Territorio Amazonas

México: Las 10 empresas que compraron la madera amazónica de origen ilegal

30 Sep 2018
Ojo-Publico.com /Connectas
Un puñado de empresas importó en la frontera con Estados Unidos el 81% de la madera proveniente de bosques prohibidos para la extracción en la selva de Perú.

La ausencia de controles eficaces a las importaciones de madera provenientes de la Amazonia peruana se ha convertido en aliada para un grupo de empresarios mexicanos. Entre el 2013 y e 2016 varias empresas peruanas enviaron a este país a través del Atlántico, 65.262 metros cúbicos de madera de origen sospechoso. El cargamento llegó a bordo de la embarcación Yacu Kallpa.

El 81% del total de esa madera (53.194 metros cúbicos) tuvo como destino 10 empresas mexicanas. Un volumen importante de la madera que ingresó a territorio mexicano por el puerto de Tampico -como hemos detallado en investigaciones anteriores de Ojo-Publico.com y Connectas- tenía origen ilegal.

¿Cómo pudo ser posible? Esta investigación revela cómo la deficiencia en las revisiones ha permitido a las compañías mexicanas importar madera, ignorando su certificación de origen y el tipo de especie, pues la fiscalización se concentra principalmente en la detección de productos con riesgos de plagas.

YACUKALLPA. El cargamento de madera de procedencia ilegal sigue dentro de la embarcación Yacukallpa que estuvo paralizada en el río Amazonas
Foto: MarineTraffic

La historia del barco Yacu Kallpa refleja las debilidades de este sistema de control. La nave zarpaba desde la ciudad de Iquitos, en la Amazonía Peruana, hasta los puertos de México. Los resultados de la Operación Amazonas 2014 y 2015 permitieron constatar, por ejemplo, que uno de los cargamentos enviados desde Perú hacia República Dominicana, México y Estados Unidos tenía en más de un 90% de los casos madera ilegal.

Los exámenes realizados por el Organismo de Supervisión de los Recursos Forestales y de Fauna Silvestre del Perú (Osinfor) concluyeron que la madera comercializada incumplía la legislación forestal. El Yacu Kallpa transportó la madera que compañías peruanas vendieron a 30 empresas mexicanas, de acuerdo a la información entregada por la autoridad portuaria de Tampico en México a través de solicitudes de información pública.

En Perú, las dos principales empresas proveedoras de aquellos envíos fueron Inversiones La Oroza (actualmente suspendida en EEUU por el envío de madera de origen ilegal) e Inversiones WCA. ¿Pero quiénes son en México las principales compradoras de la madera extraída de la Amazonía peruana?

 

En esta investigación identificamos a las 10 compañías importadoras más importantes: CG Universal Wood, CG Grupo Forestal, Triplay y Aglomerados Tany, Maderas La Laguna, Maderería Sierra Verde, Sud American Lumber, Grupo Tenerife, Triplay y Maderas de Mayoreo, Maderas Torres, y Grey Forestal, situados en la Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo, Aguascalientes y Monterrey.

Inversiones La Oroza es la compañía peruana que más madera ha exportado a México en los últimos años. Se trata de una polémica empresa a la que el Gobierno de Estados Unidos sancionó por vender madera de origen ilegal. Fue la primera vez que este país activó una medida contemplada en el Tratado de Libre Comercio con el Perú. La autoridad comercial de los EEUU explicó en su momento que Inversiones La Oroza no cumplía con la ley sobre la cosecha y el comercio de madera.

Esta empresa -de acuerdo a los documentos a los que tuvimos acceso- vendió a compañías madereras de México un total de 27.358 metros cúbicos, equivalente al 42% de toda la madera que ingresó por el Puerto de Tampico en el Golfo de México, entre el 2013 y el 2016, ubicado al norte del país, próximo a la frontera con Estados Unidos.

Los clientes mexicanos

El negocio de la madera peruana importada en México tuvo su declive el 2016, cuando el embarque del Yacu Kallpa fue detenido. Entre las compradoras mexicanas están firmas como Maderas La Laguna y Sud American Lumber que pertenecen a la Cámara Nacional de la Industria Maderera, mientras que los grupos CG Maderas y Cebra integran la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de Productos Forestales (IMEXFOR).

El mejor cliente en México de la polémica madera que transportaba el Yacu Kallpa fue CG Universal Wood, ubicada en Guadalajara, ciudad ubicada al Occidente de México. Esta compañía adquirió 12.043 metros cúbicos a La Oroza, según la información entregada por las autoridades del puerto de Tampico.

Universal Wood se dedica a la venta de maderas sólidas como el tornillo, MDF (un aglomerado con fibras de madera), triplay de pino, cedro, nogal, caoba y fresno, entre otros productos. Es un comprador que forma parte del Grupo CG Maderas. El segundo mejor cliente de la madera peruana es CG Grupo Forestal S.A. de C.V. al importar 11.433 metros cúbicos de Perú.

Ambas compañías, CG Grupo Forestal S.A de C.V y  CG Universal Wood S.A de C.V, pertenecen a Grupo Cebra y son dirigidas por José Ernesto Ceballos Gallardo, un empresario que aunque con perfil público bajo, es reconocido entre la élite empresarial local. En Estados Unidos fue investigado el año 2016 por importar madera de origen ilegal. Ceballos fue uno de los principales compradores de la madera que transportaba el Yacu Kallpa. Ese cargamento tenía orden de incautación de parte de la fiscalía peruana, pero la compañía de Ceballos -junto a otros empresarios- lograron recuperarla a través de irregulares acciones en la Procuraduría General.

Ceballos Gallardo también estuvo el frente de Global Plywood and Lumber Inc., firma  acusada el 2016 de importar madera ilegal desde Perú.

Otra empresa mexicana que está en la lista de importadoras de los tablones que iban en el Yacu Kallpa el 2015, según reportó Osinfor, fue Maderas La Laguna. Esta organización compró 4.475 metros cúbicos a La Oroza y actualmente importa productos de Perú, Brasil, Bolivia, Guatemala, Uruguay, Estados Unidos y China. En su catálogo ofrece a sus clientes especies como caoba, cedro, encino y pino.

 

Además de surtir con productos maderables los mercados de Guadalajara y Estado de México, el Yacu Kallpa transportó madera de origen ilegal que también llegó a Hidalgo. La compañía peruana Inversiones WCA envió 3.826 metros cúbicos a la Maderería Sierra Verde.

Otra de las compradoras de madera de peruana es Sud American Lumber, dirigida por Eduardo Guiulfo, presidente de la Cámara de Comercio Mexicano Peruano.

Guiulfo tuvo un rol importante en la liberación de madera de origen ilegal e incautada tras un operativo internacional liderado por la Interpol y la red de aduanas a nivel global. 

Como director de Sud American Lumber, Guiulfo logró que en la modificación de la norma 016, que corresponde al aspecto fitosanitario de control de plagas en México, no se incluyera la obligación para las importadoras de revisar previo al embarque y durante 45 días la mercancía. Con estas modificaciones, los empresarios madereros ganaron tiempo para importar los tablenes de manera más rápida.

El Centro para el Derecho Ambiental Internacional (CIEL) identificó bajo qué condiciones Perú y México comercializan madera de alto riesgo o que se encuentra en la “lista roja”.

En su sitio web la compañía de Guiulfo se presenta como Maderas Finas Sud American Lumber, ubicada en la Ciudad de México, pero con concesiones forestales en Perú y experta en la importación de maderas tropicales. Esta empresa  compró 3.224 metros cúbicos a proveedores como Inversiones WCA, San Marino Industria y Comercio e Industrial Maderera Zapote.

Entre los principales productos de la compañía que representa Guiulfo están la caoba y el cedro. “Es una realidad el aumento día a día de la demanda interna de maderas tropicales para sus diferentes usos, y más aún si se trata de Maderas Tropicales de la Selva Amazónica y específicamente de la Peruana que son muy cotizadas en el mercado mundial, es por esta razón que la mayoría de nuestros productos provienen de esta zona”, se lee en su sitio web. Sud American Lumber fue fundada en 1990 en la Ciudad de México y desde entonces importa madera a México.

 

Madera de alto riesgo en México

En 2015, el Yacu Kallpa realizó cuatro viajes desde Iquitos y pasó por el puerto de Tampico. Ese año registró la cantidad más alta de madera enviada. Fue una carga de 10.493 metros cúbicos.

El Centro para el Derecho Ambiental Internacional (CIEL) identificó bajo qué condiciones Perú y México comercializan madera de alto riesgo o que se encuentra en la “lista roja”. En el estudio “Mejora continua de prácticas ilegales en el sector forestal del Perú en 2017”, este organismo señala a México como el país que más madera de alto riesgo ha recibido en los últimos años, seguido por China, Australia, República Dominicana, Estados Unidos y Francia.

Los decomisos de madera al barco Yacu Kallpa, entre el 2015 y 2016, son ejemplos de cómo funciona el aparato de control forestal del gobierno mexicano con las importaciones.

El representante del Poder Judicial peruano envío el año pasado esta carta a las autoridades mexicanas solicitando información sobre el destino de la madera que tenía orden de inmovilización.
Ojo-Publico.com /Connectas

“A pesar de la incautación de los contenidos de su cargamento en septiembre, el Yacu Kallpa retornó al Perú y fue nuevamente cargado para partir de Iquitos a finales de noviembre con madera destinada a la República Dominicana, México, y Houston. Pero esta vez el Yacu Kallpa no llegó a Houston. De hecho, fue abandonado en México por su empresa naviera”, señala la Agencia de Investigación Ambiental (EIA,  por sus siglas en inglés) en el informe denominado El momento de la verdad, presentado en febrero de este 2018, donde se detalla que el 91% de la madera transportada por ese barco provenía de fuentes ilegales

Expertos ambientalistas y sociedad civil han insistido en la urgencia de que en México haya revisiones sobre el origen de la madera importada como la que llegó por años a través del buque Yacu Kallpa.

Tanto Eduardo Guiulfo como Ceballos Gallardo fueron entrevistados para un reportaje que forma parte de esta serie investigativa. En ese momento, argumentaron que toda la madera que compraron a sus socios peruanos fue de buena fe. Detallaron, como en otros casos, que de acuerdo a los documentos oficiales que acompañaban la mercancía todo estaba en regla.

Autor:

Síguenos

Recibe nuestros mejores reportajes, crónicas e investigaciones.