Confiep y Comex buscan alivios tributarios durante pandemia por el coronavirus

Los gremios que reúnen a las principales compañías del país enviaron cartas a la Sunat pidiendo flexibilidad en el pago de sus obligaciones, entre ellos, que se aplace el pago del Impuesto a la Renta y no se les fiscalice en la emergencia. Recientemente, la OCDE recomendó a los gobiernos que opten por aplicar medidas en favor de pequeñas empresas o de sectores más golpeados por la crisis.

Dos de los gremios que reúnen a las compañías más grandes del Perú, la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep) y la Sociedad de Comercio Exterior (Comex-Perú) han pedido al gobierno flexibilidad tributaria para sus asociados en el contexto de emergencia provocado por el Covid-19. Estas demandas fueron plasmadas en dos cartas enviadas el 17 y 18 de marzo al jefe de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat), Luis Vera Castillo, para “aliviar el impacto económico ante la situación que atraviesa nuestro país”.

Las misivas –a las que accedió OjoPúblico– dan cuenta de una reunión virtual sostenida el pasado martes 17 de marzo entre funcionarios de la Sunat y representantes de estos gremios. Por la Confiep participó su gerenta general, Patricia Teullet; y el abogado del Comité Regulatorio Tributario, Alex Córdova Arce; y por Comex Perú, su gerenta general, Jessica Luna; y el objetivo fue discutir la situación de sus empresas durante la cuarentena sanitaria. 

Esa misma tarde, el presidente de Comex Perú, Alfonso Bustamante Canny, envió la carta 10-2020/PRE al jefe de la Sunat para que sus demandas queden por escrito. “Queremos compartir una serie de propuestas que buscan asegurar que la empresa privada pueda seguir contribuyendo al bienestar económico del país, y en particular con los compromisos que tiene con sus trabajadores y proveedores”, se lee en el documento. La Confiep hizo lo mismo al día siguiente, en la misiva PRE-048/20 firmada por su presidenta, María Isabel León Klenke.

Supermercado
GANANCIAS. Los supermercados siguen generando ingresos durante el aislamiento obligatorio, pero los gremios empresariales quieren que se les brinde facilidades de pago a todas las compañías.
Foto: Andina.

En estas dos cartas se encuentran, en total, 31 medidas planteadas por estos gremios, que en su mayoría representan a exportadoras, aseguradoras, bancos, supermercados, desarrolladores inmobiliarios, constructoras, mineras, petroleras, pesqueras, laboratorios farmacéuticos, productores agrarios, y otros. 

 

Prorrogar el pago de Impuesto a la Renta

Los principales pedidos de Confiep y Comex Perú se centran en el tratamiento del Impuesto a la Renta, las más grande contribución anual que las empresas realizan al Estado en base a las ganancias que obtuvieron en el año. Un pago que están obligados a calcular y sustentar en la Declaración de Renta Anual desde enero y febrero, pues su vencimiento es a fines de marzo.

Antes de la reunión virtual, el 16 de marzo, la Sunat había publicado la resolución 055-2020 para ampliar el plazo de esta declaración de renta a favor de las micro y pequeñas empresas (Mypes), debido a las consecuencias económicas que están afrontando en la cuarentena actual y porque muchas de ellas no tienen capacidad para hacer los pagos vía remota. Sin embargo, la medida no se extendió a las 14 mil compañías que integran la lista de los llamados Principales Contribuyentes (Pricos) del país, que representan el 1% de las compañías que operan en el país, pero cuyos aportes de renta representan el 75% de todo lo que recauda el Estado.

"La Sunat autorizó la prórroga del Impuesto a la Renta para las micro y pequeñas empresas, pero gremios buscan que este beneficio se extienda a sus representadas".

Por ello, en su carta, la presidenta de la Confiep le pide al jefe de la Sunat que dicte medidas extraordinarias para que estas grandes empresas paguen sus impuestos con cargo a regularizar más adelante el monto real. Incluso, consideran viable cumplir con su obligación tributaria “sin presentar declaración jurada” o entregando informes sustitutorios. Cabe indicar, que en la normativa diseñada para apoyar a las Mypes no se contempla exonerarlas de la mencionada declaración, pues en este documento se sustentan los ingresos obtenidos y el porcentaje de tributos que tendrá que pagar.

“Se debe tener en consideración que no todas las empresas (ni siquiera las grandes) están preparadas para presentar las declaraciones juradas del Impuesto a la Renta de forma remota. Es importante mencionar que en el contexto que vivimos no se podrán celebrar las Juntas Generales de Accionistas ni de Directorio que aprueben los estados financieros que sirven de base para la presentación de la declaración anual”, dice León Klenke en su misiva.

Alva
REUNIONES. La ministra de Economía, María Antonieta Alva, ha avalado una serie de medidas para dar soporte económico a las micro y pequeñas empresas durante la crisis sanitaria, no a las grandes empresas.
Foto: PCM

Por su parte, el presidente de Comex Perú no solo planteó la “prórroga de la Declaración Jurada Anual del Impuesto a la Renta”, sino que todos los aplazamientos y/o suspensiones en los pagos y presentaciones de impuestos que ordene el Estado a favor de los pequeños contribuyentes incluya también a las grandes empresas. 

Este gremio agrupa a compañías de turismo, aseguradoras, aplicaciones de taxi y servicios delivery, operadores logísticos, mineras, manufacturas, pero también a otras compañías que tienen autorización para seguir operando en esta cuarentena, como supermercados, embotelladoras, telecomunicaciones y bancos.

El presidente de Comex también propuso aplazar dos o tres meses el pago de otros tributos, como el aporte del IGV, los pagos a cuenta del Impuesto a la Renta y el Impuesto Temporal a los Activos Netos (ITAN). Este último también pidieron suspenderlo hasta agosto del 2020. Su justificación es que las compañías requieren liquidez o dinero en caja chica para pagar planillas y proveedores, “de lo contrario tendrán que reducir personal o cerrar”. Sin embargo, dichos tributos se aportan dependiendo de las compras, ventas o transacciones que realicen las empresas en el periodo actual, y, a excepción del sector alimentos y otros que siguen en funcionamiento, estas serán bajas.

Carta de Comex Perú by Ojo-publico.com on Scribd

Marcel Ramírez, economista de la Escuela de Gestión Pública de la Universidad del Pacífico, considera que no es momento de favorecer a los grandes contribuyentes si las dificultades están golpeando con más fuerza a las pequeñas empresas y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) está gastando más de lo programado. 

“El MEF debe ir evaluando cómo se desempeñan los diferentes sectores económicos e ir haciendo cálculos para saber cuándo conviene ayudar y a quién. Por ahora debe ser cauto, pues buena parte de la recaudación proviene de este grupo de compañías y estamos hablando de tributos que corresponde a ingresos ya facturados el año pasado. Habrá una disminución de ingresos este año, sí, pero para todos”, añadió.

En efecto, la organización Tax Foundation –que concentra en Washington a expertos en materia fiscal– ha identificado 28 países de todo el mundo que están implementando medidas fiscales de emergencia ante el impacto del coronavirus, y la mayoría coincide en dar soporte a los ciudadanos y a las pequeñas empresas, ya que son considerados más vulnerables. Por ejemplo, Chile, el único país latinoamericano de la lista, acelerará el pago a las compañías proveedoras del Estado, a fin de tengan mayor liquidez; y ha postergado el Impuesto a la Renta y el cobro de multas a las Pymes.

 

Flexibilidad para todos

En entrevista con OjoPúblico, la gerenta general de Comex Perú, Jessica Luna, explicó que todos los gremios empresariales han pedido a la Sunat extender la flexibilidad tributaria para asegurar que las empresas no quiebren y generen despidos masivos. Sobre todo porque no todos los Principales Contribuyentes (Pricos) forman parte de grupos económicos o son multinacionales y no tienen un respaldo económico suficiente para afrontar la crisis. 

“Sin duda la prioridad es atender a las poblaciones vulnerables, pero hay empresas formales de todo tamaño. Tenemos el caso de una empresa de gas y una fábrica textil de unos 250 trabajadores que está parada, forman parte de los Pricos pero no son tan grandes y van a quebrar. De estas compañías estamos hablando, no de las más grandes”, añadió Luna.

-¿Y no sería mejor distinguir a las empresas que sí requieren un apoyo del Estado? Porque algunos grupos económicos tienen rubros de negocio que sí están operando

-La gran empresa que tiene posibilidad de financiarse a sí misma lo hará, pero no podemos retardar una medida tan importante por esta visión que tenemos de la viveza del empresario. Frenarlo por pensar que le van a sacar la vuelta a la norma puede tener un costo altísimo para nuestra economía (...) Se debe velar porque no se rompa la cadena de pagos, necesitan liquidez. No estamos salvando empresarios, estamos salvando gente; a la población que todavía vive en el sector formal. El Perú tiene recursos sólidos importantes y es momento de utilizarlos. 

Jessica Luna
GERENTA. Jessica Luna, gerenta general de Comex Perú, sostiene que el Estado tiene suficiente respaldo financiero como para ayudar a todos los Principales Contribuyentes (Pricos).
Foto: Andina.

Por su parte, el exministro de Economía, Alonso Segura, coincidió en que la Sunat debe diferenciar la situación financiera de los Principales Contribuyentes (Pricos) para evaluar aplazar el cumplimiento de su Declaración de Renta Anual, pues tampoco contarían con toda la documentación y personal necesarios para elaborarla.

“Estas compañías tienen mayor soporte que las Mypes, sí, pero no todas son grandes; y algunas como cadenas de hoteles y aerolíneas, por ejemplo, van a sentir un fuerte impacto y puede derivar en quiebras. No se puede desconocer esta realidad, por eso la Sunat tiene que hilar muy fino para diferenciar a las Pricos, incluso por grupos económicos y segmentos de mercado. Tampoco se puede justificar en todos los casos que se difiera el pago de impuestos, sabemos que la idea es darle liquidez a las empresas, pero dejar sin caja a la Sunat en los próximos meses no es viable; por eso, hay que analizar cada caso”, precisó.

Su propuesta fue escuchada, pues, al cierre de edición, la noche del martes 24, la Sunat publicó la Resolución de Superintendencia 061-2020 que extiende el cronograma de pago de renta anual (hasta la primera semana de julio) a un nuevo grupo de empresas: esta vez, a aquellas que registren ingresos máximos de S/21 millones (5 mil UIT). De acuerdo con la data de Perú Top, las compañías que lideran las ventas en el país pueden llegar a facturar entre 400 millones y 12 mil millones al año, por lo que estas siguen fuera del beneficio otorgado por la emergencia.

 

Fiscalización suspendida solo por emergencia

El resto de propuestas que la Confiep y Comex plantearon en sus cartas buscan congelar la acción de control, fiscalización y cobranza de la Sunat y del Tribunal Fiscal en procedimientos que ya están marcha. Además, que se señale de manera expresa la suspensión de los plazos en materia tributaria, incluso de las deudas que están en litigio o en fase prescripción. Es decir, que se paralicen los entes tributarios.

Sin embargo, las normas que el Ejecutivo publicó luego de la citada reunión virtual no calzaron con sus propuestas. El 18 de marzo la Superintendencia Nacional Adjunta de Tributos Internos de la Sunat emitió la resolución N° 008-2020-SUNAT/70000 que dispone “no sancionar administrativamente las infracciones en que incurran los deudores tributarios durante el Estado de Emergencia Nacional”, pero solo aplica a las infracciones cometidas o detectadas desde el 16 de marzo del 2020 en adelante. 

Sunat
FISCALIZACIÓN. La Sunat suspendió su facultad de sancionar los actos irregulares cometidos durante el Estado de Emergencia, mientras que el Ejecutivo suspendió los plazos administrativos en el sector público.
Foto: Andina.

Días después, el 21 de marzo, el Ejecutivo publicó el Decreto de Urgencia N° 029-2020 que suspende por un mes el cómputo de los plazos de los procedimientos administrativos y de cualquier índole en el sector público; una medida que abarca a todos los sectores y ciudadanos, no solo a las grandes empresas. 

La gerenta de Comex Perú se pronunció al respecto y consideró que las medidas de prórroga administrativa del Ejecutivo no han sido claras ni explícitas para el ámbito tributario. “La idea no es regalar plata, es darle un poco de aire a la empresa formal. Lo que se está pidiendo es prorrogar, no dejar de pagar, y el Perú tiene la espalda financiera para permitírselo”, añadió.

OjoPúblico también buscó la versión de la Confiep, a través de su equipo de prensa, pero no obtuvimos respuesta hasta el cierre de edición.

"La OCDE advierte la posibilidad de que algunas empresas quieren aprovecharse de este contexto para cometer actos de elusión o evasión fiscal".

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE), organismo que reúne a 36 países y tiene como objetivo coordinar políticas económicas y sociales responsables, acaba de emitir una guía para que los gobiernos sepan cómo actuar en manera tributaria en este contexto de pandemia. En el documento se recomienda a los gobiernos aplicar medidas para los sectores más afectados o que son cruciales para ayudar a mitigar los impactos de la crisis. 

“Puede ser para contribuyentes de un segmento particular o las pequeñas empresas que, en términos relativos, pueden sufrir más problemas de flujo de efectivo (...) Si optan por aplicar medidas a todos los contribuyentes, como particulares, autónomos, pymes y grandes empresas, tal enfoque puede ser más simple de operar y de comunicar, sin embargo, es posible que no sea tan eficaz para quienes más lo necesitan”, indicó dicho organismo.

La OCDE también advierte la posibilidad de que algunas empresas quieren aprovechar las rendijas normativas que dejan los gobiernos en situaciones de emergencia como esta para tratar de cometer actos de elusión o evasión fiscal. “Algunas medidas pueden ser particularmente vulnerables al fraude, por ejemplo, que se cree una nueva empresa con personal ficticio e intente conseguir apoyo del gobierno, que alguien busque deshacerse de los activos antes de que se puedan cobrar las deudas, o que los pagos diferidos del impuesto a la renta se desvíen en esquemas fraudulentos”.

Noticias Relacionadas