Sala del Poder06 Nov 2018

Laboratorios variaron entre 21% y 142% los precios de medicamentos importados contra el cáncer

Nuevo estudio de la Asociación Internacional para la Salud (AIS) y Oxfam compara los costos de nacionalización y de adquisición de 12 insumos oncológicos y muestra que el Estado pagó S/8 millones adicionales por ellos. Estudio también revela que, al ingresarlos al país, las farmacéuticas se ahorraron S/33,8 millones por la exoneración de impuestos.
BENEFICIADO. El 56% del costo total de estas importaciones se concentra en el fármaco Trastuzumab, que pertenece al laboratorio suizo Roche.
Roche.com.pe

Los últimos estudios para conocer el impacto de la exoneración de impuestos a los medicamentos contra el cáncer, VIH y diabetes se realizaron entre el 2010 y 2012. En esos años, el Ministerio de Salud y dos organizaciones civiles confirmaron que los precios no se redujeron a favor del paciente, en cambio, en el caso de los fármacos oncológicos, el margen de ganancias de  los laboratorios se incrementó hasta en un 64%.

Hoy, seis años después, la Asociación Internacional para la Salud (AIS) y Oxfam difunden una nueva investigación que revela cómo las farmacéuticas elevaron el costo de ciertos medicamentos oncológicos que ingresaron al país entre los años 2016 y 2017, luego de que el Estado los adquiriera para destinarlos a hospitales de Essalud, el Ministerio de Salud (Minsa) y la Policía.

El estudio tomó como muestra 12 tipos de medicamentos de alto costo (de los 124 productos biológicos y químicos que están exonerados) y analizó los precios con los que las farmacéuticas los registraron al ingresar a Aduanas. Este monto, conocido como precio CIF, incluye el margen de ganancia del proveedor, los costos de seguro y de transporte y la exoneración de impuestos que favorece a estos medicamentos desde hace 17 años.

Se comparó este valor de importación con el precio que terminó pagando el Estado y se halló que los costos de cada medicamento se elevaron entre 21% y 142%. De esta manera, cada ampolla contra el cáncer fue facturada al Estado entre S/360 y S/3.280, más caro que su valor original. En solo nueve fármacos, el Estado invirtió S/8 millones adicionales respecto al precio registrado en Aduanas.

Roberto López, coordinador de AIS, cuestionó la debilidad del Estado para exigir precios justos a las farmacéuticas. "Los medicamentos importados son productos terminados, que ya vienen en sus empaques, listos para ser distribuidos en los hospitales. A lo mucho necesitarán costear una cadena de frío durante su traslado, pero ello no se justifica una variación de precios tan impactante", señaló.

 

Los investigadores encontraron que entre el 2016 y 2017 el Estado invirtió unos S/33 millones para comprar 9 de los 12 medicamentos oncológicos escogidos como muestra. En el mismo periodo, las compañías farmacéuticas ingresaron al país 51.954 unidades de estos 12 fármacos, por un valor total de S/139 millones, y por esta importación se ahorraron unos S/34 millones en impuestos. Los principales beneficiados fueron las trasnacionales Roche, Lilly, Bristol, Johnson & Johnson, Merck y Boehringer.

Es decir, el Estado dejó de cobrar a los laboratorios casi la misma cantidad que gastó para comprarles a ellos mismos los medicamentos. "Los millones dejados de cobrar por la exoneración tributaria a 12 medicamentos equivale al costo del tratamiento para 1.116 mujeres con cáncer de cuello uterino o 950 con cáncer de mama en los estados más avanzados. Las exoneraciones no están funcionando y es momento que el Estado actúe", agregó López.

El 56% del costo total de estas importaciones se concentra en el fármaco Trastuzumab, que pertenece al laboratorio suizo Roche y se comercializa con la marca Herceptin a S/5.210 soles por dosis. El que sigue en la lista, con un 11%, es el fármaco Bevacizumab, también de Roche, y que se ofrece al público a S/1.419 por ampolla.

Como reveló Ojo-Publico.com, dos leyes aprobadas en el Congreso permiten que, desde hace 17 años, las empresas que importan y venden estos fármacos no paguen IGV ni aranceles, lo que ha significado una pérdida de S/648 millones en impuestos para el Estado. El 2011 se creó una comisión estatal para fiscalizar el correcto destino de las exoneraciones, pero sus informes no son públicos.

 

 

Autor: