El espejismo de la victoria para Trump se acabó cuando Fox News anunció que su rival había ganado en Arizona

Un reportaje sobre lo ocurrido en la Casa Blanca, cuando el canal de televisión preferido del presidente Donald Trump le adjudicó la victoria al candidato demócrata en el estado de Arizona, uno de los más importantes en la contienda electoral de EE.UU. Allegados del presidente republicano presionaron a los ejecutivos del canal del magnate Rupert Murdoch para que se retracte de la noticia.

DERROTA. En la madrugada del 4 de noviembre, Trump habló de fraude electoral sin aportar prueba alguna.

DERROTA. En la madrugada del 4 de noviembre, Trump habló de fraude electoral sin aportar prueba alguna.

Foto: Doug Mills/The New York Times.

Por Annie Karni y Maggie Haberman

Nota de redacción: El sábado 7 de noviembre se confirmó la elección de Joe Biden como presidente electo de los EE.UU.

 

Con Florida con el color rojo que caracteriza al Partido Republicano la noche del 3 de noviembre, el presidente Donald Trump y sus asesores pensaron que estaban ante una repetición de la noche de las elecciones de 2016, cuando una victoria en Florida presagiaba una victoria sobre todo.

Dentro de la Sala Este de la Casa Blanca, el ambiente era optimista mientras cientos de personas, incluyendo secretarios de gabinete, embajadores y exfuncionarios que han permanecido leales a Trump, se mezclaron y cenaron bocadillos y papas fritas. Los funcionarios que habían sido pesimistas sobre las posibilidades de reelección del presidente, de repente empezaron a imaginarse cuatro años más en el poder.

Ese espejismo de victoria se sacudió cuando Fox News anunció que el exvicepresidente Joe Biden se había adjudicado Arizona a las 11:20 p. m., con solo el 73 por ciento de los votos del estado contados.

Trump y sus asesores estallaron con la noticia. Si era cierto que Arizona estaba perdida, pondría en duda cualquier afirmación de victoria que el presidente pudiera hacer.

El espejismo de la victoria acabó cuando Fox News anunció que Biden se había adjudicado Arizona

Lo que siguió para Trump fue una noche de llamadas furiosas a los gobernadores republicanos y consejos de los asesores de campaña que él ignoró, lo que condujo a una sesión informativa presidencial a medianoche en la que hizo una serie de declaraciones imprudentes e infundadas sobre el proceso democrático. De pie en la Sala Este a las 2:30 a. m., desestimó la elección como un “fraude” y afirmó que quería detener el conteo de votos y dejar los resultados a la Corte Suprema.

La campaña de Trump sabía que Arizona podía estar en juego, pero el anuncio de Fox News de poner al estado en la columna de Biden fue simbólico, convirtiéndolo en el primer estado que parecía haberse salido del lote de estados que el presidente ganó en 2016. El gobernador de Arizona, el republicano Doug Ducey, había estado al teléfono toda la noche con funcionarios del gobierno y miembros de la campaña, insistiendo en que todavía había votos republicanos por contar en su estado.

Jason Miller, asesor político de Trump, disputó la exactitud del anuncio en Twitter y llamó frenéticamente la atención a Fox News, pidiendo a la cadena que se retractase. No tuvo éxito. En lugar de retractarse, el departamento de decisiones de Fox News redobló la apuesta, al poner al aire a Arnon Mishkin, el jefe del departamento, para defender la decisión. Varias horas más tarde, la Associated Press también le adjudicó Arizona a Biden. (Otras organizaciones de noticias, incluyendo The New York Times y CNN, no habían declarado un vencedor debido a los votos en ausencia que quedaban por contar).

Jared Kushner, yerno del presidente y asesor principal, también estuvo en contacto con Rupert Murdoch, el dueño de Fox News, durante el transcurso de la noche. Y el miércoles por la mañana, el director de campaña, Bill Stepien, insistió en que el presidente ganaría en Arizona por 30.000 votos.

Mantener a Arizona en juego era crítico para estrechar el camino que la campaña aún veía para una victoria el miércoles, junto con Georgia y Pensilvania.

Trump pasó gran parte de la noche del martes y el miércoles temprano viendo los resultados de las elecciones en Fox News desde la residencia de la Casa Blanca, donde se conectó por teléfono con varios gobernadores republicanos. En conversaciones con el gobernador Greg Abbott de Texas y Ron DeSantis de Florida, preguntó sobre la posibilidad de que se estuviera cometiendo un fraude, según las personas informadas sobre la llamada.

En Twitter, Ducey insistió en que todos los recuentos fueran finalizados antes de que alguien más anunciara el ganador del estado.

Enojado y sintiéndose herido, el presidente y sus asesores vieron a Biden dar un breve discurso en Wilmington, Delaware, proyectando su victoria. “Nos sentimos bien por donde estamos, de verdad”, dijo Biden a sus seguidores, quienes tocaron sus bocinas en apoyo. “Creemos que estamos en camino de ganar esta elección”.

Trump pasó gran parte del martes y el miércoles viendo los resultados en Fox News

Mientras Biden hablaba, el presidente tuiteó por primera vez en toda la noche, afirmando sin fundamento que los demócratas estaban tratando de “robar” la elección. En un tuit de seguimiento, dijo que él también haría comentarios. Un podio con un sello presidencial ya se había instalado en la Sala Este.

Los asesores de Trump trataron de persuadirlo de que hablara en el Salón Este antes de que Biden hiciera sus observaciones en Wilmington, pero no tuvieron éxito. En cambio, se sentaron y vieron cómo Biden impuso el tono de la noche.

Así que pasaron horas antes de que Trump apareciera en el Salón Este. En un Despacho Oval amontonado, se reunió con sus asesores, que discutían el modo en el que enmarcarían el estado de la carrera y si podía declarar la victoria o debía tomar un tono más sutil.

No eligió este último enfoque.

“Esto es un fraude para el pueblo estadounidense”, dijo a una multitud de seguidores a las 2:30 a. m., en comentarios que fueron inmediatamente criticados incluso por algunos de sus aliados, como Chris Christie, el exgobernador de Nueva Jersey. El presidente continuó: “Esto es una vergüenza para nuestro país. Nos estábamos preparando para ganar estas elecciones. Francamente, ganamos las elecciones”.

Mientras el mapa se cerraba para la campaña de Trump el miércoles, cuando Michigan y Wisconsin se proclamaron a favor de Biden, el presidente no fue visto en público todo el día. Un marine que hace guardia frente a las puertas del Ala Oeste cuando el presidente está en el Despacho Oval no había sido visto en todo el día.

Desde la residencia, Trump continuó llamando a sus seguidores y amigos durante toda la mañana, sonando apagado y algo desanimado para algunas personas. Afuera de la Casa Blanca, ya habían empezado las acusaciones sobre lo que había salido mal. Algunos asesores dijeron que Trump a menudo se había resistido a las súplicas de Ronna McDaniel, presidenta del Comité Nacional Republicano, y de Brad Parscale, su antiguo director de campaña, y de otros para que pasara más tiempo en Arizona. Pero dijeron que se había resistido en parte porque no le gustaba viajar al oeste y pasar la noche en la carretera.

Afuera de la Casa Blanca, ya habían empezado las acusaciones sobre lo que había salido mal

Ellos y varios otros asesores también habían intentado, sin éxito, que Trump dejara de atacar a un hijo favorito de Arizona y héroe de guerra, el senador republicano John McCain, fallecido hace dos años y al que el presidente ha seguido criticando incluso después de su muerte.

También se cuestionó sobre el hecho de que si la campaña no hubiera gastado tanto dinero antes de que comenzara la pandemia del coronavirus, podría haber tenido recursos adicionales para gastar en los estados donde Biden había ganado o lideraba por escasos márgenes, como Wisconsin, Michigan y Nevada.

Pero otros defendieron el gasto temprano de Parscale, quien entre otras cosas se había enfocado en aumentar la participación del presidente con los votantes latinos, que terminó siendo una parte clave de su apoyo en Florida.

El miércoles, la familia del presidente estuvo muy involucrada en los esfuerzos por cuestionar la validez de los recuentos de votos. Trump había bromeado en un mitin que si perdía, no volvería a hablar con ninguno de sus hijos adultos.

Kushner hacía llamadas, en busca de lo que describió como una figura “tipo James Baker” que podría liderar el esfuerzo legal para disputar las tabulaciones en los diferentes estados, según una persona informada de las discusiones. (Baker dirigió el exitoso caso de recuento de votos de George W. Bush en 2000). El hijo mayor del presidente, Donald Trump Jr., trabajaba en la sede de la campaña en Virginia. Otro hijo, Eric Trump, cuya esposa, Lara, ha estado muy involucrada en las actividades de la campaña, habló en una conferencia de prensa en Filadelfia, junto con Rudolph W. Giuliani, el exalcalde de Nueva York.

Trump continuó llamando a sus amigos, sonando apagado y algo desanimado para algunas personas

“No dejan que los observadores electorales vean las urnas”, dijo un Eric Trump visiblemente enfadado, en un intento infundado de poner en duda el conteo de votos que todavía se está llevando a cabo en Pensilvania. Giuliani, el abogado personal del presidente, también hizo la afirmación infundada de que las elecciones en Pensilvania estaban siendo robadas. También planteó la idea de una “demanda nacional” sobre las alegaciones de fraude, pero no estaba claro lo que eso significaba.

A pesar de todas las supersticiones del presidente, y de sus intentos de rodearse del equipo que lo llevó a la victoria hace cuatro años, esta vez se encontró en una posición mucho más débil. En las últimas semanas antes del día de las elecciones, Kushner volvió a reunir a un grupo de personas que habían participado de la primera campaña de Trump, incluida la exjefa de personal de la Casa Blanca, Katie Walsh, para trabajar con Miller y otros en las últimas semanas de gasto en televisión.

Pero para el 4 de noviembre, varios funcionarios de la Casa Blanca y asesores externos dijeron que tenían la esperanza, aunque no eran particularmente optimistas, de que las impugnaciones legales de Trump en varios estados pudieran cambiar la trayectoria de la contienda. El propio presidente tuiteó la sugerencia de que “un gran número de boletas secretamente tiradas” le había costado Michigan, un mensaje que Twitter rápidamente calificó de engañoso.

 

@2020 The New York Times Company

Noticias Relacionadas