De Salvación hasta el desastre

La carretera que puede destruir
los últimos bosques de la Amazonía

Villa Salvación – Shintuya
Vía existente desde los años setenta

Shintuya – Itahuanía – Nuevo Edén
Vía construida en el 2010

Nuevo Edén – Shipeteari
Vía construida en agosto de 2015

Shipeteari – Boca Manu
Vía construida entre febrero y marzo de 2016

Boca Manu – Boca Colorado
Vía proyectada

Hallazgos e historias del viaje

En Villa Salvación, capital de la provincia del Manu, un subprefecto denuncia que está amenazado de muerte por combatir el tráfico de combustible facilitado por la carretera del gobernador Luis Otsuka.

En Itahuanía, mujeres de la comunidad denuncian el abandono del puesto de salud. Las gestantes deben ir a Salvación para dar a luz en condiciones seguras.

Galería

Camino a la localidad de Nuevo Edén, obreros colocan postes de luz en la carretera pese a que un juez ordenó la paralización de las obras de ampliación de la vía en noviembre de 2015.

Camiones con cargamentos de madera llegan al puerto informal creado en la comunidad nativa de Shipetiari desde que se abrió la carretera.

Los comuneros de Diamante apoyan la ampliación de la vía hasta el centro minero de Boca Colorado y están dispuestos a participar en las obras.

Al pueblo minero de Boca Colorado llega el combustible que sale del puerto de Shipetiari traído en camiones desde Cusco.

Galería

La comunidad nativa Puerto Luz es la más afectada por la invasión de mineros ilegales que acorralan la reserva Amarakaeri. Su población se opone a la extensión de una vía sin que se garantice la protección de sus tierras.

El campamento minero Delta1 está dentro de la zona de amortiguamiento de la reserva Amarakaeri. Allí solo hay montañas de tierra donde antes hubo bosques.