Investigación

Caso Keiko Fujimori: Scotiabank recibió dinero ilegal de Odebrecht

03 Dic 2018
Ilustración: Rocío Urtecho.
Fiscalía concluyó que el dinero que Odebrecht destinó a la campaña de Keiko Fujimori el 2011 fue ingresado a través del 'pitufeo' al Scotiabank. Fujimorismo reclutó a un grupo de testaferros para depositar US$1 millón en el tercer mayor banco del Perú. El mismo año electoral, la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS) descubrió irregularidades en el plan antilavado de dicho banco.

El banco Scotiabank –la tercera entidad financiera más importante del Perú y cuya filial en Costa Rica fue sancionada este año por incumplir normas antilavado de dinero en el Caso Lava Jato– recibió más de US$1 millón de testaferros del partido de Keiko Fujimori, en el marco de una operación de ‘pitufeo’ (aportes fraccionados para evitar ser detectados) que pretendía hacer pasar el dinero entregado por la constructora Odebrecht como si fuera aporte de la campaña presidencial del 2011.

 

Ojo-Publico.com estableció –en base a documentos del Equipo Especial del Ministerio Público– que el presunto dinero ilícito ingresó al Scotiabank en dos periodos definidos: US$997 mil entre abril del 2011 (cuando era claro que Keiko Fujimori disputaría la segunda vuelta con Ollanta Humala) y junio de aquel año; así como US$50 mil en marzo del 2010, por intermedio de tres cuentas bancarias que estaban a nombre de Fuerza 2011, como entonces se llamaba el partido que representaba al fujimorismo.

Según la declaración del jefe de Odebrecht en Lima, Jorge Barata, la empresa entregó US$1 millón a dos importantes miembros de la plana mayor de Fuerza 2011, Jorge Yoshiyama Tanaka y Augusto Bedoya Camere, en el transcurso del 2010 e inicios del 2011. Con el objetivo de blanquear ese dinero, según el Ministerio Público, se dispuso ingresarlo por intermedio de testaferros a las cuentas que dicho partido tenía en el Scotiabank como si se tratara de aportes de simpatizantes de la campaña de Fujimori.

LAVADO. El banco Scotiabank, la tercera entidad financiera más importante del Perú, recibió alrededor de US$1 millón de presuntos falsos aportantes en las cuentas de Fuerza Popular.
Foto: Ernesto Cabral / Ojo-Publico.com.

En aquella época, el Scotiabank –banco de capitales canadienses que ingresó al mercado local en el 2006 luego de comprar al Banco Wiese– tenía más de 4,000 empleados, 181 oficinas a nivel nacional y una unidad especializada en prevenir el ingreso de dinero sucio procedente de actividades criminales y del terrorismo.

De acuerdo al peritaje de la División de Lavado de Activos de la Policía, más de la mitad de aquel US$1 millón entregado al fujimorismo desde el Departamento de Operaciones Estructuradas o Caja 2 de Odebrecht acabó siendo ingresado al Scotiabank en un único mes, mayo del 2011, a través de 110 abonos en efectivo realizados en la cuenta de Fuerza 2011 durante casi todos los días de aquel mes. El pico de depósitos ocurrió el 25 de mayo del 2011 –a 10 días de la segunda vuelta entre Fujimori y Humala– cuando en un solo día se hicieron 13 depósitos por un total de US$66 mil.

Dos años después de esos hechos, la Superintendencia de Banca y Seguros y AFP (SBS) cuestionó el sistema de prevención antilavado del Scotiabank en 2011, cuando ingresó el dinero de Odebrecht a dicha entidad. Ojo-Publico.com –en el marco del Caso DineroLeaks, sobre la responsabilidad del sistema bancario en el blanqueo de activos del crimen organizado– estableció que la SBS investigó al banco que recibió el dinero del fujimorismo por “deficiencias” en la administración de sus operaciones antilavado.

FALTA GRAVE. La Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) castigó con 25 UIT al Scotiabank por "deficiencias" en sus operaciones antilavado de agosto del 2011, meses después de la campaña presidencial. 
Documento: Ojo-Publico.com

En una resolución sancionadora del 2013, desconocida hasta ahora, la SBS concluyó que el Scotiabank incurrió en “deficiencias en el Registro de Operaciones (RO)”, como se llama al sistema informático que todo banco debe tener para conservar las transacciones mayores a los US$10 mil, e insumo clave para detectar operaciones inusuales y sospechosas de sus clientes. La entidad reguladora estableció que el problema ocurrió en agosto de 2011 y advirtió que la investigación les permitió identificar “debilidades en la información mínima que debe contener el referido registro”, aunque sin brindar detalles del caso.

Dineroleaks. El Banco de Crédito, el BBVA Continental y otras entidades recibieron más de US$2.200 millones de clientes sospechosos

"Como producto de la evaluación realizada (...) entre el 26 de setiembre y el 29 de noviembre del 2011 (...) se ha determinado la existencia de indicios que indicarían que el banco [Scotiabank] habría incumplido aspectos establecidos (...) para la Prevención del Lavado de Activos", aseguró la SBS en una carta enviada el 10 de octubre del 2012 al entonces gerente general de dicha entidad, Carlos González-Taboada.

Por las irregularidades detectadas, la SBS multó al Scotiabank con 25 UIT (S/ 92.500 de la época, equivalentes a unos US$30 mil), sanción considerada como grave por la ley vigente. En el caso de Costa Rica, la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), su símil en el país centroamericano, sancionó al mismo banco con US$2 millones por dejar pasar el dinero de Odebrecht y Camargo Correa destinado al expresidente Alejandro Toledo, sin que su unidad de cumplimiento en temas de prevención de lavado de dinero emitiera alguna alerta.

En este caso, el Scotiabank en Perú recibió más de US$1 millón a través del ‘pitufeo’ en las cuentas del partido fujimorista en marzo (US$50 mil) del 2010 y en los meses de abril (US$213 mil), mayo (US$625 mil) y junio (US$158 mil) del 2011. En su propia memoria institucional sobre aquel año, el banco se jacta de que su “Unidad de Prevención del Lavado de Activos [minimizó] la exposición del Grupo Scotiabank Perú a transacciones que involucren al lavado de activos en sus diversas modalidades”. Hoy, la evidencia del Ministerio Público y de la SBS pone en entredicho esta afirmación.

PERFIL. El fiscal José Pérez Gómez, a cargo de la investigación contra Keiko Fujimori, identificó aportantes de Fuerza 2011 que realizaron depósitos fraccionados y que en algunos casos no sustentaron sus fondos. 
Foto: Andina

El 2011, cuando el presunto dinero de Odebrecht ingresó al Scotiabank, la SBS ya tenía establecido que el ‘pitufeo’ era una operación sospechosa que las entidades bancarias, por intermedio de sus divisiones de cumplimiento de prevención del lavado de dinero de los bancos, debían alertar de manera obligatoria a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), en un plazo no mayor de 30 días desde la fecha de su detección (desde el 2017 deben hacerlo en 24 horas).

El mismo despacho del fiscal José Domingo Pérez, a cargo de la investigación contra Keiko Fujimori y la cúpula de su partido, también alertó que en mayo de este año recibió una carta del Scotiabank con información “escueta” sobre el ingreso de dinero ilícito de Odebrecht. “Existen personas que figuran aportando significativos montos de dinero [en el Scotiabank], lo que llama la atención es que (...) no se realizaron en una armada, o en un solo depósito, sino que se recurrió a aportes menores o fraccionados”, dice el documento fiscal del caso.

La SBS, consultada por Ojo-Publico.com, remitió documentos vinculados al proceso sancionador contra el Scotiabank, aunque eliminó los párrafos que contenían los detalles de los hechos imputados a dicho banco "por involucrar información protegida por la Ley de Protección de Datos Personales". Tampoco brindó información estadística de los reportes de operaciones sospechosas emitidos por esta entidad financiera durante la campaña presidencial del 2010 y 2011, pues considera esta información "de carácter reservado por ley".

EN BLANCO. La Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) retiró los párrafos con los detalles sobre las irregularidades cometidas por el Scotiabank en la administración de sus operaciones antilavado.
Documento: Ojo-Publico.com

Funcionarios del Scotiabank, por su parte, aseguraron que por ley estaban impedidos de responder a las preguntas de Ojo-Publico.com sobre la recepción de presunto dinero de Odebrecht en sus bóvedas vía la modalidad criminal de 'pitufeo'. "Scotiabank es una organización respetuosa de las normativas locales e internacionales, cumpliendo con cuidado y responsabilidad con todas las regulaciones referidas a las buenas prácticas de compliance", dice una carta de la Gerencia de Relaciones Institucionales y Responsabilidad Social del banco.

La historia que narramos a continuación, basada en las pesquisas del Ministerio Público, evidencia todo lo contrario.

'Pitufeo' en las sedes del Scotiabank en Lima

De acuerdo a los documentos del caso, Fuerza 2011 tuvo dos niveles de testaferros para ingresar el US$1 millón de Odebrecht en el Scotiabank. El primer nivel estuvo integrado por personas naturales o jurídicas que prestaron su nombre, o cuya identidad fue usada, en calidad de ordenantes de fachada de los depósitos en el citado banco; mientras que el segundo nivel estuvo compuesto por personas que acudieron a diferentes sedes de la entidad financiera en Lima a depositar montos fragmentados y en efectivo entre los años 2010 y 2011.

En el primer nivel, el Ministerio Público identificó a 44 ordenantes en el Scotiabank como los aportantes sospechosos que utilizó Fuerza 2011 para encubrir el dinero de Odebrecht, entre los que destacan: Celso Dextre Cuaresma (US$68 mil), Pierre Gonzalez Castelli (US$61 mil), Gustavo Caillaux Zazzali (US$61 mil) y Eduardo Montes Vize (US$50 mil), para citar a los ordenantes con mayores depósitos registrados; así como el hoy prófugo Giancarlo Bertini Vivanco, quien como persona natural, dueño de Italia Import Export y junto a su esposa, figura como ordenante de un total de US$65 mil.

PITUFEO. El Ministerio Público identificó a más de 40 personas que depositaron grandes sumas de dinero en efectivo en el Scotiabank a través de aportes fraccionados destinados a las cuentas de Fuerza 2011. 
Documento: Ojo-Publico.com

Cuando uno de ellos, el diplomático boliviano Montes Vize, fue llamado a declarar ante la Fiscalía dijo que realizó una “sola aportación por la candidatura de su hija [Irma Montes Patiño en las elecciones al Congreso del 2011] dinero que no se encontraba bancarizado ya que lo tenía en su casa, [como] parte del producto de la venta de un inmueble en el 2008 (...). Ante el Ministerio Público, Montes Vize indicó que “su hija le dió el número de cuenta del Scotiabank a nombre de Fuerza 2011" para realizar el abono.

Cuando el Ministerio Público analizó el supuesto aporte por US$50 mil de Montes Vize –quien volverá a ser citado por la fiscalía junto a su hija Irma Montes– descubrió que el total había sido fraccionado en siete depósitos en el Scotiabank. El 2 de marzo del 2011 se abonó US$8 mil en efectivo en dicho banco; al día siguiente se realizaron tres depósitos adicionales por US$8 mil cada uno, también en cash; y finalmente el 4 de marzo se hicieron otros tres abonos, dos por US$5 mil y uno por US$8 mil.

Igual ocurrió con el exministro fujimorista Gustavo Caillaux Zazzali, quien se declaró como aportante de US$61 mil para la campaña de Fuerza 2011. Cuando la Fiscalía analizó los depósitos en el Scotiabank halló el mismo proceder de Montes Vize: el total había sido fraccionado en nueve aportes. El 2 de mayo del 2011, se hicieron tres abonos, dos por US$7 mil y uno por US$6 mil; al día siguiente, cuatro depósitos, tres por US$8 mil y uno por US$4 mil; mientras que el 5 de mayo uno adicional por US$8 mil y uno final el 13 de mayo por US$5 mil.

LIDEREZA. Hace un mes el Poder Judicial ordenó la prisión preventiva de Keiko Fujimori, quien es sindicada de liderar una organización criminal en Fuerza Popular y lavar dinero ilícito de Odebrecht en la campaña del 2011. 
Foto: Poder Judicial.

El Equipo Especial también identificó el mismo proceder en Luis Miguel Sánchez Tapia, hoy gerente general de la conocida agencia publicitaria Havas Media, usando el mismo proceder de Caillaux Zazzali y de Montes Vize. En un solo día, el 23 de mayo del 2011, hizo cuatro depósitos de manera fraccionada (por US$11 mil) en las cuentas de Fuerza 2011 (hoy Fuerza Popular) en el Scotiabank.

Interrogado por la Fiscalía Sánchez Tapia dijo: “Fueron cuatro depósitos en cuatro ocasiones por un tema de seguridad (...) en una agencia en San Isidro”. Cuando le preguntaron por el comprobante dijo que “se los entregó a una persona a quien no conocía”.

"Dos años después, la SBS cuestionó el sistema de prevención antilavado del Scotiabank en 2011, cuando ingresó el dinero de Odebrecht".

De igual manera, la Fiscalía identificó a Pierre Gonzalez Pérez Velasco (hijo de Pierre Gonzalez Castelli), quien depositó el mismo 25 de mayo del 2011 (dos días después de los depósitos de Luis Sánchez Tapia) un total US$20 mil a favor de Fuerza Popular en el Scotiabank. Este depósito fue realizado vía cuatro operaciones sospechosas: una por US$4 mil, otra por US$6 mil y otras dos por US$5 mil. Días después, el 31 de mayo del 2011, Carlos Dávila Segovia, otro presunto falso aportante, depositó tres armadas en efectivo por un total de US$15 mil en el Scotiabank.

En el segundo nivel de presta nombres, el Ministerio Público identificó a uno de los mayores operadores de Bertini Vivanco, hoy prófugo de la justicia en el juicio a Keiko Fujimori: Daniel Mellado Correa, sindicado por la Fiscalía como uno de los principales transportistas del dinero de Odebrecht. Este personaje usó la modalidad de ‘pitufeo’ para depositar en un día –el 9 de marzo del 2011 (a un mes de los comicios presidenciales)– un total de US$25 mil en las cuentas bancarias del partido en el Scotiabank.

SOSPECHA. Daniel Mellado, considerado como uno de los mayores transportistas del dinero de Odebrecht, depositó US$6 mil en esta agencia del Scotiabank en Miraflores como parte de una operación de pitufeo. 
Foto: Google Maps.

De acuerdo a la declaración de Mellado en la Fiscalía, él depositó esa fecha US$5 mil y US$7 mil en efectivo en dos agencias del Scotiabank en Surquillo, en la ubicada entre las avenidas Tomás Marsano y Guardia Civil, y en la del cruce de las avenidas Angamos y República de Panamá, respectivamente. “La señorita de la ventanilla me solicitó brindar algunos datos para el llenado del ‘formato LAVA’, que era la solicitud que pedía el banco respecto al origen del dinero, entonces me preguntó el nombre del aportante, no recuerdo qué nombre brindé (...) y procedió a entregarme el voucher”, dijo.

Aquel mismo día, Mellado depósito otros US$7 mil y US$6mil en efectivo en la agencia ubicada cerca del Hospital Angamos (Miraflores) y en la situada en el cruce de la avenida Petit Thouars con la calle Río de la Plata (Miraflores). “Utilizando el procedimiento anterior, esto es, ingresar a la agencia bancaria, hacer la cola respectiva, llegar a ventanilla y decir que iba a depositar un dinero (...) a favor del partido Fuerza 2011”, detalló en el marco de las pesquisas contra Keiko Fujimori y la cúpula de su partido.

Dinero sucio en el Scotiabank de Tarapoto

El Equipo Especial del Ministerio Público también detectó el ingreso de US$35 mil en las agencias del Scotiabank en Tarapoto (San Martín) por intermedio de seis personas cuyos perfiles económicos no justifican el elevado monto de sus aportes. Ellas fueron: Lilith Sánchez Bardales y Gregoria Vela Arista, quienes depositaron US$5 mil cada una, según el tipo de cambio de la época. Ambas, de acuerdo a sus declaraciones ante la Fiscalía, guardaban dicha cantidad de dinero en “la cómoda” de sus casas.

El despacho del fiscal Pérez Gómez también identificó el depósito por US$5 mil realizado por Niczer Romero Villalobos. “La señora Gregoria Vela me dijo: ‘tienes que decir que (...) has depositado en el Scotiabank de Tarapoto’(...) Yo no le dije nada pero pensaba cómo voy a decir eso si yo no tengo como justificar esa plata, yo vivo en una casita”, testificó Romero ante la Fiscalía.

FALSO APORTANTE. Niczer Romero Villalobos de Tarapoto también fue otro de los presuntos testaferros utilizados por Fuerza Popular en la campaña del 2011.
Foto: La República.

Lo mismo ocurrió con Guzman Rimarachin Diaz, quien depositó US$5 mil en marzo del 2011 en la sucursal del Scotiabank en Tarapoto. El investigado aseguró que el origen del dinero fue un “préstamo que [me hizo] la Caja de Paita, aproximadamente en el 2010”, sin embargo la Fiscalía calificó esta explicación de “inverosímil".

La fiscalía identificó el mismo proceder con Irma Carranza Montenegro y Marizol Valles Chong, esposa del congresista Rolando Reátegui, quienes depositaron US$5 mil y US$10 mil, respectivamente, en la misma sede del banco en San Martín. Cuando el Ministerio Público las interrogó sobre el tema, ambas mujeres dijeron que el dinero procedía de sus ahorros. Días después, y acorralado por las evidencias, el parlamentario fujimorista acabó convirtiéndose en testigo protegido. El resto es historia conocida.

ACTUALIZACIÓN: 03-12-2018 (6:58 p.m.)

Autores:

Síguenos

Recibe nuestros mejores reportajes, crónicas e investigaciones.