Lava JatoActualidad25 Abr 2019

Barata confirmó aporte de US$3 millones para la campaña de la exalcaldesa Susana Villarán

El exjefe de Odebrecht en Perú habló sobre los pagos a la campaña contra la revocatoria de la exburgomaestre de Lima; y sobre los sobornos para el exgobernador del Cusco, Jorge Acurio. También confirmó la existencia del ‘Club de la Construcción’ con la participación de Graña & Montero.
BAJO SOSPECHA. Jorge Barata aseguró que Odebrecht aportó US$3 millones a la campaña contra la revocatoria de Susana Villarán.
Andina

La constructora Odebrecht aportó de manera irregular US$3 millones a la campaña contra la revocatoria de la entonces alcaldesa Susana Villarán de la Puente (69), a través del exgerente general de la Municipalidad de Lima, José Miguel Castro Gutiérrez (45), según confirmó el exjefe de la compañía en Perú, Jorge Simoes Barata, durante el tercer día de interrogatorios ante el Equipo Especial del Caso Lava Jato en la ciudad de Curitiba.

El aporte a la campaña del ‘No’, según las declaraciones de Barata que trascendieron a la prensa, fue solicitado por Castro Gutiérrez, quien además requirió abrir una cuenta en la Banca Privada de Andorra (BPA) a nombre de la offshore Relton Holding SA. El beneficiario en los papeles de esta sociedad fue el exgerente de Seguridad Ciudadana de la Municipalidad de Lima, Gabriel Prado Ramos, de acuerdo a un informe de la Policía de Andorra.

Según el empresario brasileño, las cuentas en BPA no fueron utilizadas por demoras en el proceso de apertura. En ese sentido, el pago de los US$3 millones fue realizado directamente a Castro Gutiérrez en Brasil (US$2 millones) y en Perú (US$1 millón). Barata apuntó ante los fiscales peruanos Geovanna Mori Gómez y Germán Juárez Atoche que el exgerente municipal mostraba su disconformidad por la demora en la ejecución de los pagos irregulares.

Barata además confirmó el martes 23 de abril, según fuentes de Ojo-Publico.com con conocimiento directo del interrogatorio en Brasil, que recibió la llamada telefónica de Villarán de la Puente, quien le agradeció por el aporte de US$3 millones para la campaña contra la revocatoria.

Cusco, árbitros y un Club

En otro momento de esta mañana, Barata reconoció que Odebrecht pagó un total de US$3 millones a favor del exgobernador de Cusco, Jorge Acurio Tito, por la adjudicación de la obra Vía de Evitamiento de Cusco. El monto entregado, según explicó el exfuncionario brasileño, corresponde al 3% del costo de ejecución del proyecto y provino de la ‘Caja 2’, que era administrada por el Departamento de Operaciones Estructuradas.

PAGOS. El exgobernador de Cusco, Jorge Acurio Tito, recibió US$3 millones por la adjudicación de la obra Vía de Evitamiento de Cusco, según confirmó Jorge Barata.
Foto: Poder Judicial

El pago del soborno fue autorizado por Barata luego de que el gobierno regional de Acurio Tito rechazó la propuesta técnica presentada por Odebrecht para la ejecución de la vía. Según recuerda el exjefe de la constructora en Perú, Acurio solicitó el millonario pago al encargado del proyecto, Renato Bartoletti, a cambio de la adjudicación de la obra.

Barata también confirmó una serie de pagos irregulares al abogado Horacio Cánepa Torre, quien era el encargado de asegurar laudos arbitrales favorables a la constructora, según reveló un colaborador eficaz al Ministerio Público de Perú. Estas resoluciones eran emitidas por un tribunal arbitral ante una discrepancia entre la constructora y el Estado Peruano en la ejecución de una obra.

El exdirector de Odebrecht en Perú explicó que Cánepa recibía el 1% del monto reconocido en favor de la constructora por un laudo arbitral. Los pagos, según la versión de Barata, fueron realizados con fondos del Departamento de Operaciones Estructuradas de la compañía brasileña.

“Ronnie Loor Campoverde [representante de Odebrecht] (...) le mencionó a Cánepa que (...) si había algún árbitro que no quería fallar a favor de Odebrecht que le avisara, para él dar algún incentivo si así lo consideraba”, señalan documentos fiscales a los que tuvo acceso Ojo-Publico.com. Las pesquisas fiscales también incluyen al abogado Humberto Abanto Verástegui, quien estuvo presente esta tarde en el interrogatorio.

Barata, en otro momento de la jornada, confirmó la existencia del denominado Club de la Construcción por lo menos entre los años 2001 y 2012, que agrupaba entre 15 y 20 empresas sindicadas de coordinar la adjudicación de obras y el presunto pago de sobornos a diversos funcionarios dependientes del Ministerio de Transportes y Comunicaciones.

El ‘Club de la Construcción’ estuvo integrada, según recordó Barata ante el Equipo Especial para el Caso Lava Jato, por representantes de las compañías Graña y Montero, Obras de Ingeniería S.A. (Obrainsa), Cosapi, ICCGSA, Hidalgo e Hidalgo, Andrade Gutiérrez, Queiroz Galvao y OAS, entre otras. El exjefe de la división peruana aseguró que Odebrecht estaba representada en este Club por Renato Ribeiro Bartoletti y Raymundo Trindade Serra.