AMBIENTES VENTILADOS. Es posible recibir las fiestas de manera segura si se mantienen las medidas sanitarias y se limita el contacto a los miembros del hogar.

Consejos para recibir la Navidad y Año Nuevo libres de Covid-19

Consejos para recibir la Navidad y Año Nuevo libres de Covid-19

AMBIENTES VENTILADOS. Es posible recibir las fiestas de manera segura si se mantienen las medidas sanitarias y se limita el contacto a los miembros del hogar.

Ilustración: Shutterstock

La Navidad y el Año Nuevo se celebrarán en medio de la propagación de la variante ómicron y del aumento de casos positivos en la última semana, los cuales oscilan entre 500 y 1.000 nuevos contagios diarios. En este informe presentamos una serie de recomendaciones para recibir las festividades de manera segura: burbujas sociales, espacios abiertos, ventilación en casa, mascarillas, distanciamiento social y vacunación. Autoridades de salud han advertido de la importancia de evitar que estas celebraciones se conviertan en el origen de una tercera ola en el país.

22 Diciembre, 2021

El aumento de contagios en Perú desde fines de noviembre y la rápida propagación de la variante ómicron suponen un gran reto para las fiestas navideñas y de Año Nuevo. Las autoridades de salud han advertido de la importancia de evitar que estas celebraciones se conviertan en el origen de una tercera ola en el país. Además, informes científicos han demostrado que reuniones navideñas pueden tornarse en espacios superpropagadores del virus como ha ocurrido en Europa. 

Por ejemplo, luego de una celebración empresarial por Navidad que se llevó a cabo en un restaurante en Oslo (Noruega), 80 de los casi 120 asistentes dieron resultado positivo para Covid-19 y 50 personas más que acudieron al mismo lugar luego de terminado el evento también contrajeron el virus. Un hecho similar se registró en España donde se detectaron más de 90 contagios, luego de una fiesta de Navidad en la que participaron 173 médicos del Hospital Regional Universitario de Málaga. En ambos casos, la mayoría de los contagiados estaban vacunados y lograron superar la enfermedad sin presentar síntomas graves ni hospitalización.

Todos queremos estar juntos en la siguiente Navidad. No hay que estar exponiéndose innecesariamente”, dijo Yolanda Angulo.

Sin embargo, nadie quiere que una reunión festiva se convierta en una fuente de contagio y ponga en riesgo a los seres queridos. Por eso, los especialistas coinciden en que en estas fiestas se pueden reducir al mínimo las probabilidades de contagios teniendo en cuenta cinco aspectos relevantes: evitar las reuniones fuera de su círculo cercano; no exponerse a las aglomeraciones; optar por espacios abiertos y ventilados; mantener el uso de mascarilla y distanciamiento físico, sobre todo, en lugares cerrados, y asegurarse que los asistentes cuenten con la vacunación completa y, si son elegibles, reciban su refuerzo. 

Estas medidas difundidas a lo largo de la pandemia de la Covid-19 han demostrado ser eficaces para reducir los contagios y las probabilidades de desarrollar una enfermedad grave y la muerte. “Es importante recordar que las vacunas funcionan, que se han trabajado para que no terminemos hospitalizados o graves. Pero si muchos de nosotros nos enfermamos a la vez, va a haber una pequeña fracción que va a necesitar estar hospitalizada o servicios de salud que son importantes para atender a personas con otro tipo de complicaciones”, advirtió Gabriela Salmón, especialista en salud pública.

Ilustración: Claudia Calderón

 

La burbuja social 

 

Desde mediados de 2020, el concepto de burbuja social se propuso como una manera de permitir la interacción y, a la vez, permanecer protegido frente a la Covid-19. Esta medida consiste en que un ciudadano cuenta con un grupo definido de personas que pertenecen a su burbuja, dentro de la cual se flexibilizan las normas de distanciamiento y se tiene un contacto físico más cercano. Un ejemplo de ello puede ser el círculo familiar que vive en la misma casa o las personas que comparten un domicilio. “Es importante tratar de no tener reuniones con muchas personas, sino con aquellas que están en nuestra casa o en nuestra burbuja y que sabemos que tienen los mismos cuidados”, afirmó Gabriela Salmón, investigadora en salud pública.

Es importante que las personas conserven todas las medidas de protección posibles cuando interactúan con individuos fuera de ese grupo. Además, un mismo miembro no puede pertenecer a dos burbujas sociales distintas. Esta estrategia de salud pública debe ser tomada en cuenta, sobre todo, en esta temporada de festividades caracterizada por la unión con los seres queridos, pero que se da en medio de una pandemia y con una nueva variante en circulación.

El Gobierno de Perú ya anunció que está prohibido todo tipo de reuniones y eventos sociales, incluyendo los que se realizan en domicilios, reuniones y visitas familiares; por lo que, la celebración de estas fiestas se limita solo a los miembros que habitan en la misma casa. Alexis Holguín Ruiz, director general de la Dirección General de Intervenciones Estratégicas en Salud Pública, explicó en una nota anterior de OjoPúblico que la norma prohíbe “las visitas de familiares que no conviven en el hogar”. 

Autoridades de salud han advertido de la importancia de evitar que estas festividades se conviertan en el origen de una tercera ola"

Esto ayuda a que si una persona de la burbuja social presenta posibles síntomas de Covid-19 se pueda aislar y avisar a las personas con las que estuvo en contacto y que pertenecen a su misma burbuja. De esta manera, se limita la propagación del virus. Una investigación, publicada en marzo de 2021 en la revista “Nature” y basada en un modelo que simuló interacciones entre 11 millones de habitantes de Bélgica, encontró que las burbujas domésticas —las cuales incluyen entornos de familiares extendidos— tienen el potencial de reducir el ingreso hospitalario en un 90%. 

En esa misma línea, un estudio de caso, realizado en Reino Unido durante 2020 y publicado en marzo de 2021, halló que las burbujas sociales redujeron las muertes en un 42% en comparación con un aumento no agrupado de contactos. No obstante, los autores advierten que “el correspondiente aumento de la mortalidad es proporcional al aumento del riesgo de epidemia”. Además, los investigadores señalan que seguir esta recomendación evita adoptar medidas extremas como el aislamiento social obligatorio. 

Yolanda Angulo, médica investigadora en epidemiología clínica, indicó —además— que, las burbujas sociales evitan que las personas se conviertan en transmisores del virus. La especialista explicó que, durante las festividades, es importante no asistir a reuniones presenciales con amigos o compañeros de trabajo, pues estos eventos pueden convertirse en espacios supercontagiadores. “Más que hablar de una cantidad, es no reunirse con personas que no pertenecen a nuestra burbuja social”, señaló.

 

Espacios abiertos  y ventilados

 

Los especialistas recomiendan que el contacto entre personas se realice en espacios abiertos, pues el aire fresco dispersa el virus y evita el contagio por aerosoles. Cuando una persona habla expulsa partículas grandes, conocidas como gotículas respiratorias, que caen rápidamente al suelo y superficies cercanas y otras más pequeñas, conocidas como aerosoles, que permanecen suspendidas en el aire. Ambos tipos de secreciones pueden transportar virus, pero los aerosoles pueden estar flotando en el ambiente por un período de entre 30 minutos (para una partícula de cinco micras) y 12 horas (para una partícula de una micra).

Fiestas de navidad con Covid-19

BURBUJAS. Están prohibidas las reuniones sociales y la celebración de las festividades se deben limitar a los miembros de un mismo hogar. 
Foto: Andina/Renato Pajuelo

 

“El flujo de aire influye fuertemente en el transporte de aerosoles cargados de virus en contraste con las gotas, que se depositan rápidamente debido a la gravedad”, concluyó un artículo publicado en “Science” en agosto de 2021. Por eso, Soto recomendó como una de las medidas principales interactuar en espacios abiertos. El infectólogo explicó que la buena ventilación puede hacer que esas partículas de menor tamaño y peso se dispersen y, por lo tanto, haya menos concentración de carga viral en el ambiente.

Gabriela Salmón también recomendó que las reuniones se propicien en un espacio abierto si las condiciones climáticas lo permiten, como ocurre en la capital durante estas fechas. No obstante, la experta en salud pública aconsejó mantener las ventanas abiertas, si es que la única opción es estar en un espacio cerrado. “Hay estudios que demuestran que incluso teniendo las ventanas abiertas hay una gran diferencia en el recambio de aire”, dijo a este medio.

En esa línea, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos resaltan la importancia de mejorar la ventilación dentro del hogar para reducir al mínimo las posibilidad de contagio. Algunos de los consejos consisten en abrir las puertas y ventanas lo más que se pueda, usar ventiladores que apunten hacia el exterior de la casa para mover las partículas de virus en el aire hacia afuera del hogar y encender los extractores de la cocina y el baño para evitar que los aerosoles se concentren en un solo lugar.

En contraste con las medidas de hace un año y teniendo en cuenta estas menores probabilidades de contagio en estos espacios, las restricciones actuales permiten el ingreso a lugares abiertos como playas, ríos, lagos y lagunas, siempre que se cumplan con las medidas sanitarias y no se produzcan aglomeraciones ni se vendan bebidas alcohólicas ni alimentos. “Incluso un paseo al aire libre podría ser más recomendable que estar todos encerrados en casa o reuniéndonos con personas que no habitan con nosotros”, advirtió Yolanda Angulo.

 

Cuidado con las aglomeraciones 

 

Tanto la Navidad como el Año Nuevo son dos celebraciones en las que las personas acuden  con más frecuencia a los centros comerciales y galerías para realizar compras; sin embargo, la alta recurrencia a estos espacios, en su mayoría, cerrados constituye un factor de riesgo para el contagio. Un artículo publicado en “Nature” explica que la transmisión del virus en enfermedades que se contagian por el aire como la Covid-19 se produce, principalmente, a través de reuniones de contacto estrecho.

Frente a este panorama, el Estado peruano ha limitado el aforo a los establecimientos de ventas a un 60% de su capacidad máxima en las regiones con un nivel de alerta moderado y a 40 % en los lugares de alerta alta. Al respecto, la médico-cirujana Angulo señaló que aunque el aforo se haya reducido, puede promoverse una aglomeración de personas y, de esa manera, un mal flujo del aire que incrementa el riesgo de contagio. “Un centro comercial puede parecer un lugar abierto, pero no hay la misma circulación de aire en un establecimiento vacío que en uno con un aforo reducido o completo”, indicó.

Por eso, la principal recomendación para las compras navideñas consiste en evitar las aglomeraciones y, en lo posible, adquirir los productos por otros medios como páginas web y delivery. “Si yo voy a un lugar y estoy pegado a una persona, estoy rompiendo el distanciamiento social y ya no me estoy protegiendo”, dijo Leslie Soto, médico infectólogo de la Universidad Privada Cayetano Heredia, a OjoPúblico. De hecho, un estudio publicado en “The Lancet” en agosto de 2021 demostró que la reducción del movimiento de la población en áreas suburbanas de Argentina, Brasil, Colombia, Guatemala y México se asoció con una disminución posterior en la incidencia de Covid-19.

 

Mascarillas y distanciamiento

 

El uso de doble mascarilla y el distanciamiento físico sirven como barreras para la propagación del virus. Angulo afirmó que la aplicación de estas dos medidas disminuye las probabilidades de contagio, las cuales son altas si se tiene en cuenta que un minuto de conversación puede producir al menos 1.000 aerosoles que se mantienen en el aire por más de ocho minutos. 

“Si usamos un medio como la mascarilla y además mantenemos una distancia mayor de dos metros entre persona y persona vamos a evitar que quien esté con el virus y es asintomático nos contagie”, explicó. El uso de dos cubrebocas continúa como parte de las medidas sanitarias dictadas por el Gobierno, en caso se use una mascarilla quirúrgica debe ir acompañada por una de tela.

Esta medida ha demostrado tener un bloqueo del virus mayor al 80% en experimentos con humanos, de acuerdo con una revisión de literatura científica realizada por los CDC de Estados Unidos. “Hasta que las tasas de vacunación sean muy altas, serán necesarios controles continuos, mascarillas ajustadas y respiradores”, advierte uno de los estudios analizados. El Ministerio de Salud de Perú informó, además, que está permitido el uso de una sola mascarilla KN95, la cual puede bloquear los virus hasta en un 99%, según una investigación publicada en enero de este año que utilizó un simulador de aerosol para la tos. 

Los informes hechos en contextos reales también evidenciaron la efectividad de las mascarillas para reducir las infecciones. Un estudio de casos y controles en Tailandia halló que las personas que usaron siempre “una mascarilla durante exposiciones de alto riesgo experimentaron una reducción de más del 70% en el riesgo de contraer una infección en comparación con personas que no usaron máscaras en estas circunstancias”.

 

 

La importancia del esquema completo de vacunación 

 

Las fiestas navideñas y de fin de año son ocasiones especiales para agradecer lo bueno del año y los especialistas consultados por OjoPúblico coinciden en que el acceso a vacunas en tiempo récord y a escala masiva es una de las buenas noticias. “Hay que aprovechar la maquinaria que nos está brindando el Estado para vacunarnos”, resaltó Angulo. 

Esta medida de salud pública reduce considerablemente el riesgo de contraer una enfermedad grave, requerir hospitalización y la muerte. Aunque la nueva variante de preocupación ómicron parece tener capacidades para evadir la respuesta inmune producida por la vacunación y por la recuperación de la enfermedad, informes preliminares apuntan a que la aplicación de una dosis de refuerzo ayuda a potenciar esta respuesta y hacer frente al contagio. 

La recomendación es que todos se vacunen y al tercer mes se aplique el refuerzo", afirmó Leslie Soto.

Los laboratorios Pfizer y BioNTech informaron que el suero sanguíneo de aquellas personas contagiadas con ómicron y que recibieron dos dosis de su vacuna mostró una reducción en la cantidad de anticuerpos neutralizantes 25 veces menor que con la cepa original. Además, en el ensayo que realizaron hallaron que una tercera aplicación aumenta los niveles de concentración de estos anticuerpos y neutraliza la nueva variante. “Aunque las dos dosis aún pueden proteger contra la enfermedad grave provocada por la variante ómicron, se ve por estos datos preliminares que la protección mejora con una tercera dosis de nuestra vacuna”, dijo el presidente de Pfizer, Alberto Bourla.

covid-19 fiestas navideñas pruebas

PRECAUCIONES. Aislarse y realizarse una prueba Covid-19 son importantes para evitar la propagación del coronavirus.
Foto: Andina/Carla Patiño

 

Por ello, el Ministerio de Salud ha insistido en la necesidad de que las personas completen su vacunación y ha adelantado el tiempo de espera para recibir la tercera dosis a solo tres meses luego de la segunda. Además, desde el 10 de diciembre, es necesario que todas las personas que quieran ingresar a espacios públicos como centros comerciales y transporte público presenten su carnet de vacunación. “La recomendación es que todos se vacunen y al tercer mes se aplique el refuerzo para que potencie las defensas que tenemos y podamos atacar a esta variante nueva”, indicó Leslie Soto.

No obstante, la médica e investigadora Yolanda Angulo recordó que las vacunas funcionan principalmente para evitar muertes, presentar un cuadro grave, terminar en Unidad de Cuidados Intensivos o necesitar un ventilador, pero que estas no evitan que las personas inmunizadas actúen como transmisoras del virus. Por ello, es necesario continuar con las medidas conocidas. “Las personas que están vacunadas incluso con terceras dosis tienen que seguir manteniendo las medidas correspondientes: uso de mascarillas, distancia social, evitar los lugares concurridos, las aglomeraciones y otras medidas de higiene social como el lavado de manos”, enfatizó. 

 

Pensar en todos


Mantener la burbuja social, optar por espacios abiertos y ventilados, evitar las aglomeraciones, usar mascarilla y mantener el distanciamiento, y continuar con la vacunación son cinco recomendaciones claves para estas fiestas. Sin embargo, existen dos aspectos importantes que son necesarios tener en cuenta para recibir estas fechas de manera segura y responsable: el lavado de mano y las pruebas de Covid-19.

Los especialistas afirman que el lavado de manos con agua y jabón es una medida de salud pública que se debe mantener de forma permanente, pues evita la propagación del nuevo coronavirus y de otras enfermedades infecciosas. Además, aconsejan que ante cualquier posible síntoma de infección por Sars-CoV-2 o contacto con alguien que ha dado positivo, es importante hacer una prueba y aislarse, incluso, sin tener los resultados. “Si alguien tiene algún síntoma respiratorio cualquiera que sea, debe descartar que no tenga Covid-19”, indicó Leslie Soto.

Al respecto, Gabriela Salmón agregó que sería ideal que las personas puedan hacerse una prueba antes de acudir a una reunión, sobre todo, si participan personas vulnerables, como ocurre en otros países. Sin embargo, Yolanda Angulo indicó que, teniendo en cuenta el contexto, lo aconsejable es que las pruebas, principalmente, moleculares se restrinjan a casos muy puntuales como vuelos al extranjero o vuelos a nivel nacional cuando no se tenga el carnet de vacunación. Los resultados de los otros tipos de pruebas dependen mucho del tiempo de enfermedad y de la aparición de los síntomas, por lo que no son 100% efectivas. "Ninguna prueba que no sea la molecular es efectiva al 100%", explicó Angulo.

El incumplimiento de estas medidas aconsejadas por los expertos puede afectar a la sociedad en general. El aumento de casos y, en consecuencia, la necesidad de atención médica satura los sistemas de salud e impide que todas las personas, tanto las que tienen Covid-19 como las que no, puedan ser tratadas. Asimismo, es importante continuar con estas recomendaciones porque no solo contribuyen a proteger a una persona del contagio, sino a cuidar a los de su entorno. “Todos queremos estar juntos en la siguiente Navidad. No hay que estar exponiéndose innecesariamente”, finalizó Angulo.