco usual.

Por la tarde de ese mismo día llegaron por separado los hijos de Fujimori. Keiko, su esposo y sus hijas estuvieron desde la 1:00 p.m. hasta las 3:45 p.m.; Sachie y su hija, de 3:15 p.m.a 5:00 p.m.; y Kenji, de 8:30 p.m. a 11 a.m. del día siguiente. Ninguno de los Fujimori Higuchi comunicó ese día, ni los posteriores, que su padre estaba delicado de salud o que había presentado un nuevo pedido de indulto humanitario.

El domingo 17 el expresidente Fujimori también recibió a los esposos Fernando Ayllón Dulanto, jefe del Museo del Congreso y expositor en charlas fujimoristas, y María Esther Yanac; y a Luis Arturo Yara Chinen, representante de la Asociación Okinawense, lugar en el que se han celebrado varios eventos de Fuerza Popular.

Esa misma noche, Kuczynski brindó una entrevista televisada a un grupo de periodistas para explicar sus relaciones con Odebrecht. Las respuestas del presidente no resolvieron los principales cuestionamientos sobre sus negocios con la constructora.

EVASIVAS. En entrevistas, viceministro Juan Falconi ha intentado desviar los cuestionamientos sobre la versión oficial. Dijo que no recibió ninguna orden para recomendar el indulto.

REUNIÓN EN LA COMISIÓN DE GRACIAS DEL MINJUS

El lunes 18 de diciembre la solicitud de indulto entró con celeridad a su etapa final en la sede del Ministerio de Justicia. Juan Falconi Gálvez –viceministro de Justicia, presidente de la Comisión de Gracias Presidenciales y exabogado del congresista fujimorista Israel Lazo Julca– recibió en su despacho a diversos funcionarios vinculados a las evaluaciones médicas de Fujimori.

La planilla de visitas del Minjus revela que Luis Martín Champin Loli, responsable de la Dirección de Redes Integradas de Salud de Lima Este del Minsa, y quien eligió junto con el INPE a la Junta Médica que evaluó a Fujimori, ingresó a las 2:51 p.m. a la oficina de Falconi Gálvez.

Champin y D’Alessio, funcionarios claves en el indulto, están vinculados al entorno de Vladimiro Montesinos.

En paralelo, el expediente con la solicitud de indulto firmada por Fujimori llegó a la mesa de partes del Ministerio de Justicia ese mismo 18 de diciembre a las 4:20 p.m. Minutos después, Champin Loli –marino en retiro al igual que su jefe el ministro de Salud Fernando D’Alessio– salió de la oficina del titular de la Comisión de Gracias Presidenciales.

Ojo-Publico.com identificó que Champin y D’Alessio, funcionarios claves en el indulto, están vinculados al entorno de Vladimiro Montesinos. En 2006, la fiscalía incluyó a D'Alessio Ipinza y a Alberto Champin Loli, hermano del funcionario del Minsa, en las investigaciones contra el contralmirante Luis Giampietri Rojas y otros 53 oficiales por la presunta compra irregular de material de guerra a empresas vinculadas a Montesinos y a otras compañías bajo sospecha, entre los años 1994 y 1998.

Luis Champin, clave en la elección del médico de Fujimori en la junta penitenciaria, trabajó en la gerencia de la empresa de seguridad Sirius, entre junio de 2009 y setiembre de 2010. Esta compañía es del exinfante de la marina Sergio Gallardo, amigo cercano de Óscar López Meneses, y fue incluida en las investigaciones del Congreso contra el exoperador montesinista como una de las empresas más importantes en su telaraña de influencias por lo menos desde el 2006. Siete años después, D'Alessio nombró a Luis Champin como su subordinado en un puesto estratégico para el indulto.

Según los registros oficiales, el 18 de diciembre de 2017 fue la primera y única vez que Champin visitó la oficina del viceministro. ¿De qué conversaron el marino en retiro, quien nombró al médico de Fujimori Juan Postigo Díaz en dicha junta, con Falconi Gálvez, titular de la Comisión de Gracias Presidenciales?

Nos comunicamos con el Ministerio de Justicia y el Ministerio de Salud para entrevistar a los personajes mencionados en este informe, pero no hubo respuesta concreta al cierre de edición.

GESTOS. Los congresistas "Albertistas" celebraron el rechazo de la moción de vacancia. Tres días después, PPK indultó a su líder. / Reuters.

FUJIMORI SE REÚNE CON LEGISLADORES ANTES DE VACANCIA

Por aquel entonces, Kenji volvió a visitar Barbadillo el lunes 18 y martes 19, aunque por breves momentos.

Sin embargo, el miércoles 20 –el día anterior a la votación del pedido de vacancia contra Kuczynski–, acudió dos veces. Primero estuvo con su padre desde las 11:15 a.m. hasta las 3:00 p.m. Luego, volvió en la noche. Cerca de las 8:00 p.m. ocurrió un hecho clave: comenzaron a llegar al centro de reclusión de Alberto Fujimori cinco de los diez fujimoristas que al día siguiente se abstuvieron y salvaron a Kuczynski de la vacancia.

Primero entró Guillermo Bocángel, luego Kenji junto a José Palma; y poco después ingresaron Clayton Galván y Lizbeth Robles. Alberto Fujimori despachó con ellos casi hasta la medianoche. Solo Palma y Galván se retiraron a las 10:19 p.m., según el libro de visitas.

En la víspera de la vacancia, visitaron a Alberto Fujimori cinco de los diez fujimoristas que salvaron a Kuczynski.

Aquel miércoles 20 por la tarde, mientras Kenji Fujimori aún estaba con su padre en la visita de la mañana, la Comisión de Gracias Presidenciales había enviado a la Dirección del penal la copia de un documento dirigido a Luis Champin del Minsa para que tomen conocimiento de su contenido. El único interno de Barbadillo que tenía casos por resolver en la Comisión de Gracias Presidenciales era Alberto Fujimori.

En la noche de esa turbulenta jornada, Kuczynski volvió a dar un Mensaje a la Nación en compañía de sus vicepresidentes Mercedes Aráoz y Martín Vizcarra. Entonces, a diferencia del mensaje anterior y de la entrevista con los periodistas, el Jefe de Estado evocó el historial del fujimorismo: "La democracia está bajo ataque. Estamos ante un golpe. Nos costó mucho recuperar esta democracia, no la volvamos a perder". Algo parecía haber cambiado en el Jefe de Estado.

CONTRADICCIONES EN LA VERSIÓN OFICIAL

El 21 de diciembre, en la jornada que iba a definir la permanencia de Kuczynski en el cargo, el presidente logró salvar su puesto con los votos de los diez congresistas alineados con Kenji Fujimori, cinco de ellos habían acudido al penal Barbadillo la noche anterior.

Según las versiones de algunos congresistas, durante aquella sesión, Alberto Fujimori se comunicó por teléfono con los congresistas disidentes y les pidió que se abstengan. Al ver los resultados, los legisladores del bando de Kenji celebraron el fracaso del trámite de vacancia de Kuczynski.

Alberto Fujimori se comunicó por teléfono con los congresistas disidentes y les pidió que se abstengan.

Durante el debate de ese día, el periodista Nicolás Lúcar difundió un documento de la Junta Médica que recomendaba el indulto al exmandatario. Ante el revuelo generado por esta afirmación, la Presidenta del Consejo de Ministros Mercedes Aráoz aseguró: “El documento exhibido no ha llegado al Ministerio de Justicia ni a la Comisión de Gracias Presidenciales”. “El indulto no se negocia”, agregó.

Sin embargo, según la actual versión del Minjus y del propio Falconi, el expediente del indulto había llegado tres días antes sin “una serie de documentos médicos” a la secretaria técnica de la Comisión de Gracias Presidenciales. Según esa versión, recién el 22 de diciembre llegaron los documentos completos. 

MUDANZA PREPARADA. El 25 de diciembre, las pertenencias de Alberto Fujimori ya estaban embaladas en cajas como estas. / Congresista Indira Huilca.

A LA CLÍNICA POR FATIGA, SOMNOLENCIA Y PRESIÓN BAJA

Al día siguiente de la vacancia fallida, el 22 de diciembre, Kenji Fujimori y el congresista José Palma volvieron a visitar a Fujimori al penal y permanecieron ahí toda la tarde. Más temprano lo hizo Guillermo Bocángel junto con el criminólogo Miguel Pérez Arroyo.

El sábado 23, Kenji volvió a las 2:30 p.m. al penal. A su salida, se informó que el estado de salud de Fujimori se había agravado de un momento a otro. Las imágenes difundidas en los medios mostraron al menor de los Fujimori como copiloto de la ambulancia que trasladaba a su padre a la Clínica Centenario, en Pueblo Libre.

Al día siguiente de la vacancia fallida, Kenji Fujimori y el congresista José Palma volvieron a visitar a Fujimori al penal.

Según el cuaderno de visitas del INPE, la doctora Marilú Suárez Mayuri, de la Clínica Centenario, ingresó al penal para evaluar al interno ese sábado a las 5:25 p.m. y se retiró a las 6:00 p.m, junto con la ambulancia. Entre los papeles que utilizó para justificar el traslado de Fujimori, se encuentra un escrito firmado por ella en el que señala que el paciente presenta astenia (fatiga), somnolencia y presión arterial baja.

En los 35 minutos de la visita a Fujimori la especialista evaluó y recomendó su traslado inmediato. Hay un detalle, sin embargo, que no cuadra en las horas y deja interrogantes sueltas. La médico anotó de puño y letra que el diagnóstico se realizó a la 5:20 p.m., antes de que ingresara al recinto penitenciario. Para entonces ya todo parecía decidido.

DIAGNÓSTICO. A la izquierda, cuaderno de visitas del Penal Barbadillo. A la derecha, acta escrita por la doctora Marilú Suárez.

COMISIÓN DE GRACIAS Y EL INDULTO EN DOS DÍAS

Al día siguiente, el 24 de diciembre, víspera de Navidad, la Comisión de Gracias Presidenciales elevó su recomendación de indulto a Kuczynski. Apenas habían pasado dos días desde que tenían en su poder los documentos médicos completos (incluida el acta clave firmada por el médico de Fujimori y otros dos galenos, que finalmente sustentó el indulto).

El Jefe de Estado, a tres días de librarse de la vacancia, estampó su firma en la resolución que se publicó en una edición extraordinaria del diario oficial El Peruano.

Ojo-Publico.com determinó –tras acceder a las resoluciones de 19 gracias presidenciales otorgadas entre los años 2016 y 2017– que el indulto para Fujimori es el más rápido que ha otorgado este gobierno. El trámite para un indulto humanitario dura en promedio cuatro meses, e incluso en los casos más lentos, los reos Jan Rohlik y Luis Santillán Gonzalez, tuvieron que esperar entre 14 y 11 meses, respectivamente, para recuperar su libertad.

En el presente caso, el trámite pasó del penal Barbadillo a la Junta Médica Penitenciaria y de allí a la Comisión de Gracias Presidenciales y al despacho Presidencial en 13 días. Entre el 11 y el 24 de diciembre, el indulto a Alberto Fujimori se convirtió en el más rápido de este gobierno.

Síguenos

Recibe nuestros mejores reportajes, crónicas e investigaciones.