Presupuesto público fue aprobado en medio de tensiones entre el Congreso y el Ejecutivo

Al límite del vencimiento del plazo, y tras varios días de idas y vueltas, se llegó a un acuerdo entre el Legislativo y el Ejecutivo sobre el texto final de la Ley de Presupuesto Público para el 2023 sin vulnerar el equilibrio financiero. Sin embargo, previamente se habían encendido diversas alertas porque el dictamen original de la Comisión de Presupuesto del Congreso incluía medidas por S/ 1.164 millones que comprometían recursos de la Reserva de Contingencia (un fondo destinado a emergencias), algo que no era avalado por el Ministerio de Economía y Finanzas.

AMPLIO DEBATE. Fueron tres días de discusión de la Ley de Presupuesto Público para el año fiscal 2023 en el Pleno del Congreso.

AMPLIO DEBATE. Fueron tres días de discusión de la Ley de Presupuesto Público para el año fiscal 2023 en el Pleno del Congreso.

Foto: Congreso de la República

Luego de tres días de debate, el Pleno del Congreso de la República aprobó este miércoles 30 de noviembre la Ley de Presupuesto Público para el año fiscal 2023. Aunque al final se logró un consenso entre el Legislativo y Ejecutivo, los días previos estuvieron marcados por la tensión entre ambos poderes del Estado, e incluso se deslizó la idea de una posible cuestión de confianza. 

El tema había generado polémica porque el último fin de semana, la Comisión de Presupuesto del Congreso aprobó incluir nueve medidas que implicaban gastos adicionales por S/1.164 millones que —según sustentaron— se financiaría con la Reserva de Contingencia, un fondo destinado a emergencias o sucesos inesperados. Esto generó el rechazo del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) por vulnerar el equilibrio fiscal y tomar recursos destinados a emergencias. 

“Reconocemos la importancia de las medidas propuestas. Es por ello que el equipo técnico del MEF ha recomendado que se establezcan disposiciones que permitan a las entidades a cargo financiar dichas medidas, autorizando modificaciones presupuestarias, en el marco de la eficiencia del gasto que permitan redistribuir sus recursos y atender dichas propuestas. Sin embargo, la Comisión no ha considerado la recomendación técnica del MEF”, manifestó en su momento el ministro de Economía y Finanzas, Kurt Burneo.

El dictamen original consideraba gastos adicionales por S/ 1.164 millones de la Reserva de Contingencia".

Pese a ello, el lunes 28 de noviembre se inició el debate oficial de la Ley de Presupuesto Público 2023 en el Pleno del Congreso, donde el presidente de la Comisión de Presupuesto, José Luna Gálvez, reiteró la intención de incluir los S/1.164 millones con cargo a la Reserva de Contingencia para financiar programas sociales, el Fondo Nacional de Vivienda (Fonavi), y los sectores de salud y educación.

En ese momento, Luna Gálvez incluso enfatizó que “el Legislativo es quien tiene la última decisión, porque le corresponde determinar cómo se distribuye los montos y partidas presupuestarias”.  Asimismo, el congresista se respaldó en la reciente sentencia del Tribunal Constitucional que interpreta el artículo 79 de la Constitución Política del Perú avalando la iniciativa de gasto del Congreso.

“Más aún recientemente el TC ha ratificado (…) que tal prohibición no impide que una iniciativa presentada por los congresistas pueda constituir una fuente jurídica para que el Poder Ejecutivo determine o considere la inclusión de las partidas necesarias en la ley de presupuesto anual para atender los gastos que requiera su materialización”, apuntó. 

Por su parte, el ministro de Economía y Finanzas, Kurt Burneo, invocó al Parlamento a ser cautelosos y evaluar bien lo que se iba a aprobar. “La prudencia significa que los gastos deben ser iguales a los ingresos, no solo porque financieramente eso es correcto, sino por mandato de la ley. Establecer financiamiento de supuestos hallazgos de la reserva de contingencia implica una decisión poco prudente”, enfatizó Burneo.

En tanto, el mismo lunes la presidenta del Consejo de Ministros, Betssy Chávez, reiteró que el Congreso no consideró en el dictamen original las recomendaciones técnicas del MEF, y que cualquier gasto adicional implicaría la reducción de otros compromisos previstos. Sin embargo, descartó “el rumor de una cuestión de confianza” e hizo un llamado al diálogo.

 

Los riesgos de un presupuesto no avalado 

 

Aunque no se llegó a ese punto, la tensión y el hecho de que inicialmente el Congreso no consideró las recomendaciones del MEF al aprobar el dictamen original en la Comisión de Presupuesto generó el rechazo de diversos especialistas en la materia y exministros de Economía. 

Carlos Oliva, presidente del Consejo Fiscal, enfatizó a OjoPúblico que, por lo menos, en los últimos 20 años no se ha visto que el Congreso apruebe el dictamen y posterior ley de presupuesto público sin el visto bueno del MEF.

Señaló que, si ese hubiera sido el caso, el principal riesgo era generar un mal precedente para que el Congreso maneje a su criterio el proyecto de presupuesto presentado por el Ejecutivo. “El mensaje de fondo es [el peligro de] que se afecte la institucionalidad. Eso es algo que vale muchísimo más que mil millones de soles. Si se rompe eso, ya entramos en tierra de nadie”, manifestó el también exministro de Economía.

El mensaje de fondo es [el peligro de] que se afecte la institucionalidad", dijo Carlos Oliva.

Por su parte, el economista Eduardo Recoba sostuvo que el Congreso manejó con desconocimiento la intención de utilizar los fondos de la Reserva de Contingencia, las cuales pueden eventualmente servir para mitigar la inflación, crisis alimentaria, crisis energética, entre otras situaciones. 

"Cuando uno pasa por alto el principio básico de ‘gasto hecho-gasto financiado’ dentro de las finanzas públicas, corremos el peligro de —por ejemplo— endeudarnos sin ningún tipo de apalancamiento financiero", apuntó. 

Ambos especialistas coincidieron en que si el Congreso aprobaba la ley de presupuesto con la negativa del Ejecutivo, el tema podría haber derivado en una cuestión de confianza. 

 

Se llegó a un consenso

 

Pese a los mensajes enfáticos tanto del Congreso como del Ejecutivo, el miércoles 30 de noviembre —plazo final para aprobar la Ley de Presupuesto Público 2023— los congresistas de la comisión encargada de evaluar el presupuesto y los funcionarios del MEF tuvieron un diálogo de más de seis horas para evaluar la viabilidad de centenares de medidas solicitadas por los parlamentarios durante el debate en el Pleno y las contempladas en el dictamen de la Comisión encargada. 

Así, se llegó a un texto final que —tras recibir la conformidad de la Presidencia del Consejo de Ministros— fue aprobado por el Parlamento con 77 votos a favor, 11 en contra y 13 abstenciones. 

Según informó Luna Gálvez, el MEF cedió en algunos pedidos de carácter social como destinar S/100 millones para el financiamiento del Programa Vaso de Leche, S/100 millones para las ollas comunes y S/50 millones para la devolución de los aportes del Fonavi.

Imagen: Congreso de la República

POR MAYORÍA. La representación nacional aprobó la Ley de Presupuesto Público para el año fiscal 2023 con 77 votos a favor.
Foto: Congreso de la República

 

Al respecto, el ministro Burneo enfatizó que, si bien se incluyeron algunas medidas prioritarias en la lucha contra la situación de pobreza, estas ahora sí están contempladas respetando el equilibrio presupuestal y fiscal. 

"Ha habido una preocupación genuina de incrementos en el caso del Vaso de Leche o en las ollas comunes, en cada caso se le ha dado S/100 millones. Pero aquí el tema importante es que esto ahora se hace respetando el equilibrio presupuestal", acotó.

También se acordó incorporar recursos para el nombramiento progresivo del personal CAS del Ministerio de Salud, el incremento en la remuneración de los docentes de universidades públicas, y financiamiento para atender el cáncer, la salud mental y hospitales.

Entre otras medidas, destacan, además, el financiamiento para la preparación y desarrollo de la Copa Mundial de Fútbol Sub 17-Perú 2023, la creación de la unidad ejecutora de la Autoridad Nacional de Control del Ministerio Público, y el nombramiento del personal de salud contratado en plaza presupuestada vacante en el sector Defensa, entre otros. 

En tanto, en la Ley de Endeudamiento se incorporaron medidas para evitar el desabastecimiento de combustible, aumentar el capital del Banco de la Nación y el pliego presupuestario para la Universidad Nacional Tecnológica de Fronteras San Ignacio de Loyola-Cajamarca, creado mediante DL 31562

Además, se autorizó la transferencia al MEF de las obligaciones a cargo de la Autoridad de Transporte Urbano para Lima y Callao (ATU), correspondientes al pago de indemnizaciones por laudo arbitrales y de la deuda tributaria de institutos armados del Ministerio de Defensa con Sunat mediante acta de conciliación. 

En tanto, en la Ley de Equilibrio Fiscal, se dispuso medidas para el fortalecimiento y administración financiera del sector público. 

Burneo Farfán recordó que el Presupuesto Institucional de Apertura (PIA) para el año fiscal 2023 asciende, en total, a S/214.790 millones, lo que representa un 9% más que este año. 

Fuente: MEF

EVOLUCIÓN ANUAL. El presupuesto destinado para el 2023 presenta un alza de 9% respecto al de este año. 
Fuente: MEF

 

El funcionario también detalló que los recursos para el sector educación aumentaron un 16,9 %, 7,9% en el caso de salud, 9,3% en protección social, 7,7% para orden público y seguridad, y 4,6% en transporte.

Finalmente, tras superar el impase, la presidenta del Consejo de Ministros, Betssy Chávez, reiteró el llamado al diálogo entre los poderes del Estado y enfatizó “que esto es una muestra de que podemos llegar a consensos”. Este mensaje lo dio luego de conocerse que hoy —1 de diciembre— el Pleno del Congreso votará la admisión de la tercera moción de vacancia presidencial contra Pedro Castillo. 

 

Noticias Relacionadas