BAJA EJECUCIÓN. Hasta fines de setiembre, la municipalidad provincial de Huancayo fue la que menos ejecutó sus recursos Covid-19.

Hay dinero y no se invierte: 12 municipalidades ejecutaron menos del 30% de su presupuesto Covid-19

Hay dinero y no se invierte: 12 municipalidades ejecutaron menos del 30% de su presupuesto Covid-19

BAJA EJECUCIÓN. Hasta fines de setiembre, la municipalidad provincial de Huancayo fue la que menos ejecutó sus recursos Covid-19.

Foto: Municipalidad de Huancayo

En el contexto del Estado de Emergencia por la pandemia, las municipalidades provinciales del país contaban con S/153 millones para enfrentar la crisis sanitaria. En este informe, OjoPúblico identifica a las municipalidades que registran una baja ejecución presupuestal de estos recursos. Especialistas consultados por este medio dijeron que no hay excusas para tal ineficiencia en el gasto público.

18 Octubre, 2020

Por: Magali Estrada, Geraldine Santos, Alicia Tovar, Alba Rivas y Gustavo Callapiña

 

A casi siete meses desde que el Ejecutivo declaró el Estado de Emergencia por la pandemia, 12 municipalidades provinciales han ejecutado menos del 30% de su presupuesto Covid-19. OjoPúblico analizó el avance de ejecución de 185 provincias del país -sin contar las de Lima y Callao- que contaban, hasta fines de setiembre, con cerca de S/ 154 millones para contratar bienes y servicios destinados a prevenir y frenar el avance del virus SARS-CoV-2. 

El presupuesto Covid-19 podía ser invertido, según el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), en prevención y contención del virus; adquisición de kits de limpieza, desinfección y seguridad; fiscalización en espacios públicos como mercados; compra de canastas de alimentos para las familias vulnerables y combustible para los transportistas.

Luego de revisar la información en el portal de Transparencia Económica del MEF, OjoPúblico estableció que 12 municipalidades provinciales -que en conjunto tenían, hasta fines de setiembre, más de S/ 40 millones de presupuesto- registraron una ejecución de gasto que oscila entre 11% y 28%. 

Las municipalidades provinciales de Huancayo y Trujillo lideran la lista con una ejecución menor al 20%.

Las municipalidades provinciales de Huancayo y Trujillo lideran la lista con una ejecución menor al 20% de ese presupuesto, pese a que ambas reportan altas cifras de fallecidos por Covid-19: la primera 430 y la segunda 1.539 decesos, según el Ministerio de Salud. Le siguen las comunas provinciales de Tacna, Cusco, Puno, Huamanga, Huánuco, Chucuito, Huaraz, El Collao, Piura y Rioja. Todas ellas muestran un desempeño muy pobre, si tenemos en cuenta que el 82% de los gobiernos provinciales registran una ejecución superior al 60%.

 

 

En todo el país la comuna provincial con menor ejecución de su presupuesto Covid-19 es la de Huancayo, ubicada en la región Junín. A finales de setiembre de este año apenas había logrado invertir 11,5% de los más de S/4 millones de fondo exclusivo que tiene para la emergencia sanitaria. 

El gerente de Planificación y Presupuesto de esta municipalidad, Jimmy Tenicela, explicó a OjoPúblico que la baja ejecución responde a que el grueso de su presupuesto (S/3.2 millones) está destinado al subsidio de combustible que se entregará a los transportistas, luego de “un proceso de selección que está en camino”. 

Sin embargo, OjoPúblico comprobó que otras metas de inversión del presupuesto Covid-19 tampoco han sido ejecutadas en su totalidad. Por ejemplo, en acciones destinadas a prevenir los contagios en los mercados apenas han gastado 15,2%. Tenicela aseguró que ya hicieron las compras, que incluyen contenedores de basura, tanques de agua, pintura para señalización e implementos de bioseguridad como mascarillas y protectores faciales para los comerciantes, pero “los proveedores no cobran”, y por eso se observa una baja ejecución.

Municipio de Trujillo

RECURSOS. La municipalidad provincial de Trujillo gastó, hasta fines de setiembre, el 18% de su presupuesto Covid-19 de S/ 10.5 millones.
Foto: Claudia Chávez/ OjoPúblico

 

La Municipalidad Provincial de Trujillo, dirigida por el alcalde José Ruiz Vega, es la segunda en la lista. Posee más de S/10.5 millones, pero solo ha gastado el 18,1%. OjoPúblico se contactó con la oficina de imagen institucional, que se comprometió a devolver la llamada. Sin embargo, hasta el cierre de este informe, no se concretó la comunicación. 

La provincia de Tacna, donde han fallecido 199 personas por la Covid-19, ocupa el tercer lugar en el ranking. Esta comuna tiene un presupuesto superior a S/2.6 millones, pero solo ejecutó el 21,6% hasta fines de setiembre. OjoPúblico llamó en reiteradas ocasiones a la oficina de imagen, pero no fue posible contactarse con ellos. 

La municipalidad de Cusco, que solo ha gastado el 22,9% de los más de S/3 millones que posee, es otra de las menos eficientes en la ejecución de gasto. Al respecto, el gerente municipal, Juan Carlos Galdós Tejada, explicó que la baja ejecución de gasto se debe a que dos terceras partes (poco más de S/ 2 millones) de su presupuesto Covid-19 están destinadas al sector transporte, mediante subsidios de combustible que todavía no se han entregado.  

La municipalidad de Cusco solo ha gastado el 22,9% de los más de S/3 millones que posee. 

Precisó que en la sesión de concejo del 30 de setiembre aprobaron la compra directa de combustible y que el proceso está en marcha. Fuera de ese rubro, todas las demás metas de este municipio registran un avance presupuestal mayor al 50%. “Si realizamos el gasto de transporte obtenemos una ejecución sobre el 80%”, dijo el funcionario. 

Otro de los municipios que ha gastado un bajo porcentaje de su presupuesto es el de Huamanga: apenas 23,9% de los más S/ 3.1 millones, hasta fines de setiembre. “Hacemos un mea culpa, pero ha sido un tema administrativo”, dijo el gerente municipal Roberto Perea del Águila, quien precisó que tuvieron retrasos para reportar el avance en la ejecución de su gasto, por la cuarentena focalizada en dicha provincia. 

 

Transportistas esperan subsidio 

 

Desde el inicio de la pandemia, el servicio de transporte público de pasajeros se redujo a la mitad de su capacidad para evitar la propagación del virus SARS-CoV-2. Los más afectados con estas restricciones fueron los transportistas de vehículos mayores (buses y microbuses). 

Para ayudarlos a salir de la crisis, el 8 de agosto el MEF, mediante el Decreto Supremo N° 222-2020, transfirió en conjunto S/38’336.630 que fueron incorporados al presupuesto Covid-19 de 26 municipalidades provinciales del país. Entre estas se encuentran nueve de las 12 municipalidades que mencionamos en este informe. 

Los nueve municipios tienen en total S/15’698.095 para el sector. Sin embargo, hasta el momento no han ejecutado ni un sol en este rubro. Huancayo y Trujillo recibieron más de S/3 millones cada una. Le sigue Cusco con S/ 2’037.031, y otras comunas como Puno, Huamanga, Tacna y Piura, que recibieron más de S/1 millón. 

Huanuco_transporte

DEMORA. Nueve de las 12 municipalidades mencionadas en este informe recibieron dinero para comprar combustible y entregarle a los transportistas. 
Foto: Geraldine Santos/ OjoPúblico

 

Sin embargo, a casi tres meses de dichas transferencias, las autoridades ediles aún no concretan la compra de combustible y los transportistas cuestionan la demora en el apoyo ofrecido. “Son siete meses de paralización, ninguna de nuestras unidades salió a trabajar por respetar las normas sanitarias. Cuando nos enteramos de la entrega del subsidio nos alegramos, pero hasta ahora no se efectiviza, ¿qué están esperando las autoridades?”, cuestionó el presidente de la Asociación de Transportistas Públicos de Huánuco, Evaristo Bueno Tafur.

En Huancayo también están incómodos por la demora. “Apenas estamos sacando [para] la comida del día. Las personas temen subir a los buses porque se pueden infectar. Esperamos que la municipalidad acelere el proceso”, manifestó Roque Rojas, dirigente de los transportistas de esa provincia.

OjoPúblico consultó a las autoridades locales sobre el motivo del retraso. Algunas respuestas fueron que el proceso de compra demora, incluso alrededor de un mes y medio. “El combustible empezará a entregarse en noviembre de este año porque debemos cumplir las normas”, dijo el gerente de Planificación y Presupuesto de la municipalidad de Huancayo, Jimmy Tenicela. 

Las autoridades ediles aún no concretan la compra de combustible.

Una información similar brindó el gerente municipal de Huamanga, Roberto Perea del Águila, quien explicó que comenzarán con la entrega del subsidio en la segunda semana de octubre. Mientras que Juan Carlos Galdós, gerente municipal de Cusco, dijo que no eran la única municipalidad con baja ejecución presupuestal en ese rubro, y que están dentro del plazo. 

No obstante, el Programa Nacional de Transporte Sostenible (Promovilidad), señaló que las comunas “han contado con el tiempo suficiente para realizar las acciones y procesos de contratación que permitan otorgar el subsidio económico”. 

Otra de las justificaciones de las autoridades ediles es que la norma no especifica si el subsidio califica para unidades pequeñas, que apenas trasladan a 20 pasajeros. “La norma fue hecha pensando en la realidad de Lima. Ahí hay buses grandes que llevan a más de 50 pasajeros, pero aquí [Huánuco] nuestras unidades son pequeñas. Antes de iniciar con el trámite hemos realizado la consulta al MEF porque no queremos caer en un error”, explicó el alcalde de la jurisdicción, José Luis Villavicencio Guardia.

 

Promovilidad cuestionó a las municipalidades y dijo que la norma es clara en cuanto a las condiciones para recibir el subsidio: contar con título vigente, vehículos habilitados, no tener sanciones y contar con RUC activo. “Por lo tanto, los vehículos que cuentan con 20 asientos califican para ser beneficiarios del subsidio económico”, resaltó la institución en respuesta a un cuestionario planteado por OjoPúblico.

 

Poca inversión en los mercados 

 

Otro de los rubros que incluye el presupuesto Covid-19 es la inversión en los mercados. Allí se deben realizar labores de fiscalización, inspección y control sanitario. Nueve de los 12 municipios provinciales analizados en este reportaje cuentan con esa partida. 

Sin embargo, solo la Municipalidad Provincial de El Collao-Ilave, en Puno, ejecutó el 100% de S/114 mil que tiene en este rubro. Siete de los ocho municipios restantes tienen una ejecución menor al 50%. Este es el caso de la comuna provincial de Tacna, que solo gastó el 7% de los S/171.398 que tiene. 

Carlos Aguilar, secretario general de la Confederación Nacional de Trabajadores en Mercados y Comercios del Perú, dijo a OjoPúblico que pocos municipios ejecutaron los montos destinados a la compra de artículos como lavaderos de manos, termómetros, pruebas rápidas, así como para actividades de difusión y orientación para los comerciantes y el público que asiste a estos lugares.

Mercado de tacna

DESCUIDO. Los municipios realizaron poca inversión en los mercados de las ciudades, pese a que estos eran el principal foco de contagio.
Foto: Diario Sin Fronteras
 

 

“En todo el país hay alrededor de 3.200 mercados y, en la mayoría de ellos, los alcaldes no han gastado el dinero que el Gobierno les ha dado, y eso nos ha perjudicado en la lucha contra la Covid-19. Hemos tenido que presionar a los municipios para que ejecuten ese dinero”, expresó Aguilar.

La Municipalidad Provincial de Huancayo, por ejemplo, apenas gastó el 15,2% de los S/252 mil presupuestados para sus acciones en los mercados. Por su parte, la provincia de Puno solo ejecutó el 33,2% de los S/736.905 que tenía planificado. En junio, la Contraloría determinó que las municipalidades de Tacna y Puno no habían elaborado sus planes de vigilancia, prevención y control de la Covid-19 para mercados y espacios temporales habilitados. Un mes después, el mismo organismo advirtió que la municipalidad provincial de Huancayo no había señalizado ni colocado contenedores de basura en el mercado principal y tampoco había capacitado a los comerciantes.

La oficina regional de control de Puno, sin embargo, dijo a OjoPúblico que la comuna provincial ya cumplió con elaborar e implementar su plan de acción para superar las deficiencias detectadas. El gerente regional de control de Tacna, por su parte, explicó que la comuna provincial remitió su plan de acción el 8 de octubre, y precisó que dos de las tres situaciones adversas aún están pendientes de resolver (preparó los planes de vigilancia y control para los seis mercados, pero aún debe reconformar los comités sanitarios y hacer la relación de comerciantes).

Mercado de tacna

CERO MEJORAS. La municipalidad provincial de Tacna es una de las que realizó poca inversión en el principal centro de abastos. 
Foto: Diario Sin Fronteras.

En el caso de la municipalidad provincial de Huancayo, la oficina de control regional de Junín explicó a Ojo Público que este municipio aún tiene pendiente reformular, aprobar e implementar sus planes de control para cada mercado, además de realizar acciones para superar otras cinco situaciones adversas. La señalización, la implementación de contenedores y la capacitación de los comerciantes, indicaron, están en proceso. 

“Esa baja inversión en los centros de abastos del país es preocupante”, señala el decano del Colegio Médico de Puno, Vidmar Mengoa Herrera. Para él, estos espacios siguen siendo focos de contagios de la Covid-19. 

  

Plantas de oxígeno: inversión fallida

 

El presupuesto Covid-19 también permite la compra o reparación de plantas de oxígeno medicinal. En ese sentido, la Municipalidad Provincial de El Collao, en Puno, tenía S/600.004 para adquirir un generador de oxígeno medicinal. Sin embargo, hasta la fecha, dicha compra no se ha concretado. La comuna ha gastado apenas 28,1% de los más de S/1.5 millones que recibió de presupuesto total Covid-19. 

Por su parte, la Municipalidad Provincial de Puno, cuyo presupuesto para hacer frente a la Covid-19 es de cerca de S/5.1 millones, destinó S/ 2’252.512 para adquirir una planta de oxígeno medicinal, 100 camas clínicas y 100 balones. Pero la planta de oxígeno “aún está en trámite de compra”, explicó el gerente municipal Fredy Vilcapaza Mamani a OjoPúblico

“La última semana de julio y las dos primeras de agosto han sido las etapas más críticas, pues mucha gente falleció por falta de oxígeno”, explicó a este medio el decano del Colegio Médico de Puno, Vidmar Mengoa Herrera. El directivo contó que su institución recaudó S/ 1,2 millones para una planta de oxígeno, que será instalada en las próximas semanas. 

El presupuesto Covid-19 también permite la compra o reparación de plantas de oxígeno medicinal.

La Municipalidad Provincial de Trujillo destinó S/3’470.494 de su presupuesto Covid-19 para la reparación de una planta generadora de oxígeno medicinal. Sin embargo, solo registra un avance del 9,3% en esa meta. Dicha institución no respondió a las consultas de este medio sobre el tema.

Por su parte, la Municipalidad Provincial de Rioja, en la región San Martín, también había considerado la adquisición de una planta de oxígeno pero, tras la promulgación del Decreto de Urgencia N° 066-2020, el proceso fue desestimado. Esta norma, publicada en junio, autorizó excepcionalmente al Centro Nacional de Abastecimiento de Recursos Estratégicos en Salud (Cenares) a efectuar contrataciones que garanticen la provisión de oxígeno medicinal en todos los establecimientos de salud a nivel nacional.  

Sin embargo, el 20 de agosto, el Ministerio de Salud emitió el informe N° 383-2020-OPMI-OGPP que habilitó a los gobiernos locales a disponer de su presupuesto y donaciones para la adquisición de plantas de oxígeno. Pese a ello, el gerente de Desarrollo Social del municipio provincial de Rioja, Juan García, dijo que no retomarán el proceso para adquirir dicha planta, a fin de evitar problemas legales en el futuro.  

Mientras tanto, el municipio provincial de Chucuito (Puno) solo ejecutó -hasta fines de setiembre- el 27,3% de S/1’414.076 de su presupuesto Covid-19. De ese monto, se había asignado poco más de S/ 1’119.068 millones para la meta de control epidemiológico del que sólo ejecutaron el 6,2%. 

OjoPúblico intentó comunicarse con los alcaldes y gerentes de todas las municipalidades provinciales incluidas en este informe; pero las autoridades de Trujillo, Tacna, Huaraz, El Collao, Chucuito y Piura no contestaron nuestras llamadas.

 

Baja ejecución injustificada 

 

Para Diana Chávez, de la asociación civil Transparencia, se puede explicar la baja ejecución presupuestal de los municipios provinciales por el desconocimiento de los “nuevos procesos de contratación”, el retraso en la aprobación de las contrataciones en los concejos provinciales y la disminución de personal durante la emergencia sanitaria.

“Existe un gran temor [de los funcionarios municipales] frente a un procedimiento nuevo para ejecutar este gasto, ya que implica una alta responsabilidad y cumplir con una regulación que en, este caso, no manejan bien todavía. Allí se necesita mucho apoyo”, precisó al poner de ejemplo la nula ejecución del dinero destinado a la compra de combustible.

Otra posible causa -dijo- es la demora en la aprobación de los contratos de bienes y servicios del presupuesto Covid-19, por parte del concejo municipal. “Si se identifica, por ejemplo, algo irregular en una contratación, la forma de oponerse es mediante el bloqueo de la misma en el concejo. Esa podría ser otra causal de las demoras”, acotó Chávez Dávila. 

Añadió que la disminución del personal en los municipios, debido a que se contagiaron con el virus y las licencias de trabajo de los servidores considerados vulnerables, así como la poca conectividad en algunos lugares del país, son otras causas a tener en cuenta. 

Varias de las municipalidades incluidas en este reportaje, como la de Huamanga, argumentaron que sí ejecutaron su presupuesto pero que no reportaron el gasto debido a retrasos administrativos. 

Al respecto, Cecilia López, especialista en contrataciones públicas de la asociación civil Transparencia, explicó a OjoPúblico que “no es difícil registrar información, el sistema es bastante sencillo”. Además, enfatizó que las adquisiciones para atención de Covid-19 se realizaron mediante contratación directa, así como por órdenes de compra y servicios, que son mecanismos mucho más ágiles, rápidos y sencillos. 

Una opinión similar brindó el decano del Colegio de Economistas de Piura, Humberto Correa Cánova. “No pueden decir que los procesos son más largos, estamos a siete meses de la pandemia, no hay nada que justifique eso”, alegó. Sin embargo, acotó que no se puede perder de vista que quizá sí existan algunos factores, propios de la pandemia, como el trabajo desde casa, que pueden haber afectado la productividad.