Solapas principales

SOSPECHA. Ollanta Humala ha sido acusado por el Equipo Especial Lava Jato por lavar dinero de Odebrecht. Otros dos fiscales investigan el caso Madre Mía.

Caso Madre Mía: Humala lleva al Congreso a tesorero investigado por pago de sobornos

Caso Madre Mía: Humala lleva al Congreso a tesorero investigado por pago de sobornos

SOSPECHA. Ollanta Humala ha sido acusado por el Equipo Especial Lava Jato por lavar dinero de Odebrecht. Otros dos fiscales investigan el caso Madre Mía.

Foto: Andina.

El expresidente Ollanta Humala busca que uno de sus hombres de confianza, el extesorero del Partido Nacionalista, Julio Torres Aliaga, llegue al Congreso en estas elecciones. El candidato con el Nº 3 por Lima es procesado por lavado de dinero de Odebrecht (pidieron 10 años de prisión en su contra) y está bajo sospecha por el pago de sobornos a los testigos de las ejecuciones en la base de Madre Mía en los ‘90. La indagación fiscal ha identificado a Torres Aliaga –en base a la escucha telefónica policial realizada a la cúpula del Partido Nacionalista del 2011– en diálogos referidos a la entrega de remesas a los soldados y civiles que conocieron lo ocurrido en el cuartel antiterrorista comandado por Humala.

7 Febrero, 2021

Uno de los principales personajes del entorno del expresidente Ollanta Humala, el administrador Mario Julio Torres Aliaga, quien postula al Congreso con el Nº 3 por el Partido Nacionalista, fue identificado como investigado clave en el pago de presuntos sobornos a los soldados y civiles involucrados o que conocían de las ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas en la base contraterrorista de Madre Mía en 1992. En aquella época, el cuartel ubicado en la región San Martín era comandado por Humala.

La historia de una investigación que hoy conduce el Ministerio Público se originó el 2011, durante las elecciones presidenciales que enfrentaron a Keiko Fujimori y Humala. En ese contexto, la Dirección Antidrogas de la Policía Antidrogas (Dirandro) –por disposición fiscal vinculada a un caso de terrorismo en el Huallaga– acabó grabando los diálogos telefónicos de los principales dirigentes del Partido Nacionalista: Humala, su esposa Nadine Heredia, su cuñado Ilán Heredia y su tesorero, Julio Torres Aliaga, entre otros.

En dichas grabaciones, que permanecieron ocultas en el Ministerio Público hasta que OjoPúblico y El Comercio las hicieron públicas el 2017, se escucha a la cúpula de dicho partido, en especial al tesorero Torres Aliaga; así como al soldado Amílcar Gómez Amasifuen, a presuntos integrantes del batallón de Humala en Madre Mía, y algunos testigos judiciales, coordinando pagos mensuales con el objetivo de no brindar información a la justicia sobre los hechos ocurridos en aquella época.

 

Fotografía de Julio Torres Aliaga
INTERCEPTADO. Las conversaciones de Julio Torres Aliaga, entonces tesorero de la campaña nacionalista en 2011, fueron escuchadas por un equipo de la Policía Antidrogas.
Foto: Partido Nacionalista

 

Una década después de aquellas interceptaciones, OjoPúblico conoció que el fiscal Luis Valdivia –quien abrió una investigación luego de revelarse los audios en 2017– delegó en la misma Policía Antidrogas el análisis de las escuchas del 2011 para lograr la identificación oficial de todos los involucrados en los presuntos sobornos que buscaban evitar que Humala sea procesado nuevamente por el Caso Madre Mía; o en cualquier otro presunto acto ilícito que se escuchara en las grabaciones.

El Ministerio Público, en base a las pesquisas de la Dirandro, estableció que Torres Aliaga, el extesorero de Humala en el Partido Nacionalista, su actual candidato al Parlamento y para quien se ha pedido 10 años de prisión en otro juicio por el Caso Lava Jato, registra por lo menos 30 llamadas telefónicas en coordinaciones con, entre otros, Gómez Amasifuen (quien participó con Humala en el levantamiento de Locumba del 2000).

En las grabaciones, la autoridad fiscal también ha identificado los apelativos de siete posibles exmiembros destacados en la Base de Madre Mía en los ’90, que presuntamente servían con el entonces comandante del Ejército. La conclusión basada en el análisis de las conversaciones, a pedido de la fiscalía, es bastante reveladora.

“Se recabó comunicaciones entre Torres Aliaga, Gómez Amasifuen y posibles integrantes del batallón que estuvo bajo el mando de Humala en la Base de Madre Mía, a quienes se les remitía una ‘mensualidad' [dinero] para que no brindarán información sobre los hechos ocurridos en los ‘90, con la finalidad de evadir a la justicia y no afrontar su responsabilidad penal. Humala tendría conocimiento de estos acuerdos porque el dinero depositado a estas personas habría salido de los fondos del Partido Nacionalista”, dice el informe de análisis en poder de la Fiscalía.

“Lo único que te pregunto: ¿todavía hay propina para este mes?”, preguntó 'Chamaco' a Julio Torres.

Precisamente, el Equipo Especial del Caso Lava Jato acusa actualmente a Humala, Nadine Heredia y al Partido Nacionalista por lavar millonarias sumas de dinero entregadas por la constructora brasileña Odebrecht durante las elecciones del 2011. En dicho proceso penal, también esta incorporado el tesorero Torres Aliaga por su papel en el ocultamiento real del dinero ilícito a través de la simulación del aporte de personas naturales que hoy son considerados donantes falsos.

Hasta el 2020, el Ministerio Público seguía la pista de los siete militares de la base de Madre Mía, que fueron interceptados en diálogos con Torres Aliaga y Gómez Amasifuen ‘Chicho’. Sin embargo, el caso se frenó por la pandemia de la Covid-19. En los audios bajo análisis, dichos personajes fueron identificados como ‘Chamaco’ (Segundo Padilla Santillán), Anchoveta, Garras, Manzanita, Rambo, Hulla y Araña, presumiblemente originarios de Loreto o Ucayali.

OjoPúblico se comunicó con el Partido Nacionalista para ubicar a Torres Aliaga. Para ello enviamos un breve resumen de los puntos claves del informe remitido al Ministerio Público y, adicionalmente, dejamos nuestros contactos. El candidato respondió anoche pidiendo que se le remita una copia del citado documento para “emitir el comentario que me solicita”. Este medio, por política editorial y confidencialidad de la fuente, no brinda información obtenida en el marco de nuestra práctica periodística.

También llamamos al celular registrado a nombre de Gomez Amasifuen, pero la línea telefónica se encontraba fuera de servicio. Tampoco cuenta con teléfono fijo inscrito a su nombre.

 

Los audios de Torres Aliaga en el Caso Madre Mía

De todos los audios analizados destacan aquellos en los que Torres Aliaga, hoy candidato al Congreso por el Partido Nacionalista, y Gómez Amasifuen conversan explícitamente, o mencionan, a por lo menos a siete posibles integrantes de la base de Madre Mía durante los ‘90, bajo el mando de Humala. En una de estas llamadas, Segundo Padilla ‘Chamaco’ le solicitó dinero a quien es identificado como el tesorero de la campaña nacionalista.

Una de las conversaciones claves ocurrió a las 2 de la tarde del 21 de abril del 2011. “Lo único que te pregunto: ¿todavía hay propina para este mes?”, consultó Segundo Padilla ‘Chamaco’ al entonces tesorero del Partido Nacionalista, a quien califica como “el jefe máximo de la plata”. La respuesta de Torres Aliaga fue concisa ─“claro”─ y dijo que mensualmente le depositaban S/750 mensuales en referencia a ‘Chamaco’.

Segundo Padilla ‘Chamaco’ es identificado por la Dirandro como un “posible exsoldado que habría estado en 1992 en la base de Madre Mía, con Ollanta Humala”. Según su ficha personal, en dicha época, Padilla Santillán tenía solo 22 años. Hoy, con 50 años cumplidos, ‘Chamaco’ solo registra una propiedad con su esposa, en el Asentamiento Humano 3 de noviembre, en el distrito de Yarinacocha, a cuatro horas de Pucallpa. 

 

Fotografía de joven de Amilcar Gómez Amasifuen
MILITAR. Amilcar Gómez Amasifuen sirvió en el Ejército Peruano en los años '90, y desde entonces ha sido un hombre de extrema confianza del expresidente y hoy candidato Ollanta Humala. 
Foto: Facebook de Amilcar Gómez

 

‘Chamaco’ también registra conversaciones telefónicas con Gómez Amasifuen ‘Chicho’, quien participó en el levantamiento contra Alberto Fujimori en Locumba (Tacna) en el 2000, y ha mantenido “contacto de forma permanente” con el exmandatario y hoy candidato Humala, según concluye el informe. De acuerdo al análisis, ‘Chicho’ se refería al líder nacionalista como su “papá”, con quien mantuvo reuniones en diferentes ocasiones.

“Disculpa que te moleste, compadre”, dijo ‘Chamaco’ a Gómez Amasifuen en una conversación telefónica de abril de 2011, “agiliza a Julio [Torres Aliaga], necesito billete”. En una segunda llamada de junio de dicho año, ‘Chamaco’ insiste al hombre de confianza de Humala para que “mueva la propina”, pues algunos periodistas estaban contactando a exintegrantes de la base Madre Mía, con el objetivo de recoger sus testimonios sobre el ‘Capitán Carlos’.

En dos llamadas telefónicas del 2 y 29 de abril, Julio Torres Aliaga y Amílcar Gómez incluso discuten sobre las reiteradas presiones de ‘Chamaco’ por dinero. “¿Por qué no le depositas [a ‘Chamaco’], si le corresponde?”, increpó Gómez Amasifuen al tesorero del partido Nacionalista en la primera llamada. En la segunda conversación, Torres Aliaga le recuerda que “todavía no es fin de mes”, ante la insistencia por el depósito para ‘Chamaco’.

El segundo exintegrante de Madre Mía que se contactó con Torres Aliaga fue ‘Garras’, el 28 de abril del 2011. En dicha conversación, el militar solicitó comunicarse con “el señor Ollanta”, pero fue Torres Aliaga quien contestó. “Dile [a Ollanta Humala], que ha llamado ‘Garras’, hemos estado juntos en Madre Mía”. A pesar de la insistencia de Torres Aliaga, ‘Garras’ no quiso revelar el motivo de su llamada: “Dígale no más, él ya se va a acordar”. 

El tercer militar de Madre Mía que entró en contacto con el hoy candidato al Congreso del Partido Nacionalista fue ‘Anchoveta’. Dicho exintegrante de la base antisubversiva en el Huallaga ya hizo una aparición pública en 2017, en el programa Cuarto Poder, aunque sin revelar su nombre real. Las escuchas legales revelan una conversación entre el actual postulante nacionalista y ‘Anchoveta’ en el año 2011.

“Dile [a Ollanta Humala], que ha llamado ‘Garras’, hemos estado juntos en Madre Mía”, dice uno de los diálogos interceptados

En la conversación del 12 de mayo de dicho año, ‘Anchoveta’ alertó que terceras personas lo estaban presionando para que cuente pormenores de lo ocurrido en Madre Mía. “Manda al diablo, compadre, diles que tu no sabes nada y punto”, le contestó Torres Aliaga. En ese sentido, ‘Anchoveta’ solicita “un apoyo” al entonces tesorero del Partido Nacionalista. “La campaña nos tiene ahorcados [...] déjame evaluar”, respondió Torres Aliaga. 

En dicha llamada también se identificó a un cuarto miembro de la base antisubversiva, bajo el seudónimo ‘Manzanita’. “Manzanita está hablando [sobre los sucesos en Madre Mía]”, alertó ‘Anchoveta’. Torres Aliaga contestó que “[Manzanita] no puede estar perjudicando, ya sabes lo que tienes que hablar con él”. En 2017, sin embargo, dos militares, bajo los seudónimos de ‘Manzanita’ y ‘Anchoveta’, relataron asesinatos ordenados por Humala en Madre Mía, según su versión de los hechos, en televisión.

En las llamadas analizadas, finalmente, se menciona a otros tres militares de la base antisubversiva Madre Mía, bajo el mando de Humala. El primero de ellos es ‘Rambo’, quien es mencionado por Segundo Padilla ‘Chamaco’ en conversación con Amílcar Gómez, en junio de 2011. “Estoy yendo a encontrarme con Rambo [...] me ha dicho ‘vete alistando, ya estamos yendo a Lima’; quieren hacer un reportaje”, alertó ‘Chamaco’. 

Según la versión dada por ‘Chamaco’ en la misma conversación, el militar ‘Rambo’ también había contactado a sus compañeros de armas ‘Araña’ y ‘Hulla’. “[Rambo] incluso me dice que hay que hablar con Araña, con Hulla [...] mueve la propina [...] quiero darle cien lucas”, le insiste ‘Chamaco’ a Gómez Amasifuen. “¿Cuánto te he fallado?, le dijo este último.

 

Humala: lavado y violaciones de DD.HH.

El líder del candidato Torres Aliaga enfrenta actualmente un pedido de 20 años de prisión por lavar el dinero de los presuntos pagos ilícitos de Odebrecht, en el marco del Caso Lava Jato. Adicionalmente, el entorno de Humala está bajo sospecha de dos fiscalías distintas por las ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas de civiles, mientras comandaba la base contraterrorista de Madre Mía en el Huallaga.

El primer caso es dirigido por la fiscal Edith Chamorro de la Fiscalía de Derechos Humanos. Su despacho investiga las causas de muerte de un total de 18 personas, que fueron exhumados en los alrededores de donde operó la base Madre Mía. La etapa preliminar de esta pesquisa ha sido ampliada, porque los testigos no han podido declarar por la emergencia sanitaria actual, informaron fuentes fiscales a OjoPúblico.

La investigación de Chamorro inició en 2017, luego de que un programa de televisión difundiera nuevos testimonios sobre los presuntos asesinatos en la base liderada por un militar que utilizaba el apelativo de Capitán Carlos, como también era conocido Humala en el Huallaga. Según informó la Fiscalía en dicho momento, la fiscal Chamorro investiga si se cometieron delitos de lesa humanidad y desaparición forzada en dicha región. 

 

Fotografía de exhumaciones en Caso Madre Mía
EXHUMACIONES. La fiscal Edith Chamorro de la Fiscalía de Derechos Humanos investiga las causas de muerte de 18 cuerpos que han sido exhumados en los alrededores de Madre Mía.
Foto: Ministerio Público

 

A este caso le precedió una investigación iniciada el 2006, a raíz de una denuncia presentada por el ciudadano Jorge Ávila Rivera. En su testimonio, Ávila Rivera alegó que Humala, bajo el seudónimo de Carlos, ordenó el secuestro de él y dos de sus familiares. El fiscal de la provincia de Tocache, Arturo Campos, presentó el caso ante la jueza Miluska Cano López, quien abrió investigación penal contra Humala Tasso por el delito de desaparición forzosa.

Una vez culminada la campaña del 2006, donde Humala perdió en segunda vuelta, el fiscal Campos acusó al comandante EP (r) por la desaparición forzada y asesinato de los esposos Natividad Ávila Rivera y Benigno Sulca Castro, y la tortura del propio denunciante Jorge Avila. Los tres ciudadanos, según la denuncia del último de estos, fueron secuestrados la madrugada del 17 de junio de 1993 por personal militar de la base Madre Mía.

En junio de 2007, sin embargo, Jorge Ávila rectificó su versión original contra Humala. Dos años después, la Sala Penal Nacional archivó esta denuncia penal, luego de detectar contradicciones entre los testigos y debido a que algunos declararon a favor del exmandatario. El año siguiente, en 2010, Ollanta Humala anunció su segunda candidatura y, en 2011, fue elegido Jefe de Estado.

 

Los audios de Humala: “Sabes quién te habla, ¿no?”

La segunda investigación, que sigue en curso, está a cargo del fiscal Luis Valdivia de la Cuarta Fiscalía Penal Supraprovincial. Dicho despacho investiga la desaparición de Benigno Sullca y Natividad Ávila desde junio de 2017, luego de que los audios de una presunta compra de testigos para que se retracten en sus declaraciones contra Humala fueran revelados por OjoPúblico y El Comercio.

Estas interceptaciones telefónicas fueron realizadas por la Policía Antidrogas en el 2011, en el marco de una pesquisa contra un personaje vinculado al cabecilla terrorista Florindo Flores Hala ‘Artemio’. Además de Torres Aliaga y Amílcar Gómez, las escuchas legales grabaron las conversaciones del maderero Julio Méndez Huamán; la periodista Cynthia Montes Llanos (actual militante del Partido Nacionalista); el denunciante original del caso Madre Mía, Jorge Ávila Rivera; y el abogado Eduardo Roy Gates.

Las escuchas ocurrieron, además, mientras se realizaba un juicio oral, a raíz de una primera investigación fiscal contra Amílcar Gómez y Robinson Gómez por sobornar a Jorge Ávila, quien fue testigo de las desapariciones forzadas en la base Madre Mía, para que cambie su testimonio contra el expresidente. En el juicio, el propio Jorge Ávila fue incluido como presunto cómplice. El caso fue archivado en agosto de 2011. 

 “Agiliza a Julio [Torres Aliaga], necesito billete”, dijo el militar 'Chamaco', quien estuvo en la base Madre Mía en los '90.

En este contexto, el despacho del fiscal Valdivia recibió un informe de la Dirandro, que analizó las escuchas realizadas en el 2011, mientras el juicio por la compra de testigos se llevaba a cabo. El reporte policial concluyó que Jorge Ávila se concertó con Amílcar Gómez, hombre de confianza de Humala, para que “se retracte de la denuncia” a cambio del pago de “mensualidades” de dinero, a través de transferencias bancarias a sus familiares.

El informe de la Policía Antidrogas, que está en manos del fiscal Valdivia, incluye tres conversaciones que fueron atribuidas al expresidente y hoy candidato Ollanta Humala. Las tres llamadas fueron con Amílcar Gómez (una a través del celular de Julio Torres), y ocurrieron entre el 25 de abril y el 2 de mayo del 2011, según el reporte.

En las conversaciones interceptadas, Gómez se refiere a su interlocutor como ‘comandante’, precisamente el grado militar de Humala. “Sabes quién te habla, ¿no? Te estoy llamando de otro teléfono porque el mío está recontra chuponeado”, explicó el entonces candidato presidencial a Gómez, según el informe. El contenido de estos diálogos fue revelado en 2017, y en ese entonces Humala dijo reconocer su voz en algunas grabaciones, aunque no brindó mayores detalles.

A los casos de los fiscales Chamorro y Valdivia se suma, finalmente, el informe final de la comisión investigadora del caso Madre Mía del Congreso. Aunque el informe de 500 páginas halló responsabilidad del expresidente en las desapariciones forzadas ocurridas en la base antisubversiva, dicho documento aún no ha sido debatido en el Pleno.