FIESTAS PATRIAS. Último mensaje al Congreso del Presidente Ollanta Humala.

CALIFICACIÓN

El presidente Ollanta Humala estuvo lejos de la verdad en su afirmación acerca de la lucha antinarcóticos en el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), durante su mensaje de 28 de julio al Congreso de la República. Los hechos que lo desmienten van desde la condición de esta región como la mayor productora de hoja de coca del Perú, la no erradicación de cultivos en la zona y la renovación del Estado de Emergencia en 48 distritos de dicha jurisdicción; hasta el caso de la mayor incautación de cocaína en el Perú (7 toneladas de droga elaboradas en el Vraem y confiscadas en La Libertad en el 2014) y las continúas emboscadas de la facción terrorista asentada en el valle.

En horas de la mañana OjoBiónico estableció que la declaración del presidente Humala tenía la categoría de Engañosa, pero la cantidad de evidencias recogidas que contradicen su versión apuntan a que la afirmación presidencial es Falsa.

En el Perú, "la mayor zona productora de coca es el Vraem”, dice el informe del 2014 de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen (Unodc, por sus siglas en inglés) que incluye información a partir de imágenes satelitales y cifras oficiales entregadas por la Dirección Ejecutiva Antidrogas (Dirandro), el Corah (la entidad dependiente del Ministerio del Interior encargada de la erradicación manual de cultivos de coca) y Devida. Unodc afirma que en este valle “el cultivo [destinado al narcotráfico] es manejado con alta tecnología. Según el informe, esta región concentra el 43,9% del total de hectáreas de este cultivo y el 67.8% de la producción nacional.

DISCURSO. Ollanta Humala dedicó parte de su mensaje a hablar sobre el narcotráfico en el Huallaga y en el Vraem.

El mismo reporte señala que las organizaciones criminales se trasladaron al Vraem desde el 2013, cuando las fuerzas del orden destruyeron casi la totalidad de las pistas de aterrizaje para narcoavionetas en la región central de Pichis-Palcazu. “En la actualidad, de acuerdo a la Dirandro, el 80% de la producción [de droga] se movilizaría por tres frentes. El primero de ellos, teniendo como punto de partida al Vraem [y] trasladado por vía aérea y terrestre hacia el mercado brasilero vía Bolivia”, explicó la Unodc.

No solo eso, el mismo reporte coloca al Vraem como la primera zona de producción de coca con 18.845 hectáreas sembradas en el 2014, aun cuando hubo una disminución de 1.7% respecto de las 19.167 cultivadas en el 2013.

AMPLIO ESPACIO. La zona conocida como Vraem está conformada por 48 distritos de la regiones de Ayacucho, Junín, Cusco y Huancavelica.

CON CLANES FAMILIARES Y SIN ERRADICACIÓN

Otro motivo que contradice la afirmación de Humala es la ausencia de erradicación manual de hoja de coca en el Vraem, como sí ocurre en el Huallaga, región que hasta el 2013 estuvo convulsionada por el narcoterrorismo. En el 2012 la entonces jefa de Devida, Carmen Masías, anunció que iniciarían el proceso de eliminación de cultivos en esta zona. Sin embargo, estas operaciones no se han concretado por la presencia de la facción terrorista y por la oposición de los cocaleros del valle.

Acerca de la dinámica del narcotráfico, la Unodc dice que alrededor de “la coca del Vraem operan clanes familiares, en complicidad de columnas subversivas”. La Dirandro ha confirmado esta información en decenas de atestados e informes de inteligencia: uno de ellos vinculado al mayor cargamento de cocaína confiscado en la historia del país: 7 toneladas que salieron del Vraem y llegaron a Trujillo para ser despachadas al extranjero en el 2014.

EMERGENCIA, PISTAS Y EMBOSCADAS

Otro indicio que contradice la versión de Humala es que el Vraem -conformada por un total de 48 distritos, pertenecientes a siete provincias y cuatro regiones del sur del Perú- vive desde hace años en Estado de Emergencia, es decir, con restricción de los derechos de tránsito, reunión, inviolabilidad de domicilio y los relativos a la seguridad y libertades personales. Incluso, recientemente, el gobierno dispuso la renovación del Estado de Emergencia en estos distritos.

Por si fuera poco, las pistas de aterrizaje para narcoavionetas procedentes de Bolivia se han seguido multiplicando en la zona. Fuentes militares informaron a OjoBiónico que al sobrevolar esta región, con la misión de destruir una vía, notaban la construcción de otras a poca distancia. A mediados de julio, el ministro de Interior, José Luis Pérez Guadalupe, participó en la destrucción de siete pistas en Pichis Palcazu y explicó que los narcotraficantes han retornado a esta zona, en particular a Ciudad Constitución, debido a la fuerte interdicción de pistas en el Vraem. Un punto final que sepulta la declaración del Jefe de Estado es la cantidad de emboscadas que ha sufrido el Ejército en el último año por parte de la facción terrorista de los hermanos Víctor y Jorge Quispe Palomino. De acuerdo al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, desde julio del 2014 han ocurrido siete hostigamientos y se han capturado a 22 senderistas.