ojo biónico 25 Noviembre, 2020 25 / 11 / 2020
ojo Verdadero

Por Gianella Tapullima

Humberto Vásquez, médico infectólogo de EsSalud

“[El incremento de casos] en otros países no [...] necesariamente estaba relacionado con las marchas”

Fecha de declaración: 20 de noviembre del 2020
ojo Verdadero

Por Gianella Tapullima

Tras las multitudinarias protestas contra la vacancia presidencial que se realizaron a nivel nacional del 9 al 14 de noviembre, han surgido muchos comentarios que deslizan la posibilidad de que los contagios de Covid-19 se incrementarán. Al respecto, Humberto Vásquez, médico infectólogo del Hospital III de Emergencias Grau del Seguro Social de Salud (EsSalud), señaló lo siguiente: “[El incremento de casos] en otros países no [...] necesariamente estaba relacionado con las marchas”. Tras revisar los antecedentes sobre el tema, OjoPúblico concluye que esta afirmación es verdadera.

[Ver 8:08-8:15]

 

Las declaraciones del médico infectólogo figuran en la siguiente transcripción:

“Si tenemos en cuenta que el periodo de incubación es en promedio de cuatro a cinco días, y si nos vamos al lado un poco más extremo, es de ocho días. De cinco a ocho días después de la marcha del sábado pasado, encontraríamos un incremento. Pero lo que hemos visto en otros países no es así, no necesariamente estaba relacionado con las marchas el incremento de casos [de Covid-19]”.

Uno de los antecedentes sobre este tema es el caso de las manifestaciones ocurridas en Estados Unidos en mayo del 2020 tras el crimen contra George Floyd, un ciudadano afroamericano que fue asesinado por un miembro del Departamento de Policía de Minneapolis. Las protestas se realizaron en plena pandemia. Hasta el momento, la comunidad científica no ha encontrado evidencias de un vínculo entre las protestas y el incremento en la tasa de infección de Covid-19.

Al revisar las bases de datos de literatura científica como Pubmed, Google Scholar, Journal of the American Medical Association (JAMA), ElSevier y New England Journal of Medicine (NEJM), detectamos al menos tres reportes sobre el tema. De ese grupo, dos artículos apuntan a que no evidencia una relación directa entre las protestas y el incremento de casos de Covid-19; mientras que uno refiere un posible vínculo, pero precisa que la información no es suficiente para arribar a una conclusión.

En noviembre del 2020, en el artículo científico ‘Protestas de Black Lives Matter y casos de Covid-19: relación en dos bases de datos’, los doctores del centro médico comunitario Robert Wood Johnson Barnabas, de Estados Unidos, realizaron un cruce de datos recopilados entre la cantidad de manifestantes en las protestas y los casos de Covid-19 en 326 condados de ese país. El periodo analizado fue del 25 de mayo —día en que iniciaron las protestas por el asesinato de George Floyd— al 16 de junio del 2020.

El estudio concluyó que “cada manifestante individual no contribuyó significativamente a la tasa de casos de Covid-19 en los condados afectados”.

Si bien los datos en conjunto mostraron un aumento de casos positivos, esto se debe a otras razones vinculadas a la muestra analizada. “Es muy probable que otros factores intrínsecos a las poblaciones más grandes y la infraestructura de los condados de protesta puedan explicar el ligero aumento", apuntan los investigadores en las conclusiones difundidas en la revista médica ‘Journal of Public Health’, de la Universidad de Oxford del Reino Unido.

El segundo de los estudios encontrados en esta revisión, titulado ‘Black Lives Matter, distanciamiento social y Covid-19’, fue realizado en agosto del 2020 por un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de San Diego y la Universidad de Colorado en Denver.

Los investigadores se basaron en dos fuentes principales: los datos extraídos de teléfonos móviles de los asistentes, para determinar la distancia y desplazamiento de las personas; y los datos de casos locales y muertes de Covid-19 en 315 ciudades, recogidos por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos. 

Tras realizar el análisis, los autores señalaron lo siguiente: “No encontramos evidencia de que las protestas urbanas reavivaron casos por Covid-19 o incremento de muertes más cinco semanas después del inicio de las protestas”.

Entre las razones, los investigadores sostienen que esto puede deberse a las medidas de prevención adoptadas por los manifestantes, como el uso de mascarillas, el hecho de que sean más jóvenes y el espacio abierto. Sin embargo, también se indica la posibilidad de que los jóvenes asistentes, si se infectan, tienen más síntomas leves de la enfermedad, y por tanto, no suelen realizarse una prueba que les permita integrar el conteo oficial de casos de la Covid-19.

No obstante, los investigadores mencionan otros posibles factores que habrían impedido un aumento de casos, “como evitar transportarse debido a la congestión de tráfico adicional o al cierre de calles, o por la falta de actividades disponibles debido a los cierres de negocios cercanos a los sitios de protesta”, agregaron.

Consultado por esta verificación, el infectólogo Humberto Vásquez, precisó a OjoPúblico que basó su afirmación en este estudio de la Universidad Estatal de San Diego y la Universidad de Colorado en Denver. “Se suscitaron marchas en más de 300 ciudades y no ha habido una correlación entre las marchas con el incremento de casos. Las condiciones estaban dadas, teóricamente sí, pero en la práctica no se ha dado”, indicó.

Ángela Uyen, asesora de políticas de salud para Médicos Sin Fronteras (MSF) en Bélgica, explicó a Ojo Público que si bien falta investigar más la relación del aumento de casos de Covid-19 y las marchas, este estudio de las universidades de San Diego y Colorado en Denver, “es una evidencia que sirve de guía bastante hoy en día”.

De otro lado, en agosto del 2020, un artículo científico realizado por investigadores de la Universidad William Carey y la Universidad de Arkansas, en Estados Unidos, examinó las protestas originadas tras el crimen de Floyd durante 30 días en ocho ciudades de ese país. 

Los hallazgos, que fueron publicados en la revista médica ‘Journal of Public Health’ de la Universidad de Oxford, refieren que esas ocho ciudades tuvieron un crecimiento anormal en la tasa de infección. De ese grupo, seis ciudades tuvieron un crecimiento más significativo en la tasa de infección de la Covid-19.

“Se encontró que Atlanta, Miami, Orlando, Jacksonville, Phoenix y Houston tienen retornos anormales significativos, mientras que Seattle y Nueva Orleans tienen retornos positivos pero insignificantes”, se lee en el reporte titulado ‘Relación de las protestas de George Floyd con el aumento de casos de Covid-19 utilizando la metodología de estudio de eventos’.

Sin embargo, los autores advirtieron sobre los factores que afectaron sus resultados. “El estudio se vio limitado por no conocer el número exacto de personas que protestaban y la falta de rastreo de contactos de esas personas. Además, el estudio estuvo limitado por la cantidad de estados que no estaban bajo órdenes de quedarse en casa durante un mínimo de 30 días para obtener un período de estimación válido para el estudio de eventos”, se lee en el documento científico.

 

OTRAS MARCHAS

 

Durante una rueda de prensa realizada el lunes 23 de noviembre del 2020, la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, dijo que “hasta donde se ha visto en otros lugares del mundo, el hecho de que hayan marchas no ha determinado mayor complicación ulterior”.

Mazzeti mencionó que se está realizando un seguimiento sobre la positividad de casos en los distritos donde hubo mayor concentración por las protestas contra el régimen de Manuel Merino, sobre todo, en los distritos de Lima. “En 15 días podremos tener una idea de si ha habido una repercusión”, agregó.

El director del Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades (CDC) del Ministerio de Salud, Luis Rodríguez, señaló a OjoPúblico que tienen como referencia los reportes oficiales de casos de Covid-19 en Chile, donde también hubo manifestaciones masivas. “Hemos estado revisando y los casos [de Covid-19] no han variado mayormente”, dijo.

Sin embargo, Rodríguez aclaró que eso no significa que en el Perú o en otra parte del mundo no puede haber un incremento de contagios. “Es un poco difícil [definir un aumento] a partir de un comportamiento único como las marchas”.

Anteriormente, en septiembre del 2020, el medio de verificación Chequeado hizo un análisis de los casos de Covid-19 de cuatro ciudades de Argentina donde se registraron varias marchas durante la pandemia, y no encontró "un salto representativo de casos producto de las marchas que sea uniforme entre cada una de ellas". 

Por ejemplo, con base en la data de contagios de Covid-19 y tomando en cuenta la marcha 'Cuarentena Inteligente', realizada el 30 de mayo del 2020, los verificadores detectaron que "en los 15 días previos los casos informados promedio aumentaron más que en los 15 días posteriores", en la ciudad y la provincia de Buenos Aires, en Argentina. 

En resumen, hasta el momento, los estudios realizados en Estados Unidos tras manifestaciones masivas -específicamente por el caso de George Floyd- refieren que no hubo un aumento significativo de contagios con Covid-19 en el periodo inmediato a las marchas. Hasta la fecha, no hay reportes que confirmen algún tipo de vínculo entre ambos procesos. 

En función a lo expuesto, OjoPúblico concluye que la afirmación del médico infectólogo Humberto Vásquez acerca de que el incremento de casos de Covid-19 no necesariamente ha estado relacionado con las manifestaciones de protesta realizadas en otros países, es verdadera.