Un grupo de médicos y exfuncionarios del Vacunagate recibieron hasta cinco dosis de vacunas

El Ministerio de Salud excluyó a los involucrados en el Vacunagate del Padrón Nacional de Vacunación, pero varios de ellos ya habían sido inmunizados con su tercera, cuarta e incluso quinta dosis. De acuerdo al Colegio Médico del Perú se pusieron filtros en la vacunación para colegiados aunque algunos profesionales trataron de evadirlos y han acudido a sus instalaciones buscando ser vacunados con más dosis.

CUESTIONAMIENTO. El ministro Óscar Ugarte calificó a estas acciones como un “aprovechamiento indebido de la campaña nacional”.

CUESTIONAMIENTO. El ministro Óscar Ugarte calificó a estas acciones como un “aprovechamiento indebido de la campaña nacional”.

Foto: Andina

Mientras millones de peruanos aún esperan por dosis de la vacuna contra la Covid-19, el expresidente Martín Vizcarra Cornejo, quien ya había sido inmunizado de manera irregular y secreta con dosis extras de Sinopharm fuera del ensayo clínico, anunció en sus redes sociales una tercera dosis de Pfizer, ofrecida de manera gratuita por el Estado.

El hecho, calificado por el ministro de Salud, Óscar Ugarte Ubilluz, como un “aprovechamiento indebido de la campaña nacional”, ha puesto en evidencia un error del Ministerio de Salud (Minsa), al no actualizar el Padrón Nacional de Vacunación con los implicados en el caso conocido como Vacunagate. Esto permitió que más de 50 personas vacunadas irregularmente con las dosis del ensayo, entre ellas el expresidente Vizcarra y el exviceministro de Salud Pública, Luis Suárez Ognio, recibieran adicionalmente las dosis, pero ahora en el marco de la campaña oficial de vacunación.

Solo después del anuncio de Vizcarra, esta semana el Minsa excluyó del padrón de vacunación a las más de 460 personas que recibieron las dosis de manera irregular en el ensayo de Sinopharm, pero muchas de ellas ya han recibido las nuevas dosis. Esto, debido a que los subsistemas de salud, encargados de elaborar los padrones para profesionales médicos, no actualizaron sus bases de datos tras el escándalo del Vacunagate, a pesar de que la situación había sido advertida en abril por algunos medios, entre ellos OjoPúblico.

Es un aprovechamiento indebido de la campaña nacional”, dijo el ministro Ugarte sobre el proceder de Vizcarra.

El análisis de los datos revela ahora que al menos once médicos colegiados se inocularon entre cuatro y cinco vacunas, debido a que accedieron primero a una inmunización irregular y secreta, en el contexto del ensayo clínico de Sinopharm (en donde varios recibieron triple dosis), y luego a la inmunización oficial (dos dosis). Por lo menos un médico llegó a recibir cinco dosis de Sinopharm.

Vacunación de Vizcarra
CUESTIONADO. El exmandatario anunció a través de redes sociales que había recibido una tercera dosis de Pfizer. 
Foto: Twitter/Martín Vizcarra 

Entre este grupo figuran profesionales dedicados a la práctica particular y con cargos ejecutivos en empresas del rubro Salud. Es el caso de Claudia Gianoli Keller, accionista mayoritaria (80%) de Suiza Lab, que recibió una primera dosis de Sinopharm el 22 de octubre de 2020 y el refuerzo, el 12 de noviembre de 2020. Según la información del Minsa, además, recibió una tercera y cuarta vacuna entre marzo y abril, por ser médica colegiada.

La médica cirujana de 35 años, Ibire Hurtado Castro, que también labora en Suiza Lab, luego de recibir dosis de Sinopharm, manera irregular, los días 12 de noviembre y 3 de diciembre de 2020, volvió a recibir una vacunación completa con dosis de este laboratorio, el 27 de marzo y 17 de abril de 2021, según el registro CMP. Es decir, recibió cuatro dosis de la vacuna.

El infectólogo Fernando Mejía Cordero (38) especialista de la Clínica San Felipe e investigador de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, fue vacunado entre el 13 de octubre y 10 de noviembre de 2020. Sin embargo, también fue uno de los primeros en recibir dosis durante la campaña de inmunización al personal de salud. OjoPúblico intentó conversar con el especialista, pero se negó a brindarnos más detalles sobre las razones que lo llevaron a recibir dosis extras de esta vacuna de virus inactivado.

En similar situación se encuentran el dermatólogo Gerardo Jiménez Luna, y el cirujano cardiovascular Víctor Mendizábal Quiñones (65), quien además es cuñado de Arturo Jarama, director de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Relaciones Exteriores, un personaje clave en la compra de vacunas Covid-19. Además, Miguel Benito Masías (63), director de la clínica de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

“Esto nos ha generado gran malestar. Aún hay profesionales que no han sido vacunados”, indicó Edén Galán.

También recibió cuatro dosis el exdirector del Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades (CDC), Luis Rodríguez Benavides (52), quien recientemente fue señalado por una Comisión del Ministerio de Salud, como uno de los responsables de la falta de actualización de la cifra real de fallecidos por Covid-19. Asimismo, Rommel González Seminario (47), jefe de la Dirección de Salud de Tumbes.

Un caso aparte es Luis Suárez Ognio, quien recibió tres vacunas de Sinopharm en el marco de los cuestionados ensayos clínicos y, en junio de este año, recibió una cuarta vacuna de Pfizer, durante la vacunación a adultos mayores. Una situación similar ocurrió con Víctor Cuba Oré (72), exdirector de la Oficina de Cooperación Técnica Internacional del Minsa: recibió tres dosis de Sinopharm los días 27 de octubre y 17 de noviembre de 2020 y el 14 de enero de 2021 y, meses después, recibió dos vacunas más de Pfizer, durante el proceso de inmunización a adultos mayores. Así también, el exministro de Salud Eduardo Prettel Zarate (89), recibió dos vacunas de Sinopharm y posteriormente, dos dosis más de la vacuna de ARN mensajero.

OjoPúblico identificó en el portal de consulta del CMP, que 84 médicos inmunizados con dosis completas en el Vacunagate, estaban habilitados para volver a ser vacunados, a través de esta institución. Entre ellos, los investigadores del ensayo clínico de Sinopharm Germán Málaga Rodríguez y Hugo García Lescano. No obstante, Edén Galán-Rodas, médico investigador y secretario del Interior del CMP, explicó que este aplicativo web es una herramienta referencial, pues luego de conocerse la inmunización irregular “bloquearon la posibilidad de vacunarlos”.

No tenemos evidencia que justifique la aplicación de una tercera dosis", advirtió el epidemiólogo César Ugarte.

“Desde que empezamos a vacunar, imaginamos que esto podía suceder. Sin embargo, no se nos pasó por la cabeza que el Minsa sí dejaría abierta la posibilidad [de volverlos a vacunar]. Eso pasó con el vicedecano, Ciro Maguiña Vargas (65). Él no se ha vacunado en los establecimientos del CMP. Nuestra vacunación ha sido personalizada”, indicó el especialista a este medio.

Un profesional colegiado que apareció en la lista del Vacunagate, cuya identidad pidió mantener en reserva, dijo a OjoPúblico que la segunda semana de abril fue contactado desde el CMP para que acuda a vacunarse. A pesar de las medidas implementadas, Edén Galán reconoce que en casos puntuales pudo haber filtraciones o equivocaciones. Incluso, advirtió que algunos médicos (fuera del caso Vacuganate) que se vacunaron en sus establecimientos de salud, visitaron las instalaciones del Colegio Médico sin haber sido citados, para recibir más dosis. “Esto nos ha generado gran malestar, pues aún hay brechas de profesionales de la salud que no han sido vacunados”, reveló el representante del gremio.

Dentro de la lista de más de 460 personas vacunadas en secreto con Sinopharm, hay un grupo de 22 médicos colegiados que solo registraron la aplicación de una dosis. Por esta razón, algunos tuvieron que volver a ser inmunizados durante la campaña de vacunación regular. Este es el caso de Ciro Maguiña, quien en un descargo enviado a medios de comunicación, confirmó que había recibido una segunda y tercera dosis de Sinopharm los días 12 de marzo de 2021 y 5 de abril de 2021, por ser médico asistente del Hospital Cayetano Heredia.

Vacunas de Sinopharm
SIN EVIDENCIA. Especialistas sostiene que no existen estudios sobre la eficacia de la aplicación de más de tres dosis.
Foto: Andina

Dobles dosis y vacunas distintas

 

La aplicación de más de dos dosis de una misma vacuna (como en el caso de los que fueron inoculados con Sinopharm como parte del ensayo clínico y, posteriormente, como personal de salud) es una práctica que aún no cuenta con suficiente evidencia científica, explica el médico epidemiológico e investigador de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, César Ugarte Gil. 

“No tenemos evidencia para que se justifique la aplicación de una tercera dosis [o más]. Además, hay otras prioridades, gente que no tiene ni una sola vacuna. Estamos en una emergencia, lo importante de la vacunación no es solo que me proteja [como individuo], sino que alcance al mayor número de población, aplicándola correctamente”, dijo el especialista a OjoPúblico.

Mientras la vacuna de Sinopharm ofrece una eficacia del 79% para prevenir cuadros sintomáticos y hospitalizaciones, Corminaty, la vacuna de Pfizer que actualmente es aplicada solo a adultos mayores y población vulnerable, ha demostrado una eficacia de 91,3%. No obstante, para el biólogo genetista y especialista en inmunología, Obert Marín Sánchez, “no podemos decir que una vacuna es mejor que otra”, debido a que la respuesta inmunitaria depende de varios factores. “No por recibir cinco o seis vacunas se puede decir que [uno] es inmune y dejarse de cuidar, no es una garantía. La respuesta inmune varía en cada persona”, explicó.

No podemos decir que una vacuna es mejor que otra”, dijo Obert Martín.

El especialista también coincidió en que aún no existen suficientes estudios sobre los efectos de la vacunación cruzada contra la Covid-19, es decir, la aplicación de vacunas de distintos laboratorios. Vale recordar que en algunos países se adoptó este enfoque, pero debido a circunstancias imprevistas o ante la escasez de suministros.

Actualmente, el Colegio Médico del Perú (CMP) viene solicitando una tercera dosis de refuerzo (booster) de alguna vacuna de ARN mensajero (Pfizer), para el personal sanitario que haya recibido dosis de vector viral (AstraZeneca) o virus inactivado (Sinopharm). De acuerdo a Edén Galán Rodas, este planteamiento responde a una necesidad de proteger al personal de salud ante un escenario de preocupación, caracterizado por la aparición de variantes del virus de la Covid-19. “No existe evidencia que nos confirme la necesidad de una dosis de refuerzo. Pero es importante evaluar esta posibilidad. La variante Delta es mucho más transmisible”, precisó.

El ministro Ugarte también señaló que, por el momento, los laboratorios productores de vacunas con los que negocia Perú, no han informado sobre resultados de eficacia de terceras dosis o vacunaciones cruzadas. “Hay dos laboratorios que están elaborando una tercera dosis de refuerzo, pero están (aún) en preparación y son diferentes a las que se han venido aplicando”, dijo el último lunes, en conferencia de prensa.

Noticias Relacionadas