SIN SUSTENTO. Un empresario israelí, que está vinculado a cinco offshore y registra dos demandas en su tierra natal, se negó a mostrar pruebas de su relación con Sinopharm.

Entre Israel y China: la historia detrás de la sospechosa y millonaria oferta de vacunas al Perú

Entre Israel y China: la historia detrás de la sospechosa y millonaria oferta de vacunas al Perú

SIN SUSTENTO. Un empresario israelí, que está vinculado a cinco offshore y registra dos demandas en su tierra natal, se negó a mostrar pruebas de su relación con Sinopharm.

Foto: rawf8 / Shutterstock.com

OjoPúblico revela datos inéditos que dan una nueva perspectiva a la oferta de 3 millones de vacunas de Sinopharm, realizada por un empresario israelí al Perú. El representante de esta compañía y un médico peruano (que actuó como intermediario) confirman que su objetivo inicial era vender las dosis a una compañía privada; aunque el empresario israelí se ha negado a mostrar documentos que acrediten su vínculo con dicho laboratorio. El archivo judicial de Israel revela, además, que este oferente registra, por lo menos, dos demandas civiles por falta de pago en su tierra natal.

31 Enero, 2021

Versión en Inglés

El pasado 12 de enero, una semana después de que el Gobierno peruano anunciara la compra de un primer lote de vacunas, el Ministerio de Salud (Minsa) recibió una carta de Insight Connection International (ICI), con sede en Gibraltar, donde esta le ofrecía 3 millones de dosis de la vacuna contra la Covid-19, producida por la farmacéutica china Sinopharm. “Estas vacunas pueden ser entregadas dentro de un periodo de 10-14 días después de realizado el pago”, dice la carta, cuya recepción fue confirmada por la autoridad sanitaria a nuestro medio.

Pocos días después, dicha carta fue compartida por diferentes medios de comunicación, e incluso se le consultó al respecto a la ministra de Salud, Pilar Mazzeti Soler, durante una conferencia de prensa. En este contexto, OjoPúblico revela información inédita sobre la oferta que ICI, representada por el empresario israelí Gil Segal, envió al gobierno peruano ofreciendo un lote de vacunas del laboratorio Sinopharm.

En este reportaje, OjoPúblico explica los detalles detrás de la oferta y determina el papel de los involucrados, entre ellos el empresario Segal, vinculado a cinco offshore en paraísos fiscales y quien presenta dos demandas civiles en su contra en Israel. La investigación conoció, finalmente, que la intención original de este empresario era vender el supuesto cargamento de vacunas a una compañía del sector privado.

 

El cliente original era privado

OjoPúblico conoció ─luego de entrevistar al gerente de ICI, Gil Segal; su intermediario peruano, Omar Neyra Colchado; y analizar las cartas enviadas─ que el cliente original de esta oferta de 3 millones de vacunas no era el Gobierno peruano. A pesar de que el escrito enviado por la empresa ofrece las dosis al sector público, las negociaciones iniciales fueron entre ICI y una empresa privada peruana, que hasta el momento no ha sido identificada.

“Yo nunca me acerqué, inicialmente, al Gobierno peruano”, reconoció el gerente general de ICI, el empresario Gil Segal, en conversación por teléfono con nuestro medio desde Israel. El intermediario del empresario israelí en Perú, Omar Neyra, confirmó que ICI negoció, originalmente, con una empresa privada: “Es una compañía que, hace un par de meses, vio la oportunidad [de acceder a las vacunas de Sinopharm]”.

“Es una compañía grande en Perú que quiere comprar [las vacunas] de manera privada y traerlas", dijo el empresario Gil Segal.

En dos conversaciones telefónicas con OjoPúblico, el 23 y 28 de enero, Segal explicó que un contacto suyo, en una subsidiaria de la farmacéutica Sinopharm, China National Biotec Group (CNBG), le preguntó “si conocía algún país interesado en acceder a vacunas, pues podríamos hacer un acuerdo de empresa a empresa, en vez de Gobierno a Gobierno”. En ese contexto, Segal aseguró que contactó a su socio en Perú y este se mostró interesado. 

Consultado sobre la identidad de esta compañía peruana, Segal se negó a brindar el nombre de la empresa. “Es una compañía grande en Perú que quiere comprar [las vacunas] de manera privada y traerlas. Esta tiene el dinero y quieren comprarla, pero no te puedo dar el nombre [del cliente privado]”, explicó Segal. Neyra Colchado, por su parte, se excusó de opinar sobre esta compañía privada que se interesó en la propuesta de ICI.

 

Versiones distintas

Si la oferta inicial era a una empresa privada, ¿por qué ICI envió una carta al Estado peruano para ofrecerle el mismo lote de vacunas? Las versiones del empresario israelí Gil Segal y de su intermediario peruano son distintas. El primero asegura que conoce a un representante de CNBG ─que se negó a identificar─ por sus negocios en África: “Ellos tienen personas, como yo, que están autorizadas para ofrecer las vacunas [a privados]”. 

En este contexto, según Segal, su contacto en CNBG le pidió una carta escrita por el Gobierno peruano, donde este acepte que una empresa privada compre las dosis de Sinopharm. “Para iniciar el canal [de negociación], su país [Perú] debe entregar una carta que permita comprar vacunas a esta compañía”, fueron las condiciones del funcionario sin identificar de CNBG, según narró Gil Segal en conversación con nuestro medio. “Es un prerrequisito”, agregó el empresario desde Israel. 

 

Extracto del informe del Ministerio de Salud, donde indican que Sinopharm ha negado trabajar a través de intermediarias.
NEGACIÓN. Un informe interno del Viceministerio de Salud Pública indicó que Sinopharm había negado cualquier oferta de vacunas a través de intermediarios.
Documento: Ministerio de Salud

 

“Es en este punto en que las cosas se pusieron enredadas”, dijo Segal, porque “el Ministerio de Salud dijo cosas negativas sobre mí; [así que] enviamos una carta al Ministerio explicando el problema”. Efectivamente, una de las cartas enviadas por ICI, con la firma de Segal, explica al Gobierno peruano la supuesta relación comercial entre la compañía del empresario israelí y la subsidiaria de Sinopharm, CNBG. 

El último 28 de enero, sin embargo, el Minsa anunció que Sinopharm había negado cualquier oferta a través de intermediarios. La información fue entregada por el jefe del laboratorio chino, Liu Jingzhen, a la Embajada del Perú en China, según conoció OjoPúblico. “El Gobierno se resistió a la iniciativa, porque no quieren que alguien más [una empresa privada] traiga las vacunas”, dijo Segal ante la negativa del Gobierno.

 

La versión del intermediario

El intermediario de ICI en Perú, Omar Neyra Colchado, dio otra versión de los hechos. De acuerdo a sus declaraciones, una vez que Segal se contactó con Neyra Colchado, este le recomendó ofrecer las vacunas, primero, al Estado peruano: “Le dije [a Segal] que, en este momento, no va a ser posible ofrecer libremente [las vacunas]; legalmente puedes, pero no hay decisión política [...] a raíz de esto le sugiero que las proponga al Estado peruano”.

En base a esta sugerencia, según Neyra Colchado, ICI envía una primera carta al Gobierno, el 12 de enero. “Queremos ofrecerle una alternativa adicional [...] un lote de 3 millones de dosis de las vacunas de la compañía Sinopharm”, indica la carta. En una segunda misiva, enviada el 22 de enero, Segal le pide al Minsa un escrito que exprese que “El Gobierno peruano está interesado en vacunar a sus ciudadanos con la vacuna de Sinopharm”.

Neyra Colchado aseguró a OjoPúblico que actuó como un puente para que la propuesta de Gil Segal llegue al Minsa; una labor similar a la que realizó, siempre según la versión de este intermediario, para que el Gobierno negociara con pruebas de diagnóstico de Corea. “Yo les dije [a los representantes de ICI] que la prioridad de las vacunas las tiene que tener el Minsa”, explicó Neyra Colchado en la entrevista.

 

Fotografía de Omar Neyra Colchado
INTERMEDIARIO. El médico odontólogo Omar Neyra Colchado actuó como un puente entre la empresa Insight Connection International y el Gobierno peruano, según él mismo asegura.
Foto: Facebook de Omar Neyra

 

Neyra Colchado es médico odontólogo y doctor en Salud Pública por la Universidad Nacional Federico Villarreal. Además, ha sido presidente del gremio Comsalud de la Cámara de Comercio de Lima. “Todo esfuerzo que hagamos para tener la mayor cantidad de vacunas posibles, en el menor tiempo posible, tiene que hacerse”, dijo en una entrevista televisada, el 20 de enero, aunque sin mencionar sus conversaciones con Gil Segal.

Neyra Colchado, además, ha sido gerente general de Euroclínica Odontológica, una compañía que inició sus actividades en 2001, aunque ahora se encuentra de baja ante las autoridades tributarias. Desde 2008, el odontólogo es apoderado de la empresa Euro Dental Medical Import, una sociedad gerenciada por su hermana: Nadia Yvonne Neyra Colchado. “Esa empresa es mi compañía”, confirmó el médico a nuestro medio.

Euro Dental Medical Import registra una extensa actividad de comercio exterior, desde 2012, y sus principales importaciones han consistido en reactivos de diagnóstico, prótesis dentales y termómetros eléctricos, entre otros. Uno de sus principales proveedores es la jurisdicción de Israel (US$626 mil), después de Alemania (US$1,5 millones) y China (US$1 millón). Neyra Colchado, sin embargo, negó que esta empresa haga negocios con Segal.

 

Oferta sin sustento

El gerente general de ICI, Gil Segal, se ha negado a presentar documentos que sustenten sus conversaciones con CNBG para ofrecer las vacunas de Sinopharm a terceros; incluso después de que el laboratorio chino negó trabajar a través de intermediarios. “Tienen toda la razón: yo no trabajo con Sinopharm, sino con CNBG”, dijo Gil Segal al ser consultado por OjoPúblico sobre el comunicado emitido por el Gobierno peruano. 

CNBG es una subsidiaria de Sinopharm, y se dedica a la investigación y desarrollo de vacunas para humanos, entre otros rubros. Esta compañía fue creada en 1989, y asegura ser la principal productora de dispositivos de inmunización en China. En agosto de 2020, dicha subsidiaria recibió, a través de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, el permiso de las autoridades peruanas para realizar los ensayos clínicos de la Fase 3 de la vacuna de Sinopharm en el Perú.

 “¿Quieres una prueba [de mi relación con CNBG]? [Que el Gobierno peruano] envíe una carta de interés [...] No voy a contactar a CNBG por cada persona que necesita saber [sobre nuestras conversaciones]”, respondió Segal a OjoPúblico. Según el empresario israelí, este prerrequisito para negociar con la subsidiaria de Sinopharm y acceder a documentos que confirmen la legalidad del negocio, es una regla impuesta por su contacto en CNBG.

 

Fotografía de Gil Segal
EMPRESARIO. El ciudadano israelí Gil Segal asegura haber conversado con una subsidiaria de Sinopharm, aunque se ha negado a mostrar algún documento que confirme este vínculo.
Foto: Twitter de Gil Segal

 

A inicios de enero, Neyra Colchado tuvo una videoconferencia con Segal, pero reconoció que no le pidió pruebas de su relación con CNBG en dicha oportunidad,  porque “no era tampoco mi interés, no soy parte de la propuesta comercial”. Ante la insistencia de OjoPúblico por conocer por qué no verificó la oferta, el médico respondió que “si veo una reunión a ese nivel, y conozco la industria farmacéutica en el mundo, sé cómo funciona, cómo funcionan las subsidiarias, [entonces] me pareció razonable [la propuesta de Segal]".

OjoPúblico intentó contactar a CNBG para consultar sobre la veracidad de esta oferta de Gil Segal y la empresa ICI. Se envió un correo a Meng Li y Jenny Qu, ambos representantes de la subsidiaria de Sinopharm en China. También se llamó, en más de una oportunidad, a los tres teléfonos que registra CNBG en Beijing. Hasta el cierre de edición, sin embargo, no hubo respuesta por parte de la subsidiaria. La embajada de Perú en China, por su parte, se ha comprometido a remitir nuestras consultas al área de prensa de CNBG.

 

Las offshore del empresario israelí

OjoPúblico identificó que Gil Segal, un empresario que reside en la ciudad de Guivatayim, al este de Tel Aviv, está relacionado a por lo menos cinco sociedades offshore registradas en territorios de baja imposición tributaria y opacidad financiera, entre los años 2009 y 2017, según el registro público de la República de Malta, Bahamas y la base de datos pública de la investigación global Paradise Papers, liderada por el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ) y en la que participó nuestro medio.

Tres de estas compañías fueron constituidas en Malta: Safe Global Housing LTD, Safe Global Innovation LTD y Eco-Logic Solutions Ltd. Las dos primeras sociedades tienen la misma fecha de creación: el 22 de marzo de 2016. La última de ellas, por su parte, fue conformada el 3 de marzo de 2017, según el portal oficial del Registro Empresarial de Malta. Estas tres sociedades registran, además, a Gil Segal como representante. 

A la fecha, la República de Malta está considerada como una de las 20 jurisdicciones con mayor nivel de opacidad fiscal, según la última edición del Índice de Secretismo Financiero, elaborado por la organización civil internacional Tax Justice Network. En 2019, un comité del Parlamento Europeo determinó, además, que Malta presenta rasgos de paraíso fiscal y facilita una planificación fiscal agresiva. 

 

Fotografía del edificio donde operan las offshore de Gil Segal en Malta
OFFSHORE. El empresario israelí Gil Segal está relacionado a tres sociedades registradas en el edificio San Miguel, en el paraíso fiscal de Malta.
Foto: Google Street View

 

Las offshore Safe Global Housing y Safe Global Innovation, que Segal representa en Malta, tienen los mismos accionistas. El primero es el abogado alemán Hans Wolfram Kessler, quien integra el estudio legal Redeker Sellner Dahs y la asociación de abogados Israelí-Alemana. La base de datos del ICIJ lo asocia a otras cuatro sociedades en Malta.

El segundo accionista de las dos offshore de Malta que representa Gil Segal es la sociedad suiza Safe Global Facilitating Company. El registro público suizo detalla que esta empresa registró a Segal como presidente de su junta directiva en 2017. Esta sociedad también es accionista de la tercera offshore de Segal en Malta ─Eco-Logic Solutions Ltd─, aunque la compañía ha iniciado un proceso de liquidación, según las autoridades suizas.

Gil Segal, por último, aparece mencionado en el registro público de la jurisdicción caribeña de Bahamas. El directorio de la sociedad Innovatis Investments Fund Limited detalla que el empresario israelí ocupó este cargo en octubre de 2009. Hasta inicios de 2020, Bahamas era considerado un paraíso fiscal por la Unión Europea. El Tax Justice Network, por su parte, incluye a este territorio en el puesto 22 de las jurisdicciones con mayor secretismo fiscal. 

En una primera entrevista, realizada el 23 de enero, Segal aseguró que la creación de estas offshore respondía a que algunos de sus clientes no querían verse relacionados con Israel. En la segunda entrevista, el 28 de enero, añadió que tiene “muchas empresas, y cada una con un propósito especial. Al ser consultado de nuevo sobre el motivo para constituir estas empresas en jurisdicciones extranjeras, Segal se negó a responder. 

“Con todo respeto, no es de tu incumbencia; no tiene nada que ver con la oferta [de vacunas de Sinopharm] que le he hecho a Perú”. Gil Segal tampoco respondió, en ninguna de las dos entrevistas con OjoPúblico, si alguna de estas sociedades offshore es accionista de ICI; la compañía que dirige y a través de la cual ha ofrecido la venta de 3 millones de dosis contra la Covid-19 al Gobierno peruano.

 

Demandas en Israel

En su cuenta de Twitter, Gil Segal se define a sí mismo como un empresario internacional, activista ambiental y defensor de los derechos humanos. En esta misma red social, Segal asegura que es “mejor andar solo que en un grupo que se dirige en la dirección equivocada”. A lo largo de su perfil, el empresario suele criticar al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, por sus políticas y acusaciones de corrupción en su contra. 

Una búsqueda realizada por OjoPúblico en los archivos del Poder Judicial en Israel muestran que contra Segal pesan, por lo menos, dos demandas por falta de pagos. La primera de ellas es de 2018 y lo acusan de no pagar decenas de miles de dólares por una docena de vuelos que reservó para sí mismo, su novia y un grupo de amigos, un año antes. Esta demanda fue presentada en la ciudad de Haifa, un territorio ubicado al norte de Israel. 

El demandante, una agencia de viajes con sede en el mismo país, presentó en el proceso judicial una serie de comunicaciones de Whatsapp con Segal, que fueron revisadas por OjoPúblico, y que documentan las conversaciones entre Segal y la agencia de viajes. Estos chats inician con una conversación sobre unas vacaciones en Alemania, pero lentamente se convierten en una discusión acalorada entre el proveedor que busca que le paguen y el cliente, que alega excusas y explicaciones de por qué no puede pagar, o no es responsable del pago.

 

Correo a Gil Segal
DEMANDA. En proceso civil contra Gil Segal en Israel, demandante adjuntó correo electrónico donde señala que el empresario no ha pagado una deuda superior a los US$68 mil. 
Foto: Poder Judicial de Israel

 

Segal, efectivamente, en su respuesta a la demanda, aseguró que él no es el deudor del dinero por los viajes, sino una compañía en la cuál es empleado: la offshore maltesa Safe Global Innovation. “Yo estaba a cargo de las ventas de esta compañía”, aseguró en un documento presentado ante la corte, “pero la empresa congeló sus operaciones debido a la falta de flujo de efectivo”. Las facturas por estos viajes, Segal añadió, fueron emitidas por dicha empresa. 

“[Yo traté] recibir la documentación de la compañía [Safe Global Innovation], pero fue en vano”, dijo Segal en su respuesta a la demanda. En este mismo proceso, Segal desconoció y negó la comunicación de Whatsapp con el demandante. En respuesta a las preguntas de esta agencia de viaje, también se negó a responder si es dueño de acciones en Safe Global Innovation, ubicada en el paraíso fiscal de Malta. Esta demanda sigue en curso.

Una demanda similar fue presentada contra Gil Segal en 2012. En dicho año, una agencia de viajes adicional lo demandó por no pagar cerca de US$10 mil en pasajes aéreos. “Segal se presentó a sí mismo como un hombre de negocios que trabaja alrededor del mundo, incluido Suiza, y que necesitaba una agencia de viajes de negocios”, dijo el demandante. La demanda civil culminó en una conciliación extrajudicial. 

En Perú, además de la carta enviada por Segal a través de ICI, el Ministerio de Salud anunció que ha recibido diversos escritos de otras seis empresas privadas y organizaciones, donde ofrecen millones de dosis de vacunas contra la Covid-19. Una de estas ofertas correspondió, por ejemplo, a una presunta intermediaria del laboratorio Astrazeneca del Reino Unido. Esta farmacéutica, sin embargo, desmintió que comercialice su vacuna en el sector privado.