José Antonio Chang Escobedo, rector de la Universidad San Martín de Porres

Universidad San Martín pagó S/106 millones a rector Chang y a otros funcionarios de su gestión

José Antonio Chang Escobedo, rector de la Universidad San Martín de Porres

Foto: USMP.

En base a una investigación de la Sunedu y los estados financieros de la USMP, Ojo-Publico.com estableció que una planilla de altos funcionarios de dicho centro de estudios recibió un pago por “compensación para la administración clave” mientras ejercían cargos académicos y dirigían empresas vinculadas, entre ellas un club de fútbol, una aerolínea comercial y un hotel de lujo.

29 Septiembre, 2019

José Antonio Chang Escobedo (61), primer ministro y ministro de Educación en el gobierno del fallecido expresidente Alan García, fue uno de los integrantes de la planilla de personal directivo de la Universidad Particular San Martín de Porres (USMP) que recibió S/106 millones de dicha entidad por concepto de “compensación a la administración clave” entre 2013 y 2017. Esto ocurrió en la misma época en la que ejercía como rector de ese centro de estudios y funcionario de compañías vinculas del rubro aerocomercial, editorial y futbolístico, y en simultáneo a periodos en los que la universidad declaró pérdidas como resultado de sus actividades educativas.

Ojo-Publico.com –tras acceder al informe de 44 páginas que detalla la investigación realizada por la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) contra la USMP– estableció que Chang junto con autoridades del Consejo Directivo, Consejo Universitario y los jefes de administración de la universidad recibieron los S/106 millones por el llamado concepto de “compensación”.

Según la investigación de la Sunedu, la USMP –una organización sin fines de lucro que tiene 14 sedes y más de 30 mil alumnos matriculados– hizo préstamos e inversiones a siete empresas vinculadas (el club Deportivo San Martín, la aerolínea LC Burse y el Tambo Hotel, entre otras) y a un fondo de inversión en el paraíso fiscal de Malta entre 2013 y 2018, los cuales acumularon un daño directo de S/293 millones a las cuentas de la universidad. Casi en ese lapso, y bajo la denominada “compensación a la administración clave”, Chang y los integrantes de los citados organismos universitarios recibieron los S/106 millones.

Cuando la Sunedu investigó a los beneficiados por la “compensación” –concepto que aparece en el apartado “saldos y transacciones con partes relacionadas” de los estados financieros separados de la USMP– pidió detalles para conocer a quiénes se les pagó y cuánto. El centro de estudios, según el informe de la Sunedu, respondió que “dicho concepto estaba referido a las remuneraciones a sus altos funcionarios como el Rector, Vicerrector académico, Decanos”, pero se negó a dar más precisiones bajo el pretexto de que “no contribuía al esclarecimiento de los hechos imputados y constituían datos personales que solo podían proporcionar con la autorización de sus titulares”.

Sunedu

SUNEDU. Organismo de fiscalización superior multó a la Universidad San Martín de Porres con  S/8.6 millones y pidió la vacancia de José Antonio Chang Escobedo.
Foto: Andina.

Al cierre de edición, Ojo-Publico.com le hizo la misma pregunta de la Sunedu a Víctor Bolaños, representante legal de la USMP desde hace 25 años. El abogado confirmó la compensación de S/106 millones a Chang y a los funcionarios de los órganos citados de la universidad, pero dijo desconocer el detalle, número exacto de personas e identidad de las mismas que se beneficiaron con aquel monto de dinero. “No acaba con el rector, vice rector y decanos, son más autoridades... ¿Cuántos son exactamente? No sabría precisarle”, dijo el letrado cuando insistimos.

 

Sunat investigará presunta defraudación tributaria en la San Martín

Para la Sunedu, el tema de la “compensación” se suma a un conjunto de indicios que apuntan a que la USMP –que llegó a tener ingresos superiores a los S/ 400 millones desde el 2014 en adelante– participó en un esquema de “distribución directa o indirecta de rentas” o un acto de administración fraudulenta de personas jurídicas (uso del patrimonio de una empresa en provecho propio). Por tal motivo, envió el caso a la Superintendencia Nacional de Aduanas y Administración Tributaria (Sunat), que tiene la facultad de establecer la violación de la Ley de Impuesto a la Renta y denunciar a los involucrados por defraudación tributaria sancionada hasta con cuatro años de prisión según el Código Penal. 

Otro de los indicios de la Sunedu fue que la USMP “utilizó sus activos en operaciones en las que –lejos de garantizar su recuperación y rentabilidad para fines universitarios– arriesgó su pérdida de manera sistemática y continua”. De esta manera, el centro de estudios violó la Ley Universitaria que obliga a entidades sin fines de lucro como la USMP, a reinvertir sus excedentes exclusivamente en actividades que promuevan la calidad educativa (fondos de investigación, becas, capacitación de los docentes, mejora de la infraestructura y otros beneficios para la comunidad universitaria).

"La USMP utilizó sus activos en operaciones en las que arriesgó su pérdida de manera sistemática y continua"

Según la Ley del Impuesto a la Renta, las asociaciones sin fines de lucro del sector educativo como la USMP están exentas del pago de impuesto a la renta sí reinvierten sus rentas dentro de este rubro y no las distribuyen directa o indirectamente entre sus asociados o partes vinculadas. En tanto, la Ley Universitaria N° 30220 exige a las universidades asociativas –como se las denomina en el medio– a reinvertir sus excedentes solo para fines universitarios. La infracción se sanciona con una multa de hasta el 8% de los ingresos brutos anuales o de su presupuesto institucional y/o con la cancelación de la licencia de funcionamiento.

Estados Financieros y documentos de Sunedu

DOCUMENTOS.Los estados financieros de la Universidad San Martín de Porres (Izq.) y el informe de la Sunedu revelan pago por "compensación a la administración clave" por S/106 millones a una planilla de altos funcionarios del centro de estudios.
Capturas: EE.FF. (USMP) / Informe Sunedu.

El centro de estudios dirigido por Chang no pudo documentar ante la Sunedu el fin educativo de las operaciones financieras realizadas y detectadas en el marco de la investigación. El organismo de fiscalización de la educación superior además consideró que los informes presentados por la USMP no contenían un “respaldo material u objetivo que acredite que, de manera previa a la creación de las empresas o realización de operaciones, se hubieran determinado los fines educativos que se cumplirían”.

Por ello, la Sunedu, sancionó a la USMP con una multa total de S/8.6 millones y pidió iniciar un proceso de vacancia contra Chang, dejando el accionar en el ámbito administrativo para la Sunat y el penal para el Ministerio Público. Al cierre de la edición se esperaba que el órgano supervisor de la educación superior confirmara su fallo, luego de la apelación de la universidad, con lo cual el exministro de García deberá dejar el cargo en un plazo máximo de 30 días. Este panorama prometer causar un terremoto en toda la comunidad de instituciones del rubro. Sin embargo, esta no es la primera vez que dicho rector se ve involucrado en el epicentro de una investigación de este tipo.

"Sunedu multó con S/8.6 millones a la USMP y pidió la inmediata vacancia del exministro de Alan García"

El 2001, durante el gobierno de Alejandro Toledo, una subcomisión investigadora del Congreso concluyó que Chang accedió al cargo de rector vulnerando la Ley Universitaria de la época; mientras que el 2014 otra comisión del mismo Parlamento, ya en el periodo de Ollanta Humala, recomendó acusarlo por enriquecimiento ilícito en el contexto de las pesquisas contra Alan García y otros 14 exaltos funcionarios de su gobierno. Aquella denuncia sirvió para que el Ministerio Público inicie sus propias pesquisas en el ámbito penal contra los acusados, entre los que se incluyó al hoy rector de la USMP.

 

Chang, el responsable de las irregularidades en la USMP

Sunedu señaló a Chang como el principal responsable de la gestión económica de la USMP ya que “permitió un incumplimiento sostenido de las disposiciones contenidas en el Estatuto y en la Ley Universitaria respecto a la disposición de activos para fines universitarios”. Según dicho ente, los desembolsos a las vinculadas se pactaron de manera verbal, sin precisar quién las autorizó, quiénes serían los beneficiarios ni la finalidad educativa que cumplirían. “No pactó garantías, intereses ni ningún otro mecanismo que garantice el retorno de la inversión”, dice la resolución sancionatoria.

USMP

USMP.José Antonio Chang fue rector de este centro de estudios entre 1996 y el 2006, luego asumió diferentes cargos ministeriales en el gobierno de Alan García. El 2011 volvió al mismo cargo en la universidad.
Foto: Andina.

A partir del retorno de Chang al rectorado, en marzo de 2011, la USMP, que hasta entonces solo tenía tres empresas en su grupo económico (el Club Deportivo Universidad de San Martín de Porres, el colegio Rita Castro Ramos y la empresa D’Martín Viajes), duplicó este número en menos de dos años. El exministro de Educación no solo permitió la salida de millones de soles para adquirir estas empresas, sino también autorizó préstamos para mantenerlas a flote.

Por ejemplo, en febrero de 2010, la USMP entró al rubro hotelero con la adquisición de Thunderbird Hotels Pardo en una operación que se acordó en US$8.4 millones. Un año después, el 8 de marzo de 2011, la universidad constituyó la subsidiaria Tambo Hotel Restaurante S.A.C mediante un aporte de capital de S/. 1.7 millones. La USMP cedió a esta empresa la gestión del hotel e inició sus operaciones el 1 de julio de 2011, ya con Chang en el rectorado del centro de estudios.

Tambo Hotel operó en una situación de déficit constante, con excepción del 2014. A pesar de ello, la USMP realizó en ese periodo inversiones acumuladas por S/. 11.7 millones y otorgó préstamos a favor de dicha empresa por S/. 5 millones. Sunedu pudo determinar que aquellos préstamos fueron destinados al pago de proveedores, remuneraciones y del arriendo del edificio que la empresa debía cumplir con la universidad. A raíz de las deudas acumuladas, en junio de 2018, la USMP puso en venta el inmueble y acordó la disolución y liquidación de Tambo Hotel.

La inversión más grande y publicitada fue la compra de la aerolínea LC Busre. En 2011, la USMP desembolsó US$2.2 millones en la compra de acciones de clase A de la aerolínea y tomó el control del 50% de la empresa. Según sus estados financieros, en 2012 y 2015, la universidad adquirió un nuevo lote de estas acciones aumentando su control hasta el 94.35%. Adquirió también acciones clase B, que no otorgan voto, pero sí dividendos preferenciales al poseedor. El monto total de la inversión fue de S/. 123 millones.

Sin embargo, el 2015 fue también el año en el cual la aerolínea empezó su descenso. En agosto, LC Busre celebró un contrato de arrendamiento de dos aeronaves con la empresa Aircraft Solutions Lux XI S.A.R.L, en el cual la USMP se ofreció como garante. En diciembre del 2016, la arrendataria canceló el contrato aduciendo que LC Busre, además de incumplir el pago de sus obligaciones, había reemplazado y removido componentes de uno de los aviones para instalarlos en el otro, poniendo en riesgo su funcionamiento, práctica conocida como “canibalización” en el medio aeronáutico.

LC. Busre

NEGOCIO AÉREO.En 2011, la USMP pagó US$2.2 millones por la compra de acciones de la aerolínea LC Busre y logró acceder al control del 50% de la empresa.
Foto: Andina.

Aircraft Solutions (a través del banco Wells Fargo Bank) inició una demanda contra LC Busre ante el Indecopi. En octubre de 2018, el órgano de defensa del consumidor falló contra la aerolínea y exigió que paguen una deuda de US$5.7 millones. LC Busre fue declarada insolvente, dando inicio a un proceso concursal. Para entonces, la universidad figuraba como el acreedor solidario en créditos que la aerolínea había pedido a distintas entidades, los mismos que sumaban US$7.1 millones y S/ 343 mil. En diciembre, Aircraft Solutions demandó a la USMP ante el 26 Juzgado Civil de Lima por el pago de las deudas en las que se prestó de garante.

El Club Deportivo Universidad San Martín de Porres S.A., equipo que juega en la primera división de futbol, fue el más beneficiado de las vinculadas. El club operó a perdida entre 2013 y 2018, y a pesar de tener una deuda de S/13 millones al inicio del periodo, la USMP decidió aumentar sus préstamos hasta sumar un total de S/121 millones. Las deudas aparecen en los estados financieros como “provisionadas por deterioro”, es decir, la USMP las declaró como incobrables en el corto plazo ante la incapacidad de pago del Club Deportivo.

Operaciones similares se dieron en las empresas menores de la USMP. La Empresa Interamericana de Radio Difusión S.A., que administra el canal USMP Tv, reportó pérdidas en todos los ejercicios y pese a ello acumuló préstamos e inversiones por S/ 26 millones. Los colegios Promotora Educativa USMP y Colegio de Aplicación de Gestión No Estatal Rita Castro, recibieron S/3 millones y S/919 mil, respectivamente. Los préstamos fueron destinados al pago de proveedores y remuneraciones, y se dieron a través de contratos no escritos y sin garantías para la devolución del dinero. Editora La Crónica, creada en 2012, recibió un préstamo de S/ 62 mil, pero nunca operó y fue dada de baja al año siguiente.

Club San Martín.

NEGOCIO FUTBOLÍSTICO.El Club Deportivo Universidad San Martín de Porres recibió millonarios préstamos del centro de estudios que hasta ahora dirige Chang Escobedo. 
Foto: Andina.

Finalmente, el 2015 la universidad abrió y depositó US$ 4.9 millones en un fondo de inversión offshore, Latin Lease LTD, domiciliado en Malta, que ha sido el hecho más llamativo para algunos medios de prensa luego de conocerse el informe de la Sunedu. En los estados financieros de 2016 y 2018, este reaparece con el nombre “Southern cross SICAV PLC Avialease Fund”. El fondo debía tener una rentabilidad de 12% anual, sin embargo, la USMP reportó 4% (US$196 mil) de ingresos en 2016. El depósito debía estar destinado a becas de estudio para sus alumnos en la universidad de Harvard, pero la USMP no pudo certificar ante la Sunedu que alguno recibiera este beneficio.

 

Del negocio de las vinculadas a la baja financiera

Según la Sunedu, la situación de la USMP también revela la responsabilidad de sus autoridades en la disposición de los activos del centro de estudios y constituye un indicio del poder de decisión que tenían Chang y sus funcionarios sobre las empresas vinculadas para la realización de acuerdos financieros, operativos y comerciales. La entidad fiscalizadora consideró que esta situación podría provocar que estos tengan la “capacidad indirecta de imponer las decisiones que les interesen”, incluso si ello involucrara poner en riesgo la situación contable de la universidad.

"El 2015 la universidad abrió y depositó US$ 4.9 millones en un fondo de inversión offshore llamado Latin Lease LTD en Malta"

La Sunedu identifica la participación de las autoridades de la universidad en las vinculadas. Por ejemplo, Chang aparece como director del Club Deportivo San Martín y de LC Busre (desde enero del 2016) y apoderado de Editora La Crónica hasta su baja de oficio en 2013. Jorge Ureña Shack (Director General de Administración), como gerente general o director en todas las vinculadas investigadas por Sunedu con excepción del Colegio Rita de Castro. Daniel Valera Loza (decano de Ciencias Administrativas y Recursos Humanos) como director del Club Deportivo y Tambo Hotel; mientras que Hilda Baca Neglia (decana de Obstetricia y Enfermería) fue directora de este último.

Con los cuatro funcionarios, tanto en la USMP como en las vinculadas, la universidad no logró resultados favorables de sus inversiones y préstamos a dichas empresas. Peor aún, la rentabilidad del centro de estudios cayó en los últimos años. Siendo la quinta universidad por cantidad de alumnos matriculados y con 252 programas de estudio licenciados, la USMP acumuló pérdidas por S/. 28.1 millones. Para aliviar sus cuentas debió hipotecar los edificios de cuatro facultades, el rectorado, la oficina de admisión y el instituto de gobierno, así como dos de sus terrenos, según su último estado financiero.

 

USMP: “Sacar dinero de un bolsillo para ponerlo en otro”

Nos comunicamos con la USMP para recoger sus descargos sobre los hallazgos de la Sunedu que hoy publicamos en reportaje y sobre el cobro de la llamada “compensación a la administración clave” de S/106 millones por parte de Chang y sus altos funcionarios.

En entrevista con Ojo-Publico.com, Víctor Bolaños, representante legal de la USMP, dijo que la Ley Universitaria antes vigente habilitaba la realización de inversiones y préstamos sin problema. Ante la pregunta sobre por qué los préstamos e inversiones se dieron de manera informal y sin establecer garantías, como afirma la Sunedu, Bolaños respondió que no existe una disposición legal que obligue a hacer las cosas de ese modo entre vinculadas. “Esos préstamos son como sacar dinero de un bolsillo para ponerlo en otro bolsillo. ¿Garantías para eso? Es absurdo”.

En relación a la “compensación de la administración clave” Bolaños corroboró la versión de la universidad ante la Sunedu y afirmó que están incluidos dentro de este concepto los miembros “del Consejo Directivo, el Consejo Universitario y los jefes de administración”. Precisó que los montos que reciben las autoridades de la universidad se registran de esta forma debido a “políticas contables adoptadas desde que hizo la emisión de bonos colocados en el mercado de valores” el 2005. Según su versión, este monto corresponde a remuneraciones ordinarias, no a ingresos adicionales.