Áncash: inicia juicio contra barco chino por extracción ilegal de pota en mar peruano

El Ministerio Público solicita que el jefe de la embarcación sea condenado a tres años y cuatro meses de cárcel efectiva, mientras que la Procuraduría de Asuntos Ambientales del Ministerio del Ambiente pide una reparación civil de S/ 72 mil.

INTERVENIDA. En octubre del 2018 las autoridades detuvieron la embarcación china en Chimbote

INTERVENIDA. En octubre del 2018 las autoridades detuvieron la embarcación china en Chimbote

Foto: Ministerio Püblico

La jueza del Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria de la Corte Superior de Justicia del Santa, Karina Medina Machado, dispuso esta tarde el inicio de juicio oral en contra del capitán de la embarcación de origen chino Run Da 608, Zhuang Hanbo, quien ha sido acusado por la Fiscalía en Materia Ambiental del Santa por el delito de tráfico ilegal de especies, al haber pescado presuntamente 19 toneladas de pota o calamar gigante dentro de las 200 millas marinas peruanas, sin contar con autorización.

Se trata del primer caso de una embarcación china que llega a juicio. Como se recuerda, en 2019 el Ministerio Público presentó una acusación contra Marco Antonio Jamanca Vega, representante legal de la empresa Sustainable Fishing Resources, propietaria del barco chino Damanzaihao, y solicitó que fuera  condenado a prisión por extracción ilegal de especies acuáticas. Sin embargo, en ese momento, la defensa del imputado solicitó que el caso sea archivado y esa controversia ahora la resolverá la Corte Suprema de Justicia.

Este nuevo caso de presunta pesca ilegal que implica a una nave extranjera inició el 8 de octubre de 2018, cuando fiscalizadores de la Dirección General de Supervisión, Fiscalización y Sanción del Ministerio de la Producción (Produce) encontraron 19 toneladas de pota en la bodega de Run Da 608, embarcación que se encontraba en el Astillero SIMA Chimbote realizando un mantenimiento. El barco es propiedad de la empresa Zhoushan Zhongju Ocean Fisheries Co Ltd. y, en Perú, está representada por la agencia Marítima Oceánica SAC.

Este nuevo caso de presunta pesca ilegal que implica a una nave extranjera inició el 8 de octubre de 2018.

 Antes de la intervención, los inspectores habían sido alertados por personal que monitorea el Sistema de Seguimiento Satelital (Sisesat) de Produce, acerca de que “la embarcación pesquera presentó velocidad de pesca, menor a dos nudos y rumbo no constante, desde las 3:56 a las 8:46 am del 6 de octubre, dentro de las 200 millas peruanas, por un periodo de 5 horas sin tener permiso de pesca”, según consta en la acusación fiscal.

Para la fiscal que investigó el caso, Carla Ramos Heredia, la velocidad de pesca y la pota encontrada en la bodega del barco son pruebas de que la nave realizó pesca ilegal dentro del mar peruano.

En su defensa, la empresa y el capitán del barco dijeron a la Fiscalía que la captura de la pota la realizaron en la línea ecuatorial, es decir en aguas internacionales. Sobre la velocidad, alegaron que, cuando navegaban rumbo a Chimbote, presentaron una velocidad de pesca en jurisdicción peruana porque tuvieron una avería en el motor principal del barco, que fue solucionada por el mismo jefe de máquina.

 

Sin sustento durante la audiencia

 

Gílmer Martell Vásquez, abogado del acusado y de la empresa Zhoushan Zhongju Ocean Fisheries, dijo que, si bien hubo una navegación a velocidad de pesca entre las 3:56 y 8:46 am del 6 de octubre, fue precisamente porque el barco tuvo fallas. Indicó, además, que su presencia en el Astillero de SIMA Chimbote era una prueba del desperfecto.

El cuaderno de bitácora y máquinas, donde el capitán del barco registra todas las incidencias de la navegación, fue incautado y traducido por la Oficina de Servicios Generales del Ministerio Público. Allí se señala que sí hubo una anotación manuscrita en el rubro observaciones que indicó que la bomba principal se malogró. Sin embargo, dicha falla se registró a las 19:28 horas de ese día. “Son horas totalmente distintas (…) ¿Acaso en ese otro lapso de 5 horas también se les malogró y no lo dijeron?”, observó la fiscal del caso, Evelyn Lamadrid Vences.

La fiscal precisó que la defensa no puede alegar como argumento a su favor el hecho de que la nave fuera encontrada en las instalaciones de SIMA Chimbote, porque los informes revelan que su presencia en ese lugar era para pasar un mantenimiento que consistía en pintado, limpieza e hidrolavado, mas no para la reparación del motor. El abogado del acusado no rebatió estos argumentos.

La fiscal Lamadrid Vences consideró que este caso es un gran precedente para el Perú y para la región.

Tras escuchar a las partes, la jueza Medina Machado consideró que, si bien la defensa técnica alegó que la velocidad de pesca registrada fue por una avería, ese descargo no fue debidamente sustentado. Por el contrario, el Ministerio Público cuenta con suficientes elementos para que el caso pase a juicio.

Durante la audiencia, la procuradora de Asuntos Ambientales del Ministerio del Ambiente, Judith Quispe Ramírez, consideró que los hechos imputados constituyen una transgresión deliberada contra los intereses del Estado peruano. Por lo tanto, demandó una reparación civil de S/ 72 mil.

OjoPúblico tuvo acceso a la Resolución Directoral N° 10146-2020 de la Dirección de Sanciones del Ministerio de la Producción, instancia que hoy resolvió sancionar con 6.852 UIT, equivalente a S/ 29.463,60 a la agencia Marítima Oceánica SAC, representante en Perú de la Run Da 608, por haber pescado pota sin autorización.

Concluida la audiencia virtual, en un breve diálogo con OjoPúblico, la fiscal Lamadrid Vences consideró que el hecho de que este caso pase a juicio constituye un gran precedente para el Perú y para la región. “Con esto demostramos la convicción que tenemos como Estado de proteger nuestros recursos hidrobiológicos”, destacó.

OjoPúblico intentó comunicarse telefónicamente con el abogado del acusado, Gílmer Martell Vásquez, para obtener su versión del caso, pero no obtuvo respuesta.

Noticias Relacionadas