Solapas principales

JNE proclama a Pedro Castillo como presidente electo del Perú en el bicentenario

La estrategia legal de Fuerza Popular por dilatar la proclamación de resultados, finalmente, llegó a su fin. A través de más de 1.300 recursos legales (principalmente nulidades por supuestas firmas falsas, impugnaciones y apelaciones) y alrededor de S/1 millón gastados en estos, el equipo de Keiko Fujimori intentó revertir la victoria de Pedro Castillo, de Perú Libre, alegando un supuesto “fraude” en mesa; aunque sin ninguna evidencia. Rechazados la totalidad de los recursos del fujimorismo, el Pleno del Jurado Nacional de Elecciones proclamó al noveno presidente del Perú desde la caída de la dictadura de Fujimori en el 2000.

ELECTO. Con una diferencia de más de 44 mil votos, Pedro Castillo de Perú Libre fue proclamado como el noveno presidente del Perú desde la caída de Alberto Fujimori.

ELECTO. Con una diferencia de más de 44 mil votos, Pedro Castillo de Perú Libre fue proclamado como el noveno presidente del Perú desde la caída de Alberto Fujimori.

Foto: OjoPúblico / Óscar Rosario

Luego de casi mes y medio (43 días) de realizada la segunda vuelta electoral ─debido a la estrategia legal de Fuerza Popular por dilatar la labor de las autoridades electorales─ el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) proclamó a Pedro Castillo Terrones, de Perú Libre, como ganador de las elecciones presidenciales del Bicentenario. De acuerdo al conteo final, y desestimados todos los recursos de nulidad presentados por el fujimorismo, el Presidente electo superó a Keiko Fujimori Higuchi por más de 44 mil votos a nivel nacional. 

La proclamación de resultados ocurre casi una semana antes del 28 de Julio, cuando Francisco Sagasti Hochhausler, mandatario del Gobierno de Transición y Emergencia, entregará la banda presidencial al nuevo Presidente del Congreso y este, a su vez, a Castillo Terrones. El acta con los resultados de estos comicios será publicada en el Diario El Peruano y remitida al Parlamento, como estipula la normativa electoral.

Pedro Castillo de Perú Libre superó a Keiko Fujimori de Fuerza Popular por más de 44 mil votos a nivel nacional.

A diferencia de estos comicios, las proclamas de resultados de las últimas dos décadas fueron realizadas, en promedio, un mes antes del cambio de mando. El 13 de junio del 2001, el JNE proclamó como ganador presidencial a Alejandro Toledo Manrique; mientras que el 15 de junio del 2006, lo mismo ocurrió con Alan García Pérez. El 23 de junio del 2011, Ollanta Humala Tasso fue proclamado como ganador, mientras que el 28 de junio del 2016, se dio como ganadora a la plancha presidencial de Pedro Pablo Kuczynski.

Las elecciones del Bicentenario, precisamente, se diferenciaron por los intentos legales de Fuerza Popular para, primero, intentar revertir los resultados que daban la victoria a Castillo Terrones, y luego, para dilatar su proclamación final. En total, Fuerza Popular y sus aliados presentaron 945 recursos de nulidad, 370 apelaciones, y cinco impugnaciones contra las actas de proclamación de resultados de cada Jurado Electoral Especial (JEE); así como recursos de amparo y de habeas data ante el Poder Judicial.

Para la presentación de los recursos de nulidad, apelaciones e impugnaciones, Fuerza Popular tuvo que gastar alrededor de S/1 millón, debido a los costos establecidos por ley. Entre los financistas de estos recursos, OjoPúblico identificó a empresarios del sector de juegos de azar y abogados vinculados al fujimorismo. A la fecha, el Equipo Especial Lava Jato investiga estos aportes como una presunta modalidad de lavado de activos, debido a que el partido de Fujimori Higuchi está comprendido en una acusación por crimen organizado.

 

Fotografía de la audiencia pública de proclamación de resultados.
PROCLAMACIÓN. A través de una audiencia pública, el Jurado Nacional de Elecciones anunció los resultados finales de las elecciones del Bicentenario.
Foto: Jurado Nacional de Elecciones

 

A esta estrategia legal se sumaron políticos, como el excandidato Rafael López Aliaga, y comunicadores de Willax Televisión, como Phillip Butters, quienes difundieron mensajes sin pruebas sobre un supuesto fraude electoral, y convocatorias a desconocer el conteo oficial. Hoy, ambos ciudadanos junto al conductor de televisión Beto Ortiz y el gerente general de Willax, Enrique Luna Victoria, son investigados en la Fiscalía por el presunto delito de conspiración para sedición y grave perturbación de la tranquilidad pública.

Las autoridades electorales y ministeriales, así como periodistas, han sido víctimas de actos de hostigamiento y agresiones por parte de grupos ciudadanos que alegaban fraude electoral. El Presidente del JNE, Jorge Salas Arenas, y el jefe de la ONPE, Piero Corvetto, fueron acosados con plantones en sus hogares familiares. La semana pasada, el automóvil oficial del ministro de Salud, Óscar Ugarte, fue apedreado por fujimoristas, mientras que periodistas de diferentes medios fueron golpeados por los manifestantes de Fuerza Popular. 

En este contexto, Castillo Terrones tendrá una semana para realizar la transferencia de poder oficial con el Gobierno de Sagasti Hochhausler. A la fecha, aún no se conocen quiénes serán los integrantes del Consejo de ministros del Presidente Castillo. Las carteras de Economía y Salud son las que generan mayores expectativas, pues la transición se realiza en el marco de la crisis económica generada por la pandemia, y el proceso de vacunación contra la Covid-19 que ha iniciado el Gobierno de Transición y Emergencia. 

 

Cronología de una oposición fujimorista

La noche del 6 de junio, fecha en que se llevó a cabo la segunda vuelta presidencial, el boca de urna de Ipsos Opinión y Mercado (ninguna otra empresa realizó este tipo de sondeo para esas elecciones) dio un empate técnico entre Fujimori Higuchi y Castillo Terrones, pero con una ligera ventaja de 0,6% para la candidata de Fuerza Popular. Horas después, el conteo rápido de Ipsos ─una metodología con mayor precisión─ presentó un panorama diferente: el postulante de Perú Libre lideraba los resultados con 0,4% de ventaja.

A las 11 de la noche del 6 de junio, la ONPE emitió su primer avance de resultados al 42% de actas contabilizadas. En este primer reporte, el conteo ubicaba en primer lugar a Fujimori Higuchi, debido a que la autoridad electoral inició el procesamiento de los centros de votación más cercanos a Lima, bastión de Fuerza Popular en la segunda vuelta. El día siguiente, mientras llegaban los votos de zonas rurales y más alejadas de la capital, Castillo Terrones pasó a liderar el conteo oficial y a ampliar su distancia.

Fuerza Popular presentó más de 1.300 recursos legales y gastó alrededor de S/1 millón en su estrategia legal.

En ese contexto, el 7 de junio, Fujimori Higuchi y sus candidatos a la vicepresidencia, Luis Galarreta y Patricia Juárez, convocaron una conferencia de prensa donde acusaron "una serie de irregularidades" y "fraude en mesa". En dicha actividad pública, Fuerza Popular difundió datos que fueron desmentidos por el equipo de verificación de OjoPúblico, y convocó a que la ciudadanía envíe pruebas de las presuntas irregularidades. Esta convocatoria fue difundida por Willax Televisión, y aliados políticos como López Aliaga.

El hostigamiento contra las autoridades se inició luego de esta conferencia de prensa. El 9 de junio, Salas Arenas hizo público que un grupo de personas habían asistido a las afueras de su hogar, en horas de la noche, hasta en tres oportunidades para lanzar insultos en su contra. A esto se sumaron celebridades de la farándula limeña que difundían marchas en el Campo de Marte (donde participaron congresistas electos de Fuerza Popular) y plantones frente a la sede del Comando Conjunto de las Fuerza Armadas, para solicitarle que "ponga orden".

En esa fecha, OjoPúblico además confirmó que abogados de firmas legales ─entre ellas Rodrigo, Elías & Medrano, Miranda & Amado y Rubio, Leguía & Normand─ iniciaron la revisión de actas para presentar nulidades de manera sistemática. El equipo legal de Fuerza Popular, finalmente, ingresó un total de 945 recursos de nulidad con miras a revertir los resultados electorales. Las denuncias incluían la presunta falsificación de decenas de firmas de miembros de mesa, que fueron desmentidas por las supuestas víctimas.

 

Conferencia de prensa de Keiko Fujimori
ESTRATEGIA. El 7 de julio, Keiko Fujimori anunció su estrategia legal para intentar revertir el resultado de la ONPE, a través de recursos de nulidad.
Foto: OjoPúblico

 

El 18 de junio, los JEE rechazaron el 100% de estas nulidades. Ante esta situación, Fuerza Popular tomó dos rutas. Por un lado, ingresó 270 apelaciones contra las decisiones de primera instancia; y, por el otro, inició acciones legales ante el Poder Judicial. La personera legal Milagros Takayama presentó un habeas data para insistir en la entrega de la lista de electores por la ONPE, a pesar de que tiene datos personales protegidos por ley. El expresidente de la Corte Suprema, Javier Villa Stein, ingresó un recurso de amparo para que la segunda vuelta sea declarada nula, aunque este fue rechazado.

Las audiencias pública del JNE para revisar las apelaciones de Fuerza Popular iniciaron el 23 de junio, y rápidamente quedó claro el camino que iba a tomar la mayoría de magistrados del Pleno de la autoridad electoral: Salas Arenas, Jorge Rodríguez Vélez y Jovian Sanjinez Salazar denegarían los recursos del fujimorismo por falta de pruebas; mientras que Luis Arce Córdova, representante del Ministerio Público e investigado por el caso Cuellos Blancos del Puerto, votaría en minoría por apoyar las apelaciones de Fujimori Higuchi.

Ante este escenario, la noche del 23 de junio, el magistrado Arce Córdova envió una carta al Pleno del JNE con su “declinación irrevocable”. Dicha acción provocó la suspensión de las audiencias hasta el 28 del mismo mes, fecha en que se incorporó su suplente, el fiscal Víctor Rodríguez Monteza. De las 270 apelaciones, 30 fueron denegadas por mayoría en audiencias públicas; mientras que las restantes fueron resueltas a través del portal oficial del JNE. El 12 de julio, esta instancia rechazó la totalidad de los recursos de Fuerza Popular.

Pedro Castillo es el noveno presidente del Perú desde la caída del régimen de Alberto Fujimori.

La última etapa de la estrategia de Fuerza Popular para retrasar la proclamación se consumó el viernes de la semana pasada. Luego que las apelaciones fueron resueltas, cada JEE realizó la proclama de resultados para sus respectivas jurisdicciones. La normativa señalaba que se podía realizar una última impugnación a estas actas, solo por motivos numéricos. Aún así, el 16 de julio, al límite de vencerse el plazo legal, el fujimorismo ingresó nulidades contra la proclamación de los JEE de San Román, Chota, Huancavelica, Huamanga y Cajamarca.

En entrevista con Jaime Chincha en RPP, el abogado Julio Castiglioni, quien integró la defensa legal de Fuerza Popular, reconoció que una eventual nulidad de dichas proclamas no variaría el resultado final de las elecciones. Al ser consultado sobre la demora que generaban estos recursos legales, Castiglioni respondió que “no es mi tema”. Los cinco JEE adecuaron las nulidades como apelaciones, y las elevaron al JNE. La mañana del 19 de junio, finalmente, dicha autoridad rechazó estos recursos, y Salas Arenas recomendó que el Colegio de Abogados inicie acciones contra la personera de Fuerza Popular.

En audiencia pública, el JNE proclamó como ganador a Castillo Terrones y a su vicepresidenta Dina Boluarte, quienes liderarán el Poder Ejecutivo durante el Bicentenario del Perú. La entrega de credenciales se realizará en una ceremonia adicional, que está programada para los próximos días, y sobre la cuál el JNE está tomando las medidas preventivas ante los anuncios de convocatorias violentas para desconocer los resultados. El 28 de julio, por último, asumirá el noveno presidente desde el retorno de la Democracia.

Noticias Relacionadas