REUNIONES. Al menos un par de miembros de la Comisión ha tenido distintas reuniones con personajes conservadores y antiderechos

Contra el género: conservadores y antiderechos se afianzan en la Comisión de Mujer y Familia

Contra el género: conservadores y antiderechos se afianzan en la Comisión de Mujer y Familia

REUNIONES. Al menos un par de miembros de la Comisión ha tenido distintas reuniones con personajes conservadores y antiderechos

Claudia Calderon / OjoPúblico

La nueva Comisión de Mujer y Familia del Legislativo está conformada por congresistas que, en su mayoría, carecen de experiencia en los temas abordados por este grupo de trabajo. Entre de ellos, hay legisladores que se han manifestado públicamente en contra del enfoque de género y la despenalización del aborto. Además, dos de sus integrantes se han reunido de manera reiterada con representantes de grupos antiderechos, y un miembro de la mesa directiva tiene una sentencia por alimentos.

21 Septiembre, 2022

La influencia de grupos conservadores y antiderechos se ha acentuado durante la pandemia. Entre marzo de 2020 y octubre de 2021, una investigación de OjoPúblico identificó a alrededor de 400 políticos, líderes civiles y religiosos, y aproximadamente 200 organizaciones que impulsaban mensajes y lobbies contra el enfoque de género, la población LGTB y derechos sexuales y reproductivos en Argentina, Brasil, Colombia, México y Perú. 

En nuestro país, durante la campaña política de las Elecciones Generales 2021, este medio identificó a diversos candidatos al Legislativo con discursos que cuestionaban los derechos de la mujer y el enfoque de género en la educación. Según un mapeo de la organización Manuela Ramos, apenas 40 de los 130 congresistas que, finalmente, consiguieron una curul en el Congreso eran considerados como actores favorables a políticas de este tipo.

Desde la instalación de los nuevos legisladores, en julio del año pasado, la Comisión de Mujer y Familia ―encargada de promover iniciativas en favor de las mujeres y poblaciones vulnerables, como niños y adultos mayores― ha discutido 70 proyectos de ley, de los cuales han resultado 18 dictámenes. 

La actual comisión para el periodo 2022-2023 ―que el jueves último cambió a dos de sus integrantes― está conformada por 15 congresistas titulares que, en buena parte, no cuentan con experiencia en la materia: hay profesores, administradores, dentistas, pastores evangélicos y algunos legisladores sin estudios superiores. Un grupo se ha manifestado públicamente en contra del enfoque de género en la educación y la despenalización del aborto, y han recibido en sus despachos a grupos antiderechos. Y uno de ellos tiene, incluso, una sentencia por alimentos.

La actual comisión tiene 15 miembros titulares que, en buena parte, carecen de experiencia en los temas abordados".

Entre los congresistas docentes se encuentran Lucinda Vásquez Vela, Hamlet Echeverría y Jorge Marticorena, que conforman la mesa directiva. Marticorena cuenta, además, con una sentencia por alimentos. Por otro lado, la legisladora y pastora evangélica Milagros Jáuregui Martínez de Aguayo y la parlamentaria Rosangella Barbarán registran varias reuniones con representantes de grupos antiderechos e instituciones religiosas conservadoras.   

Entre las iniciativas legislativas más cuestionadas a cargo de la Comisión de Mujer y Familia se encuentra el proyecto de ley 01520/2021-CR, “Ley que garantiza la protección del embarazo, de la madre gestante, del niño por nacer y de su entorno familiar”, propuesto por Rosangella Barbarán, que, de ser aprobado, pondría en riesgo el acceso al aborto terapeútico. 

Este proyecto fue debatido el último jueves en el Pleno. La presentación del dictamen estuvo a cargo de la propia presidenta de la Comisión de Mujer y Familia, Lucinda Vásquez Vela, del Bloque Magisterial de Concertación Nacional. En su exposición, la congresista dijo que la propuesta no solo protegía a la familia y a las madres, sino “el derecho del niño por nacer en un entorno sano, digno y seguro”. 

 

 



Las bancadas con mayor influencia y la mesa directiva 

Según las bancadas, la mayoría de los 15 congresistas titulares de la Comisión de Mujer y Familia pertenecen a Fuerza Popular, agrupación que tiene una participación del 26,7% (cuatro legisladores). Luego siguen las bancadas de Perú Libre y Acción Popular, cada una con 13,3% (dos congresistas). Y continúan, con 6,7% (un legislador) en cada caso, Renovación Popular, Perú Democrático, Perú Bicentenario, Integridad y Desarrollo, Cambio Democrático - Juntos por el Perú, Bloque Magisterial de Concertación Nacional y Alianza para el Progreso.

Aunque ostentan distintas posturas políticas, casi todas estas bancadas coinciden en su oposición al enfoque de género. Así ocurrió en el caso del proyecto de ley 00904/2021-CR que buscaba que asociaciones de padres de familia participen en el proceso de aprobación de los materiales educativos escolares. En aquel entonces, salvo Cambio Democrático y los congresistas no agrupados, la gran mayoría de los integrantes de las otras bancadas votaron a favor de la ahora Ley N° 31498.

“Pese a que, en años anteriores, había presencia conservadora en esta comisión, puedo decir que en las comisiones de la Mujer de este Congreso hay mucha más de esta presencia”, sostuvo Elizabeth Herrera, representante de la organización Manuela Ramos que, desde 2000, hace seguimiento al tema de género en el ámbito legislativo peruano.

Ahora bien, la mesa directiva de la actual Comisión de Mujer y Familia está integrada por tres miembros del partido Perú Libre, aunque ahora pertenecen a distintas bancadas. Lucinda Vásquez Vela, del Bloque Magisterial de Concertación Nacional, como presidenta; Hamlet Echeverría, de Perú Democrático como vicepresidente; y Jorge Marticorena, de Perú Bicentenario, como secretario. 

La mayoría de los 15 congresistas titulares de la comisión pertenece a la bancada de Fuerza Popular".

Antes de ser congresista, la presidenta de la comisión, Vásquez Vela, fue docente de primaria por más de 15 años. También ha sido dirigente sindical desde los 21 años, según su propio testimonio. Vásquez Vela, que postuló al Congreso con Perú Libre en la región San Martín, se ha pronunciado públicamente en contra del enfoque de género en la educación, como lo advirtió hace más de un año OjoPúblico

Mientras se encontraba en campaña, la docente de primaria y sindicalista dijo en una entrevista con una radio de su región que “nuestros políticos, a través de las grandes trasnacionales, quieren incursionar (sic) la ideología de género en nuestra currícula. Nosotros, desde 2018, no estamos permitiendo eso porque creemos que no colabora la formación integral de nuestros alumnos, no permite el desarrollo público en el quehacer educativo”.

En esa entrevista se evidenció, además, que la congresista y ahora presidenta de la Comisión de Mujer y Familia confunde conceptos como género, identidad de género y enfoque de género: “Si hablamos de enfoque de género o género… Dios… nosotros, religiosamente viendo, tenemos un credo religioso, cualquiera que fuera el credo religioso, nos permite… nace mujer, nace mujer, nace varón, y ya nació varón. No tenemos por qué meter en la cabeza de los alumnos de la sociedad peruana, o en el diseño nacional, lo que es la ideología de género”. 

Por otro lado, en la legislatura 2021-2022 Lucinda Vásquez Vela fue coautora del proyecto de ley 00785/2021-CR que busca “reconocer derechos al concebido”, cuya autora principal es la congresista de Renovación Popular, Milagros Jáuregui Martínez de Aguayo, también integrante de la Comisión de Mujer y Familia. 

OjoPúblico se comunicó con Vásquez Vela para conocer su actual postura acerca del enfoque de género, así como el rumbo que planea proponer liderando la Comisión de Mujer y Familia. Sin embargo, hasta el cierre de este artículo no se obtuvo respuesta.

 

Lucinda Vasquez Vela

PRESIDENTA. Lucinda Vásquez Vela, la presidenta de la Comisión, ha dado declaraciones en contra del enfoque de género en la educación.
Foto: Congreso del Perú

 

El segundo lugar de jerarquía en la Comisión, la vicepresidencia, lo ocupa el congresista Hamlet Echeverría, docente de secundaria que ganó un escaño en el Congreso con Perú Libre, por Cajamarca. 

Si bien el congresista no tiene una participación destacada en temas de género, es coautor de un proyecto de ley sobre la materia. Se trata de la propuesta 01374/2021-CR, que busca impedir que sentenciados por delitos vinculados a la violencia contra la mujer e integrantes del grupo familiar accedan a cargos como altos funcionarios del Estado, cuya autora principal es la congresista y ministra de Cultura, Betssy Chávez.

Este medio se comunicó con Hamlet Echeverría para conocer mayores detalles acerca de su preparación en tema cruciales para este grupo de trabajo. El congresista respondió que su participación en la mesa directiva no solo respondía a su interés por lograr que “se implemente una política de enfoque de género en el Estado”, sino porque “una serie de negociaciones entre los diferentes grupos parlamentarios determinaron que le corresponda a Perú Democrático dicha vicepresidencia” y que, al interior de su bancada, “se decidió” asignarlo.

Por último, el secretario de la mesa directiva es Jorge Marticorena, congresista de Perú Libre por Ica. Antes de llegar al Legislativo, el cirujano dentista se desempeñó como docente universitario por más de 30 años en la Universidad Nacional San Luis Gonzaga de Ica. 

Jorge Marticorena, secretario de la comisión, registra una sentencia por alimentos de 2019".

Entre los proyectos de ley en los que es coautor y responden a los intereses de la comisión se encuentran: el 01751/2021-CR, que propone modificar el decreto legislativo N° 1297, para la protección de niñas, niños y adolescentes sin cuidados parentales o en riesgo de perderlos, y el 00954/2021-CR que busca despenalizar el aborto en casos de violación sexual. 

Sin embargo, hay un detalle que llama la atención en la hoja de vida que presentó al Jurado Nacional de Elecciones (JNE) para los comicios del año pasado: allí figura una sentencia por alimentos. En 2019, el Segundo Juzgado de Paz Letrado falló a favor del incremento en 20% en las obligaciones alimentarias del congresista y actual secretario de la Comisión de Mujer y Familia con su hija.

Este medio intentó comunicarse con Jorge Marticorena para conocer más sobre sus propósitos en la comisión y consultarle sobre eventuales conflictos de interés, teniendo en cuenta su sentencia por alimentos y su labor en este grupo. Sin embargo, el parlamentario no contestó. 

“La representación [de esta comisión] puede calificarse definitivamente como grupos políticos a los que no les interesa la igualdad de género y proponen como un modelo estandarizado que las mujeres estén fuera de las decisiones, tanto de su propia vida como para el desarrollo del país”, dice Susana Chávez, directora ejecutiva del Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (Promsex). 

 

Reuniones controversiales

Entre las congresistas que vuelven a integrar la Comisión de Mujer y Familia se encuentran Rosangella Barbarán, de Fuerza Popular, y Milágros Jáuregui Martínez de Aguayo, de Renovación Popular. Ambas legisladoras ostentan las posturas más conservadoras y antiderechos del grupo. Son autoras de dos proyectos de ley que defienden los “derechos del concebido” y se han manifestado públicamente en contra de la despenalización del aborto y el enfoque de género. 

Rosangella Barbarán, como se ha mencionado, es autora del proyecto de ley 01520/2021-CR que “promueve la protección del embarazo, de la madre gestante, del niño por nacer y de su entorno familiar”. Según su sustentación en el Pleno, esta norma no pretende prohibir o modificar la aplicación del aborto terapeútico. 

No obstante, durante su intervención Barbarán se refirió al “concebido” como una persona con derecho a la vida: “En el caso de los niños que aún no han nacido, es evidente que la realización plena de estos derechos [nacer en un entorno sano, digno y seguro] requiere de que estos puedan nacer”. 

Como alertaron algunas congresistas que están en contra de la iniciativa ―Ruth Luque (Cambio Democrático - Juntos por el Perú), Susel Paredes y Flor Pablo (Integridad y Desarrollo), y Kelly Portalatino (Perú Libre)―, el dictamen del proyecto no contaba con las opiniones técnicas del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), el Ministerio de Salud y la Defensoría del Pueblo. Por ello, la propuesta se giró a la Comisión de Salud del Congreso. Sin embargo, la congresista Barbarán ha solicitado una reconsideración para que regrese al Pleno sin pasar por este grupo legislativo. 

Dos integrantes de la Comisión son autoras de proyectos que defienden al concebido o niño por nacer".

La parlamentaria de Fuerza Popular también es coautora del proyecto 00785/2021-CR, que “propone reconocer derechos al concebido”, de Milagros Jáuregui Martínez de Aguayo. Además, fue coautora del proyecto de ley que originó una autógrafa de ley sobre la tenencia compartida de los niños y adolescentes. Esta estipula que, tras una separación, ambos padres tienen derecho a pasar la misma cantidad de tiempo con sus hijos. 

Sin embargo, al no incluir excepciones, podría obligar a mujeres y menores víctimas de violencia a seguir en contacto con sus agresores, de acuerdo con especialistas. En esta línea, la autógrafa fue observada por el Ejecutivo. Pero, luego de generar un dictamen por insistencia, se encuentra nuevamente en la agenda del Pleno. 

Durante 2022, de acuerdo al registro de visitas del Congreso, el despacho de Barbarán ha recibido a conocidos representantes de grupos antiderechos. El 7 de marzo pasado, por ejemplo, María del Carmen Santander Martínez —asistente de la congresista— tuvo una reunión con Carlos Polo Samaniego, uno de los promotores de la Marcha por la Vida, miembro del consejo directivo de la asociación española de extrema derecha Hazte Oír y parte del Oficina de América Latina del Population Research Institute (PRI).

De ese encuentro también participaron Sergio Burga Álvarez, gerente de Análisis e Incidencia Política del PRI, que se ha pronunciado en contra del enfoque de género. Y Sebastián Blanco Eguiluz, secretario y director ejecutivo de la Asociación Origen, opositora al enfoque de género en las políticas públicas y de la despenalización del aborto. Seis meses después, el 9 de setiembre, la propia Barbarán recibió a Blanco Eguiluz y a Polo Samaniego como invitados a un evento. 

Sobre dichas reuniones, Barbarán le dijo a OjoPúblico que, aunque no recordaba con precisión, lo más probable era que hayan tratado temas “provida”. “De protección de la vida en sí, desde la concepción hasta la muerte natural”, contó. “Yo siempre me he reunido con organizaciones que son provida porque, obviamente, tengo una agenda y siempre voy a acercarme o consultar algunas personas que dominan el tema mucho más que yo”, añadió. 

Además, precisó que el evento del 9 de setiembre, en el que participaron Blanco Eguiluz y Polo Samaniego, fue organizado por su despacho en conmemoración por el Día del Obstetra. Acerca del proyecto de ley que defiende al niño por nacer, Barbarán sostuvo que este no se opone al aborto terapéutico. “No es que hemos excluido a la madre [...]. Yo estoy a favor del aborto terapéutico, porque es una forma de salvar vidas”, señaló. Sin embargo, excepto en esos casos, Barbarán reconoce estar en contra de la interrupción del embarazo. “Mi posición personalísima y creo que todos la saben: soy una persona que está en contra del aborto”, dijo. 

 

Milagros Jáuregui

PASTORA. Milagros Jáuregui, pastora de la iglesia La Casa del Padre, ha tenido diversas reuniones con miembros de distintas iglesias y grupos antiderechos en el Congreso.
Foto: Congreso del Perú

 

Milagros Jáuregui Martínez de Aguayo también ha marcado muy claramente su postura en contra del enfoque de género y de la despenalización del aborto ―incluso en casos de violación sexual―. Además, la congresista de Renovación Popular rechaza a las familias que no se adaptan al modelo tradicional. Su esposo, Guillermo Aguayo, es pastor evangélico y fundador del templo La Casa del Padre. Según la hoja de vida que presentó al JNE para las elecciones de 2021, Jáuregui Martínez de Aguayo no cuenta con estudios superiores, el único trabajo que ha desempeñado es el de pastora evangélica y consigna un ingreso anual por más de S/100.000 soles. 

La congresista, simpatizante del movimiento Con Mis Hijos No Te Metas, también es autora del libro Cómo hacer feliz al esposo. En una conferencia de 2019, tal como informó OjoPúblico, Jáuregui Martínez de Aguayo dijo: “Yo tengo que ser responsable como esposa. Tengo que aprender a respetar a Guillermo [Aguayo] como el rey, profeta y sacerdote de mi hogar [...]. Y en el hogar, dentro de ese diseño santo de Dios, ha puesto al hombre como cabeza y ninguna mujer de Dios tiene que socavar la autoridad que Dios le entregó al varón”.

Como también se mencionó previamente, Jáuregui Martínez de Aguayo es la autora del proyecto de ley 00785/2021-CR, que pretende que el Estado le otorgue derechos al “concebido”. El último jueves, durante el debate sobre el proyecto de ley que “promueve la protección del embarazo, de la madre gestante, del niño por nacer y de su entorno familiar” ―de Rosangella Barbarán―, la pastora evangélica expuso su afinidad con la propuesta. “Yo apoyo un hogar donde alberga (sic) adolescentes embarazadas y no hay nada más glorioso que verlas sostener el fruto de su vientre en sus brazos, y llevan muy dignamente el proceso de su maternidad”, dijo. 

Precisamente, la iglesia fundada por el esposo de Jáuregui Martínez de Aguayo tiene, como una de sus iniciativas, el Hogar Refugio para Adolescentes Embarazadas La Casa del Padre. En sus redes sociales se puede observar una fotografía de 2017 en la que aparece la ahora congresista con un donante del proyecto, además de mensajes en contra del aborto terapeutico. El 12 de mayo de este año, cuando la legisladora ya integraba la Comisión de Mujer y Familia del período legislativo 2021-2022, recibió en su despacho a Patricia Lucila Suárez Mozo de Santa Cruz, representante de la Iglesia La Casa del Padre, según el registro de visitas del Congreso.

Jáuregui Martínez de Aguayo, quien es adherente de un proyecto de ley que busca modificar la denominación del MIMP por “Ministerio de la Familia y Población Vulnerable”, también registra una visita de Agustín Laje como invitado a un evento. El encuentro con el politólogo y conferencista argentino —conocido por afirmar que el feminicidio no existe o que el aborto le quita el estigma al incesto y la pedofilia— se dió el pasado 26 de agosto, en la oficina del grupo parlamentario Renovación Popular, según el portal de transparencia del Congreso. 

Semanas antes, la legisladora también participó, junto a otros congresistas de la misma bancada, del conversatorio Poder Legislativo y Batalla Cultural, dictado por Laje. En el encuentro estuvieron, además, Polo Samaniego, en representación del PRI, y Giuliana Caccia, directora de de la Asociación Origen, quien se manifestó en contra del enfoque de género en la currícula escolar. 

Milagros Jáuregui es adherente del proyecto que busca cambiar el nombre del Ministerio de la Mujer".

Por otro lado, el registro de visitas de María Alejandra de Ita Porras —asesora principal del despacho de Jáuregui Martínez de Aguayo— detalla una reunión con Polo Samaniego y Burga Álvarez, representantes del PRI, el pasado 8 de abril. Y otro encuentro, el 19 del mismo mes, con Burga Álvarez . 

En mayo, la misma asesora recibió en el despacho de la congresista a Yuliana Arroyo López y Juan Cabezas Palomino, vocera y co-líder de Juventud Provida, respectivamente. Este último, quien también es representante de la ONG Diez Veces Mejor, registra otras dos reuniones con la asesora María Alejandra de Ita Porras, un encuentro con Norma Alferrano Mandujano —técnica del despacho de Jáuregui Martínez de Aguayo— y otro con Cinthia Céspedes León —coordinadora de la oficina de la legisladora—. Mientras que la propia congresista lo ha recibido, al menos, en seis oportunidades entre agosto de 2021 y marzo de este año.

Desde que Jáuregui Martínez de Aguayo asumió una curul en el Congreso se ha reunido, además, con un número considerable de líderes y representantes de iglesias evangélicas. Sin embargo, entre estos encuentros destaca uno registrado el 18 de noviembre de 2021 —el mismo día en que presentó el proyecto de ley para otorgarle derechos al “concebido”— en el que participaron alrededor de 70 personas. 

Entre ellas, se encontraban Eida Diego, pastora cubana fundadora de un ministerio internacional. En Lima, Diego tiene el Ministerio Hogar de Refugio, “donde se brinda atención integral especializada a madres niñas/adolescentes, en gestación, que se encuentran en estado de abandono, producto de violaciones, incesto, abandono, explotación y maltrato”.

A ese mismo evento también asistieron Juan Espinoza Requelme, como prensa de la Iglesia Bethel; Diana Gamboa, autora del libro Dios es grande, y Carol Maraví Deininger, secretaria ejecutiva de la Comisión Episcopal de Familia y Vida. OjoPúblico intentó comunicarse con Jáuregui Martinez de Aguayo para conocer mayores detalles sobre los temas abordados en estas visitas oficiales y el eventual conflicto de interés por la reunión sostenida con una representante de la iglesia fundada por su esposo. Sin embargo, al cierre de este reportaje no se obtuvo respuesta.

De acuerdo a Cinthya Silva, directora de la organización feminista Demus, que la Comisión de Mujer y Familia cuente con enfoques tan conservadores es dañiño para el abordaje legislativo desde un enfoque de derechos. Además, advierte, sus iniciativas legislativas amenazan los progresos en esta materia. 

 

El avance conservador 

Dentro de la Comisión de Mujer y Familia también destaca Cruz Zeta Chunga, que integra la bancada de Fuerza Popular, por sus ideas conservadoras. La congresista por Piura es coautora del proyecto 01520/2021-CR, que “promueve la protección del embarazo, de la madre gestante, del niño por nacer y de su entorno familiar”. Durante su reciente discusión en el Pleno, dijo que la propuesta no se trataba sobre abortos, sino “de la prioridad de las atenciones maternas”.

María Antonieta Agüero Gutiérrez, otra integrante titular de este grupo de trabajo, es autora y coautora de varios proyectos de ley en favor de las mujeres. Sin embargo, también es coautora de la propuesta de Jáuregui Martínez de Aguayo que busca dotar de derechos al “concebido”. 

Mery Infantes Castañeda, congresista por Amazonas de Fuerza Popular, destaca igualmente por sus posturas controversiales. Cuando integraba la Comisión de Ética del Congreso se opuso a que se investigara a su colega de bancada Luis Cordero, por una presunta agresión física contra su expareja. “Hay casos peores [por investigar]”, declaró entonces.

Otra congresista de la Comisión de Mujer y Familia que, previamente, formó parte del grupo de trabajo de Ética y votó en contra de la investigación a Cordero es Karol Paredes Fonseca. No obstante, la congresista de Acción Popular es autora y coautora de una serie de proyectos en favor de las mujeres y poblaciones vulnerables. 

Por último, Magaly Ruíz Rodríguez, de La Libertad, ha sido señalada como una de los nueve congresistas de la bancada de Alianza para el Progreso que estuvieron bebiendo alcohol en las instalaciones del Legislativo con Freddy Díaz —parlamentario acusado de violar a una trabajadora de su despacho— justo antes de la presunta agresión. 

OjoPúblico intentó contactar a Zeta Chunga, Agüero Gutiérrez, Infantes Castañeda, Paredes Fonseca y Ruiz Rodríguez para consultarles sobre sus posturas frente al aborto y el enfoque de género, así como por los hechos cuestionados en los que están involucradas. Sin embargo ninguna brindó sus respuestas.

 

Comisión de Mujer y Familia

TENDENCIA. La presencia del conservadurismo y la agenda antiderechos ha ido afianzandose en las últimas comisiones de Mujer y Familia. 
Foto: Congreso del Perú

 

Esta tendencia conservadora en la Comisión de Mujer y Familia, de acuerdo a diversas especialistas, ya se había asentado en la comisión del periodo 2021-2022. “Creo que fue una comisión [la que finalizó su periodo en julio de este año] con una tendencia muy conservadora, con poca apertura para debatir propuestas que tienen como trasfondo una mejor garantía en los derechos hacia las niñas y mujeres víctimas de violacion sexual y una lógica conservadora”, reconoció Ruth Luque, congresista de Juntos por el Perú y miembro titular de la pasada y la actual Comisión de Mujer y Familia.

Sin embargo, este no es el único grupo de trabajo del Congreso que impulsa iniciativas problemáticas sobre temas de género o poblaciones vulnerables. La Comisión de Descentralización, Regionalización, Gobiernos locales y Modernización de la Gestión del Estado, por ejemplo, elaboró el dictamen del proyecto 01229/2021-CR, que busca modificar la denominación del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables por Ministerio de la Familia y Población Vulnerable. 

Este proyecto, que se encuentra actualmente en agenda del Pleno, fue elaborado por el congresista Américo Gonza Castillo, de la bancada Perú Libre. Según la propuesta, esta busca “generar igualdad de atención a los ciudadanos, independientemente del género”. Pero distintas instituciones y organismos han alertado que podría afectar seriamente los avances conseguidos en la materia.

La oficina de las Naciones Unidas en Perú, por ejemplo, sostuvo que una norma de este tipo significaría un retroceso para las políticas públicas. “Eliminar la referencia a la mujer y sustituirla por familia reforzaría la valoración exclusiva de las mujeres por su rol reproductivo e invisibilizaría la persistente discriminación y desigualdad estructural contra las mujeres y las niñas”, se lee en su comunicado.

La Defensoría del Pueblo, por su parte, alertó que la iniciativa “contraviene las normas nacionales e internacionales en materia de derechos humanos de las mujeres, de obligatorio cumplimiento para el Perú”. La propuesta ha sido rechazada, también, por la actual ministra de la Mujer, Claudia Dávila Moscoso, al igual que por otras 16 extitulares de la cartera, quienes recordaron, a través de un pronunciamiento público, que las políticas del sector no excluyen a los integrantes del grupo familiar.

“Esta representación parlamentaria es antiderechos y eso es lamentable”, dice Cynthia Silva, de Demus. Para la abogada, es importante que los congresistas conozcan los límites de su labor. “No solo se trata de que las normas son válidas porque las aprueba el Congreso, estas se dan en un marco jurídico que se debe respetar”, recordó.