Violenta represión en Loreto: tres indígenas muertos en protesta contra Petrotal

Los manifestantes, entre ellos líderes kukamas, protestaban contra la compañía Petrotal, que opera el lote 95 en la zona. La fiscalía local y el Ministerio del Interior han señalado que investigan los hechos y si se trataron de disparos de bala, perdigones o bombas lacrimógenas.

CONFLICTO. La organización indígena Orpio dijo que los manifestantes que protestaron en el campamento del Lote 95 llevaban flechas y no armas de fuego.

CONFLICTO. La organización indígena Orpio dijo que los manifestantes que protestaron en el campamento del Lote 95 llevaban flechas y no armas de fuego.

Foto: Otto Manuyama

Actualizado: 10-08-2020

Con información de Jorge Carrillo - Red Investigativa Regional

 

La Organización de Pueblos Indígenas del Oriente (Orpio) informó hoy que tres indígenas Kukamas de la Amazonía de Loreto fallecieron por heridas de bala, luego de una violenta represión policial en la localidad de Bretaña, ubicada en la cuenca del río Puinahua. Por su parte, la fiscalía local y el Ministerio del Interior han señalado que aún investigan si se trataron de disparos de bala, perdigones o bombas lacrimógenas. 

Los manifestantes, entre ellos un grupo de kukamas, protestaba contra la compañía Petrotal, que opera el lote 95 en la zona, y solicitaba la paralización de las actividades, el envío de medicamentos y una mejor compensación por el uso del territorio indígena.

Los enfrentamientos comenzaron la noche del último sábado (ayer) y se extendieron hasta la madrugada de hoy. Además de los fallecidos, hay 11 civiles y 6 policías heridos. Todos han sido trasladados a los establecimientos de salud de Requena e Iquitos. 

 

 

Orpio informó mediante un comunicado que los indígenas muertos procedían de las comunidades de Bretania y Bacarachiro. Por su parte, el Ministerio del Interior detalló que el enfrentamiento entre la policía y el grupo de indígenas ocurrió a las 23:30 del sábado.

 

 

 

 

El enfrentamiento

 

OjoPúblico recogió testimonios de indígenas que participaron de la protesta, y quienes reiteraron que no llevaban armas de fuego, solo flechas. “Nosotros teníamos nuestra arma que son las lanzas, pero la policía nos comenzó a disparar”, dijo el apu Mayter Flores Crispin, de la comunidad Villa Gran Tierra, y quien es hermano de Cheminson Flores Crispin, uno de los fallecidos según las autoridades. 

El apu añadió que ellos no atacaron a la policía, tal como señaló el Ministerio del Interior en un comunicado. “La policía prácticamente ha venido a matarnos. Nosotros somos un pueblo pacífico”, dijo el indígena. Por su parte, el ministro del Interior, Jorge Montoya, confirmó en RPP que fueron tres los indígenas fallecidos en el enfrentamiento y que los 6 policías heridos de bala presentan lesiones con perdigones en varias partes del cuerpo. 

La policía prácticamente ha venido a matarnos. Nosotros somos un pueblo pacífico”, dijo el apu Mayter Flores

Además dijo que una fiscal provincial penal de prevención del delito "que se encontraba presente" en el lugar de los hechos realiza las investigaciones del caso, para determinar si los indígenas fallecieron por impactos de bala, perdigones o bombas lacrimógenas.  OjoPúblico accedió a testimonios de indígenas que aseguraban haber sido heridos por impactos de bala. 

El acta fiscal a la que accedimos y que fue redactada por la fiscal Guisella Pinedo, adjunta de la Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Requena, señala que nueve de los once indígenas que resultaron heridos presentaban lesiones por arma de fuego, y que cuatro de ellos fueron trasladados por la gravedad de sus heridas a la ciudad de Iquitos. Asimismo, dicho documento indica que fueron los indígenas quienes comenzaron el ataque y que ellos llevaban flechas, lanzas y escopetas. El acta no fue firmada por ninguno de los líderes indígenas, solo por representantes de la empresa Petrotal, de la Fiscalía y de la Policía. 

Heridos_Lote95

TRASLADO.Los heridos durante el enfrentamiento fueron llevados hasta los establecimientos de salud de Requena y de Iquitos donde fueron atendidos.
Foto: Otto Manuyama


El ministro Montoya dijo que se ha enviado un contingente policial para reforzar la  seguridad en la zona. Hasta allí viajó esta tarde una comisión de alto nivel  presidida por el ministro de Cultura, Alejandro Neyra, que busca interceder por una pronta solución.

Por su parte, Jorge Pérez Rubio, presidente de Orpio, denunció que los indígenas fueron víctimas de la represión policial en el Día de los Pueblos Indígenas. El dirigente reiteró que los manifestantes no portaban armas de fuego durante la protesta. “Demandamos una investigación que esclarezca los hechos, que paren las medidas represivas de la policía y que se inicie un diálogo para atender las demandas de nuestros hermanos”, pidió.

La compañía petrolera anuncio hoy que ha paralizado sus actividades. Petrotal es una empresa con sede en Alberta (Canadá), y además del lote 95 opera el 107, ubicado en la selva central, en territorio de las regiones de Huánuco y Pasco.

Jorge Pérez Rubio, presidente de Orpio, denunció que los indígenas fueron víctimas de la represión policial en el Día de los Pueblos Indígenas

La empresa petrolera dijo en un comunicado que los hechos de violencia fueron realizados por el mismo grupo de dirigentes que tomó la Estación 5 del Oleoducto Norperuano de Petroperú. "Actualmente estamos a la espera de las investigaciones que está realizando la Fiscalía y la Policía Nacional para esclarecer los hechos", señalaron. La compañía había reiniciado sus operaciones en el Lote 95 el pasado 1 de agosto.  

El investigador Alberto Chirif Tirado dijo a OjoPúblico que los indígenas están cansados de que las empresas extractivas no beneficien a  sus comunidades y se retiren tiempo después dejando contaminación. “Estos hechos ponen en claro el hartazgo de los indígenas hacia las empresas, y la incapacidad de establecer canales de diálogo que permitan que la gente se entienda con razones antes que con balazos”, comentó.

Añadió que es necesario que se conozca la labor que realiza Petrotal y la relación que mantiene con las comunidades. “Estas muertes nos duelen, sobre todo en estos tiempos de pandemia”, dijo.

Acta fiscal del enfrentamiento en el campamento de Petrotal, en el lote 95, Loreto by Ojo-publico.com on Scribd

 

 

Las demandas de las comunidades

 

Los pedidos de las comunidades indígenas kukamas, cercanas al Lote 95, no son recientes. En marzo del año pasado también protestaron y solicitaron a Petrotal mejoras en los servicios de salud, e instalación de agua y desagüe en sus comunidades. La empresa tuvo que paralizar sus operaciones debido al conflicto, que se solucionó cuando la compañía se comprometió a canalizar las demandas de la población ante el gobierno central. 

El lote 95 se ubica en el distrito de Puinahua, provincia de Requena, donde hay 4 centros de salud rurales de primer nivel y todos tienen una capacidad instalada inadecuada, según un estudio de este año de brechas en salud del Ministerio de Salud.  

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), en Loreto solo el 45% de la población consume agua potable de la red pública. Y de ese porcentaje, solo la mitad tiene acceso a este recurso todos los días; y apenas el 8% tiene agua las 24 horas del día. El documento también señala que solo el 42% de la población tiene acceso a la red pública de alcantarillado. 

Lote 95

CONTRASTES. El Lote 95 se ubica en el distrito de Puinahua, en la provincia de Requena, donde existen deficiencias en los servicios básicos.
Foto: Petrotal
 

OjoPúblico conversó con el líder de de la Asociación Indígena de Desarrollo y Conservación del Bajo Puinahua (Aidecobap), Hans Pérez, quien fue uno de los testigos de los hechos ocurridos entre la noche del sábado 8 y la madrugada del domingo 9. Según contó, 400 indígenas Kukamas Kukamiria de 18 comunidades llegaron hasta el campamento del Lote 95 para solicitarle a Petrotal que atendiera sus demandas.

Estas incluyen, según Pérez, que la empresa les entregue un fondo económico que proceda del 10% de la producción fiscalizada de petróleo, para ejecutar proyectos de seguridad alimentaria, agua, saneamiento y energía eléctrica, servicios básicos de los que carecen; así como ayuda con medicinas para los afectados por la Covid-19.

El gerente general de Petrotal, Ronald Egúsquiza reconoció que existen deficiencias en el sector salud en Loreto, y dijo que “por ello PetroTal trabaja de manera conjunta para avanzar en el Plan de Cierre de Brechas del gobierno central, para lograr revertir las claras limitaciones”. 

El lote 95 se ubica en el distrito de Puinahua, donde hay 4 centros de salud rurales de primer nivel y todos tienen una capacidad instalada inadecuada

El lote 95 fue concesionado en el 2005 a la empresa PetroTal, que tiene la licencia de explotación hasta el 2041. Abarca un territorio de más de 345 mil hectáreas en el distrito de Puinahua, en la provincia de Requena. Las operaciones de explotación iniciaron en noviembre del 2018, y fueron anunciadas por el presidente Martín Vizcarra quien reconoció que hay riqueza en el suelo pero pobreza en la superficie. “Debemos mejorar la calidad de vida de la población que vive en la superficie”, dijo aquella vez.  Actualmente se producen 12 mil barriles diarios de petróleo. 

La Asociación Interétnica para el Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) pidió mediante un comunicado que se esclarezcan los hechos ocurridos en el Lote 95, y demandó al gobierno central el envío de medicinas para los afectados por la Covid-19, así como la instalación de energía eléctrica y agua potable en la localidad de Bretaña, distrito de Puinahua, provincia de Requena, donde opera Petrotal. 

Las demandas de los Kukamas Kukamiria ocurren en un contexto de tensión en otros territorios indígenas. La semana pasada un grupo de indígenas bloquearon el acceso a la Estación 5 del Oleoducto Norperuano de Petroperú, en el distrito de Saramiriza, en la provincia de Datem del Marañón, en Loreto. La Federación Nativa Awajún del Río Apaga (Fenara) solicitaba la creación y construcción de un hospital intercultural rural, así como la instalación de un Banco de la Nación, compensación por los constantes derrames de petróleo y la construcción de la carretera Félix Flores Atahualpa. 

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos ha reportado hasta la fecha once indígenas asesinados desde el 2013 en la Amazonía peruana, por parte de presuntos traficantes de tierras y taladores ilegales. Tres fallecieron este año: Arbildo Meléndez de Huánuco, Gonzalo Pío Flores de Junín y Lorenzo Wampagkit de Amazonas. La ONG Global Witness informó que el año pasado 98 indígenas de países amazónicos fueron asesinados.   

Noticias Relacionadas