Ilustración: Rocío Urtecho

Funes: 40% de las contrataciones con el Estado Peruano tienen riesgo de corrupción

Ilustración: Rocío Urtecho

OjoPúblico desarrolló un algoritmo para identificar situaciones de riesgo en los contratos entregados por el Estado a empresas constructoras, proveedoras de alimentos para niños en estado de pobreza y medicinas al seguro social y servicios de telecomunicación. La herramienta alerta que 110 mil adjudicaciones de todo el país, por S/57 mil millones entre 2015 y 2018, fueron entregadas a un único postor que no tuvo competencia y a compañías creadas pocos días antes del concurso. El monto representa 90 veces la reparación civil que Odebrecht debe pagar por sus actos de corrupción.

25 Noviembre, 2019

El Estado Peruano adjudicó más de S/57 mil millones para la construcción de obras, compra de bienes y contratación de servicios a través de procesos con riesgo de corrupción, entre 2015 y 2018, según un análisis inédito de las contrataciones públicas en Perú. Los hallazgos que hoy revelamos –mientras se investiga a políticos y empresarios por el Caso Lava Jato, vinculado al pago de sobornos a cambio de concesión de obras– fueron detectados por un algoritmo desarrollado por OjoPúblico.

El algoritmo, al que hemos denominado Funes, como el memorioso personaje del cuento de Jorge Luis Borges, fue desarrollado durante un año y medio para analizar 52 gigabytes de información en forma de 245 mil contratos adjudicados entre 2015 y 2018 por todos los niveles del Estado (distrital, regional y nacional) con datos construidos a partir de la información del Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE), Infogob, Sunat, proveedoras y otras nueves bases vinculadas a registros empresariales y conexiones políticas.

Después de procesar, verificar y analizar la información, Funes identificó 110 mil contratos sospechosos (del total de 245 mil contratos) por S/57 mil millones, que representan el 40% de las adjudicaciones públicas del periodo analizado. El algoritmo analizó los procesos de contratación que pasaron por el OSCE y no la data de la Agencia de la Promoción de la Inversión Privada (Proinversión) por donde pasaron los contratos para las obras que hoy ya son investigadas en el Caso Lava Jato.

 

Funes

BASE DE DATOS. El algoritmo Funes, desarrollado en un año y medio, analiza e identifica riesgos de corrupción en 250 mil contratos públicos adjudicados entre el 2015 y 2018. 
Foto: Andina

El monto de S/57 mil millones en contratos riesgosos identificado por OjoPúblico representa más de 90 veces la reparación civil que deberá pagar la constructora brasileña Odebrecht al Perú por sus actos de corrupción en las últimas dos décadas, así como 91 veces al presupuesto destinado para la Contraloría General de la República el 2020, y 22 veces el presupuesto aprobado para el Ministerio Público en el próximo año.

Casi la totalidad de estos contratos bajo sospecha se licitaron en procesos sin competencia. Esta categoría incluye a las modalidades de exoneración y contratación directa, que permiten elegir de forma legal a una empresa determinada sin un concurso previo. También considera aquellos procesos diseñados para que compita más de un proveedor, pero que en la práctica acaban con una sola compañía participando en la etapa de presentación de ofertas.

 

Las más beneficiadas: Petroperú, Telefónica y Cosapi

La lista de empresas que más dinero obtuvieron en procesos sin competencia es encabezada por Petroperú, compañía estatal, pero de derecho privado, con más de S/1.400 millones en cuatro años. Este monto representa el 93% de todo el dinero adjudicado a Petroperú por las diferentes entidades del Estado entre 2015 y 2018. Sus principales clientes son empresas estatales de energía eléctrica y direcciones de la Policía Nacional.

El Estado adjudicó más de S/57 mil millones en procesos con riesgo de corrupción.

A Petroperú le sigue Telefónica del Perú con S/742 millones adjudicados en procesos sin competencia. Precisamente, en junio último, el OSCE inhabilitó a dicha compañía para contratar con el Estado, luego de que entregara “información inexacta” para cobrar S/1,5 millones del Despacho Presidencial. Más del 50% de los contratos de Telefónica del Perú entre 2015 y 2018 fueron otorgados en concursos riesgosos.

En este tipo de procesos, en donde solo un participante presenta su oferta para un concurso público, también destacan los contratos del sector de la construcción, que en los últimos años ha sido remecido por las investigaciones del caso Lava Jato, vinculado a compañías como Odebrecht. De hecho, el 61% de las obras a nivel nacional fue licitado a través de procesos sin competencia, entre 2015 y 2018.

Precisamente, en el rubro de la construcción, en donde aparecen compañías sin competencia en los procesos de adjudicación, destaca Cosapi, una de las más importantes de Perú y cuyos ejecutivos han solicitado acogerse a la colaboración eficaz para hablar sobre los sobornos a funcionarios en el Caso Club de la Construcción. Dicha empresa registra dos contratos por S/493 millones, en donde se presentó como única postora.

Luego de Cosapi figura Assignia Infraestructuras, subsidiaria del grupo español Essentium y que está en proceso de liquidación por insolvencia en dicho país, con S/396 millones. Esta empresa además es acusada por presuntas irregularidades en procesos de adjudicación en las regiones de Apurímac y Tacna de manera individual o consorciada, tal como OjoPúblico lo reveló la semana pasada.

 

Licitaciones sin competencia: constructoras y empresas de transporte

Además de las compañías que más dinero recibieron sin competencia, OjoPúblico también identificó a aquellas empresas que participaron de manera sistemática como únicos postores en concursos por un contrato con el Estado. Este ránking es encabezado por la constructora Inversiones y Contratistas Grupo 7, constituida en Lima el 2010 por el empresario Lalo Benites Meza.

De sus 99 contratos con el Estado Peruano, esta compañía se adjudicó 72 en procesos donde fue la única postora que participó en la etapa de presentación de ofertas, a pesar de que concursó en modalidades que incentivan la competencia como la licitación pública. Los contratos riesgosos de Inversiones y Contratistas Grupo 7 superan los S/23 millones.

Gerente general de Inversiones y Contratistas Grupo 7.
PRINCIPAL. El empresario Lalo Benites Meza en las oficinas de Inversiones y Contratistas Grupo 7. Esta empresa es una de las más beneficiadas con procesos sin competencia, según Funes.
Foto: Inversiones y Contratistas Grupo 7

Los contratos de Inversiones y Contratistas Grupo 7 fueron firmados con las municipalidades de Puente Piedra, San Martín de Porres y San Juan de Miraflores en Lima. Dentro de estos, el contrato con el monto más elevado supera los S/2,4 millones por la rehabilitación de un sector de la Panamericana Norte, en diciembre de 2018.

El algoritmo de OjoPúblico también identificó a la constructora huancavelicana Corporación Dominus y a la empresa de transporte de carga por carretera Securgrama en el ránking de empresas que de manera sistemática se beneficiaron con contratos sin competencia. Entre 2015 y 2018, la primera ganó el 78% de sus adjudicaciones gracias a este tipo de licitaciones, mientras la segunda obtuvo el 65% de sus contratos en procesos donde fue la única participante que presentó una oferta.

Corporación Dominus registra S/120 millones ganados por intermedio de 42 concursos en donde no tuvo competidores durante la etapa de presentación de ofertas. Dichos contratos fueron adjudicados en Junín, Huancavelica y otras regiones al sur del país entre 2015 y 2018. Securgrama, por su parte, registra 41 contratos bajo la misma modalidad por un total de S/89 millones, a través de contratos firmados en los últimos cuatro años en Amazonas, Cajamarca y Lambayeque.

OjoPúblico se comunicó con las tres empresas antes mencionadas (Contratistas Grupo 7, Corporación Dominus y Securgrama), pero al cierre de edición ninguna decidió brindar sus respectivos descargos. Las dos primeras no respondieron o tienen sus teléfonos fuera de servicio, mientras que una trabajadora de Securgrama aseguró, sin identificarse, que no podrán responderán pues están trasladando sus instalaciones.

 

Alimentos para niños y medicinas del seguro social

El algoritmo de OjoPúblico también identificó la compra de bienes por más de S/12 mil millones a través de procesos sin competencia, entre 2015 y 2018. Estas adjudicaciones se realizaron a través de 44 mil contratos, que representan el 35,5% de todas las compras de bienes realizadas en el mismo periodo de tiempo. Esta lista es encabezada por la compañía farmacéutica Química Suiza.

Este laboratorio –parte del grupo Quicorp, que en Perú es dueño de cadenas como Mifarma y que es controlado por Intercorp– obtuvo más de 400 contratos como resultado de procesos riesgosos. En estas licitaciones, Química Suiza vendió sobre todo medicamentos y su mayor compradora fue el Seguro Social de Salud del Perú (Essalud) con más de S/125 millones adjudicados entre 2015 y 2018.

Otra empresa vinculada al rubro de suministros médicos que destaca en la venta de bienes sin competencia es Diagnóstica Peruana, una de las principales proveedoras de este sector a nivel nacional, y que registra ventas por S/80 millones a través de procesos sin competencia. Funes identificó que este monto representa más del 60% de todos los ingresos de Diagnóstica Peruana en contrataciones con el Estado Peruano entre 2015 y 2018.

En la venta de alimentos, la empresa NIISA Corporation registra 234 contratos de un total de 300 que le fueron adjudicados como única postora. En agosto último, OjoPúblico y la Red de Periodismo de América Latina por la Transparencia y la Anticorrupción determinaron que esta compañía es la principal proveedora del Programa del Vaso de Leche (PVL), y que su gerente general fue sentenciado en primera instancia por colusión en este programa social.

Fachada de la empresa NIISA Corporation.
PROVEEDORA. Fachada de uno de los locales de NIISA Corporation, que hoy es la principal proveedora del Vaso de Leche en el Perú y vende sobre todo productos de la marca Gloria. 
Foto: OjoPúblico

Finalmente, en este ránking aparecen Comercializadora Ricolac e Industrias Alimentarias R&R, ambas proveedoras del Vaso de Leche. El 98% y el 91% de sus contratos fueron adjudicados a través de procesos sin competencia, respectivamente. La primera registra ventas por S/53 millones a municipios de Huánuco, Loreto y Ucayali; mientras la segunda obtuvo la buena pro en Amazonas, Cajamarca y La Libertad por S/15 millones en 162 contratos de riesgo.

OjoPúblico se comunicó con las instalaciones de Comercializadora Ricolac y Química Suiza sin respuesta. El último viernes además nos contactamos con Industrias Alimentarias R&R. Entonces, nos solicitaron que los contactemos el sábado por la mañana. Al cierre de edición, ya no hubo respuesta de parte de dicha compañía.

 

Recién creadas y ganadoras: el caso Melcesca

Los procesos que beneficiaron a empresas recién creadas es otro factor de riesgo en los 110 mil contratos identificados por Funes. El algoritmo desarrollado por OjoPúblico determinó que S/3,5 millones fueron adjudicados a empresas con 20 días de creación o menos, entre 2015 y 2018. En esta lista destacada la empresa cusqueña Melcesca, que hoy figura como suspendida ante la Superintendencia Nacional de Aduanas y Administración Tributaria.

Documento almacenado en el OSCE donde una postora advierte que Melcesca tiene pocos días de creada
ADVERTENCIA. Un documento alojado por el OSCE revela que una competidora de Melcesca advirtió sobre los pocos días de creación de esta compañía. 
Documento: OSCE

Según los Registros Públicos, Melcesca solicitó su inscripción el 23 de octubre de 2015 e inició sus actividades el 2 de noviembre del mismo año. Un día después, la Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco (Unsaac) convocó a un concurso para abastecer el comedor universitario por S/486 mil. Melcesca fue una de las participantes.

En el proceso de evaluación, la representante de Inversiones Kathymar, Zorayda Umpire Hermoza, y competidora de Melcesca advirtió al comité de selección que “los comprobantes que ha presentado [Melcesca] pueden ser falsificados”. Para Umpire, resultaba sospechoso que esta empresa haya podido conseguir la documentación “en uno o dos meses”. Aún así, Melcesas se adjudicó la buena pro al final del proceso.

El algoritmo denominado Funes analizó 52 gigabytes de 12 bases de datos construidas con información empresarial y conexiones políticas.

Melcesca fue creada en el papel por Karina Ano Uman, pero la empresaria Marleni Navarro Ortega estuvo detrás de dicha constitución, según su propia confesión a OjoPúblico. Navarro explicó que en 2014 constituyó una primera empresa para contratar con el Estado: Mellcescca Distribuidora de Alimentos. Sin embargo, esta compañía fue inhabilitada por el OSCE para contratar con el Estado durante siete meses.

Ante la inhabilitación de su primera empresa, Navarro explicó que constituyó Melcesca, pero esta vez bajo la gerencia de Karina Ano, antigua trabajadora suya. De esta manera, según indicó a OjoPúblico, Navarro continuó contratando con el Estado.

 

Compañías ganadoras sin experiencia

Así como Melcesca, Funes identificó que Noal Engineering fue creada en Registros Públicos el 16 de julio de 2018 por el ingeniero Eduar Diaz Aldaz. Un día después, la alcaldía provincial de San Ignacio en Cajamarca convocó un concurso para alquilar maquinaria. Con nueve días de creada, Noal Engineering se registró en el proceso y, finalmente, se adjudicó el contrato por S/300 mil el primero de agosto del mismo año.

En los hallazgos también destaca HP Proveedores, que solicitó su inscripción en Registros Públicos el 10 de abril de 2017. Esta compañía participó en un concurso convocado solo nueve días después, para abastecer al comedor de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Unmsm). Aunque se inscribieron 16 postores, solo dos fueron admitidos. Finalmente, el 3 de mayo, con menos un mes de creada, HP Proveedores se adjudicó el contrato de S/286 mil.

El análisis de la data del OSCE además revela que AOC Contratistas Generales se adjudicó la construcción de un canal de riego por S/190 mil con la municipalidad de Huacachi, en Áncash, a través de un proceso de alto riesgo. La entidad realizó la convocatoria cuando la empresa tenía solo nueve días de inscrita en los Registros Públicos, y la empresa fue la única postora que presentó su oferta en el concurso.

Este indicador de riesgo también señala a otras dos empresas: Vastec y Alimentos, Frutas y Lácteos. Ambas participaron con pocos días de creadas en concursos convocados por la Universidad Nacional José Sánchez Carrión de Huacho (Lima) y la Universidad Nacional del Altiplano (Puno), respectivamente. La primera se adjudicó S/132 mil por la venta de software; mientras la segunda recibió S/360 mil por proveer azúcar.

OjoPúblico intentó sin éxito recoger los descargos de Noal Engineering y AOC Contratistas Generales. El representante de Alimentos, Frutas y Lácteos, Andrés Huapaya, explicó que esta es la segunda empresa de su familia. La primera, que también es proveedora del Estado, se denomina Bienes y Constructora Vayulec. “Decidimos crear una empresa nueva para generar experiencias con los diferentes programas sociales”, explicó Huapaya.

El Estado compró bienes por más de S/12 mil millones en procesos sin competencia.

La empresa Vastec, por su parte, explicó que su marca está inscrita en Indecopi desde 2005 en el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi). “Vastec SA como empresa fue inscrita el 26 de julio del 2017 (...) con la finalidad de dar apertura a poder contar con canales de distribución a nivel nacional”, explicó la compañía en un comunicado enviado a OjoPúblico.

Finalmente, en comunicación telefónica, HP Proveedores explicó que el concurso de la Unmsm no requería que los postores acreditaran experiencia previa. “Antes de crear la empresa sabíamos que no era necesaria experiencia (...) Participamos y ganamos porque ofrecimos la mejor propuesta económica”, respondió una asesora de HP Proveedores identificada como Gianina. Al insistir por conocer su apellido, colgó el teléfono.