Explotadores sexuales acechan en redes sociales a jóvenes que buscan empleo en pandemia

Explotadores sexuales acechan en redes sociales a jóvenes que buscan empleo en pandemia

Ilustración: Claudia Calderón.

A través de un perfil ficticio en Facebook, OjoPúblico pudo conocer las modalidades que emplean presuntos explotadores sexuales para infiltrarse en las ofertas de trabajo que se difunden por redes sociales, y que se dirigen a adolescentes y mujeres jóvenes en este contexto de crisis económica generada por la pandemia. De 38.237 publicaciones analizadas, se detectaron anuncios de riesgo de fraude informático, ventas piramidales, trata de personas, prostitución delivery o captación para ser ‘dama de compañía'.

9 Diciembre, 2020

¡Hola! Tengo 18 años y busco trabajo para ayudar económicamente a mi familia. No tengo experiencia en otros empleos, pero aprendo rápido”.

Dos minutos después de que María Luz escribiera este mensaje en los grupos de Facebook “Buscas trabajo Perú” y “Trabajos empleos Lima”, decenas de notificaciones empezaron a llegar a su bandeja de entrada, y varios perfiles desconocidos le enviaron solicitudes de amistad. Al cierre del día, sus dos publicaciones recibieron 35 y 23 comentarios, respectivamente, y su buzón contaba con 56 mensajes. Pero el contenido de estos, no era el que esperaba:

- “Hola chica, te interesaría trabajar atendiendo caballeros solventes en hoteles pagos son por horas: 2 horas x S/250”.

- “Deseas ganar ingresos en venta de fotos? Pagos 100 $$$”.

- “Buenas, me gustaría ayudarte económicamente”.

- “Te ofrezco un trabajo por catálogo. Mínima inversión”.

- “De dónde eres. Si eres de Cuzco yo te puedo dar chamba aki en Puerto Maldonado para mi restaurante. si deseas” (sic).

Estas fueron algunas de las propuestas que recibió María Luz, un perfil creado por OjoPúblico para monitorear, durante dos meses, las ofertas de empleo que están circulando como respuesta a la crisis económica generada por la pandemia. A través de esta cuenta, entre octubre y noviembre, se analizaron 74.623 post compartidos en 30 grupos de Facebook que se crearon para promocionar puestos de trabajo en Lima, Puno, Junín, Cusco, Ayacucho, Arequipa, San Martín, Ucayali y Madre de Dios.

Los espacios virtuales en que se difunden estos anuncios tienen entre 10 mil a 70 mil seguidores. Del total de publicaciones recogidas, 38.237 contenían suficiente información para ser clasificadas. Con ayuda de un lenguaje de programación, se ordenaron los anuncios según palabras específicas, y de acuerdo con cuatro variables señaladas por el Ministerio del Interior (Mininter) para distinguir posibles empleos falsos: anuncios sin requisitos, sin detalles, con sueldos elevados y que solo indican un número telefónico o contactar por interno para acceder a más información.

En 2017, dicho sector difundió afiches con estas cuatro características, en el marco de una campaña para advertir sobre la trata de personas, y logró que, en solo cuatro días, 1.000 hombres y mujeres respondieran al anuncio, por teléfono y WhatsApp, sin dudar del ofrecimiento. Citaron a 30 de ellos a una entrevista simulada, y algunos aceptaron viajar ese mismo día al supuesto trabajo.

 

Fraude informático y riesgo de explotación sexual

De acuerdo al análisis de datos, el 8% de lo publicado en los grupos de Facebook eran solicitudes de empleo, otro 9% fueron avisos de compra y venta de productos y un 11% buscaba personas para ventas por catálogo. Otro 18,4% (7.043) eran anuncios para invertir en negocios o acciones, con mensajes como "libertad financiera" o "buscamos emprendedores"; y un 18,2%, es decir, 6.944 ofrecimientos, estaban relacionados a teletrabajo para llenar encuestas, testear productos u otra actividad, con frases como “Trabaja desde casa y gana 450 semanales” y “Usa tus redes sociales y gana dinero”.

Según la División de Investigación de Delitos de Alta Tecnología (Divindat) de la Policía Nacional, en estos dos últimos grupos se esconden fraudes informáticos, estafas en línea y negocios piramidales. "Las redes de mercadeo multinivel se suelen confundir con esquemas piramidales, porque ambos venden productos, pero en este último las ganancias se sostienen en la captación de más personas. Eso es considerado una estafa. Otra forma de engaño en la web son las supuestas inversiones: se les pide a las personas hacer depósitos o compras con la promesa de recibir dividendos, en bonos o lingotes de oro, lo cual nunca ocurre", explicaron agentes de esta división.

 

Una de las modalidades de fraude informático que han aparecido en la pandemia es la captación de jóvenes desempleados para que, a cambio de un modesto pago, abran cuentas bancarias con sus nombres y DNI, las cuales servirán luego para triangular dinero robado en estafas en línea. "También hemos recibido denuncias relacionadas al testeo de productos o llenado de encuestas, porque les piden dar datos de la tarjeta de crédito o hacer pagos para acceder a un sueldo que no llegará", añadió la policía.

Un mayoritario 34% de los anuncios detalla el puesto ofrecido (carpintero, pintor, ingeniero, etc.), pero un 2%, es decir, en 708 publicaciones, son promesas de "ayuda económica" a mujeres y búsqueda de modelos, azafatas, meseras, anfitrionas, promotoras e, incluso, ficheras, para trabajar en clubes, videobares, karaokes, discotecas y spas. Los mensajes remarcaban que el requerimiento de empleo era urgente, con pagos diarios o semanales, o disponibilidad para viajar.

A través del perfil de María Luz, OjoPúblico tomó contacto con alguno de estos anunciantes e identificó ofrecimientos para ingresar a redes de explotación sexual, prostitución delivery o captación para ser ‘dama de compañía’. Una de estas ofertas fue publicitada por Esmeralda Reyes, en Lima. Su anuncio no incluía detalles del trabajo a realizar, pero tras intercambiar mensajes, reveló su verdadera intención.

"El trabajo es de dama de compañía, amiga. Pagan muy bien. Yo también tengo 20 años (...) La verdad yo trabajo en una agencia con un chico, el jefe, que nos manda los clientes para atender y es muy bueno. Nos brinda seguridad hasta cuándo atendemos", explicó, mientras trataba de empatizar con María Luz al contarle que también estaba reuniendo dinero para apoyar a su madre, y lo importante que es llevar dinero a casa durante esta crisis.

Esmeralda le pidió a la joven mayores datos de su ubicación, que le mande una foto y acepte una videollamada. Su red social está asignada a otro nombre en la URL: lucia.veg.9, por lo que es falso. Pero desde esta cuenta, el pasado 2 de octubre, ella anunció que había conseguido captar a alguien: "Hola a todos, tengo una amiga nueva que se animó. Sí quiere una ayuda económica para mañana, Plaza norte o Mega Plaza. Tiene 20 años".

 

Otra perfil de Facebook, registrado como Robert Vargas Barrenechea, le ofreció a María Luz un puesto en "atención al cliente" en un restaurante ubicado en Chaparra, Arequipa. La distancia no parecía ser obstáculo, tampoco la falta de experiencia como mesera. "Te enseñamos y, a medida que vas aprendiendo, te subimos el sueldo. Acá el restaurante te da estadía (...) Está a solo ocho horas de Lima. Los martes se descansa y podrás ir a Lima". Sin embargo, el número de celular que dejó para seguir en contacto aparece en una web vinculado a clubes nocturnos.

Encontramos, también, ocho avisos vinculados a un mismo número de WhatsApp: 910079650, que fueron publicados por las cuentas de Jack Teller y Rick Sánchez en grupos virtuales de empleo para Cusco y Puno. En algunos de estos pedían "señoritas para atención al público", y en otros se indicaba que el lugar de trabajo era una discoteca o un bar, y que la oferta incluía "vivienda y alimentación". Pero uno de estos anuncios se alcanza a mencionar que el lugar de destino es La Rinconada, la zona de explotación sexual y de minería informal más grande de Puno.

Hasta setiembre de este año, la policía recibió 214 denuncias de trata de personas. De estas, 155 son por falsas ofertas de empleo.

El caso descrito no es un hecho aislado. Identificamos 150 ofertas de trabajo vinculadas a 25 números de celular que aparecen en anuncios donde se solicita a mujeres para bares y centros de explotación sexual. Por ejemplo, una de las publicaciones hechas por el usuario maxhe.fernandez indica: "Se necesita personal para mañana: 1 Recepcionista, 2 Cajeras, 2 secretarias. Ubicación principal: Óvalo de Santa Anita", e incluye el celular 933751784 para obtener mayor información del puesto.

Sin embargo, este mismo teléfono aparece en otro anuncio donde se recluta a mujeres para atención en bares de fachada. La publicación dice: "Buena presencia. Para trabajar en tragotekas. Solo para atención en mesa, en venta de diferentes tipos de bebidas. Ganancia según la zona. Desde 150 hasta 360 semanales. Pagos diarios por cada trago fichado". El término 'fichar' es usado para describir la acción de beber cerveza con hombres en centros nocturnos; una actividad que la División de Investigación de Trata de Personas (Divintrap) considera como un tipo de explotación sexual, porque usa la imagen femenina para vender alcohol, y suele ser la puerta de entrada para el sometimiento en la prostitución.

De acuerdo con el Observatorio Nacional de la Violencia contra la Mujer, la explotación sexual es un delito que somete a las víctimas en prostíbulos, en bares donde ejercen como damas de compañía, en la producción de material pornográfico, y en relaciones sexuales forzadas a cambio de dinero y otros favores. Se manifiesta como una finalidad de la trata de personas, pero el Código Penal también lo sanciona de manera independiente, es decir, sin que deba probarse una cadena de captación, traslado o retención previa.

“Las redes sociales ya eran usadas por explotadores y tratantes, pero ahora han acentuado su uso para la captación de víctimas. Están aprovechando la vulnerabilidad de las personas que se han quedado sin trabajo y sin oportunidades. Las falsas ofertas de empleo son muy genéricas, no dan direcciones exactas y los perfiles de las cuentas que lo manejan no son fáciles de rastrear. A la policía nos corresponde actuar en concordancia con este avance, capacitándose para seguirles el rastro", sostiene el coronel PNP, Atilio Rivas Peña, jefe de la Divintrap.

Según explicó, durante la pandemia se han detectado mayores casos de explotación sexual delivery en hoteles o en casas donde se realizan fiestas clandestinas durante el toque de queda. Cada mes, reciben unas seis alertas por falsos anuncios, y los derivan a los peritos de la División de Investigación de Delitos de Alta Tecnología (Divindat) porque sus equipos están certificados para realizar búsquedas online que sirvan como evidencia.

A través de la cuenta de Facebook de María Luz, se evidenció que los usuarios infiltrados en los grupos de búsqueda de empleo, que tienen como objetivo hacer contactos de índole sexual, están a la espera de que mujeres jóvenes respondan los anuncios, o publiquen sus solicitudes de trabajo, para enviarles mensajes, solicitudes de amistad y acosarlas a fin de lograr su objetivo. OjoPúblico contabilizó 133 anuncios que incluían la promesa de "ayuda económica" a mujeres, como un eufemismo para solicitar prostitución delivery. 

Uno de ellos es el perfil de nombre Julio Ramiro, un hombre que contactó a María Luz para ofrecerle dinero a cambio de servicios sexuales. Tras la negativa, él envió múltiples mensajes para convencerla de que debía enfocarse en estudiar y no en trabajar, incluso adjunto videos y fotografías de fajos de billetes de S/100. Insistió en que el trabajo es una forma de explotación, y que todas las "jóvenes empoderadas" tienen al lado un hombre mayor que paga sus gastos.

Que si no aceptaba era porque no se tomaba en serio su futuro y no iba a progresar. En los mensajes se hacía llamar 'Sugar-daddy”, como se denomina a los hombres que dan regalos o dinero a mujeres de menor edad, pero que, en este caso, buscaba inducir a una adolescente como María Luz en la prostitución.

Collage
AVISOS. Estos son algunos de los anuncios que han dejado el papel para insertarse en los grupos de redes sociales. Su público son adolescentes y jóvenes.
Composición: OjoPúblico

Navegar en las redes sociales para conseguir empleo pone a las mujeres y adolescentes en riesgo de toparse con hombres que ejercen esta presión psicológica sobre ellas, pero también otros que recurrirán al engaño para captar a víctimas con el mismo fin sexual. Es el caso de Jorge Durán, cuya cuenta escribió al buzón de María Luz el 9 de octubre, minutos después de que ella le diera like a algunos avisos de empleo.

09 de octubre

Jorge Duran: Mi empresa se dedica a dar capacitaciones al sector público. Necesito una chica que me maneje el marketing, llamándolos.

María Luz: ¿El trabajo es desde casa?

Jorge Paz: Te ofrezco 200 para empezar. Los fines de semana tendrás que venir a mi departamento. Lo utilizaremos para sacar cuentas y planificar lo que se viene en la semana. Te recojo el sábado temprano y te dejo en tu casa los lunes a primera hora. Domingos no dejan circular carros.

Entre los grupos analizados, OjoPúblico identificó 86 perfiles de Facebook que tienen publicaciones laborales en más de una red social, pero su contenido alterna anuncios en apariencia reales, con otros que tienen características de ser una propuesta de explotación sexual. 

Por ejemplo, el usuario César Tellez publicó dos anuncios en el grupo Empleos y Trabajos Juliaca: “Necesito 3 chicas para modelaje. Buen pago por adelantado, interesadas inbox” y “Alguna señorita que le gustaría formar una agrupación de canto o baile, inbox”.Pero a esta intención por buscar una modelo y una bailarina, sumó una oferta en la mayor zona de trata de personas de Puno: “Necesito señoritas urgente para atención en bar de día, en la mina Rinconada, se da alimentos y cuarto, informes inbox”.

La mayoría de estas cuentas son falsas: la URL no coincide con el nombre y, a veces, tampoco con el género de quien publica el anuncio. Las fotos son escasas o sacadas de Internet, tienen pocos amigos, reducida actividad y le da likes a páginas de contenido sexual y de búsqueda de trabajo. Es el caso del post: “se necesita señoritas mayores de 18 para selva Putina Punco, para trabajar en chacra de coca”, publicado por Laura Gómez y Nicol Mamani Torres. La cuenta de Nicol redirecciona al perfil de un hombre, Guido Quispe (guido.quispe.946179), cuyo usuario oferta empleos para locales nocturnos.

Amparado en este anonimato, el perfil de Facebook de nombre Ángel Villegas no tiene reparos en amenazar a María Luz cuando esta no responde su solicitud para ingresar a la prostitución delivery:

12 de octubre

María Luz: Hola! Escribo por el anuncio.

Ángel Villegas: Hola :) Es para que tengas sexo conmigo por cuatro horas y todo es con preservativo y te pagaría 100 soles

Ángel Villegas: Qué dices pues.

14 de octubre

Ángel Villegas: ?

15 de octubre

Ángel Villegas: ?

17 de octubre

Tienes 4 videochats perdidos de Ángel

Ángel Villegas: Responde pues conchadetumadre. O quieres que te mate.

 

Vulnerabilidad ante la crisis económica

Para Alberto Arenas, consultor independiente de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en materia de trata de personas, el contexto de la Covid-19 ha dejado una población más susceptible al delito. Adolescentes que abandonaron el colegio, jóvenes que se insertarán por primera vez a actividades laborales, y familias económica y emocionalmente deprimidas confluyen ahora, por necesidad vital, en un mercado que ha precarizado el empleo y con un sector informal de la economía que se ha incrementado.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), hasta octubre la población ocupada en Lima disminuyó en 21,5% respecto al año anterior: 1 millón 58 mil 800 personas están sin trabajo. Mientras las oportunidades laborales disminuyeron en 18,6% para los hombres, en comparación a 2019, la caída del empleo entre las mujeres llegó a un 25%. Son 561 mil las adultas y adolescentes que buscan una actividad económica.

 

Nube de palabras
 
OFRECIMIENTOS. Estas son las palabras que se usaron con mayor frecuencia en las 708 publicaciones de ayuda económica y empleos con sin condiciones y altos sueldos..
Composición: OjoPúblico.

"La aceptación del empleo no significa que la mujer o adolescente autoriza ser explotada o cosificada, porque eso va contra su dignidad. Precisamente el delito de trata de personas se configura por el aprovechamiento de la condiciones de vulnerabilidad, marcada por la desigualdad y falta de oportunidades. La Covid-19, al generar un enorme impacto social y económico, incrementa de manera directa el volumen de personas que pueden ser captadas para el delito. La necesidad va a primar a la seguridad", añade Arenas.

El 6 de noviembre, el Comité para la Eliminación de la Discriminación de la Mujer (CEDAW), que reúne a expertos para monitorear los avances de la Convención de las Naciones Unidas, emitieron el Informe N° 38 donde alertan el creciente uso de las redes sociales para reclutar a mujeres y niñas en delitos sexuales en el contexto de la pandemia. “Bajo el Covid-19, los Estados partes enfrentan un aumento de la trata en el ciberespacio: un mayor reclutamiento para la explotación sexual en línea, una mayor demanda de material y tecnología de abuso sexual infantil facilitó la trata sexual infantil”, señala el informe.

Entre enero y agosto de este año, la Unidad de Protección Especial (UPE) del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (Mimp) atendió a 43 menores de edad en situación de explotación laboral y sexual. El 80% eran adolescentes mujeres, una tendencia que no se redujo en los últimos tres años.

Para denunciar un caso de trata, llame al 1818 del Ministerio del Interior o a la Línea 100 del Ministerio de la Mujer.

“Los estudiantes salen del colegio conociendo el concepto, pero no sus modalidades de captación. Antes se pegaban carteles en los mercados, ahora los avisos falsos llegan al celular. Durante esta pandemia hemos capacitado a líderes estudiantiles y juveniles para que aprendan a identificarlo. Hay que informar a los chicos que la trata es un delito, no es una oportunidad laboral. Les quita libertad”, explica María del Carmen Santiago, titular de la Dirección General de Niñas, Niños y Adolescentes de este sector.

Como medida de prevención, el Mimp elaboró esta cartilla donde recomienda aceptar en redes sociales solo a personas conocidas, no brindar información personal en redes sociales, ni aceptar premios, regalos, ni compartir fotos con desconocidos. Además configurar la privacidad de sus cuentas. “Los padres deben estar atentos a las ofertas de empleo u oportunidades que les ofrecen a sus hijas e hijos, sobre todo las que parecen muy fáciles. Las redes delictivas se enfocan en adolescentes que provienen de familias disfuncionales”, añade Santiago.

La información estadística, obtenida por un pedido de acceso a la información, muestra que de los 509 casos de trata de personas recibidas en 2019 por la Divintrap, 442 eran mujeres, principalmente de 18 a 29 años. Se trata de jóvenes que habían culminado la secundaria y fueron captadas, precisamente, por responder a falsas ofertas de empleo. Entre enero y setiembre de este año, en plena pandemia, se han registrado 214 nuevos delitos, y 142 corresponden a mujeres. Casi todas buscaban trabajo cuando se convirtieron en víctimas.

 

Con el apoyo del Fondo Fiduciario de la ONU, Promsex, CIES y Centro Ideas

               Logos