Entrevista06 Ago 2018

Relator ONU: Promotores de libertad de expresión viven tiempos peligrosos en elecciones

El relator especial para los defensores de los derechos humanos, el francés Michel Forst, dijo a Ojo-Publico.com que las nuevas amenazas contra los líderes sociales proceden de gobierno autoritarios, del crimen organizado y de sociedades conservadoras que demonizan a las políticas de igual de género.
PROTECCIÓN. El relator especial de los defensores de los derechos humanos de la ONU se reunió con líderes sociales víctimas de recientes amenazas.
Foto: Ojo-Publico.com

La defensa de los derechos humanos es una labor cada vez más peligrosa a nivel mundial, advierte el francés Michel Forst, relator especial de las Naciones Unidas para los defensores de los derechos humanos. De paso por Lima, aunque en visita no oficial, Ojo-Publico.com logró entrevistarlo para conocer los nuevos riesgos que hoy amenazan a los líderes sociales, ya sea enfrentando a un gobierno autoritario o al crimen organizado, pidiendo transparencia en época de elecciones o impulsando políticas de género en sociedades conservadoras.

¿Cuál es la situación de América Latina en el tema de derechos humanos,  teniendo en cuenta lo que viene sucediendo en Venezuela, Nicaragua y México?

Reportes de organismos internacionales como Global Witness, Amnistía Internacional y Front Line Defenders muestran que Latinoamérica es una de las regiones más peligrosas para los defensores de los derechos humanos. México, Honduras, Guatemala y Colombia figuran como países de alta peligrosidad para quienes ejercen esta labor. Existe un patrón de violencia que se confirma con una impresionante cantidad de muertos. A nivel global la situación de los defensores de los derechos humanos ha empeorado, los ataques están tomando distintas formas, no solo están los asesinatos o desapariciones, sino que además se utilizan leyes para criminalizar esta labor.

¿Qué mecanismos observa, a nivel regional, para criminalizar o desacreditar a los defensores de derechos humanos?

Existen países en donde cada vez es más difícil ser un defensor de los derechos humanos. Esto debido a que se utilizan y manipulan las leyes, se aplican estados de emergencia, medidas contraterroristas y de seguridad internacional para criminalizar esta labor. También se los vincula a grupos terroristas como una forma de amedrentamiento y difamación. En algunos casos los medios de comunicación también son parte de estas campañas, etiquetando a los defensores como enemigos del Estado, antidevelopement  [antidesarrollo], y diciéndoles cosas similares.

Este año la Corte Interamericana de Derechos Humanos dictó una sentencia que obligó a Costa Rica a aceptar y validar el matrimonio entre personas del mismo sexo. ¿Cómo percibe el tema de igualdad de género en la región?

El no reconocimiento de los derechos de las comunidades LGTBI, como el matrimonio entre personas del mismo sexo, no es solo un problema regional. Es por eso que vemos un constante ataque contra defensores de derechos humanos que buscan promover la igualdad de género por parte de grupos conservadores del Estado, el Congreso, la sociedad civil y grupos religiosos. Ellos terminan siendo víctimas de todo tipo de agresiones en su búsqueda por el reconocimiento de estos derechos.

¿Cuál es la situación en Perú? ¿Hemos progresado o retrocedido en el cumplimiento de las normas?

Lo lamento, no puedo comentar sobre la situación del Perú, tenemos la práctica de que cuando un relator viaja a un país en una visita no oficial no comentamos públicamente sobre la situación de ese país. Eso podría traernos problemas. Tenemos un compromiso con el Estado Peruano y no queremos poner en riesgo nuestra visita oficial programada para el próximo año.

Este año se celebran en Perú elecciones regionales y municipales, ¿afecta esta época el ejercicio de los defensores de derechos humanos?

Los periodos electorales son siempre etapas complicadas para los defensores de los derechos humanos, sobre todo a aquellos que buscan elecciones transparentes o que promueven la libertad de expresión. Estos son siempre tiempos peligrosos para ellos, es por eso que debemos observar con cuidado cómo es que se están llevando a cabo las elecciones.

¿Qué podemos hacer para evitar que personas vinculadas a delitos de lesa humanidad ocupen cargos públicos?

La impunidad genera un círculo vicioso, mientras que los transgresores de derechos humanos no sean sentenciados, ellos van a volver a cometerlos. Es necesario discutir este tema a nivel regional, estamos ante la oportunidad de crear un protocolo internacional que investigue y acabe con la impunidad.

¿El crimen organizado puede acabar amenazando a los derechos humanos?

Vemos que en muchos países la corrupción y el crimen organizado se han infiltrado en los sistemas de justicia, si se tiene evidencia de ello jueces y fiscales deberían de ser condenados por sus delitos y, en efecto, en algunos casos ellos podrían ser denunciados por violación de derechos humanos.

Este año se realizó en el Perú una reunión sobre flujos de dinero ilícito en paraísos fiscales. En dicha cita se concluyó que la evasión y la corrupción empresarial acaban afectando los derechos humanos. ¿Qué opina usted?

Esta afirmación es verdadera, los delitos de lavado de activos y la corrupción impactan sobre los derechos humanos. Además, generan mayores situaciones de riesgo para sus defensores. Este es sin duda un problema que también se tiene que visualizar.

Autor: