Cultura09 Nov 2018

Gomberoff: “Creo que el desinterés es la gran enfermedad del mundo actual”

Ojo-Publico.com conversó con el físico chileno Andrés Gomberoff, uno de los autores de divulgación científica más importantes de América Latina e invitado internacional en el Hay Festival Arequipa 2018.
CIENCIA. El físico chileno Andrés Gomberoff es autor de Einstein para perplejos.
Foto: Alonso Balbuena.

Andrés Gomberoff (Santiago de Chile, 1969) quiso ser físico desde niño. “Siempre fui curioso y la curiosidad es la madre de la ciencia”, cuenta el científico que durante los últimos años se ha dedicado a investigar las ondas gravitacionales y los agujeros negros con la misma pasión con la que ha escrito libros de divulgación científica para aproximar esta disciplina a una audiencia masiva. Ojo-Publico.com, en el marco del Hay Festival Arequipa 2018, entrevistó al autor de Física y Berenjenas (2015) y Einstein para perplejos (2017). 

¿En qué momento de tu vida decides convertirte en físico?

Difícil responder esa pregunta porque creo que la vocación se dio sola. Siempre fui muy curioso, y la curiosidad es la madre de la ciencia. Finalmente elegí la física casi por accidente. Recuerdo que en el colegio de pronto me empezó a ir bien en esa materia y supe entonces que quería ser científico. Mi matrimonio con la física ha sido muy largo y con los años me he ido enamorando más.

¿Por qué crees que la física, como la matemática, no es una disciplina tan popular en los colegios? ¿Es un problema del sistema educativo, de la docencia o de los científicos?

Creo que es un poco de todo. Y esto que me preguntas lo escucho en muchos lados. En mi libro Física y berenjenas, trato ese problema. La mayoría de gente, cuando yo le cuento que soy físico, me dice “yo odiaba la física en el colegio”. Sin embargo, cuando hablo con los jóvenes me doy cuenta de que en realidad la mayoría de gente no está interesada en nada. A algunos les va mejor en historia porque memorizan mucho, pero no es que les interese la historia. El desinterés es la gran enfermedad del mundo actual, el desinterés por el mundo, por el universo y por todo lo demás. Ahora, también creo que la ciencia está siendo mal enseñada. Se enseña la ciencia desde el principio de autoridad, como la religión. Entonces, las clases de ciencia y las de religión son muy similares. Falta calle, falta ir al jardín, falta buscar insectos, falta observar, falta obligar a hacerse preguntas.

"Mi matrimonio con la física ha sido largo y con los años me he ido enamorando más"

Pero la observación y la reflexión son procesos asociados a la soledad y a la desconexión. ¿Cómo estar solo y concentrado en una era de hiperconectividad?

Aquella es la pregunta esencial de nuestra sociedad y responderla es el desafío más importante que tenemos. Precisamente, cuando enseño trato de basarme en la reflexión. Quizás debamos pensar en quitarles los celulares a los niños y llevarlos al jardín a mirar el cielo en silencio durante diez minutos, tal vez eso sea más importante que cualquier otra cosa.

Las escuelas de varios países de América Latina tienen en sus programas el curso de religión como obligatorio. ¿Cuál es su opinión?

Creo que el curso de religión debe ser eliminado de los colegios. Alguien me podrá decir que tiene el derecho de enseñarle religión a sus hijos porque es parte de su historia y de su bagaje cultural. Sin embargo, los jóvenes son los únicos que deben vivir en una dictadura del conocimiento. Ellos no tienen derecho de que les enseñen el horóscopo en lugar de biología. ¿Por qué? porque están preparándose para entrar a una sociedad que lleva siglos construyéndose con lo malo y lo bueno, y que tiene algunas joyas, y esas joyas son la ciencia y el arte, y estas no pueden ser optativas si es que nos interesa mejorar nuestra sociedad.

"Quizás debamos quitarle los celulares a los niños y llevarlos al jardín a mirar el cielo en silencio durante diez minutos"

Hablemos de física. ¿Cuál es el mayor hallazgo de esta disciplina en lo que va del siglo?

En el área en la que trabajo hay descubrimientos impresionantes. Una es la detección de ondas gravitacionales [vibraciones en el espacio-tiempo]. No se trata solo de encontrar una onda gravitacional, es también miles de personas trabajando para crear la máquina más precisa que se haya creado nunca, una catedral del intelecto humano de una belleza y perfección alucinante.

¿Cuál es el papel de la ciencia en un mundo dominado por los algoritmos?

Hay una mentira que está circulando sobre lo que los algoritmos y la inteligencia artificial podrían hacer en el futuro. Creo que hay una sobrevaloración de la tecnología, y esta es incitada por las grandes corporaciones. Lo que yo digo es que nada de esto reemplazará al intelecto y al pensamiento humano.

La física ha estado dominada por hombres. El símbolo de la ciencia es Einstein: hombre, de raza blanca y mayor. ¿Cómo incorporar a más mujeres?

En el área de la física en la que trabajo casi no hay mujeres. En otras áreas de la matemática, biología y medicina hay más mujeres. Lo que sí me pregunto y no entiendo es porque ellas no parecen estar interesadas en mi área de la gravitación. Debo decir, sin embargo, que hay una mujer en física que se llama Emmy Noether, científica del siglo XX. Es una de mis heroínas, lamentablemente poco conocida, aunque trato de hablar de ella cada vez que puedo.

 "Los jóvenes son los únicos que deben vivir en una dictadura del conocimiento" 

¿Eres creyente? ¿Crees en Dios?

No. Yo soy de origen judío, mis padres son judíos y yo fui a un colegio judío. Alguna vez creí en Dios, pero rápidamente me desencanté de esto y cada vez lo encuentro más una locura. No entiendo la religión, cada día me cuesta más entender a los religiosos.

El ensayista israelí Yuval Noah Harari dice que la gente necesita un relato y que la religión en su momento fue ese relato que la gente buscaba.

Estoy de acuerdo con Harari en que el relato es básico para cualquier sociedad. Pero mi punto de vista es que ese relato no tiene por qué ser religioso. La ciencia también es un relato, tiene un sentido, belleza y cierta religiosidad, que no es lo mismo que religión. Me explico: un científico cree en un orden y en una estética. Creo que las sociedades más sofisticadas pueden generar relatos en torno a la ciencia. Una sociedad culta, que tiene sus necesidades básicas resueltas, puede modificar la necesidad del relato de la revelación bíblica por la belleza intelectual basada en evidencias y en hechos fundamentados en la ciencia.

Autor: