AUGE. El 90% de las apuestas online se concentran en el fútbol, y el número de apostadores aumenta en el contexto del Mundial.

Oportunidad perdida: casas de apuesta online no pagarán impuestos durante Mundial Qatar 2022

Oportunidad perdida: casas de apuesta online no pagarán impuestos durante Mundial Qatar 2022

AUGE. El 90% de las apuestas online se concentran en el fútbol, y el número de apostadores aumenta en el contexto del Mundial.

Ilustración: OjoPúblico / Claudia Calderón

En agosto se aprobó la ley 31557 que regula y crea un impuesto a las apuestas deportivas a distancia, un sector cuyas ganancias aumentaron en los últimos años sin rendir ingresos al erario nacional. Y aunque el Mundial de fútbol fue vista como la principal oportunidad de recaudación, esta se perdió, ya que la norma aún no entra en vigencia por las demoras en el gobierno para sacar adelante el reglamento. En Latinoamérica, Perú es uno de los países con el mayor número de apostadores, junto con Brasil. De las 50 casas de apuesta identificadas por OjoPúblico, más del 90% opera en paraísos fiscales: Curaçao, Malta e Isla de Man.

4 Diciembre, 2022

El Mundial de fútbol en Qatar llega a su punto más álgido y las selecciones participantes pugnan para alcanzar la copa, pero en este máximo torneo hay otros competidores: las casas de apuestas online que juegan su propio partido y que han incrementado sus millonarios ingresos. 

En los últimos dos años de pandemia, las empresas de apuestas virtuales han tenido un considerable crecimiento impulsadas por la digitalización. Solo en Perú se han registrado ganancias por hasta S/4.500 millones anuales, según datos del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur). Sin embargo, en Perú estos negocios no han pagado impuestos al Estado porque el sector no está regulado. 

En el mercado existen por lo menos unas 50 casas de apuesta deportiva a distancia, de las cuales OjoPúblico pudo conocer que solo 10 están domiciliadas o tienen sucursal en Perú, el resto está registradan principalmente en paraísos fiscales (territorios con baja o nula tributación). 

En Latinoamérica, Perú es uno de los países con el mayor número de apostadores, junto con Brasil, de acuerdo a la información analizada por la consultora Sherlock Communications. Al día se generan alrededor de 150 mil apuestas, que en su mayoría son realizadas por hombres entre 20 y 45 años de edad.

Esto se ve reflejado también en el número de búsquedas que realizan los peruanos para participar en esta actividad: en 2019 eran 2 millones de interesados; en el 2020, fueron 5 millones y para el 2021 se incrementó a 6 millones, señala un informe de la consultora Attach.

En todo el mundo, durante la pandemia este sector creció hasta un 128%, según Attach. Incluso otro estudio de Verified Market Research resalta el potencial del mercado de apuestas y juegos online a futuro, ya que estima que duplicará su valor en el mediano plazo, al pasar de US$ 49,63 mil millones en 2018 a US$ 114,38 mil millones en 2026.

Ante este panorama, en mayo de este año el Gobierno impulsó la creación de un impuesto especial para estas casas de apuesta en línea, y en consenso con el Congreso, en agosto se promulgó la Ley 31557, que regula la explotación de los juegos a distancia y apuestas deportivas a distancia; sin embargo, esta aún no entra en vigencia porque en todos estos no se ha aprobado el reglamento.

Fuente: Attach/Google Keyword Planner

Imagen: Attach / Google Keyword Planner

 

Mundial 2022: millones no recaudados

El 90% del total de apuestas a distancia se concentran en el fútbol debido a que es el deporte con más aficionados en el país y con mayor exposición mediática. 

Aunque las apuestas se dan en diferentes ligas tanto locales como globales, durante el Mundial Qatar 2022 el sector está tocando su pico más alto de apostadores. 

Precisamente, el mundial impulsó la aprobación de la Ley 31557, al ser una buena oportunidad de recaudación en una coyuntura de desaceleración económica. Sin embargo, una vez más, estas grandes ganancias no se verán reflejadas en los ingresos del Estado, ya que las empresas aún no pagarán impuestos al no estar reglamentada la norma. 

La Ley que regula la explotación de los juegos y apuestas deportivas a distancia fue promulgada en agosto, pero recién tres meses después –el 13 de noviembre– el Mincetur publicó el proyecto de reglamento, y este continuó abierto a las opiniones y comentarios hasta el passado 2 de diciembre. 

Según los plazos previstos, el Ejecutivo tiene tiempo hasta enero para aprobar reglamento final. Y luego de ello, regirán aún 60 días más para que entre en vigencia. Es decir, las casas de apuesta en el país estarían pagando impuestos recién en el primer trimestre del 2023, estima el abogado tributarista Miguel Carrillo.

"Era la oportunidad de gravarlos. Si el Gobierno hubiera querido recaudar, no hubiera diferido la publicación del reglamento".

“Era la oportunidad de gravarlos ahora, con el Mundial. Si el Gobierno hubiera querido recaudar más, no hubiera diferido la publicación del reglamento. Es un poco contradictorio porque dan el mensaje de querer más recaudación, pero difieren la aplicación de un impuesto a las apuestas, mientras que sí aprobaron rápidamente el reglamento de la ley que redujo el IGV a restaurantes”, manifestó Carrillo. 

La Ley 31557 dispone la creación del "impuesto a los juegos a distancia y a las apuestas deportivas a distancia", equivalente al 12% de los ingresos netos (ganancias). Esta se rendirá mensualmente y será administrada por la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat).

Adicionalmente se dispuso aplicar el cobro de un Impuesto Selectivo al Consumo (ISC), pero este ya no regirá debido a una deficiencia de la regulación. En la versión final de la norma promulgada se omitió modificar el artículo 50 de la Ley del IGV e ISC para incorporarlas expresamente como actividades gravadas.

Según cálculos oficiales, la norma permitirá recaudar un promedio de S/160 millones anuales, los cuales se distribuirán de la siguiente manera: un 20% al tesoro público, 20% al Ministerio de Salud para la promoción de la salud mental, 20% al Instituto Peruano del Deporte (IPD) para la promoción y masificación del deporte nacional, y un 40% al Mincetur para que ejerza las labores de control y fiscalización de la explotación de plataformas tecnológicas de los juegos y/o apuestas deportivas a distancia y para la promoción y desarrollo turístico.

 

Las principales casas de apuestas

El Mincetur identificó 14 empresas de apuestas deportivas a distancia. Pero una búsqueda realizada por OjoPúblico halló por lo menos a 50 operando en Perú. Algunas de ellas están constituidas a nivel local y otras prestan servicios en la web de juego online sin estar registradas en el país. De estas, destacan TeApuesto, ApuestaTotal, Meridianbet, Livesport y TajaSport. 

En tanto, hay otro grupo que el ministerio afirma no conocer bajo qué formas societarias o con quiénes se encuentran asociados. Estos son Inbet, Dorado Bet, Tinbet, SportBetPeru, Cordialito y Timberazo. 

Del grupo de operadoras internacionales, las que tienen mayor presencia en el país son Betsson, Inkabet y Bet365. 

Algunas de estas marcas son las que más resuenan en la mente de los peruanos, al contar con alto flujo de publicidad e incluso patrocinio en equipos de fútbol local. Según el sondeo de Attach, las más usadas son Betsson, TeApuesto y ApuestaTotal, las cuales concentran un 63% en búsquedas online. 

Casas de apuestas

 

Adicionalmente, según el portal especializado casasdeapuesta.com hay otras 35 más que operan en el país, como Betsafe, Coolbet, 20Bet, 1xBet, BetWinner, 22bet, Tonybet, Rabona, Lynxbet, LeoVegas, MarathonBet, Betway, Ditobet, Betmaster, AquiJuego, Wazamba, Betano, Sportaza, Rivalo, Circus, WilliamHill, DesafioBet, Solbet, Betwarrior, Energybet, SpinSports, LVBet, Dafabet, Betiton, Bodog, Cyberbet, Betfair, Retabet, Betobet y KTO. Al ser un sector no regulado, no existe un registro oficial de cuáles y cuántas hay en total.

De las 50 casas de apuesta identificadas por OjoPúblico, más del 90% operan con domicilio en Curaçao, Malta e Isla de Man, ambos considerados paraísos fiscales (territorios con baja o nula tributación).  

Susana Ruiz, responsable del área de Justicia Fiscal de Oxfam Internacional, explica que muchas empresas –como en este caso, las casas de juego online– suelen domiciliarse en paraísos fiscales para tener más ventajas, menos obligaciones jurídicas, menos control y eludir el pago de impuestos. 

La pionera en el rubro en Perú es Betsson, que llegó a Perú en el 2008 cuando no existía otra casa de apuestas online. La empresa Betsson AB es de origen sueco, pero opera bajo la licencia de BML Group Ltd, registrada en Malta. Esta marca es el principal auspiciador del campeonato nacional de fútbol. 

Betsson ha enfocado su estrategia de expansión en Latinoamérica, al comprar diversas marcas como JDP Tech Ltd, Suaposta y Coolbet. El año pasado compró en Perú a Inkabet por USD 25 millones.

Las casas de apuesta que no tengan la autorización no podrán realizar contratos. 

Otra de las casas deportivas que destaca es DoradoBet, con presencia digital y física en Lima y regiones. La empresa pertenece al grupo Interplay World SAC, pero opera bajo la licencia de VS Network Solutions N.V., registrada en septiembre de 2021 bajo las leyes de Curaçao, según informa en su sitio web. 

La marca ha patrocinado a seis equipos de fútbol peruano: Sporting Cristal, Alianza Lima, Cienciano del Cusco, Universidad César Vallejo, Deportivo Binacional, Sport Huancayo, Universidad San Martín y Alianza Universidad de Huánuco. 

Otra empresa que también patrocina equipos de fútbol es Solbet, casa de apuestas que patrocinó a Universitario de Deportes, Sporting Cristal y FBC Melgar. Como la gran mayoría, también tiene sede fiscal en Curaçao, al igual que Meridianbet, 20bet, 1xbet, BetWinner, Rabona, Betmaster, Rivalo, Sportaza, entre otros. 

Las casas de apuestas físicas sí están reguladas. OjoPúblico pidió información a la Municipalidad Metropolitana de Lima sobre el registro del monto recaudado en “impuesto a las apuestas” –ya que forma parte de sus competencias según la ley de tributos municipales–, pero hasta el cierre de este reportaje no respondieron. 

 

¿Cómo se regulará a las casas de apuestas online?

Una vez que se publique el reglamento final de la Ley 31557, todas las empresas que operan en el país deberán solicitar la autorización al Mincetur. Este sector podrá revocar, fiscalizar y sancionar los negocios de este rubro, ya que será la entidad encargada de la regulación de la explotación de los juegos y apuestas deportivas a distancia. 

Toda empresa de apuestas online que quiera obtener la licencia deberá estar domiciliada en Perú o establecer una sucursal física si es una compañía extranjera; caso contrario, no se le otorgará la autorización.

Por ejemplo, Betsson, que es la marca de apuestas deportivas más publicitada, actualmente no tiene sede en nuestro país; por lo tanto, deberá abrir una sucursal para poder operar. Con ello, tendrá un registro ante Sunat y pagará impuestos.

Este fue uno de los puntos que más reclamos trajo de los gremios del sector, ya que en un inicio no se precisaba cómo se regularía a las no domiciliadas en Perú. La Asociación Peruana de Apuestas Deportivas (Apadela) –que agrupa a TeApuesto, ApuestaTotal, Dorado Bet, entre otros–  pidieron que haya igualdad en el cobro de impuestos para evitar una competencia desleal.  

“La ley había salido un poco confusa en este punto, pero en el reglamento se está esclareciendo que solamente van a poder desarrollar el negocio en el Perú los que tengan licencia de juego, y para eso tienen que estar domiciliados o con sucursales en el país, y ahí se obliga a que pague impuesto”, explicó el presidente de la Sociedad Nacional de Juegos de Azar (Sonaja), Fernando Calderón. 

Por su parte, la economista Ruiz resaltó que es importante no solo regular el juego online, “sino que hay que hacer la misma cancha para las empresas que operan desde paraísos fiscales frente a las que están aquí, las cuales están sometidas a más controles que las de afuera”. 

Fuente: Andina/Mincetur
A DISTANCIA. Las apuestas deportivas online en el Perú y el mundo se impulsaron en los últimos años. 
Imagen: Andina/Mincetur 

 

En ese punto, el tributarista Carrillo coincidió en que por un tema de equidad se debe gravar tanto a las empresas nacionales como extranjeras. Sin embargo, advirtió que, al no estar contemplado en la ley, este ajuste en el reglamento puede dilatar más la aplicación de la norma. Una vez autorizadas las empresas, las plataformas online usarán el dominio con la extensión “bet.pe”. Las licencias se darán por 6 años y serán renovables por el mismo periodo. 

Las casas de apuesta que no tengan la autorización estarán prohibidas de realizar contratos de publicidad o patrocinio. 

En el caso de las sucursales físicas, las municipalidades solo podrán otorgar licencias previo visto bueno del Mincetur. Dichos locales de salas de juego de apuestas deportivas a distancia no deben encontrarse a menos de 150 metros de los colegios. 

También se dispuso el régimen de sanciones aplicables a estos negocios que incurran en infracciones, las cuales van desde multas entre 1 UIT (S/4.600) a 200 UIT (S/920.000), cancelación de la autorización administrativa, hasta la inhabilitación por 10 años o permanente. 

Para el representante de Sonaja, la aplicación de la nueva ley ha despertado el interés de las empresas de casinos y tragamonedas locales para también solicitar licencia para operar mediante las plataformas digitales, al ser un sector con alta demanda. 

En el desarrollo del informe, OjoPúblico pidió al Mincetur esclarecer algunos puntos de la ley 31557 para un mayor entendimiento, pero el ministerio se negó a responder. Esto pese a que el sector es el que impulsó la norma y será el encargado de regular este negocio.

En el sustento de la ley para regular los juegos y apuestas a distancia, el Ejecutivo explica que, además del tema tributario, la regulación busca evitar fraudes o estafas en el pago de premios, así como el control de acceso a menores de edad, prevención del lavado de activos, entre otros.

Así, tomó de ejemplo el caso de España, donde en el 2012 hubo un fraude masivo de la empresa 21kbet, en el que muchos clientes realizaron apuestas dejándose llevar por bonos de bienvenida, y al querer retirar los fondos se dieron con la sorpresa de que las entidades que tenían el dinero proveniente de la plataforma tecnológica solo aceptaban depósitos y no retiros. Este suceso motivó a que el país europeo regule los juegos y apuestas deportivas a distancia en ese año.