El congresista Juan Carlos Eguren representa al Partido Popular Cristiano (PPC).

CALIFICACIÓN

Por: Jacqueline Fowks y Enrique Patriau

OjoBiónico sometió a verificación la frase del congresista Eguren, que ha indignado a muchos, sobre la improbabilidad de que una violación eventual genere un embarazo. Aunque el tema desató una guerra instantánea de declaraciones y referencias, este espacio buscó con el mayor cuidado posible los datos más confiables en textos científicos, académicos, de entidades públicas y de al menos una organización de la sociedad civil que ha estudiado este problema en el Perú, y pudo establecer que la afirmación es falsa.

El artículo ‘Sexual violence’, del médico peruano Luis Távara –publicado en 2006 en la revista científica Best Practices and Research. Clinical obstetrics and ginaecology– indica que según la OMS y otras revistas científicas internacionales la frecuencia de embarazos va del 10% hasta 30% en las mujeres violadas.

Aunque no hay cifras precisas para el caso peruano acerca de violación en la calle, la experiencia científica permite extrapolar los porcentajes encontrados en investigaciones internacionales. En ese sentido, otro estudio citado por Távara –de Holmes y otros, publicado en EE.UU. en 1996–, que da cifras más conservadoras, afirma que un 5% de las mujeres violadas resultan embarazadas. Consultado por OjoBiónico, el doctor Távara indicó que incluso si se tomara ese porcentaje inferior, significaría que unas 35.000 mujeres peruanas estarían quedando embarazadas cada año por causa de un ultraje. El universo es el estimado de 700.000 mujeres que padecen esta situación -10% del total nacional de mujeres en edad fértil en el Perú-, de acuerdo tendencias detectadas en estudios de fuentes como la Universidad Cayetano Heredia y el Fondo de Población de las Naciones Unidas.

“Esas 35.000 mujeres requieren atención y, por ejemplo, no pueden recibir anticoncepción oral de emergencia en establecimientos de salud debido a una disposición del Tribunal Constitucional”, comentó el especialista.

Las cifras del estudio de Holmes (y otros) son claras. 

No sé cuáles serán sus fuentes (de Eguren).Tengo dedicados muchos años de mi vida profesional de obstetra a este tema, desde el siglo pasado, y jamás había ni leído ni escuchado acerca de una afirmación así (sobre la imposibilidad de embarazo en una violación callejera)”, dijo Távara, quien hasta antes de jubilarse fue jefe del departamento de Ginecología y Obstetricia del Hospital María Auxiliadora, de Lima Sur.

El congresista arequipeño Juan Carlos Eguren preside la Comisión de Justicia y Derechos Humanos, donde desde el año pasado difirió varios meses la discusión de la ley de unión civil de personas del mismo sexo y en mayo logró el archivamiento del proyecto sobre despenalización del aborto en caso de violación. Al reabrirse la discusión del dictamen de este proyecto de ley el miércoles, en Constitución, nuevamente se opuso.

El jueves por la mañana, Eguren reiteró a OjoBiónico su posición, y añadió una idea acerca de la eyaculación:

"El embarazo producto de la violación se da más frecuentemente en el entorno familiar, donde es de manera repetitiva y frecuente. El embarazo producto de la violación callejera es poco frecuente. Una mujer fértil tiene entre el 2 y el 4% de posibilidades de embarazarse producto de una sola relación sexual. 

El violador es un enfermo que tiene diversos problemas de disfunción eréctil. En más de 40% de casos no se produce eyaculación. Más que sexual, (el de los violadores) es un tema de poder, de dominio. Por eso, no es ninguna novedad, salvo para algunos, que la posibilidad de embarazo por una violación callejera es muy bajo. Hay muchas fuentes, pero no las tengo a mano ahora mismo". 

Minutos antes, el parlamentario había dicho a Canal N que basaba sus afirmaciones en la ciencia y en estadísticas: “Busquen en internet”, sugirió. También añadió que los embarazos son poco probables debido a que las mujeres usan cada vez más métodos anticonceptivos como las T o las pastillas.

Tasas de denuncias por violación sexual. Estudio de Jaris Mujica. 

En su cuenta de Twitter, el congresista invitó a leer en ACI-Prensa, un portal de noticias católico, el texto de donde extrajo las ideas y cifras: se trata del resumen de un libro publicado en 1987 por David C. Reardon, un controvertido investigador que ha sido considerado como parte del movimiento de la derecha religiosa estadounidense para combatir la ciencia convencional. Reardon es el director del llamado Instituto Elliot para la Investigación en Ciencias Sociales, uno de los principales centros lobistas contra el aborto, una corriente también llamada ‘pro-vida’. 

En el 2010, el 34% de niñas y adolescentes atendidas por violación quedaron embarazadas, según el Minsa. 
 

El congresista Eguren ha indicado también que se está haciendo un mal uso de la figura de las niñas para presionar por la despenalización del aborto en caso de violación. Sin embargo, las cifras son lo suficientemente relevantes para ser consideradas en la discusión. Aquí solo un par de referencias:

- En el distrito de Mazán (Iquitos), 56% de las mujeres entrevistadas que tuvieron un hijo entre los 14 y 17 años indican que la causa del embarazo estuvo asociada a alguna forma de violencia sexual, coacción, engaño y consentimiento viciado (el dato procede de una investigación realizada por Jaris Mujica para Promsex, editado en 2013).

 -  El Ministerio de la Mujer reportó que en 2010 el 34% de niñas y adolescentes atendidas en los servicios de los Centros de Emergencia Mujer tras ser víctimas de una violación sexual, resultaron embarazadas producto de este ataque.

En consecuencia, la verificación de OjoBiónico arroja que lo dicho por el congresista Juan Carlos Eguren es: FALSO