Actualidad

El negocio de las clínicas está en venderle sus servicios al Estado

27 Sep 2015
El presidente de la Asociación de Clínicas Particulares del Perú, Sebastián Céspedes, dijo a ojo-publico.com que existe concentración de grupos económicos en el sector de la salud privada y que parte del negocio de las clínicas está en venderle sus servicios al Estado, en la medida que aumentan los pacientes afiliados al sistema público de cobertura médica y los hospitales están saturados para atenderlos.

En mayo del 2012, cuando los grupos financieros Credicorp y Breca cerraban la compra de importantes clínicas limeñas, los voceros de la Asociación de Clínicas Particulares del Perú (ACP) pidieron al Ministerio de Salud que regulara el proceso de concentración empresarial en el sector con el argumento de que ponía en riesgo la libertad de competencia. Este gremio, que agrupa a 86 empresas del país, advertía el siguiente escenario: las corporaciones que ya eran dueñas de las más grandes aseguradoras y Entidades Prestadoras de Salud (EPS) terminarían tomando el control de todos los eslabones de la cadena de asistencia médica al hacerse de la propiedad de clínicas, centros médicos y laboratorios para direccionar a sus afiliados a los servicios que les generaban mayor rentabilidad.

Para las 86 clínicas asociadas estaba en juego su principal fuente de ingresos: las empresas de seguros y las EPS pagaban a las clínicas 1.250 millones de soles anuales por los servicios que prestaban a sus clientes afiliados a planes de cobertura médica. Si las aseguradoras compraban o construían sus propios servicios de salud, las clínicas independientes se quedarían sin una demanda de pacientes y tendrían una enorme desventaja para competir en el mercado.

Sin embargo, tres años después, los temores de este gremio parecen haberse diluido. En esta entrevista con ojo-publico.com, el actual presidente de la ACP, Sebastián Céspedes Espinosa, dice que parte del negocio de las clínicas está en venderle servicios al Seguro Integral de Salud (SIS), financiado por el Estado, en la medida que aumentan los pacientes afiliados al sistema público de cobertura médica y los hospitales están saturados para atenderlos.

Pocos grupos económicos están concentrando la propiedad de las empresas de seguros, de administración de fondos de cobertura médica y de las clínicas. ¿Quién se beneficia más las empresas o los pacientes?

Es una tendencia mundial que las concentraciones del mercado sean de grandes corporaciones, de grandes grupos económicos. [Evita responder la primera pregunta].

En el Perú, los bancos se han convertido en los principales inversionistas del sector privado de la salud...

La salud es un tema que cada día va a cobrar más importancia en el mundo, toda vez que la edad de vida promedio de las personas ha aumentado. Hay una serie de indicadores que hacen ver que la población que necesitará un seguro de salud va a seguir creciendo. Esta concentración de grupos empresariales o integraciones verticales de empresas aseguradoras y prestadores de salud no es de por sí mala. Nos estamos preocupando mucho por un pequeño grupo de empresas que solo atienden al 2 o 3 por ciento de la población en el país [los reportes oficiales indican que dos millones de personas se atienden en clínicas, cifra equivalente al 6 por ciento] y que gozan de buenos niveles de satisfacción de parte de sus usuarios. El sector privado de salud lidera desde hace muchísimos años el nivel de buena percepción de calidad de servicio en cualquier encuesta que usted pueda revisar.

GRUPO DE LA SALUD. Estos son los ocho grupos económicos con mayores inversiones en el sector privado de salud.

Inicialmente, la Asociación de Clínicas Particulares del Perú dijo que si las grandes aseguradoras concentraban el dominio de las clínicas esto podía implicar que abarataran costos sacrificando la calidad de la atención a los pacientes. ¿Ya no es una preocupación?

No. Para nosotros no es una preocupación que haya grandes corporaciones en el sector salud. Al contrario, es un aliciente a la competencia. Sí es una preocupación que se termine focalizando siempre la atención [de la prensa] en una parte del servicio de salud tan restringido como el privado.

El interés sobre el tema existe porque hay una efervescencia de compras de clínicas por parte de los grandes grupos financieros. ¿Qué escenario se proyecta en el mercado de salud?

En principio bastaría solo con hacer un análisis muy sencillo del número de personas que están aseguradas en Essalud y el Seguro Integral de Salud. Tenemos más de 20 millones de personas que tienen un seguro médico que se atienden estrictamente en la red de sus seguros. Pero qué pasaría si esa prestación también fuera brindada por privados. Hay una enorme oportunidad. En el 2009, cuando se aprobó la Ley de Aseguramiento Universal en Salud para ampliar el número de peruanos con seguro médico, la Asociación de Clínicas Particulares del Perú la apoyó porque era un buen marco legal para el país. También es buena para nosotros porque se empezaron a abrir oportunidades de mercado para que el sector privado empiece a prestar servicios al Seguro Integral de Salud y a Essalud.

Es una tendencia mundial que las concentraciones de mercado sean de grandes corporaciones.

En la última década, la población de afiliados al sistema privado de salud no creció mucho, pero las facturaciones de las clínicas sí aumentaron. ¿Por qué?

Hubo un incremento de tarifas. Cuando hay un incremento de tarifas para el mismo volumen de atención de afiliados, hay más ingresos. El otro factor es que muchas clínicas hemos creado nuestros propios planes de salud para venderlos a pacientes fidelizados con nuestros servicios. Entonces, los ingresos de las clínicas terminan siendo ingresos por servicios a afiliados de seguros médicos (por convenios con aseguradoras y Entidades Prestadoras de Salud) e ingresos por la venta de planes propios de cobertura de salud.

¿Cómo establecen sus tarifas las clínicas?

Antes, la Asociación de Clínicas Particulares del Perú y la Asociación Peruana de Empresas Seguros llegaban a un acuerdo para establecer su tarifario, pero la última vez que se actualizó ese tarifario de ese modo fue en 1999. Ahora estamos trabajando en una nueva actualización.

Si pocas corporaciones concentran toda la cadena de atención, desde la venta de seguros hasta la prestación de servicios en clínicas de su propiedad. ¿No es más fácil que impongan el tarifario más conveniente para su rentabilidad o haya hasta situaciones de concertación de tarifas?

La verdad es que se trata de un mercado tan pequeño que siento que ese riesgo no debería de darse.

LAS MULTAS PENDIENTES

La herramienta Cuidados Intensivos de ojo-publico.com reveló que 32 clínicas tienen multas por más de diez millones de soles en el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) por malas prácticas de atención a sus pacientes. La lista de empresas sancionadas la encabeza Oncosalud, las clínicas Ricardo Palma, San Pablo, Internacional y San Gabriel por el número de multas acumuladas. Sin embargo, la mayoría de empresas llevó los casos ante el Poder Judicial para evitar el pago de las sanciones. El presidente de la ACP, Sebastián Céspedes, sostiene que sus asociadas siguieron este camino porque el Indecopi actuó en forma arbitraria.

La Asociación de Clínicas Particulares del Perú no ha reconocido varios de los fallos sancionadores del Indecopi en contra de varias de sus asociadas ¿Por qué?

Lamentablemente, en más de una oportunidad Indecopi sancionó actos médicos sin tener el conocimiento suficiente para eso. No fue una instancia técnica calificada para evaluarlos. Si bien tuvo la buena idea de buscar peritos médicos para dictaminar los casos que recibió, esos peritos no fueron idóneos ni imparciales.

VERSIÓN. El presidente de la Asociación de Clínicas Particulares del Perú, Sebastián Céspedes, en entrevista con ojo-publico.com.

¿De dónde vinieron esos peritos médicos?

No lo sé, pero en más de una oportunidad hemos cuestionado a algunos de sus peritos por no tener las condiciones o los requisitos adecuados. El Indecopi sancionó a su mejor saber y entender. Alternativamente, se ha creado la Superintendencia Nacional de Salud (Susalud), que es una instancia técnica a la que deberíamos recurrir. Entiendo que se están transfiriendo en forma progresiva los casos de atención médica que recibe el Indecopi hacia Susalud. Sin embargo, ya hemos enfrentado sanciones tremendas…

Multas administrativas...

Las multas que puso el Indecopi a su mejor saber y entender fueron absolutamente arbitrarias cuando se sancionó a una clínica por algo que ellos creyeron que no estuvo bien hecho. Eso fue objetable. De ahí que muchas veces se impugnaron las resoluciones del Indecopi y se llegó a una instancia judicial.

¿Cree entonces que la Susalud tendrá los peritos médicos apropiados?

El quehacer de Susalud está ligado, fundamentalmente, al tema de la salud. Hemos visto que en los últimos años su presupuesto se incrementó de una manera significativa y el organismo pasó por todo un proceso de transformación y reorganización. Susalud está en condiciones de poder atender los reclamos y denuncias de los usuarios de los servicios médicos. [Susalud es dirigida actualmente por Flor de María Philipps, exgerenta de Pacífico Seguros y del Complejo Hospitalario San Pablo].

HERRAMIENTA. Averigua los perfiles de tu aseguradora, clínica y médico en la plataforma Cuidados Intensivos.

¿Existe un indicador o una tasa de casos de negligencia médica en los servicios de salud privados en el Perú?

En la asociación de clínicas no lo tenemos. Este es un sector que está expuesto a muchos riesgos y también a la incomprensión, al juicio crítico de lo que puede estar pasando en una atención médica. Entiendo que el Poder Judicial podría tener esa información porque ahí se derivan los casos de negligencia o de mala praxis, pero no conozco datos del sector privado. La Superintendencia Nacional de Salud también podría tener ese tipo de información y armar su propio banco de casos de negligencia médica comprobados. Pero no se olvide que a veces las personas terminan denunciando negligencias médicas por cualquier cosa.

La Asociación de Clínicas Particulares no tiene una tasa de casos de negligencia médica.

¿Sus asociadas tienen un registro de las sentencias firmes en su contra por casos de negligencia médica?

No, no tenemos eso. No hemos hecho una evaluación de los casos que han sido sancionados en el Poder Judicial. No hemos hecho una estadística. No tengo cómo presentarle una cifra, pero me queda claro que son muy pocos casos.

Lo que sucedió en el Complejo Hospitalario San Pablo, donde siete recién nacidos fallecieron por graves infecciones contraídas en la Unidad de Cuidados Intensivos en el 2013, fue una alerta de cómo está el sistema privado de salud. Además, el caso no fue sancionado de acuerdo a la proporcionalidad de los daños.

Entiendo que las entidades del Estado que intervinieron hicieron todo el análisis, investigaron y sancionaron de acuerdo al arsenal normativo que tenían a la mano. Bueno, las cosas van evolucionando, los sistemas se van perfeccionando. Ahora las empresas prestadoras de servicios médicos tenemos un nuevo reglamento que seguramente hará que tengamos especial cuidado con algunas complicaciones que pudiéramos tener en las atenciones de salud. Sin embargo, en general, la Clínica San Pablo es una clínica emblemática y es nuestra asociada.

Pero este caso abre la discusión de que si esto pasó en una de las clínicas más grandes del país, cómo estarán las empresas más pequeñas.  

Ningún establecimiento de salud en el país, por más o menos especializado que sea, se libra de que eventualmente pueda ocurrir una desgracia en sus instalaciones. Sin embargo, le aseguro que como sector privado siempre vamos a la vanguardia de la calidad del servicio. Las encuestas lo reflejan.

 

Foto de portada: Midchel Meza Carrión.

Síguenos

Recibe nuestros mejores reportajes, crónicas e investigaciones.