Edición Regional06 Mar 2019

Juez investigado por enriquecimiento y otros cuestionados por sus fallos presidirán cortes

En Junín, el presidente electo tiene una investigación en curso por enriquecimiento ilícito, y en Áncash el nuevo titular de la corte ha tenido polémicas sentencias. Ambos juramentaron hasta fines del 2020.
CONTEXTO JUDICIAL. Magistrados de cortes de Lima, Callao y de la Corte Suprema fueron involucrados en el Caso Cuellos Blancos del Puerto el año pasado.
Foto: Andina.

En enero último, 34 jueces asumieron la presidencia de las cortes superiores en los diferentes distritos judiciales del Perú, en medio de investigaciones por crimen organizado y corrupción contra magistrados de Lima, Callao y la Corte Suprema de Justicia. En semejante contexto, la Red Investigativa Regional de Ojo-Publico.com elaboró un perfil de los presidentes más polémicos de algunas de las cortes del país.

Al cierre de edición, detectamos a un juez bajo sospecha por delito de enriquecimiento ilícito en la corte de Junín, un magistrado cuestionado por sus fallos judiciales en Áncash, y otro que registró un incremento de patrimonio en los últimos años en Huánuco; entre otros vocales que llegan por primera vez al máximo cargo de la judicatura en regiones.

Corte de Junín: El juez hotelero

El hoy juez superior Cristóbal Eduardo Rodríguez Huamaní (50) asumió en enero último la presidencia de la Corte de Justicia de Junín, con sede en Huancayo, en medio de serios cuestionamientos debido a una investigación en su contra por delito de enriquecimiento ilícito desde el 2018.

La historia detrás de dicha investigación se remonta al 2010, cuando el juez Rodríguez realizó una serie de construcciones en un predio de casi 400 metros cuadrados ubicado en una de las zonas más residenciales del distrito de El Tambo (Huancayo). De acuerdo a los Registros Públicos, los nueve pisos del inmueble estan valorizados actualmente en más de un S/1.1 millones.

BAJO SOSPECHA. El nuevo presidente de la Corte de Junín tiene investigación por enriquecimiento ilícito desde el 2018. 
Foto: Ojo-Publico.com / Junior Meza.

El predio se convirtió en el hotel “Wallay Wanka”, inaugurado el 2014 con la presencia de jueces y fiscales del mismo distrito judicial de Junín. En aquella época, el magistrado Rodríguez realizó una conferencia de prensa para mostrar las bondades del recinto hotelero y llegó a decir que el gerente general de dicha empresa sería su hijo Eduardo Rodríguez Ccasa, quien tenía 24 años por aquel entonces.

La dimensión del hotel llamó la atención local, incluyendo a los propios colegas del juez Rodríguez. Poco después, en mayo del 2018, el entonces juez titular del Primer Despacho de Investigación Preparatoria, Emiliano Ramos Álvarez –en su condición de persona natural– denunció a su colega por enriquecimiento ilícito. Si bien la investigación preliminar contra el hijo de Rodríguez fue archivada, el caso sigue su curso.

En diciembre del 2018, cuando fue presentado en conferencia de prensa como nuevo presidente de la corte, el magistrado reconoció a Ojo-Publico.com que mantenía una investigación pendiente por enriquecimiento ilícito. “Sí, [la Fiscalía de la Nación] me ha pedido información por esa investigación y la estoy entregando. Todos mis bienes han sido declarados y estoy a disposición de la fiscalía”, precisó.

BAJO INVESTIGACIÓN. El inmueble construido por el hoy presidente de la Corte de Junín, Cristóbal Rodríguez, esta valorizado en más de S/1.1 millones.
Foto: Ojo-Publico.com / Junior Meza.

Consultado sobre el caso, el titular de la corte de Junín prefirió no responder sobre el papel que cumplía su hijo en el hotel. “Él no está en estos temas. Mis bienes, que son solo esa edificación y un vehículo de 10 años de antigüedad, están declarados. Es mi esfuerzo, mi trabajo de una sociedad conyugal. Todos esos bienes están declarados”, concluyó el magistrado.

La hoy máxima autoridad de esta región labora como juez superior desde el 2007 y el 2017 declaró un patrimonio de más de S/ 1.4 millones.

Corte de Áncash: Un vocal de polémicos fallos

Con una carrera judicial de siete años, José Manzo Villanueva (43), juez superior de Chimbote, asumió el primero de enero último la presidencia de la Corte de Justicia del Santa hasta el 2020. Manzo es un magistrado de perfil bajo en la judicatura local, aunque ha tenido por los menos dos fallos que han causado polémica en una región azotada por casos de corrupción y crimen organizado.

Antes de ser parte del Poder Judicial, Manzo Villanueva se desempeñó como asesor legal del Proyecto Especial Chinecas, una institución dependiente del Gobierno Regional de Áncash. Manzo trabajó en este proyecto entre los años 2004 y 2006, cuando el gobernador era el hoy congresista de Alianza para el Progreso, Eloy Narváez Soto.

Posteriormente, entre enero del 2007 y mayo del 2008, continuó como asesor de dicho proyecto durante la gestión de César Álvarez, quien hoy purga prisión tras ser acusado de dirigir una organización criminal al interior del gobierno regional de Áncash.

JUEZ POLÉMICO. José Manzo Villanueva, hoy presidente de la Corte Superior del Santa en #Áncash, tiene por lo menos dos fallos cuestionados en su carrera como magistrado.
Foto: Radio Santo Domingo Chimbote. 

Luego de culminar sus funciones en dicho proyecto, Manzo laboró como defensor público del Ministerio de Justicia en Arequipa y Chiclayo. Recién en octubre del 2011 se convirtió en juez supernumerario del Quinto Juzgado Penal de la Corte del Santa (Áncash). Con este cargo inició su carrera en la magistratura. Pocos meses después, en mayo del 2012, Manzo recibió las primeras críticas por uno de sus fallos.

La fiscal Carmen Berrocal lo cuestionó por no haber accedido a un pedido de detención preliminar contra el delincuente Richard Bracamonte de la Cruz, alias ‘Cachete’, acusado de estar implicado en el asesinato del fiscal de Casma, Luis Sánchez Colona, el 2012. El caso fue uno de los más sonados en la zona. Por este caso, Jack Castillo Castillo, empresario constructor ligado al exgobernador César Álvarez, fue procesado y condenado a 25 años de prisión.

En su momento, Manzo Villanueva –quien fue nombrado juez superior el 2013–dijo ante los medios de Áncash que no ordenó la detención de alias 'Cachete' porque el trabajo realizado por la Policía y Fiscalía fue “deficiente y no aportaba suficientes evidencias”. Finalmente, y mientras estaba libre, Bracamonte acabó siendo asesinado por dos sicarios el 2014. Quizá otra hubiera sido la suerte de este personaje de haber ido a prisión.

Otro cuestionado caso en donde se encuentra involucrado el vocal Manzo se remonta a julio del 2018, y está vinculado a la anulación de un fallo de primera instancia que había dispuesto el encarcelamiento del entonces rector de la Universidad Privada San Pedro, José María Huamán Ruiz, investigado por haberse apropiado, junto a otras personas, de más de S/3 millones de la universidad que dirigía.

El vocal Manzo y su colega Frey Tolentino determinaron por mayoría que el fallo del juez de primera instancia no había sido “debidamente motivado”, anularon la resolución y ordenaron que se cite una nueva audiencia con otro juez. De esta forma, el exrector salió de la clandestinidad. La decisión del hoy presidente de la Corte de Justicia de Áncash le valió ser investigado por la Oficina Desconcentrada de Control de la Magistratura (Odecma).

Sin embargo, y a pesar de estos dos controvertidos fallos, el vocal Manzo Villanueva fue elegido por nueve votos a favor (de un total de 16 vocales) como presidente de la Corte Superior del Santa. 

Huánuco: Un juez de próspero patrimonio

El 24 de febrero del 2016, el abogado Samuel Santos Espinoza (51) ingresó a la Corte de Justicia de Huánuco como juez superior titular y dos años más tarde fue elegido por unanimidad como nuevo presidente para el período 2019-2020. Su ascenso en la judicatura fue casi inmediato.

Santos Espinoza cuenta con 23 años en el ejercicio profesional del derecho. Diez de ellos los desarrolló –en diferentes períodos– como magistrado provisional y titular en la instancia superior del Poder Judicial, así como docente de la facultad de Derecho de la Universidad Nacional Hermilio Valdizán.

Santos además fue abogado de 41 extrabajadores de la Municipalidad Provincial de Huánuco, los mismos que laboraron durante la gestión de Jesús 'Koko' Giles (2011-2014), exalcalde sentenciado por colusión y abuso de autoridad. Los demandantes exigían su reposición mediante mandato judicial, pero les fue denegado porque se detectó que consiguieron contratos permanentes a través de concursos ficticios. 

RÁPIDO ASCENSO. El hoy presidente de la Corte de Huánuco, Samuel Santos Espinoza, ingresó apenas hace dos años como juez superior titular. 
Foto: Ojo-Publico.com / Geraldine Santos.

Entre los bienes que declaró en sus declaraciones juradas presentadas desde el 2012 hasta el 2017, se muestra un incremento evidente en su patrimonio. En el 2012, el magistrado consignó más de S/164 mil en bienes, mientras que cinco años más tarde, su fortuna se cuadruplicó: superó los S/718 mil, la misma que hoy está compuesta por una casa en la zona de Paucarbambilla (Amarilis) y un vehículo.

Arequipa: Fallo discutido

En enero último, el juez penalista Carlo Magno Cornejo Palomino (61) asumió el máximo cargo de la Corte de Justicia de Arequipa por los próximos dos años. En su declaración jurada del 2017, dicho vocal indicó un ingreso mensual de poco más de S/6.500 por su labor como juez. En tanto, los bienes que reportó ese año ascendían a S/716 mil.

Según Registros Públicos, Cornejo Palomino posee un vehículo adquirido en Lima y un inmueble en el distrito de Cerro Colorado (Arequipa). Según Infocorp, Cornejo Palomino mantiene actualmente una deuda por S/407 mil con dos entidades bancarias.

En sus inicios en el Poder Judicial, Cornejo se desempeñó como juez de Paz Letrado suplente en Arequipa entre 1999 y 2002. Luego, entre 2007 y 2009, ocupó el cargo de presidente de la Corte Justicia del Cusco. Posteriormente, retornó a su natal Arequipa para integrar la Sala Penal Liquidadora y luego la Tercera Sala Penal de dicha corte.

El 2015, la objetividad de la Tercera Sala Penal, que el vocal Cornejo integraba, estuvo sujeta a críticas de la prensa local y del Ministerio Público. En una polémica decisión, él y sus colegas jueces anularon la resolución que imponía cuatro años de cárcel a los administradores de la discoteca Manutara, por delito de contaminación sonora.

El tribunal que entonces integraba el hoy presidente de la corte de Arequipa puso en cuestionamiento las investigaciones de la Fiscalía de Medio Ambiente de la región y estableció que el ruido no procedía de dicho centro nocturno. La Fiscalía señaló en su momento que el fallo del colegiado sentaba un mal precedente. 

VOCAL. Entre 2007 y 2009, el hoy presidente de la Corte de Arequipa Carlo Magno Cornejo ocupó el cargo de presidente de la Corte Superior de Justicia de Cusco.
Foto: El Búho.

 

El presidente de la corte de Puno

En el caso de Puno, la presidencia de la corte superior recayó en el juez superior Walter Gálvez Condori, quien estudió Ciencias Jurídicas y Políticas en la Universidad Nacional del Altiplano.

MAGISTRADO. El presidente de la Corte de Puno, Walter Gálvez Condori, también se desempeña como docente en la Universidad Nacional del Altiplano.
Foto: Ojo-Público.com / Karin Chacón.

Cuando el juez Gálvez se desempeñaba como jefe de la Oficina Desconcentrada de Control de la Magistratura (Odecma) de Puno fue cuestionado por no priorizar las denuncias contra su colega y entonces titular de la corte, Oscar Ayestas. Ante la prensa local, Gálvez indicó que la competencia para investigarlo no estaba en sus manos sino en las del órgano de control de Lima.

Entre 2003 y 2009 se desempeñó como Fiscal Adjunto Provincial de Moho, y de 2010 a 2015 como coordinador de la Fiscalía Provincial Penal de Puno.

Gálvez, de acuerdo a una búsqueda en registros públicos, cuenta con un vehículo y un inmueble en el barrio de Huajsapata en la ciudad de Puno, el mismo que fue comprado en el 2010. La propiedad también figura a nombre de su pareja Ana María Guzmán Flores.

 

La Red Investigativa Regional es un iniciativa de Ojo-Publico.com. Coordinación: Aramis Castro. Periodistas: Junior Meza (Junín), Magali Estrada (Áncash), Ibón Machaca (Arequipa), Geraldine Santos (Huánuco) y Karin Chacón (Puno).
 

Autor: