Edición Regional

Detectan irregularidades en Aidesep con el manejo de sus fondos luego del 'Baguazo'

10 Ago 2016
Una auditoría realizada a las finanzas de la principal organización indígena del Perú revela irregularidades en el uso de más de US$130 mil de fondos privados de la cooperación internacional. Documentos -a los que Ojo-Publico.com tuvo acceso- muestran que los hechos se registraron durante las gestiones de Alberto Pizango, luego del llamado 'Baguazo' en el 2009.

La principal organización indígena del Perú, la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), está involucrada en un caso de malversación de fondos de la cooperación internacional. Las irregularidades se conocieron luego de que una auditoría interna detectara el desvío de por lo menos US$130 mil hacia cuentas personales de directivos de dicha organización.

La actual junta directiva de la Aidesep -en una carta oficial enviada a sus cooperantes el pasado 15 de julio del 2016- aceptó la existencia de irregularidades financieras (aunque no detallan los montos por cada uno de los donantes afectados) en la administración de los fondos entregados por la Agencia de Desarrollo y Cooperación de Noruega (Norad), la Fundación Ford, la organización Pan para el Mundo y en menor medida, Rainforest Foundation Norwey (RFN).

Según la carta, a la que accedió Ojo-Publico.com, las irregularidades ocurrieron durante la gestión de Alberto Pizango Chota, presidente de la Aidesep entre los años 2006 y 2014. Precisamente, después del llamado 'Baguazo', enfrentamiento que dejó 33 personas fallecidas en la localidad de Bagua, el 5 de junio del 2009. El documento, además de responsabilizar a Pizango, también señala responsabilidades en Henderson Rengifo Hualinga, extesorero de la gestión investigada y hoy presidente de Aidesep; así como a Agoustina Mayán, exadministradora de la organización indígena en la citada época.

Mayán, al ser entrevistada por Ojo-Publico.com, sostuvo que todos los hechos se realizaron con el consentimiento de Pizango: "Luego de las lamentables muertes [del Baguazo] muchas cosas pasaron. Hubo muchos hermanos presos, líderes perseguidos, ataques y no había presupuesto para eso. Todo lo que se hizo fue con el consentimiento y conocimiento de los directivos", dice la exadministradora de Aidesep, señalada como una de las responsables de transferir los fondos de la organización internacional a su cuenta personal.

En la misiva, la actual junta directiva acepta que "las funciones dirigenciales de controles administrativos no fueron cumplidas en ciertos casos por el expresidente [Alberto Pizango] y por su extesorero [Henderson Rengifo]". A pesar de los hallazgos de la auditoría, los actuales dirigentes han dicho que no presentarán denuncias penales, y que solo aplicarán sanciones internas en el marco de la justicia indígena. Han pedido que no sean elegidos en cargos públicos o dirigenciales y que "devuelvan lo adeudado".

Es una "forma de justicia indígena interna, ante el fracaso y politización de la justicia penal o civil en el país", dice la carta.

TRES PERIODOS. Pizango presidió Aidesep durante ocho años. /Servindi.

ALBERTO PIZANGO AUDITADO

El principal involucrado, Segundo Alberto Pizango Chota (51), es uno de los líderes más importantes del movimiento indígena amazónico, pero también uno de los más cuestionados. Originario de la etnia shawi, en la región Amazonas, estudió educación en la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana, fue dirigente de la Organización Regional de los Pueblos Indígenas de San Lorenzo-Loreto (Corpi), y el 2006 fue elegido por primera vez presidente de la Aidesep.

Pizango fue reelegido dos veces y su trayectoria en esta organización se extendió hasta el 2014. Durante el 2009 participó activamente en las protestas contra los decretos legislativos que originaron el denominado 'Baguazo'. En ese momento, el Ministerio Público lo acusó de ser el responsable intelectual de los trágicos sucesos de Bagua y semanas después el dirigente buscó asilo político en Nicaragua, bajo la presidencia de Daniel Ortega.

Yo creo que esa carta ha sido enviada para quedar bien con la cooperación, porque a mí internamente me han pedido disculpas, dice la exadministradora de la Aidesep.

Diferentes acciones del dirigente han sido duramente cuestionadas y denunciadas por organizaciones indígenas regionales. En diciembre del 2012, un grupo de dirigentes lo denunció por suscribir un convenio de US$73 mil con la empresa brasileña de hidrocarburos Petrobras. 

El expresidente de la Aidesep ha intentando ocupar cargos públicos en dos ocasiones. El 2002 postuló a la alcaldía distrital de Balsa Puerto por la agrupación Movimiento Independiente Integracionista Alto Amazonas; luego, el 2014, al mismo cargo por Fuerza Loretana, la agrupación política que lideraba el expresidente regional de Loreto acusado de actos de corrupción, Iván Vásquez. Actualmente Pizango es militante de esta agrupación.

Ojo-publico.com intentó comunicarse con Alberto Pizango, pero no hubo respuesta hasta el cierre de este artículo. Su hijo, Plinio Pizango solo informó que ambos tomarán medidas legales contra las personas que quieran involucrarlos en malos manejos financieros.

Otro de los responsables de las irregularidades financieras reportadas es Henderson Rengifo, originario del pueblo Achuar, y dirigente cercano a Pizango. Fue su tesorero en dos periodos directivos (2009-2014) y su compañero político: el 2009 adquirió en la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) el kit electoral para recolectar firmas e inscribir el partido político Alianza para la Alternativa de la Humanidad (APHU), que lideraba Pizango. En diciembre del 2014 Rengifo postuló a la presidencia de la Aidesep y fue elegido para el periodo 2015-2017.

TESORERO Y PRESIDENTE. Henderson Rengifo, actual presidente de Aidesep y ex tesorero en dos periodos de Alberto Pizango. / Servindi.

INVESTIGACIONES PENDIENTES

En la carta, enviada por la Aidesep a los cooperantes, se menciona que hay "otras cuentas por rendir por parte de otros ex dirigentes" (no mencionan los nombres) y exasesores como Plinio Pizango (hijo de Alberto Pizango), y señala que estos montos han sido reconocidos como deudas y que existe el compromiso de devolución".

Consultado sobre esta denuncia, Plinio Pizango rechazó las acusaciones e indicó que nunca había manejado fondos de la Aidesep y que solo desempeñó labores en calidad de asesor. "He enviado una carta notarial para que la actual junta directiva se retracte de esas acusaciones. Yo he brindado mi testimonio a la auditora", sostuvo. El hijo de Pizango dijo que él confió su talonario de recibo por honorarios a la anterior administradora de la Aidesep, Agoustina Mayán, y que ella los usó y cobró sin su consentimiento. 

"Todo esto yo lo he aclarado a la auditora, por eso no entiendo porque la carta me menciona", dice Plinio Pizango, y aribuye esta denuncia a las disputas políticas al interior de la organización.

La actual junta directiva de Aidesep ha decidido no denunciar las irregularidades encontrados en la auditoría durante la gestión de Pizango.

A quién la carta en mención sí atribuye responsabilidades detalladas es a la exadministradora Agoustina Mayán. "[Ella] aprovechó situaciones de crisis y emergencia en defensa de derechos indígenas, que la llevó a delegar funciones y reducir controles administrativos para encubrir la transferencia de fondos a su cuenta personal y dejar sin aclarar el destino de más de 400 mil soles [unos US$130 mil]", se lee en el documento.

Agoustina Mayán -contadora de profesión- rechazó los cargos en entrevista con Ojo-Publico.com y dijo que todos los pagos y transferencias se hicieron con autorización de la junta directiva liderada por Alberto Pizango. "Luego del Baguazo vinieron momentos muy duros. Yo lamento decir esto, pero yo creo que esa carta ha sido enviada para quedar bien con la cooperación, porque a mí internamente me han pedido disculpas por mencionar mi nombre", dice Mayán, también presidenta de Odecofroc (Organización de Desarrollo de las Comunidades Fronterizas del Cenepa, en Amazonas).

La actual junta directiva de Aidesep ha decidido no denunciar las irregularidades encontradas en la auditoría durante la gestión de Pizango y en la que el actual presidente oficiaba de tesorero. "Se hizo las investigaciones, se saben las irregularidades, se conocen las cifras, sus responsables y se dieron las sanciones", se lee en el documento enviado. Uno de los donantes, Rainforest Foundation Norwey, pidió al auditor de la Aidesep que siga investigando y recogiendo los testimonios de los involucrados que hasta el momento no han querido declarar.

Al cierre de edición, Javier Ciurlizza, representante de la Fundación Ford para la región andina, dijo a Ojo-Publico.com que están informados de los resultados y de todos los detalles de la auditoría independiente realizada a Aidesep y que están evaluando las medidas institucionales que tomarán frente a las irregularidades detectadas.

Aidesep es una organización nacional creada el 27 de mayo de 1985 y funciona como una organización civil sin fines de lucro. Actualmente agrupa a 65 federaciones que representan a alrededor de 1.809 comunidades. Las conclusiones de la auditoría ha puesto en evidencia también las pugnas políticas internas al interior de una de las organizaciones indígenas más importantes de la Amazonía. 

 

Síguenos

Recibe nuestros mejores reportajes, crónicas e investigaciones.