Solapas principales

Gremios empresariales forman nueva coalición luego de discrepancias políticas con Confiep

Once organizaciones empresariales del sector exportador, turismo, manufactura y transporte formaron la Unión de Gremios del Perú para actuar como una alianza paralela a la Confiep porque, dijeron, que no se sienten representados y habían tenido discrepancias políticas. Algunas de las integrantes de este nuevo grupo son Adex, Canatur y la Sociedad Nacional de Industrias.

BLOQUE. La Asociación de Exportadores (Adex), la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) y la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) representan esta coalición.

BLOQUE. La Asociación de Exportadores (Adex), la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) y la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) representan esta coalición.

Composición: OjoPúblico

La Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep) ha sido por mucho tiempo el principal vocero de los principales grupos económicos del país, un actor constante en las coordinaciones y mesas de trabajo que se entablan entre el Estado y el sector privado. Pero el 16 de julio se anunció la conformación de una nueva organización que busca competir en representatividad en la toma de decisiones, con un enfoque más político. 

Se trata de la “Unión de gremios del Perú”, integrada por 11 agrupaciones entre las que destacan la Asociación de Exportadores (Adex), presidida por Erik Fischer y que reúne a negocios del sector exportador, manufacturero e industrias extractivas; la Cámara Nacional de Turismo en el Perú (Canatur), dirigida por Carlos Canales y que agrupa a hoteles, agencias de viaje y más; y la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), bajo el liderazgo de Ricardo Márquez y con compañías del sector alimentos, bebidas y otros.

En su comunicado oficial, el grupo indicó que su alianza representa a “cuatro millones de empresarios de la industria, comercio, exportaciones, transporte, turismo, tecnología, servicios, y micro y pequeñas empresas”. Su objetivo, dijeron, será defender un modelo de economía social de mercado, impulsar la reactivación económica y la generación de empleo, pero también sentaron su posición contraria a la reforma total de la Constitución.

“[La Unión de gremios del Perú] reconoce la necesidad de cambios y reformas que deben darse respetando en el marco de nuestra Constitución vigente y el Estado de Derecho; puesto que existen los mecanismos suficientes que permiten realizar cambios urgentes para el bien del país sin pretender la reforma total de la Constitución. Los representantes de esta coalición señalan la necesidad de un Consenso Nacional (...) dentro de un marco democrático y de libertad”.

El pronunciamiento fue en alusión a la promesa de campaña de Pedro Castillo, quien ha insistido en que se concrete este cambio. “El Perú del Bicentenario merece una Constitución forjada desde el diálogo, la reconciliación y el compromiso con la dignidad de todos/as. Una constitución impulsada por su noble pueblo y aprobada en democracia, sin amenazas golpistas”, señaló el presidente electo en su cuenta de Twitter el mismo día en que se anunció el colectivo empresarial.

Los otros integrantes del grupo son la Cámara Nacional de Comercio, Producción, Turismo y Servicios (PerúCámaras), que agrupa a este tipo de organizaciones en todo el país y tiene como presidente a Carlos Durand Chahud, por la Cámara de Comercio de Lima (CCL). También la Plataforma Nacional Gremios Mipymes, representante de 120 grupos de pequeños comerciantes y cámaras regionales; y la Asociación Peruana de Desarrolladores de Software y Servicios Relacionados (Apesoft).

Logos empresas
ALIANZA. Los gremios del sector exportador, turismo, manufactura y transporte que forman este nuevo bloque suscribieron un pronunciamiento en conjunto contra el JNE, en junio.
Foto: SNI.

 

A ellos se sumaron cinco gremios de transporte terrestre de personas, carga y mercancías que en marzo de este año lideraron paralizaciones y bloqueos de carreteras demandando la reducción del cobro de peajes y la eliminación del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) al diésel. Estas son la Asociación Nacional del Transporte Terrestre de Carga (Anatec); el Gremio Nacional de Transportistas y Conductores (GNTC Perú y GNTC Arequipa), la Unión Regional de Transportistas de Macro Región Norte y la Confederación de Transportistas Terrestres del Perú (CTT).

 

“No nos hemos sentido representados”

A fines de junio, los integrantes de este nuevo bloque ya se habían pronunciado de manera colectiva contra las decisiones del Jurado Nacional de Elecciones (JNE). Siguiendo el mismo discurso, estos gremios -a los que se sumó en aquella ocasión la CCL- calificaron de restrictivas las fechas y horarios fijados por el organismo electoral para recibir los masivos pedidos de nulidad de resultados electorales mesas de votación de regiones, impulsados Keiko Fujimori.

El presidente de Canatur, Carlos Canales, explicó a OjoPúblico que los gremios del nuevo colectivo tienen posiciones económicas y políticas coincidentes, y venían manifestándose de manera conjunta en comunicados públicos, por lo que ve natural que se consoliden en una alianza. Es más, sostuvo que el nuevo bloque les dará mayor representatividad al expresar su agenda y servirá como vehículo de diálogo con el próximo gobierno. 

“Cuando nos sentemos a conversar con el próximo gobierno tendremos mayor solidez al discutir las medidas que deban tomarse para lograr una reactivación económica que ayude a la generación de empleo. En el tema político, por ejemplo, consideramos que una Asamblea Constituyente no es oportuna, pues existen otras formas de hacer cambios a la Constitución a través del Congreso”, dijo.

El dirigente del sector turismo dijo que las agrupaciones que hoy forman la “Unión de gremios del Perú” no se sentían representadas por la Confiep en los temas de coyuntura política, pero sobre todo en el comportamiento que mantuvieron las grandes empresas durante el primer año de la pandemia.

Los gremios no coincidían con la Confiep respecto al rol del sector privado en la pandemia".

“Nosotros no nos hemos sentido representados por la Confiep en la mayoría de casos. Tenemos distintas posiciones respecto a las propuestas de reactivación económica, el rol del sector privado en la pandemia para conseguir, por ejemplo, equipos de oxígeno a costo razonable, los cuestionamientos a la banca, a los seguros, a las medicinas con precios inadecuados y monopolios que no promueven los fármacos genéricos”, señaló Canales.

Tras ser consultado por el comunicado que enviaron contra el JNE y la postura política que adoptarán desde este bloque gremial, Canales dijo que respetan las atribuciones del ente electoral para proclamar al próximo presidente de la República, pero el Congreso debe investigar las denuncias que se han hecho en torno al proceso. Bajo el mismo argumento de Fuerza Popular, mencionó un posible fraude, a pesar de que no existe una sola evidencia.

“El Congreso y los poderes del Estado, y el Poder Judicial en su oportunidad, tendrán que ejercer los procedimientos necesarios si hubieron irregularidades. Pero no podemos apartarnos del cauce constitucional y del JNE”, dijo.

Canales Anchorena brindó asistencia técnica al plan de gobierno de Renovación Popular, partido dirigido por Rafael Lopez Aliaga, político que apoyó la candidatura de Fujimori en segunda vuelta. Una de las empresas asociadas a Canatur es el casino Golden Investment S.A., conocido como Casino Golden Palace y tiene como dueño al empresario José Sam Yuen, investigado por el Equipo Especial Lava Jato por presuntamente reclutar a 11 falsos aportantes para la campaña de Fuerza Popular en 2011 y 2016.


Punto de quiebre con la Confiep

La consolidación de este nuevo colectivo es el colofón de una historia de desencuentros entre empresarios con la dirigencia de la Confiep, los mismos que se agudizaron durante la gestión de María Isabel León como presidente del gremio. El primer conflicto en el sector fue el 28 de noviembre del 2019, durante la Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE) que se desarrolló en Paracas, Ica.

En aquel evento, León dijo tener “3 millones 650 mil razones” para pedirle a los empresarios que financiaron campañas electorales que “den un paso al costado”, por el bien del país, de sus empleados y la ética. Su discurso ocurrió diez días después de que el presidente del Directorio de Credicorp Ltd., Dionisio Romero Paoletti, revelara ante el fiscal del Caso Lava Jato, José Domingo Pérez, que hizo un aporte en efectivo por US$ 3,6 millones a la campaña de Keiko Fujimori en 2011.

"Así como yo me he enterado por la prensa de esta crisis reputacional, lamentablemente algunas empresas han hecho financiamientos indebidos a las campañas políticas, les digo con toda la sinceridad, que (…) tengo 3 millones 650 mil razones para pedirles a estos empresarios que han hecho las cosas de manera irregular que den un paso al costado (…) desde Confiep les digo con mucha sinceridad, corrupción nunca más”, declaró en esa oportunidad.

Otro punto de quiebre fue la crisis política generada tras la vacancia del presidente Martín Vizcarra. El 10 de noviembre, la SNI, Adex, CCL y PerúCámaras emitieron un comunicado para expresar su confianza en que Manuel Merino respetará “el proceso electoral ya convocado y la neutralidad de los poderes”. En tanto, la Confiep, se pronunció primero invocando a la reflexión, y luego pidiendo la renuncia de Merino de Lama.

Óscar Caipo
GREMIO. Óscar Caipo, actual presidente de la Confiep y socio principal de la empresa de auditoría KPMG.
Foto: Confiep.

 

Pero es durante la pandemia donde se consolidaron las diferencias, puntualmente por el proceso de vacunación, pues un grupo de empresas quería adquirir lotes para sus trabajadores. La Confiep preparó una propuesta, pero en marzo, tras reunirse con el Ejecutivo, María Isabel León indicó que no insistirán con el pedido, al menos no durante el primer semestre del año.

Días después de su declaración, la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) aseguró que el sector privado estaba en capacidad de adquirir hasta 20 millones de dosis de vacunas cuando se supere la fase de escasez del producto. Este gremio también se opuso a los ceses colectivos planteados por la Confiep en la primera etapa de la pandemia, pues su propuesta era que el Ejecutivo eleve los subsidios a las compañías para evitar la desvinculación de sus trabajadores.

En tanto, el presidente del Gremio de Salud de la Cámara de Comercio de Lima (CCL) y excandidato fujimorista, Sandro Stapleton, dijo que la Confiep había claudicado en el propósito de la vacunación. “Se ha rendido ante tanta dificultad (...) La Confiep puede decir no voy a comprar (las vacunas)”, pero la CCL es otro gremio que representa a 16 mil empresas”, dijo Stapleton en una ­entrevista con el diario Gestión

Uno de los temas en conflicto fue el debate sobre la adquisición de vacunas por parte de las empresa".

Consultada por OjoPúblico, María Isabel León no quiso pronunciarse para este reportaje. Canales, por su parte, confirmó que este fue uno de los temas más tensos de representación, pero que “la Confiep cedió terreno y no insistió en algo que considerábamos indispensable”. Sin embargo, el Ministerio de Salud ha señalado en varias oportunidades que no hay ningún impedimento para que los privados accedan a las dosis, el problema es que los laboratorios prefieren vender a gobiernos a mayor escala.

También indicó que en el sector de turismo y hotelería sus propuestas no eran debidamente canalizadas por el gremio que actualmente dirige Óscar Caipo. “Sus propuestas de reactivación económica se concentran en la gran empresa pero, por ejemplo, el 70% de nuestros integrantes son micro y pequeñas empresas. Tenemos a miles en desempleo y negocios que no pueden reabrir”, añadió Canales.

Los actores tradicionales en las mesas de negociación entre el sector privado y el Ejecutivo son la CCL, la SNI y la Confiep, pero ahora este último tendrá un bloque opuesto más numeroso. OjoPúblico consultó al mencionado grupo por el impacto que tendrá la creación de esta nueva alianza en su rol de representación habitual, y si bien felicitó la iniciativa, destacó que siguen siendo el “gremio de gremios”.

“En Confiep saludamos que se consoliden voces que puedan reflejar las posiciones de los empresarios en la agenda pública y se evidencie la importancia del tejido empresarial en el país. Confiep es una organización empresarial que congrega a 22 gremios empresariales de 10 sectores económicos incluyendo las pymes. Somos el gremio de gremios y la voz del empresariado nacional en distintos foros nacionales e internacionales”, respondieron a la consulta, en un comunicado.

En su respuesta, la organización liderada por el socio principal de la auditora KPMG, Óscar Caipo, subrayó que no existe un distanciamiento gremial porque ninguna de las asociaciones que conforman el nuevo bloque era parte de la Confiep en la actualidad. “Por el contrario, felicitamos la iniciativa y seguiremos trabajando en conjunto como lo hemos venido haciendo”, añadieron.

Adex renunció a la Confiep en 2014 para tener una mayor autonomía en la exposición de su agenda económica, y una década atrás hicieron lo mismo la Cámara de Comercio de Lima (CCL) y la Sociedad Nacional de Industrias (SNI). No había vuelto a ocurrir una separación de esta magnitud hasta febrero de 2021, en que la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco) abandonó su membresía luego de ser uno de los socios fundadores del gremio.

A la fecha, entre las asociaciones gremiales que acompañan a la Confiep está la Asociación Automotriz del Perú (AAP), la Asociación de AFP, la Asociación de Bancos (Asbanc), la Asociación Nacional de Laboratorios Farmacéuticos (Alafarpe), la Sociedad de Comercio Exterior (Comex Perú), la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP) y más.

 

Noticias Relacionadas