Actualidad

Biblioteca Nacional cancela campaña para recuperar libros robados

16 Jun 2017
A pocos días de la controversia que enfrentó a Perú y España por el Códex Trujillo, un valioso tomo de acuarelas coloniales subastado en Madrid, se conoce que la Biblioteca Nacional del Perú desactivó la exitosa campaña internacional que había logrado recuperar un centenar de tesoros bibliográficos robados. Mientras tanto, las denuncias contra funcionarios presuntamente involucrados en las pérdidas no muestran signos de progreso.

La Biblioteca Nacional del Perú (BNP) canceló de improviso la campaña “Se buscan libros perdidos” que en los últimos años se propuso recuperar los tesoros bibliográficos robados durante décadas del principal repositorio del país, y que contaba con el apoyo de escritores, científicos y diversas personalidades internacionales, incluyendo algunos premios Nobel.

La medida se adoptó en las últimas semanas, sin anuncio de por medio, y mientras continuan las investigaciones fiscales sobre varios de los llamados “casos emblemáticos”, una docena de procesos que apuntan a determinar las responsabilidades funcionales por la desaparición o el intento de robo de algunas valiosas piezas de los fondos de la BNP, entre ellas los manuscritos del Archivo Presidencial Andrés Avelino Cáceres.

CAMPAÑA. Meses antes, la BNP ofreció una muestra en que se presentaron valiosos impresos y manuscritos recuperado a raíz de la cruzada. / Audrey Cordova. 

La nueva gestión de la Biblioteca Nacional, a cargo del diplomático y escritor Alejandro Neyra, dispuso incluso el retiro del mural con todas las fotografías de los personajes del mundo del arte, la academia y la política que durante los últimos años manifestaron su apoyo a la campaña, uno de los pocos esfuerzos visibles del Estado para la recuperación de bienes perdidos del Patrimonio Cultural de la Nación.

El mural, que estaba ubicado en el hall principal de la sede de San Borja, mostraba a intelectuales como el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, el pintor Fernando de Szyszlo, la historiadora María Rostworowski, el psicoanalista Max Hernández, los arqueólogos Ruth Shady y Federico Kauffmann Doig, la historiadora del arte Natalia Majluf, y el antropólogo y peruanista Tom Zuidema, entre otras figuras esenciales de la cultura nacional.

En el grupo de adherentes también figuraban el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz y el ex vicepresidente estadounidense Al Gore.

La campaña también fue eliminada de las redes sociales creadas para ese fin y de la sección que tenía en la web institucional, y que además ofrecía información sobre los sellos y otros detalles necesarios para que cualquier ciudadano pueda identificar las piezas robadas que cada cierto tiempo aparecen fuera de la BNP.

OLVIDO. Las imágenes de los intelectuales, artistas y otras personalidades que apoyaban la cruzada fueron retiradas del hall principal en la sede de San Borja. 

"Han pasado más de cinco años de esa campaña. Han habido algunas recuperaciones, algunas entregas, pero creo que ha sido un tiempo relativamente amplio para ver los resultados", respondió Alejandro Neyra, Director Nacional de la BNP, a una consulta de Ojo-publico.com sobre la decisión de dar por terminada la iniciativa lanzada en septiembre del 2011, y que en su momento contó con el respaldo de hasta cuatro sucesivos ministros de Cultura. "Como nueva gestión quiero dar prioridad a otras cosas", explicó.

"Para mí, la prioridad es construir un Sistema Nacional de Bibliotecas que realmente funcione. Más allá de la campaña, entendida como algo publicitario, lo importante es posicionar algunos temas que me parecen relevantes para la discusión sobre lo que debe ser la Biblioteca Nacional en los próximos años".

Neyra negó que esta decisión vaya a repercutir en las investigaciones por las denuncias de robos que involucraban a personal de la BNP, algunas de las cuales siguen en curso en el Ministerio Público. 

El objetivo de “Se buscan libros perdidos”, según consta en los documentos de la BNP, era generar conciencia a nivel nacional e internacional sobre la importancia del patrimonio bibliográfico y documental peruano y sobre el impacto de los robos al interior de la Biblioteca Nacional en la memoria histórica del país.

Mientras estuvo en vigencia, la iniciativa permitió la recuperación de más de cien ejemplares, entre los que se cuenta libros y manuscritos de los siglos XVII, XVIII y XIX, que salieron de manera ilícita de la BNP en distintas épocas y que diversos ciudadanos devolvieron, en algunos casos de manera anónima, sensibilizados por la cruzada.

JOYA RECUPERADA. Una de las piezas más valiosas repatriadas en el marco de la campaña fue este mapa del Estrecho de Magallanes, del siglo XVIII. / Audrey Córdova.

El caso más relevante fue la recuperación de un manuscrito religioso del siglo XVIII que estuvo en la Biblioteca Nacional por lo menos hasta el 2001 y que diez años después fue redescubierto por un académico en una biblioteca de Washington, Estados Unidos. Tras las gestiones para la repatriación del documento, las autoridades de la anterior gestión de la BNP obtuvieron importantes indicios de que el robo se había producido con la aparente complicidad de trabajadores de la institución. El episodio acentuó las sospechas surgidas cuando operarios de limpieza descubrieron en la azotea del edificio antiguo de la biblioteca un lote de 4 mil documentos del Archivo Presidencial Cáceres, que debían estar en la bóveda. 

A pesar de que existen al menos doce casos de robo, mutilación y otros actos irregulares que fueron tipificados como presunto hurto agravado ante la fiscalía, el Director de la BNP, quien tiene un mes y medio en el cargo, descartó la idea de que se trate de una actividad organizada como se ha denunciado en repetidas ocasiones. "Quiero creer que alguien que ha trabajado tantos años en la Biblioteca no podría estar incurso realmente en mafias o en actividades delictivas", dijo Neyra, quien también negó que los últimos hechos alienten una sensación de impunidad entre los presuntos implicados. 

La cancelación de la campaña “Se buscan libros perdidos” se da a conocer pocos días después de que se produjera una ola de indignación nacional por la frustrada compra del Códex Trujillo, un valioso tomo con 136 acuarelas coloniales reunido por el obispo Martínez de Compañón, que estuvo a punto de ser adquirido por el Museo de Arte de Lima (MALI) en una subasta en Madrid hasta que el gobierno español ejerció su derecho de primera opción de compra y retuvo el material.

La postura del MALI motivó el respaldo de más de 50 expertos e intelectuales latinoamericanos e incluso la decisiva gestión del canciller Ricardo Luna durante una reunión del presidente Pedro Pablo Kuczynski con el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy. De acuerdo a un comunicado de la embajada peruana, en esa reunión el canciller Luna aseguró que se trataba de un tema "de la mayor sensibilidad para la sociedad peruana, porque era un bien patrimonial histórico y cultural que testimonia la identidad nacional".

 

[Actualización 5.09 pm]

Neyra niega cancelación de la campaña

Horas después de la publicación de Ojo-publico.com, el director de la Biblioteca Nacional, Alejandro Neyra, negó en declaraciones al diario Correo que hubiera ordenado la cancelación de la campaña "Se buscan libros perdidos", e insistió en que solo ha dispuesto un cambio de imagen de acuerdo a los objetivos de su gestión.

"Se han sacado los paneles porque yo creo que lo que queremos transmitir ahora, o sea, la prioridad de esta gestión es sobre todo trabajar en el sistema nacional de bibliotecas, en el reforzamiento de la red", insistió el diplomático y escritor, quien, aseguró que la campaña no se cancela, porque la recuperación es un trabajo permanente del Estado. 

Sin embargo, Neyra confirmó a ese medio impreso el retiro de la campaña también de las redes sociales establecidas para su difusión. La sección "Se buscan libros perdidos", con los distintivos de la cruzada e información específica para detectar ejemplares robados, tampoco aparece en la web institucional de la BNP. 

AFICHE. Esta era la presentación de la campaña, ahora eliminada de la web y de redes sociales por la nueva gestión.

__________

Foto principal: Audrey Cordova.

Síguenos

Recibe nuestros mejores reportajes, crónicas e investigaciones.