ojo biónico 10 Marzo, 2022 10 / 03 / 2022
Es falso que un estudio científico indica que la vacuna de Pfizer modifica el ADN en seis horas
ojo Falso

Por Gianella Tapullima

Verificación a mensaje que circula en Telegram

Es falso que un estudio científico indica que la vacuna de Pfizer modifica el ADN en seis horas

Fecha de detección: 2 de marzo de 2022.
ojo Falso

Por Gianella Tapullima

En medio del avance de la vacunación contra la covid-19 en el país, un mensaje viral que circula en redes sociales indica que la vacuna de los laboratorios Pfizer-BioNTech modifica el ADN en tan solo seis horas. Sin embargo, tras revisar el estudio científico completo al que se hace mención y consultar con biólogos, oncólogos y especialistas en inmunología, OjoPúblico concluye que esta versión es falsa.

En principio, es importante explicar que la vacuna contra la covid-19 de Pfizer-BioNTech se denomina BNT162b2 y está elaborada con la tecnología de ARN mensajero (ARNm). Esta contiene material del virus que causa la covid-19, pero genéticamente modificado, el cual brinda instrucciones a las células de nuestro cuerpo para generar una respuesta inmunitaria ante una eventual contagio. 

“Después de que el cuerpo produce una respuesta inmunológica, descarta todos los ingredientes de la vacuna, tal como descartaría cualquier sustancia que las células ya no necesiten. Este proceso es una parte del funcionamiento normal del cuerpo”, se lee en un reporte sobre las propiedades de la vacuna de Pfizer-BioNTech de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la agencia de salud pública de Estados Unidos (EE.UU.).  

Por esta razón, los CDC han precisado que las vacunas de ARNm no interactúan ni ingresan al núcleo de las células donde se encuentra el ADN, por lo tanto no lo modifican

Ahora bien, el mensaje objeto de esta verificación fue compartido a través de la red social Telegram, donde cuenta con más de 10 mil vistas hasta el cierre de esta verificación. En el texto se incluye la nota de un  portal web que cita un estudio científico sobre la vacuna ARNm de la fórmula de Pfizer/BioNTech, cuyo experimento fue realizado en un laboratorio.

 

 

Se trata de un estudio de los investigadores del Departamento de Ciencias Clínicas de la Universidad de Lund, en Suecia, publicado en la revista académica Current Issues in Molecular Biology a finales de febrero del 2022. Los científicos aplicaron distintas concentraciones de la vacuna  Pfizer-BioNTech a un cultivo de células de laboratorio. 

Después de seis horas, detectaron copias parciales de ADN del ARNm de la vacuna en dichas células. A esto se le denomina transcripción inversa, un proceso en el que el ARN puede utilizarse como molde para producir ADN, a través de una enzima conocida como transcriptasa inversa. 

Sin embargo, los propios investigadores del estudio en mención desconocen que la vacuna de Pfizer-BioNTech modifique o se integre en el ADN humano en seis horas. 

“En esta etapa, no sabemos si el ADN transcrito de forma inversa a partir de BNT162b2 [la vacuna de Pfizer/BioNTech] se integra en el genoma celular. Se necesitan más estudios para demostrar el efecto de BNT162b2 en la integridad genómica, incluida la secuenciación del genoma completo de las células expuestas a BNT162b2, así como tejidos de sujetos humanos que recibieron la vacuna BNT162b2”, sostienen los investigadores en las conclusiones de su estudio. 

“En teoría, aunque el ARNm de las vacunas se puede convertir en ADN mediante la transcripción inversa, no hay pruebas científicas que demuestren que este proceso se produzca en las personas o que conduzca a la integración del ADN en el genoma”, concluyó, tras examinar el estudio, Health Feedback (HF), un medio de verificación de datos que reúne a científicos y doctores de universidades e institutos científicos de distintos países. HF también es miembro de la red Vaccine Safety Net de la Organización Mundial de la Salud, una red de sitios web que brindan información confiable sobre la seguridad de las vacunas. 

Consultado para esta verificación, el médico oncólogo Jesús Anampa, investigador clínico del Albert Einstein College of Medicine en Estados Unidos, revisó el estudio en cuestión para esta verificación, y señaló que no se ha demostrado efectos de la vacuna de Pfizer-BioNTech en el ADN de las personas. 

“Una cosa es que el ARNm se convierte en ADN vía transcripción inversa, y otra que este ADN convertido se integre en la secuencia del genoma humano. Ellos [los autores del estudio] ni siquiera han intentado demostrar eso”, apuntó. 

Anampa mencionó que en el experimento realizado por los investigadores de la Universidad de Lund se usaron células de hígado cancerígenas, las cuales se caracterizan por replicarse y producir anormalidades en el sistema genético. Por esta razón, el especialista dijo que en este tipo de estudios se deberían utilizar células normales.

En ese mismo sentido se pronunció el cirujano e investigador del cáncer David Gorski en el medio de verificación Health Feedback (HF). Gorski coincidió en que las células cancerosas no son representativas a lo que sucede con las células sanas. Además, dijo que la cantidad de vacuna utilizada en el experimento supera a la que reciben normalmente los adultos en la vacunación. 

El biólogo Pedro Romero, investigador de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), explicó a OjoPúblico que el estudio en mención no muestra que todo el ARNm de la vacuna se haya transformado, pues solo han detectado fragmentos de ello a través de pruebas PCR, las cuales están diseñadas para buscar una parte de la molécula.  

“Este trabajo no está hecho para ver si el ADN producido a partir del ARNm se integra dentro del genoma de la célula. Por lo tanto, todas las conclusiones que se hagan a partir de eso, no tienen sustento”, indicó Romero. 

Por su parte, Juan More, PhD en inmunología comparada e investigador de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, dijo que todo lo que se evalúa en células de laboratorio tiene limitaciones porque los resultados no pueden extrapolarse a lo que sucede en el cuerpo de una persona. “Todas las células de laboratorio de este tipo han sido genéticamente modificadas. Se les ha insertado genes cancerígenos para tener esa capacidad de multiplicarse indefinidamente, y así la podemos preservar”, precisó.    

More coincidió, de la misma forma, en que ese proceso de conversión del ARNm no implica la alteración del ADN de la célula. 

La doctora Vivian Luchsinger, viróloga de la Universidad de Chile, explicó a OjoPúblico que tenemos enzimas celulares que destruyen el ARN mensajero, por lo que dura poco tiempo en el organismo. Además de que no se integra en el ADN porque son moléculas completamente distintas.

Por el contrario, la integración del virus en el genoma ha ocurrido a lo largo de la evolución humana. “Nosotros vivimos hace millones de años, entonces nos han atacado un montón de virus. A veces una parte de los virus se ha quedado integrados al genoma. No es algo nuevo”, de acuerdo con el biólogo Pedro Romero. 

Durante la pandemia, las versiones falsas acerca de que las vacunas alteran el ADN han sido ampliamente desmentidas por las autoridades de salud y medios de verificación de distintas partes del mundo.

En mayo del 2021, el medio de verificación español Newtral detectó una versión falsa que indicaba que las vacunas de ARNm sí “podrían modificar permanentemente nuestro ADN”. 

En el mensaje se utilizaba como sustento un estudio científico que analizaba si los genes del nuevo coronavirus se podían integrar en los cromosomas y permanecer al finalizar la infección. Los verificadores de datos revisaron dicho trabajo, y en ninguna parte se mencionaba que las vacunas de ARNm modifiquen el ADN. De hecho, los propios autores de la investigación aclararon que su trabajo no implicaba en absoluto que esas vacunas integren sus secuencias en nuestro ADN.

En un reporte de febrero del 2022, el área de comunicaciones de salud de la Universidad de Utah de Estados Unidos, desmintió varias informaciones falsas que circulan sobre las vacunas contra la covid-19. En una de ellas aclaró que las vacunas de ARNm no cambian el ADN, pues la tecnología de estas vacunas ayudan a producir la proteína espiga del coronavirus para así generar defensas contra la enfermedad. “Es similar en ese sentido a una vacuna contra el tétanos, donde en lugar de ARNm, en realidad se inyecta la proteína del tétanos”, se lee en el reporte.   

En su sitio web oficial, el Departamento de Salud de la agencia de salud pública del Gobierno de Australia también ha señalado que el ARNm “no puede afectar ni combinarse con nuestro ADN de ninguna manera para cambiar nuestro código genético”. 

En resumen, no es cierto que la vacuna de Pfizer-BioNTech modifica el ADN en seis horas. El mensaje viral en cuestión usa como sustento un estudio científico que en ningún momento prueba alguna modificación en los genes del ser humano. Los autores del estudio muestran copias parciales de ADN del ARNm de la vacuna en células de laboratorio. Pero no demuestran que este proceso se produzca en las personas o que se integre en el ADN de las personas vacunadas. 

En función a lo expuesto, OjoPúblico concluye que la versión que circula en redes sociales acerca de que la vacuna del laboratorio Pfizer-BioNTech modifica el ADN en seis horas es falsa.