VÍNCULOS. Según Registro Públicos, el local ubicado en la avenida Arica 1442, domicilio fiscal de Q-Medical, le pertenece a la enfermera Gina Pacheco.

A costa de la salud: las millonarias ventas de una red de empresas vinculadas a Q-Medical

A costa de la salud: las millonarias ventas de una red de empresas vinculadas a Q-Medical

VÍNCULOS. Según Registro Públicos, el local ubicado en la avenida Arica 1442, domicilio fiscal de Q-Medical, le pertenece a la enfermera Gina Pacheco.

Foto: OjoPúblico/Gloria Ziegler

Q-Medical S.A.C., proveedora del Estado involucrada en el caso El Club de las Farmacéuticas, obtuvo adjudicaciones por más de S/ 133 millones en procesos de contratación entre los años 2015 y 2021. Luego de analizar decenas de contratos y expedientes, en esta investigación OjoPúblico identifica que esta compañía está vinculada a otras tres empresas del grupo familiar Pacheco Vera, que también han registrado ventas con entidades públicas por S/ 36 millones. Diferentes documentos analizados revelan antecedentes de malas prácticas en estas empresas para adjudicarse procesos de licitación. El rostro más conocido de este grupo es la enfermera Gina Pacheco, excandidata por Fuerza Popular en 2011.

22 Agosto, 2021

En la ruidosa y transitada avenida Arica, en el distrito de Breña, se encuentra una edificación de tres pisos, de amplias puertas de metal y ventanas enrejadas. La fachada es de color celeste pastel. No hay letreros luminosos, ni grandes carteles. Solo varias placas que precisan la dirección. Una de ellas indica el número 1442. En este lugar, en el segundo nivel, funcionan las oficinas de Q-Medical S. A. C., una importante proveedora de dispositivos médicos del Estado peruano. A fines de julio, estos ambientes fueron allanados como parte de las pericias del caso El Club de las Farmacéuticas, una de las principales investigaciones de presunta corrupción en el sector salud de los últimos años. 

Según el Ministerio Público, Q-Medical y otra empresa limeña concertaron la cotización de un producto de bioseguridad, con precios de referencia sobrevalorados, durante el estudio de mercado. Un análisis de decenas de expedientes y contratos realizados por un equipo de OjoPúblico expone ahora datos desconocidos de la compañía que ha logrado adjudicaciones por más de S/ 133 millones con entidades públicas durante los últimos seis años. La nueva información da cuenta de malas prácticas, como una presunta simulación de competencia durante otros procesos de compras públicas, a través de una serie de empresas fundadas o administradas por personas con estrechos vínculos familiares.

Q-Medical forma parte de la lista de compañías vinculadas a una misma familia, cuya integrante más mediática es Gina Pacheco Vera, de 50 años. Enfermera de profesión, postuló sin éxito al Congreso hace diez años, como candidata del partido político Fuerza 2011, hoy denominado Fuerza Popular. Sin embargo, fue por su cercanía con el expresidente Alberto Fujimori —a quien, por entonces, visitaba de manera frecuente en la prisión de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes)— que llegó a protagonizar diversas entrevistas e, incluso, ser portada de algunos medios de comunicación.

Entre 2015 y 2021, Q-Medical ha logrado adjudicaciones por más de S/133 millones con entidades públicas".

La empresa fue fundada con un austero capital de S/3 mil, en 2002, por su padre, Rodolfo Pacheco Salas, cuando este tenía 60 años. La constituyó con otros dos socios: José Díaz Sandoval y Christian Portugal Valenzuela. Entre los años 2004 y 2010, luego de registrar experiencias laborales en el Seguro Social de Salud (Essalud) y en un laboratorio del sector privado, la enfermera llegó a ocupar el cargo de gerente general en Q-Medical. 

Antes de postular al Parlamento, Pacheco Vera renunció al puesto ejecutivo. Sin embargo, eso no la alejó del negocio familiar. A finales de 2020, por ejemplo, Gina Pacheco Vera se presentaba como directora técnica de Q-Medical en eventos organizados por Perú Compras. Además, según información de Registros Públicos, el inmueble celeste ubicado en la cuadra 14 de la avenida Arica, en Breña, está a su nombre.

 

El crecimiento del negocio familiar

 

En los últimos años, Q-Medical ha tenido un importante crecimiento. El 2020 fue su mejor año, pues mientras la pandemia de Covid-19 afectaba a los comercios de todo el país, esta compañía logró incrementar hasta cuatro veces el valor de sus adjudicaciones con el Estado, en comparación al 2015, según un análisis de datos realizado por OjoPúblico. Entre sus principales compradores destacan Essalud, el Ministerio de Salud (Minsa) y el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (Inen).

 

 

Precisamente, Q-Medical fue involucrada en el caso Club de las Farmacéuticas por un proceso de compra de Essalud. Como OjoPúblico identificó semanas atrás, la compañía logró aumentar sus contratos con el Estado durante la gestión de la ahora expresidenta ejecutiva, Fiorella Molinelli Aristondo. A nivel general, asimismo, registra adjudicaciones con distintas entidades públicas por más de S/133 millones, entre 2015 y 2021, de acuerdo con el Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (Osce). 

Además de Q-Medical, la familia Pacheco Vera está vinculada a, por lo menos, otras tres empresas dedicadas a la venta de productos del rubro salud. Estas tres compañías también han registrado millonarios contratos con instituciones públicas, hasta por S/36 millones, en conjunto, entre los años 2015 y 2021, según el análisis realizado por este medio a partir de información del Osce.

Una de ellas es Biomedical Care Representaciones S. A. C. De acuerdo con información de Registros Públicos, esta empresa fue fundada en febrero de 2004 por Manuel Eduardo Pacheco Vera, hermano de Gina Pacheco Vera, junto con su padre —Rodolfo Pacheco Salas, también fundador de Q-Medical—. En este caso, ambos se asociaron con un capital de S/3 mil, para dedicarse a proveer a hospitales y clínicas con dispositivos médicos. Desde 2015, esta compañía se ha adjudicado contratos y órdenes de compra por S/ 11,3 millones. 

El domicilio fiscal de la empresa está ubicado en el lote 1262 de la avenida Tingo María, en Breña, a solo seis cuadras del local de Q-Medical. Sus almacenes funcionan en el inmueble contiguo, el 1264, y son compartidos con Q-Medical. Esta información consta en el último certificado de Buenas Prácticas de Almacenamiento, otorgado por la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid) a esta última compañía, en noviembre de 2020.

 

Certificado de BPA - Q Medical
LOCALES COMPARTIDOS. Uno de los almacenes de Q-Medical es prestado por Biomedical Care Representaciones, según su Certificado de Buenas Prácticas de Almacenamiento.
Foto: Digemid

 

Asimismo, en 2014, Gina y su hermano Manuel Eduardo —uno de los socios fundadores de Biomedical Care Representaciones— se convirtieron en accionistas de una tercera empresa, Medical Concept S. A. C., de acuerdo con información del Osce. Esta última fue fundada en 2009, con un capital de S/1.000, por los hermanos William y Samir Majluf Tuma, junto con Jean Paul Casis Farach. La compañía, ubicada en el distrito limeño de Ate, también se dedica a la comercialización de productos médicos descartables, y se ha adjudicado contratos por más de S/25 millones con el Estado desde 2015.

Por su parte, Gisel López Pacheco —sobrina de Gina Pacheco e hija de Verónica Pacheco Vera— fundó Gimedic S. A. C., otra empresa dedicada a la venta de material médico, en mayo de 2012, mientras aún era estudiante universitaria de Administración en Salud en la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH). 

López Pacheco, junto con sus socios Oscar Tafur Trujillo y José Gil Chávez, acreditaron un capital de S/25 mil para constituir esta cuarta empresa, ubicada en el distrito de Surco. Según la inscripción en Registros Públicos, el 50 % de las acciones pertenecían a la joven estudiante, quien fue nombrada gerente de finanzas. Dos años después, en junio de 2014, Gisel López Pacheco renunció al puesto. 

Aunque esta compañía solo registra ventas por S/ 106 mil con instituciones públicas, un monto muy inferior en comparación con las empresas de sus familiares, ha logrado participar en varios procesos de cotización junto con Q-Medical. Dos de ellos, fueron anulados por el Osce por deficiencias en el estudio de mercado, y hoy sirven para entender los mecanismos de interacción de las empresas de la familia Pacheco Vera en procesos de contratación del Estado.

 

 

El uso de empresas del mismo grupo económico para obtener ventajas en concursos públicos ha sido documentado por OjoPúblico en diferentes ocasiones. En 2019, por ejemplo, el reportaje "Los millonarios contratos del grupo NIISA con el Vaso de Leche" identificó que este grupo económico, principal proveedor del programa social Vaso de Leche, participaba en los mismos procesos de selección que sus diferentes empresas familiares. Es decir, simulaban competencia, a pesar de que esto está impedido por la Ley de Contrataciones. 

En mayo de 2021, este medio también presentó el caso El Cartel de las imprentas. En este, altos exfuncionarios de la Empresa Editora El Comercio y su subsidiaria, Amauta Impresiones Comerciales, se repartieron servicios de impresión de textos escolares del Ministerio de Educación. En la concertación también participaron empresas de otros grupos económicos, como Metrocolor, Corporación Gráfica Navarrete y Quad/Graphics Perú.

El Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) estima que los acuerdos anticompetitivos en las compras públicas generan hasta 34,6 % de sobreprecio para el Estado.

De acuerdo a la Guía para combatir la concertación, elaborada por esta entidad, una de las señales de riesgo de este fenómeno, son las rotaciones en el adjudicatario de la buena pro. Esto ocurre cuando ciertas empresas que participan en los procesos de selección, realizan ofertas de menor calidad, para que otra —previamente definida— gane un contrato con el Estado. Además, existe otra señal de advertencia: la presentación de cotizaciones similares, en la etapa preparatoria de las compras públicas.

Esta nueva investigación de OjoPúblico muestra que la concertación puede darse en etapas previas al proceso de selección, como el estudio de mercado. En esta fase, las entidades solicitan cotizaciones y presupuestos de los productos que necesitan para determinar, entre otros aspectos, el valor referencial de los ítems y realizar ajustes de los pedidos en función a la disponibilidad del mercado. Esto, bajo el principio de pluralidad de marcas y de proveedores. De no existir la misma, se genera un riesgo de sobreprecios en los valores de referencia, y de demanda de productos con especificaciones técnicas, que solo se ajustan a las ofertas de un determinado postor.

 


Los antecedentes de las empresas del grupo familiar

 

En el primer trimestre de 2018, a pedido del departamento de Enfermería del Inen, se realizó un estudio de mercado para la adquisición de varios productos. Entre estos se encontraban bolsas descartables para aspirar fluidos durante las intervenciones quirúrgicas, por un total de S/2’306.276. En la etapa de estudio de mercado, solo Q-Medical —la principal empresa vinculada a la familia Pacheco Vera—, y Gimedic —compañía fundada por Gisel López Pacheco, la sobrina de Gina Pacheco Vera— presentaron cotizaciones del mismo producto, pero de diferente fabricante, según consta en el resumen ejecutivo. De esta forma, cubrieron los requisitos de pluralidad de proveedores y de marcas.

Durante esta etapa, según un oficio emitido por el Osce, Gimedic indicó que contaba con las bolsas en una presentación de 1,5 litros. Esto sirvió para acreditar la disponibilidad del producto y elaborar las bases de la convocatoria. Sin embargo, más adelante, el Osce identificó que la marca ofrecida por Gimedic no fabricaba el producto con la capacidad ofertada. La ofrecida por Q-Medical, en cambio, sí se ajustaba a las especificaciones técnicas. Por lo tanto, el estudio de mercado no se había realizado correctamente.

Después de varios meses de solicitudes de informes y descargos de las entidades involucradas, en marzo de 2019, Elizabeth Pomasonco Villegas, subdirectora de Identificación de Riesgos que afectan la Competencia del Osce, solicitó la anulación del procedimiento, debido a “presuntas deficiencias en la integración de bases”. Por su parte, Eduardo Payet Meza, jefe institucional del Inen, declaró la nulidad del proceso y encargó efectuar un nuevo estudio de mercado, así como determinar la responsabilidad de los funcionarios públicos que no verificaron si la propuesta de Gimedic se ajustaba a la realidad.

Por este mismo hecho, la Primera Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios, a cargo del fiscal Jony Peña Suasnabar, inició una investigación por el delito contra la administración pública, en la modalidad de colusión. Sin embargo, la indagación quedó a nivel preparatorio, y el caso fue archivado en agosto de 2019.

Fachada de Biomedical Care Representaciones
VÍNCULOS. Rodolfo Pacheco Salas, fundador de Q-Medical, formó Biomedical Care Representaciones en 2004. Los locales de ambas empresas se encuentran a solo seis cuadras de distancia.
Foto: OjoPúblico/Gloria Ziegler

 

Una práctica similar se registró en marzo de 2019, en un proceso de compra del Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN). Dentro de una amplia lista de productos, la institución solicitó nuevamente las bolsas desechables para secreciones. En esta ocasión, las únicas empresas que cotizaron fueron Q-Medical y Biomedical Care Representaciones —la empresa fundada por el padre y el hermano de Gina Pacheco Vera—. 

Como en el caso anterior, el Osce observó que Biomedical Care, a pesar de indicar que contaba con la presentación de 1,5 litros, ofrecía una marca que no fabricaba un producto con esa capacidad. Q-Medical, por su parte, nuevamente se ajustaba al requerimiento. Esta nueva falla en el estudio de mercado llevó a que el Osce solicite la anulación de la adquisición. Así, el 2 de agosto de 2019, Jorge Jáuregui Miranda, director del INSN, declaró la nulidad del proceso de compra.

Los ejemplos detallados no fueron los únicos casos en los que Q-Medical, junto con otras empresas vinculadas a la familia Pacheco Vera, participaron en el mismo estudio de mercado. Luego de revisar cientos de procesos de contraciones, OjoPúblico identificó al menos 14 procesos de compra, donde dos compañías vinculadas al grupo familiar cotizaron al mismo tiempo y sin que las entidades advirtieran estos lazos de parentesco.

Asimismo, las empresas del grupo familiar Pacheco Vera han podido contratar con el Estado, incluso cuando una de ellas, Q-Medical, se encontraba sancionada por el Tribunal de Contrataciones. Esto, gracias a constantes reorganizaciones societarias. El 14 de marzo de 2013, esta empresa fue penalizada con 12 meses de inhabilitación por presentar, dos años antes, una propuesta técnica en un proceso de licitación pública, aunque no se encontraba inscrita en el Registro Nacional de Proveedores. La amonestación alcanzaba a las empresas cuyos socios hubieran formado parte, en el año previo a la sanción, de Q-Medical, hasta con un 5 % de acciones. 

Los integrantes del grupo familiar Pacheco Vera han realizado constantes reorganizaciones societarias, a lo largo de los años".

En 2016, dos denuncias ante ese tribunal alertaron que Biomedical Care Representaciones —empresa que tenía entre sus socios a Rodolfo Pacheco Salas, también fundador y accionista de Q-Medical— había suscrito contratos en mayo de 2014 con el Inen y con la Marina de Guerra. Es decir, según las denuncias, Biomedical Care había participado en el proceso de selección, cuando aún se encontraba vigente la penalidad contra Q-Medical y, por extensión, a sus principales accionistas en común.

Sin embargo, durante el análisis del caso, se identificó que los integrantes del grupo familiar habían modificado la constitución de las empresas con anticipación al plazo contemplado por la sanción. Así, para el inicio del proceso de contrataciones de 2014, Rodolfo Pacheco Salas tenía el 99 % de participación en Q-Medical y el hermano de Gina Pacheco Vera solo 1 %. En paralelo, Manuel Pacheco tenía un 99 % de las acciones de Biomedical Care y su padre, el 1%. En otras palabras, la recomposición hacía que la participación del padre de Gina en la segunda empresa fuera menor al 5 % y, por lo tanto, no aplicaran las restricciones para esta compañía. Por eso, finalmente, el tribunal decidió no sancionar a Biomedical Care y archivó ambos expediente.

OjoPúblico solicitó entrevistas a las empresas Q-Medical, Biomedical Care Representaciones y Gimedic. Sin embargo, hasta el cierre de esta publicación no obtuvo respuesta a los pedidos. Asimismo, este medio intentó contactarse con la compañía Medical Concept, a través de los números telefónicos y correos consignados en los registros de Osce. No obstante, ninguno se encontraba habilitado.

 

Contratos millonarios

 

De acuerdo a la información pública analizada, entre los años 2015 y 2021, Q-Medical se adjudicó contrataciones públicas por S/133’807.551. La investigación de OjoPúblico revela  un notable incremento de las órdenes de compra, es decir contratos inferiores a 8 Unidades Impositivas Tributarias (UIT), desde 2015. 

Entre los mayores compradores de Q-Medical del periodo 2015-2021 se encuentran Essalud, con S/34’426.0500, cifra que representa el 25,73 % de sus ventas al Estado en ese tiempo. Le siguen las instituciones del Minsa, que suman un total de S/10’810.400 en compras (8,08 %), el Inen con S/10’264.512 (7,67 %) y el INSN con S/8’412.277 (6,29 %).  Solo entre marzo de 2020 y agosto de 2021, durante la emergencia sanitaria, Q-Medical se adjudicó ventas a Essalud por S/29’462.631 y al Minsa, por S/10’725.000. 

La segunda empresa del grupo familiar con más contratos es Medical Concept. Entre 2015 y 2021, logró contratos por S/25’371.013. Las entidades con las que suscribió más acuerdos fueron el Centro Nacional de Abastecimiento de Recursos Estratégicos en Salud (Cenares) con S/15’233.020 (65,65 %) y Essalud con S/6’679.506 (28,79 %). 

Entre los mayores compradores de Q-Medical se encuentran Essalud (25,73%), Minsa (8,08%) e Inen (7,67%)".

En la lista sigue Biomedical Care con contratos por S/11’316.671. En este caso, la principal compradora fue Essalud, con S/7’366.740 (65,10 %). Mientras que, en cuarto lugar se encuentra Gimedic, con apenas S/106.407. Las principales entidades con las que esta última empresa suscribió contratos fueron el Hospital Nacional Docente Madre Niño San Bartolomé y el INSN. Actualmente, Gimedic se encuentra en suspensión temporal, de acuerdo con información de Sunat.

A lo largo de su trayectoria, las compañías de la familia de Gina Pacheco Vera han enfocado sus ventas en dispositivos médicos para cirugía laparoscópica, nutrición enteral (artificial), así como equipos de bioseguridad y antisepsia. Entre ellos, productos como bolsas de aspiración y de nutrición, guantes de nitrilo y contenedores. 

La representante más mediática de la familia Pacheco Vera se ha especializado en gestión de centrales de esterilización. Como parte de sus actividades académicas, suele participar como ponente en cursos relacionados al tema, organizados por el Colegio de Enfermeros. Dentro de las instituciones de salud, los profesionales que hacen requerimientos del tipo de productos ofrecidos por Q-Medical y otras empresas vinculadas a la familia Pacheco Vera son, precisamente, las jefas enfermeras de las centrales de esterilización.