Poder Judicial evaluará demanda que busca frenar creación de reserva Napo-Tigre

La petrolera multinacional Perenco Perú Petroleum Limited interpuso una acción de amparo contra el Ministerio de Cultura para que se anule la calificación favorable de la solicitud de creación de la Reserva Indígena Napo-Tigre, en Loreto. Expertos consultados por OjoPúblico indican que en la zona se han identificado 292 evidencias sólidas de la existencia de indígenas en aislamiento. Además, explican que la demanda de la empresa no puede obstaculizar la continuidad del proceso de creación de la reserva porque este se da en la vía administrativa y debe seguir su curso según los trámites establecidos por la Ley para la protección de pueblos indígenas u originarios en situación de aislamiento y en situación de contacto inicial (Piaci).

ANTECEDENTES. El caso de Napo-Tigre y afluentes se inicia en 2003 con la primera solicitud de creación de esta reserva.

ANTECEDENTES. El caso de Napo-Tigre y afluentes se inicia en 2003 con la primera solicitud de creación de esta reserva.

Foto: Orpio

Con apoyo de Daniel Carbajal

La propuesta de creación de la Reserva Indígena Napo-Tigre y afluentes para pueblos en aislamiento voluntario en las provincias de Loreto y Maynas logró el pasado 25 de julio la aprobación del estudio técnico que reconoce la existencia de los indígenas, pero hasta el momento el Ministerio de Cultura no ha publicado el decreto supremo que tiene como fin dicho reconocimiento. En tanto, la empresa anglo-francesa Perenco Perú Petroleum ha interpuesto una acción de amparo para frenar el trámite de creación de esta área porque, argumenta, se superpone a los lotes petroleros 39 y 67. 

El 7 de setiembre, el Sexto Juzgado Constitucional de Lima evaluará en audiencia la acción de amparo que presentó la petrolera Perenco en contra del Ministerio de Cultura por declarar viable la solicitud de creación de la Reserva Indígena Napo - Tigre y afluentes en el 2015. La empresa, además, solicita ser incorporada en la comisión que evalúa la aprobación de la reserva.

El caso será evaluado por la jueza Rocío del Pilar Rabines Briceño, quien desestimó la acción de amparo del expresidente Martín Vizcarra para impedir la inhabilitación por 10 años para ocupar cargos públicos que le impuso el Congreso de la República. 

En el documento al que accedió OjoPúblico, la petrolera señala que “el Ministerio de Cultura vulnera su derecho a la libertad contractual” al excluirlos de la comisión multisectorial que evalúa el procedimiento de creación de la reserva pese a que, indican, tienen derechos e intereses legítimos al realizar la exploración y la explotación de hidrocarburos en los lotes petroleros 39 y 67 —que se superponen de manera parcial y total, respectivamente— desde hace más de 20 años.

El Sexto Juzgado Constitucional evaluará el pedido de la petrolera Perenco el 7 de setiembre en una audiencia pública". 

La Ley para la protección de pueblos indígenas u originarios en situación de aislamiento y en situación de contacto inicial (Ley Piaci) define a las reservas indígenas como “tierras delimitadas por el Estado peruano, de intangibilidad transitoria, a favor de los Piaci en tanto mantengan tal situación, para proteger sus derechos, su hábitat y las condiciones que aseguren su existencia e integridad como pueblos”.

En dichas áreas no se pueden establecer asentamientos distintos a los indígenas ni se entregarán derechos de aprovechamiento de recursos naturales. 

 

Dos décadas de espera

En el territorio de Loreto —donde existen 32 pueblos indígenas— se tramitan desde 1999 seis propuestas de reservas indígenas para Piaci: Reserva Indígena Kakataibo Norte y Sur, Yavarí Trapiche, Sierra del Divisor Occidental, Atacuari, Yavirí Mirim y la de Napo-Tigre y afluentes. De ellas, solo las dos primeras fueron creadas en el 2021.

El caso de la Reserva Indígena Napo -Tigre y afluentes se inicia en el 2003 con la primera solicitud de creación de la reserva de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep). En el 2006 se promulga la Ley Piaci que determina el procedimiento de creación de una reserva indígena, la cual se inicia con una solicitud de creación al Viceministerio de Interculturalidad. Luego, de acuerdo a la citada ley, se realiza la aprobación de estudios técnicos que demuestren la existencia de pueblos aislados en el territorio y, finalmente, la delimitación del área donde viven los Piaci.

Dos años después, el Estado peruano evaluó entregar la concesión del Lote 39 a la empresa Repsol para su explotación, pero esta no se concretó porque el Ministerio de Finanzas de Noruega alertó que se afectaría derechos de los Piaci que viven en el territorio.

La presencia de Perenco inicia en el 2010 cuando PeruPetro le otorga la concesión del Lote 67, que está en su totalidad en la propuesta de reserva, y en el 2014 recibe derechos de exploración y explotación del Lote 39, que está parcialmente dentro de la reserva.

Para entregar esta última concesión, el 27 de setiembre del 2013 PeruPetro apeló ante el Ministerio de Cultura la aprobación favorable del estudio técnico que demostraba la presencia de pueblos en aislamiento voluntario en la propuesta de reserva alegando que había deficiencias. El pedido fue aceptado, se retrocedió en el reconocimiento mediante decreto supremo de la existencia de estos pueblos. Es decir, PeruPetro podía continuar con las negociaciones para entregar la concesión del lote porque no había impedimento para ingresar al territorio.

Napo Tigre - Orpio - 2019

TERRITORIO. La propuesta inicial de la Reserva Napo-Tigre y afluentes comprende más de un millón de hectáreas, pero eso se definirá en el estudio de categorización.
Foto: Orpio

 

Este antecedente es recordado por Perenco en su demanda y señala que acude a la vía judicial luego de que el Ministerio de Cultura rechazara su pedido de nulidad del segundo intento de creación de Napo-Tigre y afluentes, el cual inició en el 2015 luego de que se anulara el primer intento dos años antes. OjoPúblico buscó la versión de la empresa, pero hasta el cierre de esta edición no respondieron a nuestra solicitud.

“La empresa Perenco intenta detener el procedimiento de creación de la reserva por sus intereses económicos sin pensar en los hermanos aislados que viven en el interior. Napo-Tigre lleva 19 años esperando, no se puede retrasar más”, dijo el líder Pablo Chota, miembro del consejo directivo de la Organización Regional de Pueblos Indígenas del Oriente (Orpio).

Beatriz Huertas Castillo, antropóloga especializada en Piaci, explica que las reservas indígenas son intangibles y, según la ley, “se prohíbe la realización de cualquier actividad distinta a la de los usos y costumbres ancestrales de los habitantes indígenas”. 
 

Comunidades opositoras

Perenco también señala en su demanda que en el área donde se pretende crear la reserva hay comunidades indígenas con título de propiedad que entregaron un derecho de servidumbre a la petrolera, como es el caso de la comunidad Buena Vista que tiene un contrato con ellos hasta el 31 de diciembre de 2031. Aunque la Ley Piaci prohíbe el ingreso a las reservas indígenas, el reglamento de dicha norma genera una excepción al permitir el aprovechamiento de un recurso natural dentro de una reserva cuando es de necesidad pública del Estado.

El expresidente de la comunidad Buena Vista, Clever Coquinche Vásquez, es investigado por el Ministerio Público en el caso de Los Duros de la Amazonía, organización criminal que trafica madera en Loreto. La Fiscalía acusa al líder indígena de permitir la extracción de árboles maderables en su territorio.

Recientemente, el agente municipal Melito Noa Tushupe señaló a un medio local que están en desacuerdo con Orpio y Aidesep por promover la creación de la Reserva Indígena Napo-Tigre y afluentes. Además, niegan la existencia de pueblos aislados.

Los líderes de la comunidad Buena Vista niegan la existencia de Piaci pese a las evidencias del estudio técnico".

Huertas Castillo cuestionó que nuevamente se discuta la existencia de pueblos en aislamiento pese a que en Perú se reconoce su existencia legal desde el 2006. La experta precisó que en el reciente estudio, en el que participó, se han identificado 292 evidencias sólidas de la existencia de indígenas en aislamiento, como avistamientos, malocas y testimonios de indígenas que tuvieron contacto cercano con los Piaci. 

La petrolera cita la versión de los indígenas de las comunidades Buena Vista, Flor de Coco y Urbina de que “no existen pueblos aislados” en su territorio para señalar que la anulación de los contratos de explotación y exploración de los lotes petroleros también afectará económicamente a los indígenas que viven en el territorio. 

Estas tres comunidades pertenecen a la Federación de Comunidades Indígenas Formalizadas del Marañón y Samiria —que no forman parte de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) —  que junto a la Coordinadora por el Desarrollo de Loreto se reunieron el pasado mes de junio con el primer ministro Aníbal Torres para presentar su propuesta de replantear el reglamento de la Ley Piaci. 

Su principal objetivo es tener participación y voto en la comisión que evalúa la creación de reservas indígenas, la cual está conformada por 15 representantes de ministerios, organizaciones indígenas y gobiernos locales. Integrar dicha comisión también es un pedido de Perenco al Sexto Juzgado Constitucional de Lima. Sustenta su solicitud al señalar que tiene derechos sobre el territorio.

 

Vías distintas

La convocatoria de la comisión multisectorial para seleccionar al equipo técnico que formulará el estudio de categorización de la reserva, lo que permitirá delimitar el territorio que ocupará la futura área de protección, está a la espera hasta que se publique el decreto supremo de reconocimiento de pueblos aislados en Napo-Tigre y afluentes. No hay un plazo establecido por ley para emitir esta norma. OjoPúblico consultó, a través del área de imagen institucional del Ministerio de Cultura, sobre cuándo se emitiría el citado decreto, pero no hubo respuesta hasta el cierre de este informe.

Guisela Loayza, asesora legal de la iniciativa Cuencas Sagradas, explica que la demanda de Perenco no puede obstaculizar la continuidad del proceso porque se encuentra en dos instancias distintas. “La aprobación del estudio previo se dio en la vía administrativa y debe seguir su curso; mientras que la demanda se desarrolla en la vía judicial y hasta que no exista una orden contraria debe continuar los trámites establecidos por norma”, indicó la abogada. 

Indígenas aislados - 2017

AISLADOS. En Madre de Dios se han avistado pueblos en aislamiento, como el de la foto, mientras que en Loreto se han hallado evidencias de su existencia. 
Foto: Sernanp

 

A la creación de la reserva indígena también se opone el actual gobernador regional de Loreto, Elisbán Ochoa Sosa, quien el pasado 2 de agosto solicitó al Ministerio de Cultura la nulidad del proceso que reconoce a los pueblos indígenas en aislamiento voluntario en Loreto. Además, difunde versiones falsas respecto a que no existen pruebas sobre la existencia de estas poblaciones. OjoPúblico solicitó una entrevista con la máxima autoridad de esta región, pero este pedido no fue aceptado. 

La Coordinadora por el Desarrollo de Loreto también cuestiona la creación de las reservas indígenas a través de sus redes sociales. Señalan que es “un atentado contra la Amazonía” por no permitir el desarrollo económico a través de la construcción de carreteras, instalación de fibras ópticas y explotación de los recursos para la industria. Además, la organización señala que la comisión multisectorial que aprueba la creación de las áreas está conformada por representantes de organismos nacionales, como ministerios, alegando que “desconocen la realidad de Loreto”. 

El empresario Christian Zeus Pinasco Montenegro es presidente de la coordinadora y gerente de cinco empresas dedicadas a los rubros de la construcción de carreteras y edificios, transporte de carga, venta de combustible para vehículos y actividades de consultoría en gestión, con tres de esas empresas ha obtenido S/13’216.372,87 en contrataciones con el Estado.

Este medio contactó a Pinasco Montenegro para conocer su posición respecto a la creación de la reserva Napo-Tigre, quien accedió a una entrevista presencial. Sin embargo, al no encontrarnos en Loreto, se le pidió que esta fuera por vía telefónica, una petición a la que no respondió hasta el cierre de este informe. 

 

 

La Coordinadora por el Desarrollo de Loreto se formó en abril de este año como una organización civil que tiene la representación de instituciones del gremio de empresarios de la región, como la Cámara de Comercio, Industrias y Turismo; así como de colegios profesionales, asociaciones indígenas y gobiernos locales. Tiene como principal objetivo luchar por el “desarrollo industrial y económico de la región” a través de la explotación de recursos de este departamento de la Amazonía. 

Noticias Relacionadas