ojo biónico 15 Julio, 2020 15 / 07 / 2020
.
ojo Falso

Por Carla Díaz

Verificación de mensaje de WhatsApp

Es falso que el uso de mascarillas provoque que se respiren hongos, bacterias y parásitos

Fecha de detección: 13 de julio del 2020
ojo Falso

Por Carla Díaz

Un video que circula a través de redes sociales muestra a un youtuber que recomienda utilizar lo menos posible las mascarillas, y para sustentar su pedido dice lo siguiente: "[Al usar la mascarilla] respiramos bacterias, hongos, y parásitos". Luego de revisar la información al respecto y consultar con especialistas en el tema, OjoPúblico concluye que esta afirmación es falsa.

El video fue realizado por una persona llamada Ramón Freire y se difundió en un programa que cuenta con más de 75 mil seguidores. Fue detectado por el equipo de verificación a través de cadenas de WhatsApp.

De manera precisa, la publicación indica: “Cuando respiramos emitimos vapor y con este vapor, mojamos la mascarilla por dentro. Al mojar la mascarilla, creamos un campo de cultivo perfecto y muy agradable para virus, bacterias, hongos, parásitos que están en el aire, que se pegan en la mascarilla, se pegan por dentro. Cuando nosotros respiramos bacterias, hongos, y parásitos, que están a solo un milímetro de la boca y la nariz. Entonces todo el día andamos con esos hongos y bacterias”

En primera instancia, a inicios de junio del 2020, OjoPúblico verificó un mensaje asociado a si el uso de las mascarillas puede ocasionar problemas pulmonares o cardíacos. Los especialistas consultados descartaron que exista alguna contraindicación en el uso de las mascarillas, y añadieron que, para que se presenten cuadros de hipersensibilidad o broncoespasmos, debía confluir más de una variable, como, por ejemplo, una mascarilla de una pésima calidad y un usuario muy susceptible. Sin embargo, eso no implicaba que el uso común de las mascarillas traiga afectaciones pulmonares o cardíacas.

Ahora bien, desde entonces, los datos e investigaciones sobre el uso de las mascarillas han seguido actualizándose, a la vez que el conocimiento sobre la enfermedad de la Covid-19. 

Al menos hasta el 28 de junio, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, han sugerido que todas las personas usen cubiertas de tela para el rostro en espacios públicos, exceptuando menores de 2 años, personas con problemas respiratorios severos y quienes se encuentren inconscientes o incapacitados para retirarse las mascarillas. En ninguna de estas observaciones de los CDC se hace mención a que su uso puede generar la adquisición de virus, hongos o bacterias. 

Eso, a pesar de que realizan recomendaciones muy específicas, como encontrar una alternativa a las mascarillas de tela para personas sordas o con dificultad para oír que necesiten observar los labios para comunicarse, con discapacidades intelectuales o sensibilidades sensoriales y quienes estén haciendo actividades físicas intensas.

Al 5 de junio del 2020, la Organización Mundial de la Salud actualizó sus recomendaciones sobre el uso de máscaras en el contexto de la Covid-19, y en el apartado sobre posibles riesgos o inconvenientes para su uso generalizado, explicó que podría haber una contaminación de la mascarilla en caso de que el usuario la manipule de manera incorrecta, o no la cambie oportunamente cuando se haya humedecido o ensuciado. En estas condiciones se favorecería la multiplicación de microrganismos.

La OMS señala también que podrían ocasionar “lesiones cutáneas de la cara, dermatitis irritativa o empeoramiento del acné cuando las mascarillas se usan por muchas horas”. 

Al respecto, Eduardo Gotuzzo, director del Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, comentó que los hongos y bacterias se pueden generar en un espacio húmedo cuando este no es aseado, por lo que son recomendables las mascarillas de tela lavables. “Todas las mascarillas deben ser lavadas, si se usara una misma y no se lava, eso se va a volver un material sucio por eso debe ser lavado con agua caliente, o con agua y jabón es suficiente”, indicó. 

En el contexto del video analizado para esta verificación, Gotuzzo descartó que se formen bacterias y patógenos durante el uso diario de una mascarilla de tela. “No, eso no tiene sentido, la idea fundamental es que la mascarilla sí te protege. Afirmar lo contrario es poner pretextos [para usarla], es una guerra sucia ante una medida que es realmente necesaria. De un solo día no debe producir nada de eso”, añadió.

Sobre otras posibles contraindicaciones en su uso, el especialista mencionó los casos de los deportistas o atletas, aunque destacó que el principal problema en el Perú es la falta de disciplina en el uso de las mascarillas, y no que estas presenten algún riesgo. En cuanto a las mascarillas descartables, Gotuzzo mencionó que su uso es factible hasta 10 horas seguidas, y luego deben ser desechadas.  

Por su parte, el médico José Luis Cabrera, jefe del área de Neumología de la Clínica Internacional, dijo a OjoPúblico que las mascarillas médicas deben cambiarse diariamente porque los gérmenes quedan atrapados en la parte externa de la mascarilla. Agregó que la mascarilla no debe representar un riesgo si no es manipulada con las manos sucias, y se mantiene una higiene continua.

“Si se cambia diariamente no hay ningún problema, no hay tanta contaminación y las bacterias y hongos no crecen tan rápidamente como para que en el día se generen colonias que sean peligrosas al momento de inhalarse. El crecimiento de hongos es lento, en el transcurso de días, y requiere de un ambiente propicio para su crecimiento; pero si cambia la mascarilla diariamente, el riesgo es insignificante”, precisó.

Cabrera coincidió con las indicaciones anteriores, respecto a que puede haber personas alérgicas, con condiciones particulares, a quienes el uso de la mascarilla les produce picazón o prurito en la nariz. “También hay algunas personas con acné que pueden tener algún brote, pero son cosas menores y están en investigación. Definitivamente, el beneficio de usar mascarilla sobrepasa con creces el riesgo de usarla”, agregó.  

El neumólogo recordó que el uso de mascarillas médicas, no es reciente; se han utilizado por décadas, incluso con respiradores que poseen una barrera más impermeable que las mascarillas de tela. Aun así, recordó, tampoco se han documentado serias afecciones alérgicas por su uso. 

Carlos Medina, infectólogo de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, explicó que la humedad de la mascarilla puede causar dermatitis o alergias en la piel, o que su filtro se desgaste. Sin embargo, descartó que el problema principal sean las bacterias y hongos. 

“Si se llevan las manos sucias a la cara, más bien eso puede fomentar la presencia de infecciones bacterianas dérmicas. Pero no por el uso de la mascarilla, sino por estos otros factores”, comentó. 

Anteriormente, AFP Factual verificó también una serie de publicaciones en redes sociales que alertaban sobre hongos y bacterias que se pegaban a las mascarillas. Por entonces, Daniel Pahua, experto en Salud Pública de la Universidad Autónoma de México, señaló al medio que era factible que los tapabocas retengan gotitas de saliva que contienen bacterias alojadas comúnmente en la boca y la cavidad nasal, pero para que se produzca alguna afectación tendría que haber una situación grave de falta de higiene. 

La efectividad de las mascarillas caseras o de tela aún se encuentra en investigación, pero a la fecha, la Organización Mundial de la Salud ha señalado que la eficiencia de filtración y la respirabilidad dependen del tipo de tela y el tejido. Datos recientes indican que dos capas de material no tejido hilado, el mismo que se usa en las capas externas de las mascarillas médicas desechables, ofrecen ambas opciones, que deben coexistir y no entorpercerse. 

En función a lo revisado, OjoPúblico concluye que la afirmación de que por el solo hecho de usar mascarillas ya respiramos hongos, bacterias y parásitos es falsa.