ojo biónico 21 Noviembre, 2019 21 / 11 / 2019
Ollanta Humala, expresidente de la República
ojo Engañoso

Por Carla Díaz

Ollanta Humala, expresidente de la República

“En nuestro gobierno, solamente un tercio de la población del área rural tenía acceso al agua potable. En 5 años, doblamos a dos tercios”

Fecha de la declaración: 14 de noviembre del 2019
ojo Engañoso

Por Carla Díaz

Durante una entrevista, el expresidente Ollanta Humala comentó sobre la coyuntura política en América Latina y resaltó que una problemática central en la región era combatir la desigualdad. En ese marco, recordó lo siguiente sobre su gestión: “En nuestro gobierno, solamente un tercio de la población del área rural tenía acceso al agua potable. En 5 años, doblamos a dos tercios”. Tras revisar los antecedentes sobre el tema, OjoPúblico concluye que esta afirmación es engañosa.
 

Ver: [48:40 - 48:48]


Según el Informe Técnico del Instituto Nacional de Estadística e Informática (Inei), “Perú: Formas de Acceso al Agua y Saneamiento Básico”, correspondiente al año 2016, y realizado con base en los resultados de la Encuesta Nacional de Hogares, hasta junio del 2016, a un mes del término del gobierno de Ollanta Humala, el 86.1% de los 31 millones 488 mil 660 peruanos tenía acceso al agua por medio de una red pública. De este total, el 67.1% tenía acceso a agua potable, mientras que el 19% no. Otro 13.9% de la población consumía agua no potable proveniente de fuentes como ríos, manantiales, lluvia, camión cisterna o pilón de uso público.

Con relación a las formas de abastecimiento de agua según área de residencia, en 2011, cuando Humala inició su gestión, el 36.5% de la población de la zona rural tenía acceso a agua por medio de una red pública. Esta cifra ascendió a 60.3% hasta junio del 2016, hacia el fin del gobierno nacionalista. En ese sentido, la evolución del porcentaje de población rural con acceso a agua de red pública se acerca al dato brindado por el exmandatario.

Sin embargo, hay que precisar que el agua de una red pública no es necesariamente potable. Tal como lo indica el propio informe del INEI, el acceso a agua mediante una red pública “no es garantía de que sea de calidad adecuada”. El documento explica que el agua potable salubre es aquella “cuyas características microbianas, químicas y físicas” cumplen con las pautas de la Organización Mundial de la Salud o los parámetros nacionales de calidad del agua potable.

 


Fuente: “Perú: Formas de Acceso al Agua y Saneamiento Básico 2016”.
 

En esa línea, al analizar la condición de potabilidad del agua por zona de residencia, se tiene que al 2012, el 53% de la población del área rural tenía acceso a una red pública de agua, pero solo el 10.1% afirmó tener acceso a agua potable. En 2013, esta última cifra ascendió a 12%, para luego volver a disminuir a 8.6% en 2014. Al año siguiente, en 2015, el segmento de población rural con acceso a agua potable se situó en 9.7%. Finalmente, en junio del 2016, solo el 9.3% de la población del ámbito rural afirmó tener acceso a agua potable, pero el 52% indicó que solo tenía acceso a agua no potable. 
 

Fuente: “Perú: Formas de Acceso al Agua y Saneamiento Básico 2016”  del Inei.
 

Así también, el más reciente Informe Técnico “Perú: Formas de Acceso al Agua y Saneamiento Básico”, de septiembre del 2019, que reúne cifras de la Enaho y la Encuesta Nacional de Programas Presupuestales del INEI, precisa que en 2016 el porcentaje de población de zona rural con acceso a agua potable fue ligeramente menor: 8.8%. 

Es decir, tanto en la encuesta del 2016 como en la del 2019, el porcentaje estimado de personas del ámbito rural con acceso a agua potable para el periodo correspondiente al final del gobierno de Ollanta Humala no sobrepasa el 10%.


Fuente: Informe Técnico del INEI “Perú: Formas de Acceso al Agua y Saneamiento Básico” del 2019.
 

Al respecto, Lily Ku Yanasupo, comisionada de la Adjuntía del Medio Ambiente, Servicios Públicos y Pueblos Indígenas de la Defensoría del Pueblo, explicó a OjoPúblico que, si bien es cierto que desde el 2011 al 2016 la población del ámbito rural con acceso al agua a redes públicas se duplicó, esto no es sinónimo de que esas personas tengan agua potable.

Según indicó Ku Yanasupo, la medición de acceso al agua por medio de una red pública solo se refiere a que esta se obtiene a través de una infraestructura previa que normalmente es administrada por una entidad prestadora. “Esto no necesariamente garantiza que el agua con que se abastece a la población sea agua potable”, precisó. Por eso es que la información que levanta el INEI siempre consigna un indicador para referirse al agua que se recibe a través de red pública y otro que se refiere específicamente a la calidad del agua.

La funcionaria dijo que ni siquiera debe considerarse en este sentido el agua clorada, pues este “no es el único parámetro de calidad que debe cumplir el agua para ser considerada potable”.

“La única forma de saber exactamente si la gente consume agua potable es que los resultados de los monitoreos de la calidad del agua que hace la autoridad de salud sean debidamente publicitados, y eso hasta ahora no se hace”, alertó.

Ku Yanasupo recalcó que la Defensoría ha solicitado al Ministerio de Salud que los monitoreos sobre la calidad del agua realizados en determinados centros poblados y comunidades sean públicos a través de la implementación del Sistema Nacional de Información de la Vigilancia Sanitaria del Agua, cuyo plazo de ejecución venció hace ocho años.

Al respecto, el economista e investigador en recursos naturales Ismael Muñoz Portugal comentó que, si bien la información oficial sobre el tema es la que proviene del INEI, esta se basa en la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO), que recoge la percepción de quienes consumen el agua, aunque no se han realizado estudios técnicos. De todos modos, indicó Muñoz, el criterio de la población refleja la experiencia real sobre la calidad del agua.

Esto guarda concordancia con los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), según los cuales los datos brindados por los usuarios son los más relevantes para esta clase de mediciones, ya que ellos pueden detectar “que el agua es muy turbia, con mucho color, con sabor u olor desagradable, lo que la vuelve insalubre”, indica una cita textual recogida en el informe del INEI.

Para esta verificación, buscamos contactar al exmandatario Ollanta Humala, con el fin de solicitarle precisiones sobre su afirmación. El área de prensa del Partido Nacionalista nos derivó con Milton Von Hesse, exministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento del gobierno de Humala.

Al respecto, Von Hesse remitió información del INEI, con base en la Encuesta Nacional de Hogares, que registraba el porcentaje de población rural con acceso a redes públicas de agua desde el 2001 al 2015, según pudo confirmar el exfuncionario a OjoPúblico.

Las cifras enviadas por Von Hesse se refieren a acceso al agua vía redes públicas. El exministro reconoció que no reflejan el real acceso al agua potable y limpia. “Cuando haces tu proyecto de agua, lo apruebas, lo financias, y esperas que lo que salga por el otro lado sea agua potable. Lamentablemente, en el Perú, el agua que sale muchas veces no es tan potable, porque los niveles de cloro residual [que contiene] no están en la cantidad que deberían”, comentó. 

“El modelo de gestión del agua en el Perú está colapsado, es decir, las EPS no le echan el cloro que necesitaría al agua en las ciudades para desinfectarla. [...] Y en las zonas rurales eso es mucho más dramático. Entonces, tienes sistemas de agua, sacas el agua del río, le das un tratamiento, pero muchas veces, debido a problemas de gestión de la infraestructura, el agua no llega hasta las viviendas con el nivel de desinfección que debería llegar”, dijo Von Hesse.

Tras lo expuesto, OjoPúblico concluye que la afirmación del expresidente Ollanta Humala respecto a que al término de su gobierno la población rural con acceso a agua potable pasó de ser un tercio a dos tercios, es engañosa.