PRIMERA LíNEA. Durante la tercera ola, los centros de salud registran altos niveles de contagios entre personal médicos y administrativo en Lima.

“Estamos agotados”: Falta de personal por contagios en más de 2.300 trabajadores de la salud

“Estamos agotados”: Falta de personal por contagios en más de 2.300 trabajadores de la salud

PRIMERA LíNEA. Durante la tercera ola, los centros de salud registran altos niveles de contagios entre personal médicos y administrativo en Lima.

Ilustración: OjoPúblico / Claudia Calderón

A pesar de que los pacientes acuden a los centro de salud con síntomas leves, la falta de trabajadores ─porque cientos están con licencia por descanso médico por contagio por Covid-19─ genera una presión laboral al personal en primera línea en la pandemia, advierten los decanos del Colegio Médico del Perú y del Colegio de Enfermeros del Perú. Alertan que muchos hospitales se van a quedar sin profesionales porque no hay reemplazo. Un análisis de OjoPúblico estima que solo en Lima más de 2.000 trabajadores de 15 hospitales e institutos de salud de la capital, entre personal médico y administrativo, han tenido que suspender sus funciones por contagio o sospecha por Covid-19.

30 Enero, 2022

Aunque las cifras de contagios severos y fallecidos no registran los niveles de los primeros años de la pandemia en Perú, el número de pacientes que se atienden en esta tercera ola ha llegado a ser abrumador para el personal de salud, reconoce María José Chunga, médico del área de emergencia pediátrica del Hospital de Emergencias Villa El Salvador. En esta área, las atenciones se han triplicado en el último mes: “Hemos llegado a atender entre 80 y 90 pacientes al día”. Las cifras oficiales revelan que, actualmente, el promedio de casos diarios de Covid-19 supera los 20 mil contagios, un número no visto en dos años de emergencia sanitaria.

Si bien la mayoría de casos son leves, a esta cifra récord se suma un alza en la cantidad de contagios entre el personal de salud y administrativo, quienes han tenido que suspender sus actividades por descanso médico. “En la tercera ola ha caído bastante personal de salud”, cuenta Chunga a OjoPúblico. Ella, por ejemplo, ha llegado a realizar turnos de 24 horas seguidas con sus compañeros, para cubrir en el área de emergencias a los pediatras en aislamiento en la tercera ola. “Llega a ser emocionalmente muy agotador”, agregó.

“El personal está demasiado cansado, agotado", dijo el doctor Luis Arroyo del Hospital de Emergencias Casimiro Ulloa.

El alza de contagios en trabajadores sanitarios se ha repetido en otros establecimientos de la red del Ministerio de Salud (Minsa). Solo entre la quincena de diciembre del año 2021 y la segunda semana de enero del 2022 ─de acuerdo al análisis elaborado por OjoPúblico en base a datos obtenidos a través de la ley de transparencia─ más de 2.000 trabajadores de 15 hospitales e institutos de salud de la capital, entre personal médico y administrativo, han tenido que suspender sus funciones debido a contagio o sospecha por Covid-19. Estas son cifras oficiales emitidas por los propios centros de salud.

Cifras similares no se han reportado ni siquiera en la primera ola de contagios. Según el Colegio Médico del Perú (CMP), en mayo de 2020 se registraron 1.882 médicos contagiados en todo el país, cantidad que solo fue superada por los meses de junio (2.078), julio (2.560) y agosto (2.542) de ese año. Estos datos, sin embargo, corresponden a una escala nacional, mientras que la cifra de más de 2.000 casos, que revela hoy este medio, proviene de solo 15 de los 27 hospitales e institutos de salud que administra el Minsa en Lima.

La segunda semana de enero, a través de una solicitud de acceso a la información, OjoPúblico requirió el registro de personal con descanso médico por contagio o sospecha de coronavirus a 22 hospitales y cinco institutos del Minsa en la capital. Algunos de estos, como el Hospital de Enfermedades Neoplásicas, aún no responden pues su área de recursos humanos tiene “recarga laboral debido al incremento de [trabajadores] que solicitan ser evaluados [...] por presentar sintomatología [...] de problemas respiratorios”.

 

 

Al cierre de este informe, 11 hospitales y cuatro institutos de salud en la capital respondieron a nuestra solicitud y reportaron, en conjunto, 2.359 trabajadores contagiados, entre personal médico y administrativo, solo en el primer mes y medio de la tercera ola. De estos, 1.754 entraron en aislamiento luego de dar positivo, mientras que 294 fueron categorizados como sospechosos de tener Covid-19 y tuvieron que detener sus funciones. A la fecha, por lo menos la mitad de estos ha culminado su cuarentena y ha vuelto a trabajar.

“La gran preocupación es que muchos establecimientos, no solamente hospitales, sino de primer nivel van a quedar sin profesionales, debido a que no hay reemplazo, no hay médicos”, alertó el decano del Colegio Médico del Perú, Raúl Urquizo. De los 11 integrantes de su junta directiva, por ejemplo, cinco están contagiados. El decano además incide en la salud mental del personal médico: “Están agotados, muchos incluso no pudieron salir de vacaciones porque no hay personal de reemplazo; todo el mundo está agotado”.

“El personal está demasiado cansado, agotado, por no haber tenido vacaciones durante dos años y seguir trabajando en un ambiente de alto riesgo”, explicó el vocero del Hospital de Emergencias José Casimiro Ulloa y coordinador del Departamento de Medicina, Luis Arroyo Quispe. Según el médico, sus colegas están presentando síntomas de angustia y depresión. “Hay una afectación a la salud mental, pero seguimos atendiendo”, agregó. En su centro de salud, solo en mes y medio de la tercera ola, se registraron 205 trabajadores contagiados.

 

La mayor cantidad de casos en enfermería

El análisis de OjoPúblico identificó que las áreas de enfermería son las más impactadas por personal contagiado durante esta tercera ola. De los 2.359 casos, el 28% (670) corresponde a licenciados y técnicos en enfermería. “Nosotras atendemos a los pacientes las 24 horas, [por eso nosotras] corremos más el riesgo de contagiarnos, tanto las licenciadas como los técnicos en enfermería”, contó a este medio Rosita del Pilar Guio, licenciada en enfermería que trabaja en el área de inmunizaciones del Hospital de Emergencias Villa El Salvador.

En dicho establecimiento, el 57,7% del total de casos corresponde a enfermeras. Guio, por ejemplo, dio positivo el 17 de enero. Aunque su descanso médico era de 10 días, ella regresó a laborar luego de una semana de cuarentena, porque en su área “no había personal, solo un colega; tenía que regresar para cumplir con mi labor, más aún con la campaña de vacunación para los niños”. Los otros casos de este hospital se concentraron en Apoyo al Diagnóstico (65), Hospitalización (56) y Emergencias (36).

“En la segunda ola [el personal médico y de enfermería] sí se llegó a contagiar, pero fue poco a poco; este año ha habido desde 40 hasta 70 infectados por día, lo cual generó problemas por escasez de personal”, dijo Guio. Una segunda enfermera del hospital, que prefirió mantener su nombre bajo reserva, agregó que “hay bastante demanda de trabajo para nosotras, porque vienen un montón de pacientes a atenderse; encima nos maltratan y nos gritan porque no nos apuramos, pero en realidad no nos damos abasto”.

 

Fotografía de enfermeras
EXPUESTOS. Las licenciadas y técnicos de enfermería pasan más tiempo con los pacientes, por lo que corren más riesgo de contagio.
Foto: Andina

 

Dicha licenciada en enfermería contó que sus colegas también realizan turnos de 24 horas durante la tercera ola “con la finalidad de cubrir los descansos médicos”. A esto se suma que incluso en su área de trabajo ─el centro quirúrgico─ están expuestas. “Entran para cirugías de apéndice o cesárea, pero además dan positivo a Covid-19 [...] y en un centro quirúrgico tienes el tema del humo que genera el electrocauterio, y las secreciones y fluidos que son constantes en una operación, así que el riesgo es mucho mayor”, dijo.

La presión por la cantidad de casos y el personal asilado, luego de casi dos años de pandemia, ha generado un impacto emocional. “Yo me siento cansada”, dijo la enfermera con su nombre bajo reserva. Durante la primera ola, ella incluso quiso renunciar por miedo de dejar en orfandad a sus hijos: “El hospital nos decía que faltaba gente porque se fueron un montón del personal vulnerable [...] Entonces me dije ‘Tanta gente me necesita, ¿y me voy a rendir?’. Decidí ir a trabajar y dejar todo en la voluntad de Dios”.

Un segundo hospital que ha concentrado sus contagios en su departamento de enfermería es el Hospital José Agurto Tello de Chosica. De los 69 casos registrados en las tres primeras semanas del mes de enero, 45 corresponden al área de enfermería. Del mismo modo ocurre en el Hospital de Emergencia de Ate Vitarte: entre la quincena de diciembre y la segunda semana de enero, este establecimiento registró 171 casos de contagio de Covid-19; de los cuales, el 53,8% corresponde a personal de enfermería, según cifras oficiales.

Al igual que en los casos anteriores, el Hospital Vitarte ha concentrado sus contagios en una profesión: “el servicio de enfermería es el que más impacto ha tenido en cuanto a los casos positivos y absentismo laboral”, informó el área de transparencia y acceso a la información pública de este establecimiento. Entre el 25 de diciembre y el 20 de enero, dicho hospital ha registrado 209 casos de contagio por Covid-19; de los cuales, 24,4% corresponde a técnicos y licenciadas de enfermería, según la información del establecimiento.

 

 

El Hospital Casimiro Ulloa también registra el 29,8% de contagios entre licenciadas y técnicos de enfermería. Esta situación también ha ocasionado sobrecarga de trabajo en este centro de salud. “Ha habido personal de enfermería que ha realizado turnos de 24 horas, descansó un día y retornó a hacer 24 horas adicionales para poder cubrir a las colegas en periodo de aislamiento”, explicó la licenciada en enfermería Eva Aranda Balcazar, coordinadora del área de referencias y telesalud del Casimiro Ulloa.

En entrevista con OjoPúblico, la decana del Colegio de Enfermeros del Perú, Josefa Vásquez, fue contundente: “Las enfermeras ya no quieren acudir a sus centros de labores porque se encuentran con que el trabajo se ha triplicado”, debido la gran demanda de pacientes y el ausentismo de enfermeras con descanso por contagio. “Las colegas están desmotivadas porque van a trabajar y, si en su servicio eran 20 enfermeras, hoy solamente hay 10; y esto tiene repercusión directa con el paciente”, agregó.

La decana Vásquez, además, incidió en la salud mental de las enfermeras que han atendido la primera línea de la pandemia en casi dos años. “Las enfermeras no solo han atendido a los pacientes críticos, sino que los han visto fallecer; también han perdido a sus seres queridos: sus esposos, sus hijos, sus colegas de trabajo, y todo esto afecta la salud mental”, explicó Vásquez. El colegiado solicita que el Estado incremente el personal, para evitar que las enfermeras sigan cumpliendo turnos de 24 horas en esta tercera ola.

 

Los hospitales más impactados

Entre los establecimientos que respondieron, el Hospital de Emergencias Villa El Salvador registra la tasa más alta de contagios entre su personal. Según la información oficial, entre el 25 de diciembre y el 18 de enero, se registraron 426 trabajadores (407 del personal de salud y 19 administrativos) que dieron positivo a Covid-19 e iniciaron su cuarentena con descanso médico. De acuerdo a dicho registro, más de la mitad de estos casos ocurrieron en el Departamento de Enfermería de este establecimiento de salud.

En la lista continúa el Hospital Nacional Dos de Mayo que, entre el 28 de diciembre y el 12 de enero, otorgó descanso médico a 226 trabajadores: 82 casos confirmados de Covid-19 y 144 sospechosos. En este establecimiento los contagios también se concentraron dentro del Departamento de Enfermería, con 61 personas (26,9%) con prueba positiva o sospecha de Covid-19. Un segundo grupo que destaca entre los afectados son los administradores de diferentes áreas, con un total de 12 contagiados y 19 sospechosos.

El tercer centro de salud de la lista es el Hospital Vitarte. El área de transparencia del establecimiento informó que, en la última semana de diciembre, solo se registraron tres casos entre el personal del hospital. En lo que va de enero, sin embargo, un total de 206 miembros del personal de salud (65%) y administrativo (35%) han recibido un descanso médico por contagio de Covid-19. Al 21 de este mes, solo 40 trabajadores habían recibido el alta y retornado a sus labores, mientras el 80% continuaba de licencia.

 

Fotografía del memorial en el Colegio Médico de Perú para el personal de salud fallecido durante la pandemia.
PÉRDIDAS. Desde la llegada del Covid-19 en Perú, a inicios del 2020, un total de 555 médicos han fallecido en la lucha en primera línea contra el coronavirus.
Foto: Andina

 

El ránking continúa con el Hospital de Emergencias José Casimiro Ulloa que, entre el 25 de diciembre y el 24 de enero, un total de 205 trabajadores han dado positivo para Covid-19. De estos, la mayor cantidad se ha concentrado en el área de enfermería con 61 casos, seguido por los departamentos de Medicina (19) y Patología Clínica (13). “Sí ha habido una dramática disminución [del personal] en esta tercera ola, más que en la primera y la segunda”, dijo el vocero de dicho hospital, Arroyo Quispe.

El doctor Carlos Campos, responsable de la seguridad y salud en el trabajo de este centro, agregó que solo en enero los contagios entre los trabajadores han crecido de manera exponencial, en comparación del pico de las olas anteriores. “Y aún no terminamos el mes”, dijo Campos. Según sus cifras, la primera ola registró un pico de contagios entre el personal médico en junio de 2020, con 74 casos. En la segunda ola fue en enero del año pasado con 52 infectados. La tercera ola ya sobrepasa los 200 casos en el hospital.

En el quinto y sexto lugar del listado se encuentran los hospitales de Emergencia Ate Vitarte y Hermilio Valdizán, este último especializado en salud mental. En el primero, los casos reportados entre personal médico y administrativo ascienden a 171, con mayor incidencia en los departamentos de Enfermería (93), Apoyo al Diagnóstico y Tratamiento (29) y Emergencias (19). En el segundo, los casos ascienden a 148, concentrados en personal de enfermería (18) y las oficinas de servicios generales (15) y logística (13).

“La gran preocupación es que muchos establecimientos [...] van a quedar sin profesionales", alerta Colegio Médico.

La información oficial remitida a nuestro medio también detalla casos, entre personal médico y administrativo, en los hospitales Sergio Bernales (311), Santa Rosa (118), Emergencias Pediátricas (77), Madre Niño San Bartolomé (73) y José Agurto Tello de Chosica (69). De igual forma, el Instituto de Salud Mental Noguchi ha reportado 75 contagios entre sus trabajadores, entre finales de diciembre y mediados de enero; mientras que el Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas, un total de 62 en el mismo periodo analizado.

Por último, el Instituto Nacional de Oftalmología y el Instituto Nacional de Rehabilitación Adriana Rebaza Flores también reportaron cifras a nuestro medio. El primero registró 57 contagios entre su personal, entre el 25 de diciembre del año pasado y el 25 de enero de este año. El segundo, por su parte, registra 132 trabajadores que dieron positivo para Covid-19, en el mismo periodo de tiempo. Esta última cifra corresponde al 50% del total de trabajadores que pasaron por una prueba de descarte en dicho periodo.