LISTA. La Universidad Peruana Cayetano Heredia entregó un registro de vacunados que revela inconsistencias, duplicidad de nombres y faltas al protocolo.

Vacunas secretas: dosis fantasmas, violación del protocolo y nombres duplicados en la lista reportada

Vacunas secretas: dosis fantasmas, violación del protocolo y nombres duplicados en la lista reportada

LISTA. La Universidad Peruana Cayetano Heredia entregó un registro de vacunados que revela inconsistencias, duplicidad de nombres y faltas al protocolo.

Foto: Andina

Una serie de irregularidades y faltas graves al diseño del ensayo clínico se han identificado en la lista entregada por el equipo de investigación de la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Número de dosis y plazos de vacunación que incumplen los procedimientos del ensayo clínico; nombres repetidos y documentos de identidad que no corresponden al presunto receptor de las dosis. Un oficio remitido por la Universidad Mayor de San Marcos revela las inconsistencias en la lista de inmunizados que presentó el médico Germán Málaga.

19 Febrero, 2021

Con la colaboración de Ralph Zapata.

Las explicaciones dadas ante el Congreso y los medios por el médico Germán Málaga Rodríguez, quien se desempeñó como uno de los coordinadores del ensayo clínico de la vacuna de Sinopharm, han dejado más dudas que certezas. Ha reconocido que el equipo de investigación administró 3.200 dosis adicionales, pero no ha logrado justificar por qué las usaron fuera del protocolo del ensayo, y por qué fueron colocadas en secreto a altos funcionarios, como el expresidente Martín Vizcarra, y la exministra de Salud, Pilar Mazzetti; además de empresarios, autoridades, proveedores del Estado y sus familiares, que no tenían ningún vínculo con el estudio.

La versión de Málaga Rodríguez relata que 1.200 de las dosis fueron remitidas a la embajada de China en Perú, aunque esta entidad aún no ha detallado quiénes fueron los destinatarios de dicho lote. Otras 247 dosis, agregó Málaga Rodríguez, fueron utilizadas en 123 voluntarios del ensayo clínico, quienes habían recibido un placebo en vez de la vacuna.

“Fue culpa nuestra [...] no queríamos dejar de entregar [la lista de vacunados]”, dijo Germán Málaga sobre las inconsistencias.

Un tercer grupo de 803 dosis son resguardadas por la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH). Esto deja un saldo de 950 dosis restantes que, según Málaga, se usaron en consultores y personal del estudio, invitados, funcionarios del Ministerio de Salud (Minsa) y la Cancillería, y sus familiares. La identidad de este último grupo de vacunados fue incluida en la lista que la UPCH entregó a las autoridades. 

Sin embargo, las declaraciones oficiales de Málaga, así como la lista que entregaron a las autoridades presentan una serie de inconsistencias. En base a documentos oficiales y el análisis de la lista entregada por la UPCH, OjoPúblico detectó no solo faltas flagrantes al protocolo, sino también dosis fantasmas y nombres duplicados.

El análisis de nuestro medio ocurre, además, a la par que la Fiscalía Anticorrupción de Lima Norte, dirigida por el fiscal Marco Carrasco, intervino las instalaciones de la UPCH, en el marco de las pesquisas preliminares sobre la vacunación secreta. A esta diligencia se suma un pedido de la Procuraduría Anticorrupción al Ministerio Público, que es firmado por la procuradora adjunta Yudith Villegas, donde recomienda solicitar la detención preliminar de Germán Málaga y otros involucrados.

La primera de estas corresponde a las personas que recibieron tres dosis. La vacuna, que fue desarrollada por la farmacéutica estatal china Sinopharm, implica la inoculación de solo dos dosis con 21 días de diferencia. No obstante, 38 personas de la lista recibieron tres dosis. Esta fue la explicación del investigador: “Hemos sido 'autoconejillos de indias”, dijo el propio Málaga en una entrevista, “para ver qué pasa con una tercera dosis”. Este procedimiento no estaba establecido en el protocolo del ensayo clínico.

 

Dosis fuera del protocolo

El análisis de OjoPúblico revela que las 38 personas fueron inoculadas en las instalaciones de la UPCH. A pesar de que la mayoría de estos vacunados son parte del personal que participó en el estudio (que es acorde a la versión de Málaga), siete personas no trabajaron de manera directa en este ensayo clínico. Este grupo inicia con la doctora Rosa Palacios Ramirez, quien figura como consultora en el registro de la UPCH.

Palacios Ramírez es directora general del Hospital Cayetano Heredia, cargo que ya ha puesto a disposición. Dicha funcionaria recibió la primera dosis el 19 de setiembre del año pasado y, 21 días después, su segunda dosis. La aplicación de la tercera ─una práctica que el protocolo del ensayo clínico no contempla, según conoció OjoPúblico─ ocurrió el 28 de noviembre del año pasado, en la sede de dicho centro de estudios.

La segunda vacunada de este grupo es Ana Zuñiga Rivera, quien recibió tres dosis de la vacuna ─el 19 de setiembre y el 10 de octubre de 2020, y el último 9 de enero─ como parte del entorno cercano del propio Germán Málaga. En tercer lugar figura el consultor y médico ginecólogo Javier Gonzales del Valle, quien recibió dos dosis en las mismas fechas que su colega Zuñiga Rivera; mientras que la tercera le fue aplicada el 28 de noviembre.

 

Fotografía de Luis Suarez.
VACUNADO. El entonces viceministro de Salud Público, Luis Suarez Ognio, recibió tres dosis de la vacuna de Sinopharm, según el listado de vacunados en secreto. 
Foto: Andina

 

El listado registra en cuarto lugar, también con tres dosis, al entonces viceministro de Salud Pública y exintegrante del Comando Vacuna impulsado por el sector privado, Luis Suarez Ognio. Dicho médico recibió su primera dosis el 12 de setiembre del año pasado y, 21 días después, su segunda dosis. Pero, el pasado 9 de enero, el equipo del estudio le aplicó una última, en la UPCH. Antes de que se revelara la lista de inmunizados en secreto y por fuera del ensayo clínico, Suárez Ognio renunció a su cargo en el Minsa.

Este grupo continúa con la abogada y gestora de intereses Cecilia Blume Cilloniz, quien aparece como invitada a recibir tres dosis de la vacuna de Sinopharm. “La señora Cecilia Blume fue convocada, para conseguir contactos; quisimos levantar fondos para construir nuestra propia UCI”, explicó el propio Germán Málaga ante el Congreso. Según el listado, la consultora recibió las dosis el 21 de noviembre, el 16 de diciembre y el 7 de enero.

La lista de vacunados que recibió tres dosis culmina con la enfermera María Ormaeche Macassi y el doctor Víctor Cuba Oré. La primera fue inoculada entre el 12 de setiembre y 9 de enero, mientras era ejecutiva del despacho viceministerial de Salud Pública, entonces dirigido por Suarez. El segundo era director de Cooperación Técnica Internacional del Minsa al momento de recibir la vacuna, entre el 27 de octubre y el 14 de enero.

La aplicación de tres dosis también fue identificada como una irregularidad por el Instituto Nacional de Salud (INS). "Se ha determinado que se ocultó información sobre el uso de las vacunas [...], estas fueron administradas a personas ajenas al ensayo, con la agravante de aplicarse más de dos dosis, y que parte de ellas se han retirado indebidamente del centro de investigación", dice el comunicado emitido esta tarde.

Debido a que el equipo de investigación de la UPCH ejecutó prácticas contrarias "al protocolo de investigación, las buenas prácticas clínicas, los estándares éticos en investigación y la regulación vigente", el INS ha decidido suspender dicho Centro de Estudios Clínicos para nuevos ensayos.

 

Fechas irregulares

La lista de vacunados en secreto también presenta inconsistencias en las fechas en que debieron ser aplicadas las dosis. La vacuna debe ser administrada a través de dos dosis, con un intervalo de 21 a 28 días, entre cada una, según el protocolo del ensayo. El análisis del listado, sin embargo, revela que en cinco personas no se cumplió con este periodo.

Este grupo es encabezado por Alberto Sattui Talledo, médico en la Clínica San Felipe al igual que Germán Málaga y su esposa. El 15 de enero, Sattui Talledo recibió su primera dosis. Aunque el protocolo establece un periodo de tres semanas antes de la segunda, dicho médico recibió la inoculación de refuerzo el 30 de enero, solo 15 días después. Según el listado de la UPCH, Sattui Talledo fue vacunado en calidad de “consultor” del ensayo.

 

 

Una situación similar ocurrió con las doctoras Elba Aguilar Linarez y Diana Condezo Aliaga. Ambas recibieron la segunda dosis de la vacuna de Sinopharm solo 15 días después de la primera inoculación, a pesar de que el protocolo establece un periodo más amplio. Aguilar Linarez recibió sus dos dosis el 14 y 29 de enero de este año; mientras que Condezo Aliaga fue inoculada el 28 de octubre y el 12 de noviembre de 2020.

El grupo de vacunados fuera de los plazos establecidos en el protocolo continúa con la hija de Germán Málaga, Ariana Málaga Zúñiga, quien recibió su primera dosis el 23 de diciembre de 2020. Solo 17 días después, el 9 de enero, Málaga Zúñiga recibió su segunda dosis y ese mismo día partió a Holanda, como reveló un medio televisivo días atrás. 

La doctora Elsa Sarmiento Aguilar, por último, recibió su segunda dosis de la vacuna con 16 días de diferencia, el 13 de noviembre del año pasado.

 

Duplicados e inconsistencias

En base al análisis de la lista, OjoPúblico también detectó que hay 21 personas que se repiten en el registro entregado por la UPCH. Esta cifra es superior a los 13 nombres duplicados que detectó la Contraloría General de la República, de acuerdo a un informe de inconsistencias que fue difundido por el contralor Nelson Shack la mañana del jueves.

En la lista, por ejemplo, la doctora Gabriela Santos Revilla figura como miembro del personal que llevó a cabo el estudio. En este contexto, según la planilla entregada por la UPCH, dicha galena recibió cuatro dosis de la vacuna de Sinopharm. La primera de estas, siempre según el registro del centro de estudios, le fue aplicada el 17 de setiembre del año pasado; la segunda dosis, el 23 de octubre; y la tercera, el 5 de enero.

En esta relación de vacunados, sin embargo, el nombre de Santos Revilla aparece duplicado. Líneas más abajo de este primer registro, la doctora que participó del ensayo clínico figura como receptora de una cuarta dosis, el 8 de octubre de 2020. “Fue culpa nuestra [...] tuvo que ver con la celeridad, no queríamos dejar de entregar [la lista de vacunados]”, llegó a decir Germán Málaga sobre los nombres duplicados en la lista.

 

Documento de la UNMSM sobre Gabriela Santos
DOSIS FANTASMAS. La Universidad Nacional Mayor de San Marcos ha pedido que se rectifique el registro de una de las doctoras que fue vacunada como personal del ensayo clínico.
Documento: Universidad Nacional Mayor de San Marcos

 

OjoPúblico accedió a un oficio remitido por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) a la UPCH, donde solicita corregir la información publicada sobre Santos Revilla: "En la lista enviada [...] desde nuestra sede solo figura dos dosis, una en la UPCH y la segunda dosis en UNMSM”, dice el escrito, y agrega que “sin embargo, en la lista de conocimiento público figura dos veces, y da la impresión que ha recibido cuatro dosis”.

El oficio fue remitido a los entonces coordinadores del estudio en la UPCH, Germán Málaga y Hugo García, por el investigador Eduardo Ticona. “Solicitamos la rectificación de dichos datos”, indica el escrito, y enfatiza que la doctora solo recibió dos dosis, el 17 de setiembre y el 8 de octubre. A la fecha, se desconoce si las dosis del 23 de octubre y 5 de enero ─que fueron adjudicadas, en un inicio, a Santos Revilla─ corresponden a una tercera persona que no figura en la lista, o si corresponden a las resguardadas en el almacén de la UPCH, y no han sido contabilizadas correctamente.

OjoPúblico detectó, además, 18 casos en los que el Documento Nacional de Identidad (DNI) fue registrado en la lista de la UPCH pero no corresponde al presunto receptor de la vacuna. Aunque el DNI de Eva María Salinas Caldas, por ejemplo, inicia con los números 2156, ella está registrada con un documento que comienza con 4284. Esta última identificación corresponde a Lorena Hurtado Castro, quien también aparece en esta lista.

A esto se suman otros 89 presuntos receptores de las dosis contra la Covid-19 que han sido registrados sin un DNI u otra cédula de identidad. En este último grupo está, por ejemplo, el rector de la UNMSM, Orestes Cachay Boza.

 

El perfil de la vacunación

El análisis de OjoPúblico incluyó, finalmente, un cruce entre la lista de vacunados que fue presentada por la UPCH y otras bases de datos que son de fuente pública, como el registro de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu). Debido a las inconsistencias detectadas en el registro del ensayo clínico, se excluyó al 26,8% de los 466 involucrados por no contar con información oficial disponible.

De este nuevo total, que consideró 327 perfiles, la mayoría de vacunados fueron médicos de diferentes especialidades (35,1%). En el registro, estos figuran entre el personal a cargo del ensayo clínico, funcionarios del Minsa, consultores del estudio, invitados y otras categorías. Entre ellos se encuentran, por ejemplo, profesionales especializados en el estudio de enfermedades infecciosas y tropicales.

 

 

La lista de vacunados también registra obstetras: 19,5% de los 327 perfiles analizados. Según el registro, dichos profesionales laboraron, en su mayoría, como personal a cargo del estudio. Tres de ellas, por su parte, fueron consignadas como monitora del estudio, consultora y especialista del Minsa, respectivamente. La planilla también registra enfermeras (10,7%), estudiantes universitarios (5,8%), dentistas (5,5%), ingenieros (3,3%), biólogos (2,4%), empresarios (2,1%) y otras especialidades.

OjoPúblico analizó, además, las edades de 368 vacunados, quienes sí registraban los datos completos sobre este rubro. De este total, el análisis detectó que el 65% de personas que recibieron la vacuna tiene menos de 45 años. Las personas que fueron inoculadas y tenían entre 46 y 59 años corresponden al 18,3%, mientras los ciudadanos con más de  60 años representaron solo el 15,2% de este grupo de inmunizados de manera irregular.

El análisis revela, por último, dos periodos claves en el proceso de vacunación. El primero ocurrió entre el 12 y el 19 de enero. Según el registro oficial de la UPCH, en dicha semana, el equipo de investigación inoculó la primera dosis a 143 personas. El segundo periodo fue detectado entre el 27 de enero y el 12 de febrero. En solo 16 días, un total de 153 personas recibieron su segunda dosis de la vacuna de Sinopharm en secreto.